Honda CTX 1300

David Remón Paracuellos

5 votos

Cruce de caminos

En el salón de Milán del pasado año 2013, Honda presentó la CTX 1300, el modelo más grande de la familia de genes americanos. Fuera de que la meca del custom está en los USA, también es verdad que como reza el dicho de que “no sólo de pan vive el hombre”, las necesidades de los motoristas americanos no pasa siempre por el cromo, las GT o las deportivas extremas.

La CTX 700 que probamos basada sobre la económica NC, fue un acierto en el mercado americano. Honda para crear la CTX 1300 también ha aprovechado una mecánica de su catálogo, concretamente el de la famosa y archiconocida Pan-European. Con el ajuste del motor a la nueva filosofía, el reflejo de las siglas CTX queda bien patente en Confort, Tecnología y eXperiencia como marca su publicidad… Sin duda confortable lo es pero destaca en tecnología. Empezando por su seguridad activa, se encuentra presente en forma de frenada combinada con ABS y control de tracción de serie. Pero se amplía el “know-how” con la aplicación del Bluetooth o la posibilidad del USB para escuchar música desde su equipo integrado de dos altavoces que también viene de serie. Las maletas también es equipo que viene con el precio de la moto así como los puños térmicos y el ordenador de abordo, así que la experiencia está más que asegurada sobre ella.ver galeríaHonda CTX 1300

Aun así creo que será un vehículo de pequeño índice de ventas, puesto que su precio de 18.999€ no es económico teniendo en cuenta que tiene casi 42CV menos que la Pan-European y pesa 9 kilos más. Pero sobre todo y fuera de que a mi personalmente me ha gustado su estilo, es un producto especial, una mezcla de dos mundos que es fruto de la demanda del estilo de moto que agrada en los USA, mucho confort basándose en la ergonomía de las gran custom cruiser. Concretamente Bagger que tan de moda se ha puesto allí, motos de ruta con el colín muy bajo y de maletas integradas, en algunos casos desmontables como la de nuestra protagonista. Ya probamos la GoldWing F6C de estilo realmente particular pero también muy seductor…

Todo diferente

Decidme rarito, pero con 24 años me compré una de las pocas Pacific Coast que llegaron a nuestro país. Aquella PC-800 como se le denominaba internamente en Honda, era también de concepción americana y como me dijo en su día Pedro Faust, andaluz afincado en Florida, “-eso en Miami es un scooter-”. Y la verdad es que así lo era en muchas de sus características, porque era comodísima y maniobraba muy bien, desenvolviéndose con mucha dignidad entre el tráfico urbano. Su bicilíndrico era suavísimo, silencioso y sin vibraciones, tanto que en ralentí no percibías si estaba en marcha…, Cabían más de dos cascos integrales y consumía poco, pero también se frenaba con un tambor trasero y su autonomía era de poco más 150 kilómetros. Era de finales de los ochenta…ver galeríaHonda CTX 1300 No escarmentado de la filosofía americana reflejada sobre producto japonés, a los 27 me compré una GoldWing 1500 Aspencade; palabras mayores. Me di cuenta en esta etapa de maduración como motero que aquello no era para mi, ya no por tamaño sino por usabilidad. Como hombre moto que me considero, la encontré demasiado limitada para mi demanda, aunque la mejor para el menester para el que estaba diseñado. Se la acabé vendiendo a un camionero gallego que sólo la quería para los fines de semana dos años más tarde… ¿Y todo este rollo a qué viene? Os preguntareis. Lo cuento porque la semana de la prueba me tele transportó a esos pasados ’90. Sin duda vi argumentos de aquellas dos, pero con más equilibrio entre pasión y usabilidad, por no comentar que las nuevas tecnologías consiguen una moto con unos niveles de seguridad que poco han de ver con aquellas dos.Estilo propio en una moto práctica para pasear o rutear

Fuera de que la tecnología de los neumáticos también ha marcado una gran evolución e influencia sobre las motos actuales, la CTX se caracteriza porque igual te invita a rodar tranquilo y pausado que hacerlo a ritmo alegre, eso sí, a su estilo. No es amiga de buscar el régimen del motor en su cota máxima, precisamente su valor está en la entrega del par motor a 10’8 Kgm a tan sólo a 4.500rpm, teniendo en cuenta que sus aceleraciones no te desmelenan porque su caja de cambios mantiene las 5 relaciones de la Pan-European. Pero sólo es el motor lo que comparte y el grupo de transmisión, porque el chasis aquí es tubular no de aluminio y las llantas son diferentes en diseño y medida: 1,25 pulgadas más de garganta para la trasera para dar cabida a un gigantesco donut de 200mm que le confiere una planta impresionante de su trasera… Y es que vista por detrás es espectacular, por sus dos escapes cromados, amplia goma y un piloto trasero de amplio diseño muy automovilístico.ver galeríaHonda CTX 1300

Ya que hablamos del piloto trasero anunciar que toda la moto emplea “full LED”. La óptica delantera además es doble en luces de cruce y carretera, con lo que podéis imaginar que rodar con esta CTX de noche por carretera es un auténtico placer. Además tenemos un cuadro de mandos muy completo y de gran claridad en su lectura gracias a que cuentakilómetros y tacómetro son analógicos, recayendo la información digital para el nivel de temperatura de motor y nivel de combustible. El ordenador con tres parciales, consumos medios y tiempo desde que arrancas la moto. Se pueden escoger lo que se quiere visualizar con la espectacular botonera que descansa sobre el falso depósito de combustible que también se ilumina toda y que acompaña a los controles de el equipo acústico. Por cierto, sólo se podrá disfrutar del audio si rodamos por ciudad o si optamos por la cúpula opcional más elevada para hacerlo por carretera. Es algo que me ha sorprendido de esta viajera. Hoy, que hasta los mejores scooters GT aportan cúpula graduable, aquí tenemos que optar por cambios de cúpula entera como en aquellas dos ruteras que tuve hace 25 años… Sólo actualmente la Pan-European opta por una opción eléctrica y la Deauville por una manual…

Rescatando sensaciones
Me gusta meterme en líos cuando pruebo motos, es decir, rutear con un scooter o meterme en el caos urbano con una gorda... Me gusta ver como van las cosas a bordo y en esta caso no me lo pensé. Qué mejor  día que una operación salida de viernes… Con la CTX entré en pleno pulmón de Barcelona con un tráfico de narices y ya me di cuenta solo entrar, que rodar a poco más del ralentí en cualquier marcha se hace sin problemas porque el motor lo acepta sin rechistar. Sus aceleraciones no son fulgurantes, pero suficientes y lo que es más importante, las recuperaciones convencen mucho.ver galeríaHonda CTX 1300 Saliendo de la redacción ya me di cuenta que al diseñador, igual que le felicitarían por el resultado final del conjunto, también recibiría un tirón de orejas por el anclaje de los retrovisores. Si bien es verdad que en caso de recibir un golpe se desmonta la carcasa y se queda colgada como en la “Pan”, el anclaje de los mismos es desastroso y no te deja ver nada de lo que pasa a tus espaldas a no ser que optes por posición totalmente erguida como si te hubieras tragado un paraguas… Aun así no te librarás de tener que mover el cuerpo en busca del ángulo muerto que te dejan de campo de visión… Además su protección aerodinámica no es correcta, porque protegen por debajo del manillar, así que los puños térmicos de cinco posiciones los pones más de lo esperado. Los intermitentes incorporados en ellos quedan iluminados siempre como reclamo a la seguridad. Otro punto a revisar es el anclaje del sensor de temperatura ambiente. Rodando lento y con continuas paradas, el calor del motor desvía la realidad hasta 6 grados más, volviendo a la normalidad a la que rodamos de nuevo por vías descongestionadas.

La maniobrabilidad es muy buena gracias a que su ángulo de giro es amplio, muy de agradecer en motos de tanta batalla y más cuando no cuentan con marcha atrás como esta, ni de forma opcional. Me llamó la atención lo rápido que alcanza la temperatura óptima de funcionamiento el motor y la oscilación cero que existe por parte del indicador haga frio, calor, con o sin los ventiladores en marcha.ver galeríaHonda CTX 1300

Sobre ella te das cuenta de muchos detalles, como el nivel de acabados que es alto, habitual en Honda. Llama la atención que el pulsador de los puños térmicos junto al puño izquierdo siempre se ilumine cuando están conectados, reforzando la información de los relojes. Lo que no me gustó es que a la leva de freno se le dote de hasta seis posiciones para graduarla y en cambio la del embrague ninguna.

Siempre adelante

La idea de probar la moto en un día caótico no es algo agradable pero que te hace ver muchas cosas. Los intermitentes son automáticos como en los automóviles y se desconectan solos; aquella PC-800 también ya lo tenía. Rodando entre tanto atasco aprecias que el asiento cómodo y además bajo es muy agradable por ciudad. Consigue hacer pasar el tiempo sin tanta fatiga, lo mismo que la leva del embrague, progresiva y de muy buen tacto, pero no tan blando como nos tienen acostumbrados hoy las motos con embrague anti rebote: esta no lleva. Me llama la atención el aprovechamiento de Honda en algunas piezas; las estriberas son las mismas que las de mis dos antiguas monturas de ruta, pero ya eran perfectas entonces…. Pero cuando han de diseñar nuevas también lo hacen. Por ejemplo las tapas de plástico de las culatas, que aportan unos apoyos de goma para que los más zancudos si tocan, no estén incómodos. O los mismos colectores de los escapes que ahora que tienen un protagonismo especial en esta CTX respecto a la “Pan”, sean de doble cono para que siempre mantengan el brillante y bonito color cromado como el primer día.ver galeríaHonda CTX 1300

Lo que sí es verdad y tendrían que revisarlo, es la manera en como se extrae el asiento así como las maletas. El asiento no es fácil y tienes que armarte de paciencia si quieres introducirlo bien a la primera, sobre todo cuando tienes posibilidad de disfrutar de una guantera muy correcta y una toma de corriente tipo mechero que viene de fábrica por si se quiere conectar GPS o recargar el teléfono. Pero las maletas es otro cantar, porque si bien es verdad que tienen capacidad hasta para meter un integral, justo pero entra, si quieres extraerlas necesitas llave Allen, que por suerte están entre las herramientas con las que viene ubicadas en la maleta izquierda. Precisamente por el porta documentos y ubicación de las herramientas, la maleta izquierda se queda sin la posibilidad de albergar otro casco integral, a o ser que desalojes todo de allí... CBS-ABS, TCS, Bluetooth, USB, inyección, maletas, puños térmicos, todo de serie

Pero con las maletas fuera el perfil de la moto que afeado por los las pletinas de acero que la unen a la moto, que también por Allen se han de extraer… Eso por no comentar que para acceder al interior de las maletas siempre es necesaria la llave de contacto, que además es larga como un sable; una rompe bolsillos… Está claro que no está pensada para quitárselas o ponérselas en un santiamén… El acceso al depósito de combustible se realiza por la misma cerradura con la que se extrae el asiento, pero en giro contrario.ver galeríaHonda CTX 1300 Pero lo mejor estaba por venir, porque si es verdad que esta moto no tiene mucha potencia, la entrega tan plana, suave y con las recuperaciones tan brillantes, es fácil que creas que la moto aporte un centenar de caballos. Así que ya de camino a vías rápidas nos centramos en rodar al máximo placer, ese para el que se ha diseñado la CTX 1300.

Una vía de entretenimiento
Con 338 kilos en orden de marcha, larga entre ejes, geometrías de dirección más cercanas a una custom que a una de carretera y con un balón de 200mm detrás, esta moto no es precisamente rápida en los cambios de dirección. Pero curiosamente se defiende con una dignidad que me ha sorprendido, casi tanto como el empuje que transmite cuando se rueda por carretera nacional y se le demanda respuesta para adelantar. Su apoyo y aplomo es incuestionable y las suspensiones son en parte las responsables de que el equilibrio entre confort y diversión no choquen. La horquilla invertida no se calibra, pero tampoco se le echa en falta y la suspensión trasera con dos amortiguadores con precarga de muelle y sin bieletas sorprenden en funcionamiento como en las Pan-European, aunque lejos de tener un comportamiento sport como la ST1300, que tampoco pretende.ver galeríaHonda CTX 1300

En vía rápida es obvio que lo primero que se demanda es más protección aerodinámica al conductor. Todo es correcto excepto a la altura del casco, donde el aire incide directamente. Pero siento comentar que ese es el espíritu y personalidad Bagger. Además del culo bajo, como ellos las denominan, notar el aire en la cara es una de sus características y lo consigue celestialmente. El resto está bien cubierto, excepto las manos como comentaba anteriormente.

La suavidad del motor es indudable, con el clásico silbido del motor en uve y su distribución por cadena: ni cascada de piñones ni correas como hubo en el pasado…  A ritmos legales y con estiradas de hasta 140 km/h, todo es cómodo y de consumos razonables, puesto que vimos desde los 4’8 l de mínima a unos 6’7 de máxima, valores muy correctos para el tipo de moto, cilindrada y ritmo impuesto. De esta manera con sus casi 20 litros de capacidad llega a cubrir sin problema, siempre que se respete la conducción relajada, los 300 kilómetros que no está nada mal para una moto que se muestra tan funcional en todos los terrenos.ver galeríaHonda CTX 1300

La verdad es que el confort ergonómico es alto, puesto que los brazos flexionados junto al asiento tan amplio con apoyo lumbar, consigue que los kilómetros pasen sin darte cuenta. El pasajero no tiene el mismo nivel, puesto que aunque es amplio el espacio, el mullido es más duro y no aporta apoyo lumbar para él; de forma opcional sí se puede adquirir de su lista de accesorios, además de haber baúles para ampliar la carga. Lo que sí viene de serie son los anclajes para poder amarrar pulpos y asegurar la carga si se rueda sin pasaje…

Más curvas, es más diversión
Creo que pocas CTX como esta habrán trazado tantas curvas como la nuestra y pocas en América habrán rozado tanto de estribos. Pero su comportamiento es tan noble y neutro que con el amplio brazo de palanca de su manillar meterla a velocidad moderada es coser y cantar. Imagino, como en toda moto de larga batalla, alto peso y con semejante “gomón” detrás, que cuando el neumático esté cuadrado, su comportamiento variará mucho… Será de las que pedirán a gritos que se cambie a tiempo, como sucede en la Diavel de Ducati.ver galeríaHonda CTX 1300

Pero la cuestión es que con su calidad de frenada te vas animando y al final el paso de curva lo hilas en el límite del roce de sus estribos. La frenada CBS actúa de forma muy equilibrada y el control de tracción (TCS) en ningún momento aparece sino es necesario. Otra cosa es como lo hace cuando es necesario... Acostumbrado a los controles de otras marcas que son realmente sensibles y de rápida capacidad de reacción, este es lento y no transmite confianza. Su misión está en la de evitar caída cuando se pierde tracción y eso puede pasar tanto sobre un pavimento de poliuretano de un parking, como en un Relájate. Ese es su estilo. Piérdete con ella sólo o acompañadoaguacero como el que me pilló en una de las jornadas de la prueba. El sistema TCS  es lento y permite que la moto derrape hasta cierto punto, la verdad es que más de lo esperado, mientras el testigo del TCS parpadea incluso cuando la rueda vuelve al orden de giro; como sucede en los coches avisa que ha entrado en funcionamiento, cuando lo habitual es que destelle sólo cuando está trabajando. Pero sin duda es un salvavidas… ver galeríaHonda CTX 1300 Haciendo referencia al día de la lluvia, una de las cosas que me sorprendió fue como la CTX con ese neumático tan ancho y sobre agua, el tacto del gas se vuelve tan crítico. De hecho en seco ya muestra tirones si se abre con contundencia para después cerrarlo del todo y volverlo abrir. Si en seco es incómodo, lloviendo a mares y con tanto par motor junto a la transmisión rígida del cardan, el TCS tiene más trabajo del esperado y se dispara en más de una ocasión sin esperarlo, siempre abriendo suave el puño. Creo que el dibujo del Dunlop Sportmax D220 ST sin apenas dibujo en el centro, no lleva buena sintonía con la inmediatez de la reacción del gas, porque esta busca compensar la falta de nervio de su mecánica.ver galeríaHonda CTX 1300

A mi la CTX 1300 me ha convencido. Es una alternativa de Honda en la creación de nuevos estilos como hiciese en su momento con la GoldWing. Es confortable y tiene estilo, opción lógica sino quieres una custom por querer rodar cómodo y pausado. Es práctica, aporta tecnología que te conectará a los tiempos que corren. Pon tu Smartphone en cualquier de sus dos guanteras y podrás disfrutar de una moto que puede rodar en cualquier medio, sólo o acompañado y conectado escuchando tu música preferida. Su precio está tan cerca de la Pan-European como lejos están los perfiles de sus clientes.

 

5 votos