Honda CB650R / CBR650R 2019: Aún más deportivas

Jordi Hernández Farguell

Con la nueva generación de las CB650R y CBR650R, Honda nos propone un nuevo planteamiento. Inspiradas en sus correspondientes hermanas mayores, la big naked Honda CB1000R y la superdeportiva Honda CBR1000RR Fireblade, las nuevas paladinas de la firma japonesa en la disputada categoría media, hacen un giro radical hacia una faceta más deportiva...ver galeríaHonda CB650R / CBR650R 2019Honda CB650R / CBR650R - 2019

La Honda CB650F y CBR650F son historia. Como hemos podido ver en este EICMA, la firma de Tokio cambia completamente de tercio a la hora de plantear dos de sus novedades más importantes en esta cita milanesa. Deja de lado el "tranquilo estilo F" de sus modelos actuales e intenta seducirnos con una fórmula más atractiva, fresca, dinámica y con un descarado carácter más sport.

Sus diseños externos son toda una declaración de intenciones, en el caso de la CB650F, ahora se engloba dentro de la novedosa familia Neo Sports Café, con su reconocible silueta "ultra-minimalista" caracterizada por unas formas limpias, aderezadas con un espectacular diseño de vanguardia y, cómo no, el precioso y moderno faro redondo de LED -que es ya una marca de la casa-, coronando su frontal. Es una naked extremadamente compacta, con el asiento situado a 810 mm del suelo y el nuevo manillar cónico, adelantado 13 mm y rebajado otros 8 mm, para ofrecernos una posición de conducción de corte más deportivo que su antecesora.ver galeríaHonda CB650R / CBR650R 2019Honda CB650R / CBR650R - 2019

Por su parte, la CBR650R también ha sufrido un cambio estético muy radical, con un musculoso carenado cuya parte anterior, ocupada por completo por una intimidadora doble óptica LED, hace un clarísimo homenaje a la Fireblade de la que, toma y reinterpreta a una escala menor, todas sus señas de identidad para convertirse en una auténtica R.

Sobre ella, recuperaremos las sensaciones de los modelos CBR clásicos gracias a una posición de conducción que, sin buscar la radicalidad, carga más el peso hacia la rueda delantera. Para ello, con respecto a la CBR650F, el manillar se fija por debajo de la tija de dirección y se ha adelantado 30 mm, mientras que las estriberas se han elevado 6 mm y retrasado otros 3 mm y, por último, el asiento se ha ubicado a 810 mm del asfalto.ver galeríaHonda CB650R / CBR650R 2019Honda CB650R / CBR650R - 2019

Como habréis detectado los más frikis en la materia, del depósito hacia atrás todo es idéntico en las CB650R y CBR650R, por ello, ambas reciben las mismas modificaciones tanto a nivel parte ciclo como motor. En el primer punto, lo más destacable es la llegada de la horquilla Showa SFF USD de 41 mm con 120 mm de recorrido y regulable en precarga de muelle y rebote, y, en frenos, las pinzas Nissin radiales de cuatro pistones delanteras que accionan un par de discos de 310 mm.

Además, se han realizado modificaciones en el chasis en busca de una cura de adelgazamiento que ha permitido ahorrar 1,9 kg sólo en este punto. Pero si a ello le sumamos los conjuntos de estriberas y soportes, o un depósito de gasolina que reduce su capacidad hasta los 15,4 litros, en total, el peso de las nuevas 650 se reduce hasta los 5,4 kilos respecto a sus predecesoras. Quedando en 208 kg la CBR650R y 203 kg la CB650R.ver galeríaHonda CB650R / CBR650R 2019Honda CB500F / CB500X / CBR500R - 2019

Si es del motor de lo que hablamos, el tetracilíndrico de 649 cc, DOHC de 16 válvulas ha sido afinado sacrificando un ligero descenso de par a 5.500 rpm, para ofrecer un 5% más de potencia por encima de las 10.000 rpm (se gana unas 1.000 vueltas en el régimen máximo). De este modo, la potencia máxima se sitúa en 95 CV a 12.000rpm, mientras que el par máximo de 6,4 kgm a 8.500 rpm. Estos resultados se han conseguido trabajando sobre la admisión, la sincronización de las válvulas y la relación de compresión, lo que, sumado a la tecnología de baja fricción integrada y al nuevo embregue asistido, da como resultado unas mecánicas potentes, ecológicas y suaves de funcionamiento a partes iguales.

Para terminar, también se ha potenciado la electrónica y seguridad en ambas complementando el ABS de dos vías con el sistema HSTC (Honda Selectable Torque Control) o, lo que es lo mismo, un control de tracción (es desconectable si así lo queremos) que mantendrá la rueda trasera en su agarre optimo al acelerar, indistintamente de las condiciones del asfalto.