Comparativo trail medias 800-900

Comparativo trail medias 800-900: Las reinas de la categoría media

Jordi Hernández Farguell

Siempre se ha dicho que las mejores virtudes están, precisamente, en el término medio. Trasladado al mundo de la moto, este es un pensamiento que se puede aplicar perfectamente a las motos de hoy, ellas son trail de categoría media y tendencia asfáltica, motos muy bien balanceadas para afrontar, todo tipo de desafíos y experiencias, en las mejores condiciones posibles.<

A la hora de viajar en moto, las trails son una de las alternativas más cómodas y prácticas que existen. Su capacidad de adaptación es total, incluso, en modelos con predilección por el asfalto como es el caso de nuestras invitadas de hoy. Sus largas suspensiones, confortables posiciones de conducción y buena protección aerodinámica, sumadas a su excelente capacidad de maniobra, nos permiten salir airosos de cualquier imprevisto, independientemente del estado del asfalto o del tipo de ruta elegida.

La posibilidad de elección es casi infinita, la categoría media, que incluye modelos de entre los 650 a los 900 cc, es la que más alternativas nos ofrece. Nuestras invitadas forman parte de un grupo selecto dentro de la categoría, lo que en muchos aspectos les permite competir con algunas de las todo poderosas maxi-trail y sus potentes motores de mil o más centímetros cúbicos.ver galeríaComparativo trail medias 800-900Comparativo trail medias 800-900 - 2019

La verdad es que en muchos aspectos no tienen absolutamente nada que envidiarles, según el modelo, tienen una potencia superior y, también muy importante, cuentan con la ventaja de tener un tamaño, volumen y peso más controlable. Lo malo, es que su precio también puede estar a la altura de una maxi-trail, lo que podría suponer un gran dilema a la hora de la compra.

Sobradas en potenciaver galeríaComparativo trail medias 800-900Comparativo trail medias 800-900 - 2019

La Yamaha Tracer 900 GT es el mejor ejemplo de ello, mecánicamente apuesta por el equilibrio entre peso, tamaño y prestaciones que siempre ha caracterizado a los propulsores tricilíndricos. En su caso, tiene una cilindrada de 847 cc y ofrece una potencia de 115 CV a 10.000 rpm y un par de 8,9 kgm a 8.500 vueltas.

Este reconocido motor es una autentica bestia con avances como el embrague anti-rebote o el cambio rápido que, en su caso, es solo de subida. Además, su entrega y carácter son controlados a través de un competente apartado de electrónica, que está formado por un acelerador ride by wire con tres modos de potencia, control de tracción con 2 niveles y desconexión.

Su entrega es la más contundente del comparativo, empujando muy bien desde abajo incluso en el modo estándar, aunque si queremos emociones fuertes, siempre podremos tirar del modo A, con el cual, sentiremos toda su potencia sin restricciones.

En cuanto a ciclo no baja el nivel, al chasis de tipo diamante y al nuevo basculante (alargado 60 mm en el modelo GT), se les une una horquilla invertida con barras de 41 mm y 137 mm de recorrido delante y un amortiguador de 142 mm detrás. Ambos son completamente regulables, la horquilla en compresión y rebote, mientras que en el caso del amortiguador, destaca por contar con un mando externo para ajustar la compresión.

Espíritu deportivover galeríaComparativo trail medias 800-900Comparativo trail medias 800-900 - 2019

Su combinación de llantas es muy asfáltica, son de 17 pulgadas en ambos trenes y las acompañan unos gruesos neumáticos de 120/70 delante y 180/55 detrás, unas medidas muy de moto de carretera, lo que delata que, a pesar de estar considerada por muchos como una trail, su uso fuera de carretera está prácticamente descartado.

En su ambiente, la Tracer 900 GT es una moto muy ágil y con un talante sport-turismo muy bien definido, sus suspensiones son las más consistentes aunque en ningún caso radicales. En tramos revirados es una auténtica maravilla, los cambios de peso son rapidísimos y, aunque en ocasiones se muestra algo más nerviosa que sus contrincantes, tienen un carácter explosivo que hará las delicias de los que buscan un conjunto más deportivo.

Su punto fuerte es la frenada, ya que además del ABS de doble canal, opta por un conjunto anterior formado por dos discos de 298 mm, accionados por unas portentosas pinzas de 4 pistones con anclaje radial, mientras que, en el eje posterior, se ha montado un solitario disco de 245 mm con pinza de 2 pistones. El tacto de ambos dispositivos es impresionante, con una presión mínima notaremos la fabulosa mordida de las pinzas delanteras que no tienen ninguna dificultad para detener la moto, incluso, sin la ayuda del disco trasero.

Muy mejoradaver galeríaComparativo trail medias 800-900Comparativo trail medias 800-900 - 2019

Compartiendo protagonismo con la Tracer 900 GT encontramos a la nueva Triumph Tiger 800 en su exclusiva versión XRT, que, como ya sabréis, pertenece a una nueva generación que, entre otras cosas, llega con más de 200 cambios en lo referente a motor y parte ciclo respecto a los modelos anteriores.

Como la Yamaha, apuesta muy fuerte por la configuración tricilíndrica de su motor, en su caso, con 800 cc de cilindrada y capaz de desarrollar una potencia de 95 CV a 9.500 vueltas y un par motor de 8 kgm a 8.050 rpm. También, como ella, dispone de embrague anti-rebote.

Electrónicamente es muy capaz, especialmente en esta versión que se sitúa como el modelo mejor equipado de la gama. Por ello nos obsequia con acelerador electrónico (con nada más y nada menos que 5 modos de conducción), control de tracción desconectable y ABS de dos canales, en definitiva, todo lo que se puede esperar de una trail de última generación.

Con la nueva revisión ha mejorado mucho su funcionamiento, una primera marcha más corta le ayuda en las aceleraciones desde parado, que ahora son mucho más fluidas, aunque están un poco por debajo de las ofrecidas por la Tracer.

También ha ganado en suavidad de funcionamiento y su rumorosidad mecánica es muy inferior, pero la llegada del nuevo escape, más compacto y ligero, mejora su sonoridad cuando estrujamos en acelerador, emitiendo, como siempre, ese silbido tan característico de los tricilíndricos británicos aunque se haya minimizado en esta nueva generación. 

Su chasis es tubular de acero al estilo Trellis y las suspensiones, firmadas por Showa, heredan el largo recorrido de los modelos más camperos de la familia; con 180 mm para la horquilla invertida formada por barras de 43 mm, y de 170 mm para el amortiguador. Respecto a los ajustes, en la horquilla podremos trabajar sobre la compresión y la extensión y, en el caso del amortiguador, acepta ajuste de precarga.

La más trail de todasver galeríaComparativo trail medias 800-900Comparativo trail medias 800-900 - 2019

En lo que se refiere a las llantas, la británica se decanta por una solución intermedia de uso más polivalente, muy al estilo trail. Se caracteriza por una llanta anterior de 19 pulgadas y una posterior de 17 que, además, montan unos neumáticos Metzeler Tourance Next de tipo mixto y con medidas de 100/90 delante y 150/70 detrás.

Con todo, la Tiger 800 se muestra muy efectiva a la hora de curvear, en un primer momento, quizás la llanta de 19 pulgadas no ofrezca la misma sensación de aplomo en la entrada en los virajes que, por ejemplo, sus rivales con llantas de 17 pulgadas, pero este es un hecho al que, con los kilómetros, no resulta complicado acostumbrarse.

Por contra, se muestra muy estable en el paso por curva y las suspensiones, muy cómodas debido a su largo recorrido, funcionan a la perfección. De ellas estaca su progresividad y la capacidad de absorción en asfalto bacheado, donde su increíble recorrido y buena gestión del hidráulico, no permiten que las irregularidades del terreno afecten ni a nuestra conducción, ni al confort de marcha.

Los frenos delanteros son de Brembo, que aporta dos discos de 305 mm con pinzas de dos pistones a la Tiger. Mientras que en el caso de los posteriores, se delega esta tarea a un disco de 255 mm con pinza de un solo pistón, en su caso, fabricado por Nissin.

Este conjunto, aunque sobradamente capaz, es algo inferior al del resto en cuanto a reacciones. Sus pinzas, de anclaje convencional, no tienen la inmediatez de respuesta de la Yamaha o la Honda, un hecho que se nota sobre todo en conducción deportiva, donde deberemos tirar con más fuerza de la leva izquierda para que su potencia salga a relucir.

Estilo inconfundiblever galeríaComparativo trail medias 800-900Comparativo trail medias 800-900 - 2019

Como contrapartida a sus novedosas rivales, encontramos la alternativa ofrecida por Honda con su VFR 800 X Crossrunner, un modelo al que sin duda el mercado y las ventas no han hecho justicia. Ya que con la profunda revisión recibida en 2015 y la mejora en equipamiento que le llegó en 2017, ha incrementado su calidad de forma notable.

Mecánicamente nos propone una configuración radicalmente distinta, protagonizada por su mítico e incombustible V4 de 782 cc, gestionado por el particular sistema V-Tech de válvulas variables, que arroja unas cifras de 107 CV de potencia a 10.250 vueltas y un par motor de 7,6 kgm a 8.500 rpm.

Electrónicamente se muestra generacionalmente en desventaja frente a sus oponentes, ya que cuenta con el sistema de control de par (HSTC), con dos niveles de intrusión y la posibilidad de desconexión, como única solución en este apartado.

A pesar de ello el V4 de Honda tiene un carácter y comportamiento inconfundibles. Con las mejoras recibidas en su última actualización se ha optimizado su respuesta en bajos, puede que en los primeros compases su entrega no sea tan abrumadora como la de la Tracer, pero una vez superadas las 6.000 rpm, el V-Tech cambia a la configuración de 16 válvulas y eso transforma radicalmente su temperamento; mejorando tanto su empuje como sobre todo su sonido, sin duda, uno de sus cualidades más inconfundibles.

Veterana, pero de calidadver galeríaComparativo trail medias 800-900Comparativo trail medias 800-900 - 2019

Otra de las señas de identidad de la Crossrunner es su robusto y elaborado chasis doble viga de aluminio, heredado, como sucede con el motor, de su prima hermana la Honda VFR 800 F. A él, se ha anclado, por la parte delantera, una horquilla convencional con barras de 43 mm y 145 mm de recorrido; regulable en precarga y extensión. Y por la parte trasera, un amortiguador de 148 mm de carrera con sistema progresivo Pro-link (el basculante es mono-brazo de aluminio), al que se puede variar su precarga de forma hidráulica desde un pomo satélite situado en el lateral.

En el caso de las llantas y neumáticos, utiliza una fórmula similar en cuanto a filosofía de uso a la de la Yamaha, de ahí que emplee un conjunto de 120/70 x 17" delante y 180/55 x 17" detrás, en su caso, con unos neumáticos de diseño enfocado única y exclusivamente para asfalto. 

Si hay algo en lo que seduce la Crossrunner es en su estabilidad y en la seguridad que ofrece a la hora de inclinar, su paso por curva es súper estable y preciso, mantiene la trazada con solo pensarlo. Quizás no se muestre tan ágil como la Tracer en tramos muy serpenteantes, pero el aplomo que ofrece en medio del viraje es algo superior, gracias a la rigidez de su chasis y a un tarado de suspensiones que, sin ser especialmente reactivo, demostró un muy buen balance entre ambos trenes.

Frenando es realmente eficaz, gracias a un conjunto gestionado por un ABS de dos vías y formado, delante, por dos discos delanteros de 310 mm con pinzas radiales de cuatro pistones y, detrás, por un tercer disco de 256 mm acompañado por una pinza de dos pistones.

En cuanto a comportamiento se encuentra en un punto intermedio entre sus rivales, con una potencia de frenado superior a la de la Tiger 800, pero sin la brusquedad de la Tracer cuando presionamos con fuerza la maneta izquierda. En conclusión, nos ofrece un tacto mucho más dulce y muy dosificable que resulta algo más sencillo de administrar.

Confort trailver galeríaComparativo trail medias 800-900Comparativo trail medias 800-900 - 2019

Como buenas ruteras, el confort de marcha y la protección aerodinámica son fundamentales. Para comenzar, todas nos obsequian con pantallas regulables que, en las tres, se pueden variar en altura sin la necesidad de herramientas. El mecanismo más fácil es el de la Yamaha, que con su original sistema de pinza, se puede regular con una sola mano e incluso en marcha.

En el caso de la Honda y la Triumph necesitaremos las dos manos, ya que sus mecanismos de regulación se encuentran divididos en los extremos de sus respectivas pantallas, lo que nos obligará a estar parados para realizar la operación con seguridad.

En global, es la Triumph la que mejor protege, su pantalla es, junto a la de la Crossrunner, la más envolvente, pero además, la inglesa, cuenta con unos apéndices en sus laterales -exclusivos de esta versión XRT- que, junto a los paramanos que monta de serie, nos garantizan una gran protección contra el viento y el frio.

El confort de marcha también es una característica muy destacable en las tres, en ellas, la posición que adoptaremos es muy trail, con la espalda recta y los brazos bien descansados sobre los anchos manillares.

La Tracer es la más deportiva en este sentido, en ella, tendremos la sensación de ir más al ataque que en las otras dos, su asiento es también el más escueto en cuanto a mullido, seguido de la Tiger y, por último, la Crossrunner, que nos pareció la más confortable en este aspecto.

Un buen detalle es que los tres se pueden graduar en dos alturas; de 815 a 830 mm en la Honda, de 810 a 830 milímetros en la Triumph y de 850 a 865 mm en la Yamaha, como pudimos comprobar, la que más dificultades pondrá a los conductores de menor estatura a la hora de hacer pie en parado.

Con todo lujo de detallesver galeríaComparativo trail medias 800-900Comparativo trail medias 800-900 - 2019

En un comparativo de esta envergadura, formado por modelos englobados dentro de una gama que puede ser considerada alta, el equipamiento de serie es algo imprescindible para una buena valoración general por parte del público. No son motos precisamente económicas, por lo que es completamente lógico que se les exija un buen nivel en este sentido.

La Yamaha Tracer 900 GT, en esta versión gran turismo, llega excelentemente equipada y muy mejorada en el aspectos el ergonómico o de capacidad de carga, eso sí, sin renunciar a ese toque sport que siempre ha definido a los modelos de la saga.

Su equipamiento de serie es realmente bueno, recibe un nuevo cuadro de instrumentos TFT a color con un completísimo ordenador de abordo incorporado, que podremos controlar a través de una cómoda ruedecilla colocada en el manillar. Igualmente, como marcan las modas actuales, la iluminación es completamente LED y dispone de luz diurna de gran luminosidad.

En cuanto a comodidad y protección, además de la pantalla regulable con una sola mano, también dispone de los típicos protectores colocados en el manillar que, sumados a los puños calefactables, mantendrán nuestras manos bien calientes en invierno.

Por último, no tenemos que olvidar que esta versión GT de la Tracer llegará de serie con unas prácticas maletas de 22 litros de capacidad, caballete central, toma de corriente de 12 V y un control de crucero muy fácil de operar; cuatro detalles indispensables para realizar nuestros viajes con las máximas comodidades posibles.

La mejor, sin dudaver galeríaComparativo trail medias 800-900Comparativo trail medias 800-900 - 2019

Por su parte, la Triumph Tiger 800 XRT es a lo máximo que se puede aspirar en la gama asfáltica de la familia, de ahí que se sitúe como la mejor equipada del comparativo con bastante diferencia, eso sí, sin contar las maletas y los soportes que podéis ver en algunas de las fotos, pues se venden por separado. 

Pero a pesar de ello sigue siendo capaz de dejarnos con la boca abierta en este sentido. Para comenzar, monta una nueva pantalla TFT de 5" a todo color, exactamente la misma que ya pudimos ver el año pasado en las Speed Triple. Esta tiene iluminación día y noche, 3 modos y es operada desde las nuevas piñas de conmutadores que ha heredado de las Tiger 1200.

Estas cuentan, además de con iluminación propia e intermitentes auto-cancelables, con el conocido joystick de 5 posiciones, gracias a él, podremos desplazarnos por su amplísimo menú y las diferentes funciones del ordenador de a bordo de forma rápida y cómoda.

Siguiendo la norma, su iluminación es completamente de LED, con el sistema de luz diurna para darle personalidad y un buenísimo extra como son las luces auxiliares que equipa de serie en esta versión.

La Tiger 800 XRT llega con asientos y puños también calefactables, estos últimos, junto con los cubre-manos y la protectora pantalla, nos ayudarán a circular bien calentitos indistintamente de la temperatura exterior o las inclemencias climatológicas.

Se han cuidado mucho los detalles y la funcionalidad de la Tiger, dotándola con elementos como el caballete central, un cubre cárter, tomas de corriente de 12V y USB y, como no podía ser de otra manera en una tragamillas, control de crucero.

Efectiva sencillezver galeríaComparativo trail medias 800-900Comparativo trail medias 800-900 - 2019

Este repaso por el equipamiento de serie de nuestras invitadas lo concluiremos con la Honda VFR 800 X Crossrunner, quizás no tan esplendida como sus rivales en cantidad, pero muy solvente en lo que se refiere a la efectividad de los elementos integrados.

Uno de los componentes que todavía le falta por actualizar es su cuadro de instrumentos, el único del comparativo con pantalla LCD en negativo y, cuyo menú y ordenador de a bordo, todavía se manipulan desde unos botones colocados en el tablier; obligándonos a soltar una mano del manillar para presionarlos.

Desde 2017 cuenta con una preciosa óptica full Led que mantiene el reconocible sistema de luces diurnas en forma de X, una de las señas de identidad de la familia y, considerado por muchos, uno de sus aspectos más destacables estéticamente hablando. 

Además, se mejoró su protección, dotando a su pantalla con un mecanismo que permite regularla en altura, lo que sumado a los puños calefactables, con 5 niveles, son sus principales armas contra el frío en invierno.

Puede que no sorprenda con avances tan exclusivos como los de sus rivales, pero en ella no echamos en falta detalles tan básicos en una viajera como una toma de corriente 12V, u, otros más originales, como los intermitentes auto-cancelables o los anclajes para las maletas perfectamente integrados en los laterales del asiento.

Conclusionesver galeríaComparativo trail medias 800-900Comparativo trail medias 800-900 - 2019

Suele ser muy habitual que en un comparativo de estas características la disparidad de opiniones se haga patente, son tantas las diferencias, tienen un carácter tan distinto y, en global, todas exhiben un nivel tan bueno, que en ocasiones resulta muy complicado ponerse de acuerdo.

A la hora de rutear todas serán una compañera de viaje perfectas, teniendo esto presente, solo nos faltará encontrar la que mejor se adapte a nuestro estilo de conducción y, por supuesto, a nuestro gusto y presupuesto.

Como hemos dicho en repetidas ocasiones, la Yamaha Tracer 900 GT es la moto ideal para aquellos que gustan de viajar a buen ritmo, su motor es el mejor en prestaciones y su comportamiento, aprovecha al máximo su parte ciclo para que, además de gozar de sus muchas virtudes viajeras, también podamos disfrutar de su deportividad en nuestros recorridos. Por si fuera poco, se sitúa como la más asequible del comparativo con un precio de 13.299 €  y, muy importante cuando se trata de viajar, lleva las maletas incluidas.

La propuesta de la Honda VFR 800 X Crossrunner se basa en la originalidad y calidad. Técnicamente es una moto compleja y elaborada, con un motor que es todo un referente en el mundo de la moto y una parte ciclo con elementos poco frecuentes en su categoría.ver galeríaComparativo trail medias 800-900Comparativo trail medias 800-900 - 2019

Su evolución le ha llevado a la equilibrada versión que podemos disfrutar en nuestros días y, aunque en equipamiento de serie está un peldaño por debajo, pocas pueden garantizarnos una fiabilidad y una durabilidad tan ampliamente contrastadas. Su complejidad y sofisticación la convierten en una moto no muy económica de fabricar, de ahí que su precio, de 13.750 €, sea algo elevado.

La Triumph Tiger 800 XRT es, por mucho, la más aventurera de las tres. Puede que pertenezca a la gama de carretera dentro de la amplia oferta de la familia Tiger, pero a pesar de ello es, de largo, la que más fielmente sigue la filosofía trail. Las largas suspensiones y la llanta delantera de 19 pulgadas le confieren una gran versatilidad, sin descartar, para nada, incluso esporádicos trayectos por pistas de tierra. Mecánicamente no es la más potente, pero ha mejorado en entrega y suavidad, lo que también contribuye a su polivalencia. 

Por terminar y muy importante, tiene un equipamiento fuera de serie, sobre todo en esta versión XRT que, comparativamente, es muy superior a sus rivales de hoy. Lo malo, es que esto también repercute directamente en el precio, elevándolo hasta  una considerable cifra de 14.500 €. Por suerte, la firma británica tiene otras opciones más económicas y sencillas dentro de la misma gama.