Adventure Roads 2017: Nordkapp

Adventure Roads 2017 (1): Viajamos con Honda hasta Cabo Norte

Javi Millán

9 votos

Para perderse y no volverver galeríaAdventure Roads 2017: NordkappNordkapp 2017

No sé si volveré algún día, si tendré la oportunidad de regresar y ver los paisajes más alucinantes que he podido ver en mi vida. Se han quedado grabados en mi mente, como si de fotografías en alta resolución se tratase. No sabía si me iban a parecer muchos o pocos los 350-500 km que haríamos al día, si la moto me iba a cansar, si el recorrido sería fácil o difícil y si pasaría hambre, frío o calor. Así que, lo mejor era ir bien preparado, sobre todo, mentalmente. Fueron 3.500 km que me ofrecieron mucho tiempo para pensar, respirar, sentir, reflexionar, echar de menos… 

La aventura que Honda había preparado consistía en llegar a Cabo Norte (Noruega) desde Oslo sobre una de sus motocicletas estrella y renacida: la Africa Twin. Una trail que recupera el apellido que tantos éxitos dio a la marca japonesa, siendo ahora una moto polivalente con tecnología moderna y que sigue fiel a su ADN, ese que lleva impreso el sello “todoterreno”. Por ello, han querido comenzar esta saga de las #AdventureRoads o rutas para los clientes de la marca y que recorrerán el planeta. En esta ocasión el “Capítulo 0” se ha querido llamar Nordkapp y lo protagonizamos nosotros, atravesando toda la costa por los infinitos fiordos con sus interminables túneles, puentes como edificios y multitud de barcos nos esperaban a una comitiva de alrededor de setenta personas que debíamos estar coordinadas como si de un reloj suizo se tratase.ver galeríaAdventure Roads 2017: NordkappNordkapp 2017

Pero antes de todo ello, teníamos que preparar el viaje con la ayuda de una “Check List” que nos pasó Honda durante las semanas previas. Una lista que era -alucinantemente- extensa y a la vez preocupante. ¿Navaja multiusos? ¿Medicinas? ¿Espray antiséptico? ¿Cobertura de supervivencia? ¿A dónde íbamos? ¿Al desierto? Esas eran unas cuantas cosas de entre una cuarentena de elementos donde estaban incluidos otros intangibles como: “Entusiasmo”, “Sentido del humor” y “Amor por las Motocicletas”. De eso iba sobrado.¿Navaja multiusos? ¿Medicinas? ¿Espray antiséptico? ¿Cobertura de supervivencia?

Pero no, no me llevé el mapa de Noruega ni las gotas para los ojos. No, esas cosas no las iba a necesitar. Me daba igual perderme y a la vez sería difícil, más si cabe cuando viajas en un grupo tan extenso de motos, cinco coches, dos furgonetas de asistencia y otros dos monovolúmenes con el equipo de grabación… No, no sería fácil hacerme el despistado. Además, con el sistema de seguimiento Spot GPS instalado en la moto, un Road Book digital -llamado Tripy- y un Navegador GPS, estaba todo controlado por la organización suiza de Antoine Valla de ride&drive, el “encargado” -junto a su equipo- de tenernos a todos contentos y en manada.ver galeríaAdventure Roads 2017: NordkappNordkapp 2017

La llegada a Oslo. ¿No hay noche?

El primer “shock” que te llevas al llegar a Noruega son las horas de luz durante las 24 horas de un día… ¿A qué hora dices que pone el sol? ¿A las 11 de la noche? ¿Y sale a las 2 de la mañana? Vaya tela. El caso es que, en realidad, no se termina de ir, porque noche, lo que se dice noche, no hay. Es como un atardecer continuo. Sí, hay luz. Y aunque cierres las cortinas opacas de tu habitación verás un marco destellante. Algo incómodo y que te ofrece la sensación de echarte la sienta más que otra cosa. Este quizás fue lo que más costó durante todo el viaje…

El caso es que, saliendo desde Barcelona, llegar a Oslo es relativamente sencillo. En poco más de tres horas de avión estás allí y cerca del aeropuerto es donde estaba el hotel donde pernoctaríamos ese primer día. Las treinta motos de invitados estaban perfectamente alineadas y numeradas en un centro de convenciones habilitado como garaje, con su zona para los organizadores, un escenario y por supuesto, con las mesas para la cena. Honda España nos había enviado las tres unidades de los representantes españoles: la de Jesús, la de Luis y la mía.

Tres Africa Twin Travel Edition equipadas con maletas, top box, pantalla alta y caballete central. La de Luis una DCT con cambio automático, las nuestras con cambio manual y con más accesorios que el “Coche Fantástico”. ¿Hay que llenar las maletas? ¿Qué metemos? ¿También el saco de dormir?Tres Africa Twin Travel Edition equipadas con maletas, top box, pantalla alta y caballete Eran preguntas que nos hacíamos Jesús y yo, mientras esperábamos a Luis y otros muchos participantes que venían en vuelos retrasados. Jesús se había hecho la maleta dos semanas antes, creo que estaba algo nervioso. Yo, el día antes -algo más “tranquilo”- y eso me hizo estresarme al final… Unos días antes Luis nos había dicho por chat: “Llevaos el bañador que creo que hay piscina en muchos hoteles”. No las vimos, no. El bañador regresó igual que fue. Por lo menos, el mío.ver galeríaAdventure Roads 2017: NordkappNordkapp 2017

Cuando por fin nos pudimos juntar casi todos, el principal motivo previo a la cena era darnos a conocer al equipo de apoyo que llevaríamos, los integrantes, los itinerarios y por supuesto, las normas de circulación y la forma en que iríamos en los grupos. Un guía delante, otro detrás, grupos de diez y respetando las velocidades, por favor. Por si no lo sabéis, en Noruega las multas por exceso de velocidad son bastante cuantiosas. ¿Cuánto ha dicho? Ha dicho que vas a la cárcel si te pasas 30 o 40 km/h… ver galeríaAdventure Roads 2017: NordkappNordkapp 2017

Los treinta y sus historias…

Tras una presentación, tocaba el turno todos los invitados y así nos hicieron subir al escenario para que los demás conocieran de dónde veníamos, a qué nos dedicábamos y nuestra experiencia en moto… Un japonés, dos indonesios, franceses, belgas, suizos, holandeses, ingleses, polacos, italianos, un checo, un noruego… “Bloggers”, “influencers”, periodistas y hasta un ¡actor griego! al que desde el principio apodamos “Ewan McGriegor”. Un total de treinta invitados a lo que había que sumar seis guías y un piloto oficial de la marca invitado, el portugués Paulo Gonçalves segundo clasificado en el Dakar 2015 y que nos acompañó durante las dos primeras jornadas. Una doctora en coche, un médico en moto, mecánicos y un sinfín de personas también ayudarían en la misión. Una misión que -como ya he dicho al principio- también servirá como futuras aventuras para clientes dentro del programa Adventure Roads que Honda pone en marcha. Si para ellos esto es igual o la mitad, les aseguro que alucinarán…ver galeríaAdventure Roads 2017: NordkappNordkapp 2017

Así pues, todo estaba listo. Más o menos claro para mí, que me había planteado cada día como una presentación a las que solemos asistir los medios de comunicación en la toma de contacto de un modelo nuevo. Maleta arriba, maleta abajo. Debía tenerlo todo bien organizado y así me preparé unas pequeñas bolsas. La que iría siempre conmigo, lo que iría en las maletas de la moto y lo que se quedaría en la bolsa de viaje. Las bolsas transparentes que se utilizan en los controles de los aeropuertos me sirvieron para tal fin… Aunque sí, a veces puede parecer que vives la película “El día de la marmota”. ¿Dónde estoy? ¿A dónde voy? Por suerte eso solo ocurre unos poco segundos al abrir los ojos por la mañana y ver esa omnipresente luz entrando por los huecos de las cortinas. 

Etapa 1. De Oslo a Fosnavåg: El día más duro

No recuerdo bien cuántas veces abrí los ojos antes de que el despertador sonara, pero quizás fueron diez o doce. ¿Estaba nervioso? No, no creo. Más que nada era la responsabilidad de no llegar tarde a la salida, tener todo listo a tiempo y estar tranquilo ante -la que sería a posteriori- la etapa más dura de esta Nordkapp 2017. ver galeríaAdventure Roads 2017: NordkappNordkapp 2017

A las 8 en punto estábamos ya listos, encima de las Africa Twin. Tenía la sensación de que pasaría calor. La equipación cuatro estaciones que llevaba es una de las más calientes que he tenido jamás y tienes que estar muy atento para ir quitando los forros internos si no quieres cocerte por dentro. Algo muy difícil cuando el tiempo es cambiante, llueve, sale el sol y encima con diferencias de temperatura que en pocos kilómetros cambian de manera radical.

Los primeros kilómetros de esta primera etapa al principio de la mañana se me hicieron demasiado pesados. El ritmo fue muy lento, 60-80 km/h de velocidad de crucero hacen que por momentos tus ojos hagan amagos de dormirse. Pero es lo normal al comienzo de una ruta así. Todos los engranajes se deben ajustar, controlar lo diferentes niveles de cada invitado y comprobar que los “Timing” se cumplen.  ver galeríaAdventure Roads 2017: NordkappNordkapp 2017

Y en esos primeros kilómetros fue cuando se produjo el único y desafortunado incidente en todo el viaje. Bueno, sin contar la oveja que días después falleció al cruzarse en el camino de uno de los invitados y verse golpeada por una maleta lateral. El caso es que una serie de circunstancias, nos hicieron estar más alerta. Un guía que frena en el arcén de manera imprevista, un suizo que hace lo propio bruscamente en mitad del carril y una francesa que no tiene tiempo de evitar al suizo. Tres costillas rotas y un poco atenciones hospitalarias fueron el resultado y el aviso de que no debíamos bajar la guardia. Por suerte nuestra compañera se recuperó en una semana, aunque no pudo más que acompañarnos hasta la hora de la comida de esta primera jornada. ver galeríaAdventure Roads 2017: NordkappNordkapp 2017

Antes de comer llegamos a una zona muy bonita con lagos. Siempre viajando en dirección noroeste llegas a unos parajes muy parecidos al Pirineo aragonés y situados en Vang y Valdres. El viento y el frío hacían acto de aparición, mientras que emprendíamos la marcha por nuestra cuenta en pequeños grupos. Jesús, Luis y fuimos a un ritmo algo más “entretenido”. Pero comenzó a llover. Mucha lluvia a medida que ascendíamos hacia el fiordo de Geiranger donde su puerto nos esperaba para embarcar en un barco… Empezamos a subir y la nieve nos sacudía, los glaciares y cascadas eran los protagonistas. Me sentí como en casa. “Nosotros somos de Sierra Nevada, estamos acostumbrados al frío”.

Así llegamos a una tienda donde los turistas hacen sus paradas para comprar. Lo curioso fue que al entrar todo eran españoles. Me sentí como en casa. “Nosotros somos de Sierra Nevada, estamos acostumbrados al frío”. Me comentó una simpática mujer mientras su marido se probaba un jersey muy con pinta de ser muy calentito y con sus renos dibujados.ver galeríaAdventure Roads 2017: NordkappNordkapp 2017

Tras una espera cogimos el ferry del viaje donde me quedé prendado de la magnitud de las cascadas, sobre todo con la llamada: “Siete hermanas”. Había llovido tanto que el sol se reflejaba en el asfalto de tal manera que parecía un flash de cámara. Un efecto de luz que deslumbraba como si tuviésemos de frente un coche con las luces largas. Frío, calor, sol, lluvia, todo nos había pasado en este primer día de 537 km y más de 13h hasta que llegamos al hotel. Eso sí, lo mejor es que, aunque llegues tarde, siempre es de día. 

Impresionante. Y eso que aún nos quedaban siete días más de viaje… 

Continuará...

Segunda parte

9 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...