Honda Forza 125: Más lujoso y equipado

Honda Forza 125: El secreto está en los detalles

Jordi Hernández Farguell

El salto cualitativo del nuevo Honda Forza 125 respecto a su antecesor ha sido espectacular, y lo mejor, es que ha conseguido este importante avance sin tocar ni un solo punto de su apartado técnico. ¿Dónde está el secreto? En los detalles...

La primera versión del Honda Forza 125 presentado en 2015 ya era un excelente scooter gran turismo. Aunque el año pasado se quedó a las puertas de batir a su rival más directo, el Yamaha X-Max 125, no hay duda que con su aparición, la firma del ala dorada ha recuperado el prestigio y el reconocimiento en una categoría que se le ha resistido durante años.

Pero esta vez no hay duda de que va por el buen camino, con 2.987 unidades matriculadas el año pasado y un octavo puesto en las listas de los más vendidos, el GT 125 cc de Honda mantienen una línea ascendente hacia el liderato de la categoría. Además, esta nueva versión refuerza claramente sus aspiraciones mejorando en puntos como el diseño y el equipamiento, dos aspectos muy importantes en una categoría como esta.

Para comenzar, sus creadores le han realizado un profundo restyling estético, manteniendo, eso sí, las líneas maestras del diseño anterior. Ahora es un scooter aparentemente más maduro y estéticamente muy cuidado, con formas más complejas y elaboradas como se puede apreciar a lo largo de toda su carrocería. 

Se nota una mayor calidad de fabricación y, aunque su antecesor ya era uno de los modelos más atractivos de la categoría, este le supera y por mucho. Se han mejorado aún más los acabados y la calidad de los materiales empleados, ergonómicamente continúa siendo un scooter comodísimo y, en definitiva, Honda nos ofrece en estos aspectos todo lo que se puede esperar de un vehículo premium.

Más y mejorver galeríaHonda Forza 125: Más lujoso y equipado

A la hora de diseñarlo, las firma japonesa se ha esforzado mucho en elevar su calidad en todo los aspectos que conforman el Forza 125, sirva como buen ejemplo su apartado de iluminación que, al mismo tiempo que potencia sus prestaciones respecto al anterior, también se erige como uno de los detalles de diseño más personales y reconocibles.

Esta nueva versión alcanza por derecho propio la categoría Full-LED, ya que ahora, los intermitentes adoptan por fin esta tecnología. El grupo optico frontal es de una excelente calidad, la guías LED que cumplen el papel de luces de posición tienen un diseño magnífico, muy llamativo, y el triple faro que las acompaña (dos para cortas y una para largas) ofrece una claridad y definición por encima de lo esperado en un scooter de 125 cc.

Asimismo, el grupo posterior también se ha visto claramente renovado, siempre con el fin de garantizar una plena visibilidad indistintamente de la hora del día. Y sin duda que lo han conseguido, además, con gran elegancia, pues la acertada mezcla entre guías y LED escogida mantiene el grandísimo nivel esgrimido, en todos los aspectos, por el conjunto frontal.

Otra interesante novedad es la posibilidad de variar la altura del parabrisas eléctricamente en 140 mm. Desde ahora podremos realizar esta operación en marcha, lo que mejora su funcionalidad ya que no deberemos estar parados ni tirar de él con fuerza para subirlo o bajarlo. Al mismo tiempo, aumenta su versatilidad, ya que la capacidad de adaptación en cuanto a protección aumenta en rapidez ante imprevistos o, simplemente, para adaptarse sin problemas a las distintas estaciones del año.

Máximas comodidadesver galeríaHonda Forza 125: Más lujoso y equipado

El nuevo Forza 125 es un scooter que apuesta por el lujo sin limitaciones. Buena muestra de ello es el comodísimo sistema Smart-key que comparte con su hermano mayor el Forza 300. Este le aporta numerosas ventajas en el día a día y es, al mismo tiempo, una importante barrera disuasoria ante los amigos de lo ajeno. Además, si escogemos el top case posterior de 45 litros que Honda ofrece opcionalmente, su cierre también se podrá controlar desde el mismo mando. Más facilidades, imposible.

Con su llegada, como ya sabréis, se elimina la piña de contacto típica y se sustituye por un interruptor y dos pulsadores que cumplen las mismas funciones, eso sí, sin la necesidad de sacar el mando de nuestro bolsillo. El cerco que rodea al interruptor está iluminado para verlo con facilidad en situaciones de poca luminosidad y, como sucede por ejemplo en el Honda PCX 125, los dos pulsadores que lo acompañan nos darán acceso a la entrada del depósito de gasolina y al cofre que hay bajo el asiento.

Este último sigue siendo la principal opción de carga, aunque en esta ocasión incluso a aumentado su capacidad. En él sigue habiendo espacio de sobras para dos cascos integrales, pero ahora encontramos diferentes espacios ocultos que resultan ideales para guardar pequeños objetos (del tipo mono de agua, bolsa de herramientas o similares), sin que estos ocupen el espacio destinado a los cascos. A la vez, también dispondremos de una pieza que permite compartimentar su interior según las necesidades, una original solución que ya vimos con anterioridad en el Forza 300.

También como él, una vez abierto, el asiento se sujeta erguido gracias a un muelle en lugar de los típicos amortiguadores, lo que mejora la accesibilidad y reduce el mantenimiento. Por último, algo mejorable es que su base no está tapizada y, como ya sucedía en el primer modelo, continúa sin estar disponible la luz de cortesía.

Detalles de calidadver galeríaHonda Forza 125: Más lujoso y equipado

Para potenciar aún más su funcionalidad y poder tener objetos de menor tamaño a mano, se ha diseñado una nueva guantera para el lado izquierdo del contra-escudo. Esta tiene una capacidad asombrosa -es muy profunda-, y sus principales cualidades son, aparte de la capacidad, que cuenta con toma de corriente en su interior con un soporte para sujetar el móvil y que las fibras internas son de color blanco para mejorar la visibilidad en zonas oscuras.

El aspecto del Forza 125 no solo ha mejorado exteriormente, algunos elementos como es el caso del cuadro de instrumentos también ha sufrido un cambio radical respecto al anterior, gozando, el actual, de una apariencia y diseño que nos recuerdan muchísimo al de una moto sport-turismo de gama alta. 

Este dispone de dos relojes para velocímetro y cuenta revoluciones de muy buen tamaño y visibilidad, y se complementa con una pantalla LCD de mayor tamaño que equipa un ordenador de a bordo muy completo. En él no falta prácticamente de nada, ya que nos aporta toda clase de datos como distintos consumos, tiempo de uso, temperatura exterior o un par de trips que llegan para sumarse a las opciones más habituales.

Lo mejor de este nuevo Forza es que dispondremos de dos pulsadores colocados en la piña de conmutadores izquierda, desde los que podremos acceder a las diferentes entradas del menú, un sistema muy cómodo y muy seguro que ya no nos obligará a soltar el manillar para, por ejemplo, poner los parciales a cero.

Y es que la seguridad se ha cuidado hasta en los pequeños detalles, sus retrovisores, tipo panorámicos, nos proporcionan una visión muy amplia de nuestra retaguardia y se pueden graduar muy fácilmente. Y por si fuera poco, algo que se agradece, se pueden replegar sencillamente para cuando necesitemos pasar por espacios muy cerrados.

Y encima, va de maravillaver galeríaHonda Forza 125: Más lujoso y equipado

Puede que la inmensa mayoría de mejoras de esta nueva generación de Forza 125 se centren en su equipamiento de serie y diseño, pero eso no es, ni mucho menos, una desventaja. Evolucionar técnicamente no era una prioridad, sobre todo, teniendo en cuenta que, ya la versión 2015, disponía de algunos argumentos tecnológicos que ni siquiera hoy, su competencia ha podido replicar.

Su comportamiento sigue siendo impecable, es un scooter muy estable y agradable de conducción, con un sistema de suspensiones un pelo duro pero progresivo, compuesto por una horquilla con barras de 33 mm y un recorrido de 89 mm delante y un par de amortiguadores, regulables en precarga, detrás. Llegan con un tarado de serie algo duro, lo que les penaliza sobre asfalto bacheado, pero en buenas condiciones su intervención resulta indispensable para su excelente estabilidad general.

En frenos, tampoco presenta carencias, más bien todo lo contrario. Sus discos de 256 y 240 mm, con pinzas de dos y un pistón respectivamente, tienen potencia de sobras y su tacto, aunque no es muy inmediato, nos dejan modular la frenada de forma fácil y sin complicaciones. Todo ello, junto al sistema de ABS de dos vías, nos garantizará una contundente y segura capacidad de parada en nuestro nuevo Forza.

Al contrario que muchos GT 125 de gran tamaño, nuestro invitado continúa destacando por su movilidad urbana, disfruta de un notable radio de giro y una extraordinaria capacidad para colarse entre coches gracias a las contenidas formas de su carrocería y a que, en situaciones límite y como hemos comentado un poco más arriba, siempre podremos replegar sus retrovisores para pasar más fácilmente.

Versatilidad en el carné A1ver galeríaHonda Forza 125: Más lujoso y equipado

Esta nueva edición del Honda Forza 125 sigue demostrando una excelente polivalencia, ya que no solo se desenvuelve como un perfecto urbanita, también es capaz de sorprender por carretera donde se muestra cómodo, estable, rápido en curva y muy ágil de reacciones. Además, su caballete central está bastante elevado y no toca fácilmente, lo que nos proporciona una increíble capacidad de inclinación para aprovechar al máximo el ancho de la carretera.

Este portentoso comportamiento interurbano también se debe a su motor eSP que es, sin duda, una de las joyas de la corona. Su configuración de 4 válvulas, refrigeración líquida, y la aplicación de tecnologías de baja fricción en su fabricación, son toda una garantía de buen funcionamiento, economía de consumo y durabilidad. Igualmente, desarrolla 15 CV a 8.750 rpm, por lo que llega al límite máximo de potencia exigido por el carné A1.

Pero no acaban ahí sus tremendas virtudes, dispone de avances únicos y exclusivos como el sistema de paro al ralentí o el arranque ACG por volante magnético, detalles que le dan un toque de sofisticación y exclusividad que no encontraremos en ninguno de sus rivales.

Gracias a todo ello nos garantiza una extraordinaria suavidad de funcionamiento, con una muy buena respuesta en bajos y medios, y con recuperaciones especialmente buenas por debajo de los 80 km/h. Es un propulsor que soporta muy bien los largos desplazamientos, capaz de mantener una velocidad de crucero de 100 km/h sin esfuerzo y, si así lo deseamos, podemos apurar un poco más su rendimiento para que alcance una considerable velocidad punta que ronda los 120 km/h.ver galeríaHonda Forza 125: Más lujoso y equipado

Como colofón, tiene un consumo medio de sólo 2,9 litros a los 100 km, una cifra asombrosa que nos permitirá extraer fácilmente de su depósito, de 11,5 litros, unas autonomías que pueden llegar a rondar casi los 400 km. Un dato sin duda impresionante en un scooter que, aparte de todos los lujos y sofisticaciones que aporta, no penaliza en absoluto en aspectos tan sumamente importantes como la funcionalidad o la economía de uso y mantenimiento.

Por todo ello, su precio de 5.050 € (tan sólo 50 € más caro que el modelo anterior), se nos antoja muy tentador. Un scooter que puntúa tan alto en apartados como su calidad, equipamiento y comportamiento es lógico que tenga un caché tan alto, como también lo es, que muchos usuarios estén dispuesto a pagarlo para disfrutar, del que es, uno de los gran turismo más completos de la categoría A1.


Los que han leído esta noticia, también han leído...