3H Endurance Race Monlau Repsol

3H Endurance Race Monlau Repsol: La primera gran lección

David Remón Paracuellos

Sí, nos dejamos engañar… Nos llamaron de Honda España para invitarnos a una prueba muy especial. Se trataba de una carrera de resistencia de 3 horas en el circuito de Calafat sobre CBR600RR, organizada por la prestigiosa escuela de mecánica Monlau. Rodeados de grandes pilotos en las nueve restantes motos en parrilla y con uno solo por moto, lo realmente importante eran los mecánicos, su estrategia y la puesta a punto de las idénticas CBR. Esto era un examen para los futuros mecánicos de la escuela…

La escuela Monlau está entre una de las más prestigiosas del mundo en la formación de mecánicos de alta calidad. La preparación de sus estudiantes cuando salen de las aulas los lleva a los mejores equipos de competición nacionales e internacionales, conscientes de que muchos de los que hoy están en equipos de los mundiales de Superbike y de MotoGP salieron de allí.
Estuvimos presentes en una nueva fórmula de examinarlos. Les quisieron poner a prueba como nueva opción a lo que llevaban haciendo desde el año 1997: participar en las míticas 24 horas de resistencia del circuito de Montmeló. Aquella carrera la conozco bien por mis más de seis participaciones, cinco de las cuales acabé, así que entiendo que se le haya quedado pequeña cuando la parte docente es lo que más interesa a la escuela. Mueven muchos alumnos y hoy poner a 50 estudiantes para dos motos en la carrera era demasiado justo. Así que invertir por invertir se sacaron estas 3h Endurance Race Monlau Repsol para que la parte pedagógica mejorase y donde cada alumno sintiese en primera persona todo lo que representa el mundo de la competición, en este caso la resistencia. Así que esos 50 quedaron repartidos en 5 mecánicos del último curso para esas 10 motos en parrilla, pilotada por reconocidos pilotos nacionales e internacionales sumando además a tres periodistas de diferentes medios: Sergi Mejías, Mariano Urdín y Sergio Romero, que además tenemos la suerte de ser amigos desde hace ya no sé ni cuanto tiempo; por aquello de no desvelar edades. Así que rodeados de gente que aprecias, la exquisitez de lo organizado cuando se implica Honda y viendo la trayectoria y reconocimiento de la escuela Monlau, nos metimos en el ajo aun no siendo en Motos.net seguidores del mundo de la competición, aunque la amemos.

ver galería3H Endurance Race Monlau Repsol3H Endurance Race Monlau Repsol (Fotos: Arnau Puig/Francesc Montero)

Pero este proyecto personalmente me entusiasmaba. Rodearme de jóvenes y transmitirles ilusión a través de la experiencia de los que llevamos tantos años en el mundo de las dos ruedas, es un placer. Y en Motos.net nos cuesta poco apoyar como se merece este tipo de iniciativas. Algo parecido nos sucedió cuando participamos el pasado año en Motostudent (ver enlace), encuentro entre universidades de todo el mundo con el común denominador de exponer y poner a prueba el proyecto de ingeniería creado por sus estudiantes en los dos años que la organización les permite desarrollarlo.

Preparación de un curso

La prueba de resistencia en Calafat es la segunda parte de la examinación de los alumnos, dado que en la primera han de preparar la moto, desmontándola y volviéndola armar por completo, para después de la carrera llegar la tercera parte y desmontarla nuevamente por completo para analizar los desgastes.
Centrándonos en la prueba de competición celebrada entre semana, el formato es exactamente igual al de un fin de semana. La primera jornada se centra en los entrenos libres con tiempo para poner la moto a punto, para después llegar los entrenos cronometrados responsables de componer la parrilla de salida. Al día siguiente la carrera. El warm up sirve para seguir mejorando la moto hasta la hora de salida, las 12.00h de la mañana finalizando a las 15.00h.ver galería3H Endurance Race Monlau Repsol3H Endurance Race Monlau Repsol (Fotos: Arnau Puig/Francesc Montero)

De todas las pruebas de resistencia que he realizado en mi vida, nunca me había encontrado tan comprometido en rendimiento. Además del duro formato de rodar durante tres horas yo solo en la misma moto en un circuito tan sinuoso y cansado como el de Calafat, se sumaba la inoportuna lumbalgia que me sorprendió el día anterior. 
Empastillado con antiinflamatorios, pero con la misma ilusión de todos los componentes de mi equipo del último curso de mecánica de la escuela Monlau, así como profesores tanto de Mecánica de Motociclismo de Competición como del Máster en Ingeniería de Competición, nos pusimos manos a la obra.
Sin duda que iba a ser una experiencia única para todos los presentes incluidos mis compañeros y amigos de profesión. Con ellos nos veríamos las caras en la pista con pilotos de gran nivel y talla de José David De Gea, José Luis Carrión, Jordi Arquer, Luis Carlos Maurel o Kev Koughlan, este último piloto en activo hasta el pasado año en el Campeonato del mundo de Supersport o el Mundial de Moto2…

Mi equipo, mis sensacionesver galería3H Endurance Race Monlau Repsol3H Endurance Race Monlau Repsol (Fotos: Arnau Puig/Francesc Montero)

A primera hora de la mañana y antes de que comenzasen todos los preparativos de los entrenos, me presentaron a los miembros del equipo. El portugués Josué Pires era el Jefe de equipo, coordinando a Marc Rodríguez, Xavier Esteban y Marcos Miguel, teniendo en nuestras filas también a la única mujer de entre todos los estudiantes de mecánica de este curso, Sonia Serés. El trabajo coordinado de este equipo era importantísimo, no solo por la seguridad de los que rodábamos sobre las motos, sino también por su examinación bajo la atenta mirada de los 5 supervisores técnicos que tomaban notas de sus trabajos y que garantizaban que no hubiera fallos en el montaje. Todos ellos estaban claramente identificados entre las más de 100 personas que movía la organización del evento, de blanco los ingenieros asignados del Máster de Ingeniería de Competición, uno por equipo, de negro los comentados supervisores de la escuela que controlaban y valoraban los avances de los equipos y de rojo los alumnos.

Antes de la primera sesión sobre la CBR600RR de dorsal 5 que se me había asignado, puesta a punto de elementos ergonómicos como semimanillares y estribos, así como altura palanca de cambio de marchas. Me sorprendió el manillar repleto de botonería de colores como en las motos del mundial, tomando nota de los dos más importantes: el de corte de encendido para rodar por el pit lane a un máximo de 30 km/h y el del intercambio de mapas de inyección. La moto era más de serie de lo esperado, tanto por parte de la parte ciclo como de la mecánica, eso sí, todo completamente desmontado y vuelta a montar por lo componentes de cada equipo. Solo en el motor su profesorado les dejó que trabajasen en la búsqueda de un mapa de inyección alternativo para conseguir que la moto consumiera menos. El motivo era bien sencillo. En cada repostaje solo se introducirían 5 litros de combustible, por lo que la estrategia era muy importante y obviamente el consumo. En la moto me incluyeron dos mapas de inyección para poder alternarlos y escoger el que mejor se ajustara. ver galería3H Endurance Race Monlau Repsol3H Endurance Race Monlau Repsol (Fotos: Arnau Puig/Francesc Montero)

Hacía mucho tiempo, por no decir años, que no me subía a una moto de 600cc. Ya no me acordaba lo doblado que hay que estar sobre ella por su pequeño tamaño. Mi espalda en voz baja me estaba maldiciendo, pero salí a pista a empezar a probar cosas. Me tuve que acostumbrar a la respuesta mecánica de todo arriba, el cambio invertido y los neumáticos slicks Dunlop empleados en Moto2. Para mi era todo nuevo, menos el trazado. La moto se sentía muy rígida y las gomas daban mucha confianza, pero me sorprendió la pérdida de agilidad en los cambios de apoyo para ser una ligera moto de peso medio.

En el primer entreno ajusté el mapa de inyección, porque el inicial no funcionaba bien. La primera programación donde la austeridad era su aliada mostraba acusados vacíos a medio y alto régimen teniéndose que descartar. La segunda opción que había en la moto era el de serie así que el trabajo antes del segundo entreno empezó para el equipo, dado que tuvieron que conectar la centralita de la moto al ordenador para buscar la mejor solución. Por suerte la encontraron a la primera y mis demandas fueron rápidamente atendidas por estos jóvenes técnicos. La verdad es que la precisión del trabajo de sus componentes no dejó de sorprenderme en los dos días y es que, a pesar de su juventud, la calidad de sus conocimientos con el sentido de responsabilidad que tenían hizo que me subiera siempre a la moto con la máxima confianza.ver galería3H Endurance Race Monlau Repsol3H Endurance Race Monlau Repsol (Fotos: Arnau Puig/Francesc Montero)

Rodando en una pista como la de Calafat, la cual conozco bien y me gusta, me di cuenta de que estábamos ante un tema muy importante: el consumo. Serían 4 repostajes por hora y el último vendría acompañado de desmontaje y montaje de las ruedas de ambos trenes, así como el amortiguador trasero. Sería ese el único momento de respiro en la carrera, balón de oxígeno de poco más de 7 minutos que era lo que tardaban a realizar la operación, dado que lo repostajes con depósito de carga rápida de competición no llegaba al 1.20 segundos. Bajar de la moto y beber es justo lo que podía hacer y todo con el casco puesto…

El segundo entreno sirvió para confirmar el acertado programa de la inyección y entrar en detalles como la puesta a punto en la parte ciclo. Ajustarse a una moto de 600 sobre neumáticos extremos de carreras de Moto2, no era fácil y menos en tan poco tiempo. De todas maneras, salimos airosos y el equipo encontró el mejor compromiso en las suspensiones, variando hidráulicos y algo de muelle, pero sin grandes diferencias sobre la base que se partía.

Llegaba el examen

ver galería3H Endurance Race Monlau Repsol3H Endurance Race Monlau Repsol (Fotos: Arnau Puig/Francesc Montero)

Antes de los entrenamientos cronometrados, nos concentramos todo el equipo bajo la pérgola del Pit Lane para poder definir la estrategia a seguir. A pesar de ser conscientes de que yo estaba tocado físicamente, pudimos marcar una forma de trabajar para conseguir el objetivo que se buscaba: rodar lo más rápido que fuera posible gastando lo mínimo. En la pista mientras los expilotos de velocidad lucharon entre ellos por realizar una buena posición en la parrilla, aunque a alguno le acarrease algún contratiempo justo antes de la carrera, me propuse buscar el ritmo más cómodo para conseguir alargar lo máximo esos 5 litros de combustible de cada repostaje. Rodando a una media de 1,37min lo conseguíamos y eso representaba parar menos en el box, garantizando buenas posiciones.

En los entrenos de clasificación todavía hicimos algunos reglajes en las suspensiones, porque en la chicane la CBR se me descolocaba mucho por la imprecisión en su guiado, pero fuera de eso, lo más importante era escuchar al equipo marcando la estrategia de consumo que yo tenía que respetar. Al final de la jornada mi espalda me pedía reposo, así que me esmeré para estar lo más cómodo sobre la moto y clasificarla lo mejor posible entre los 10 equipos. Al final quedamos 7º.

El día de la verdadver galería3H Endurance Race Monlau Repsol3H Endurance Race Monlau Repsol (Fotos: Arnau Puig/Francesc Montero)

Me levanté por la mañana como un cuatro y si os he de ser sinceros no pagaba ni un duro por mi a las siete de la mañana. La noche fue mal, con un colchón diferente al habitual y el dolor que no se iba, así que me costó dormir y fueron pocas horas las de descanso.

El día se despertó con un sol radiante anunciando jornada calurosa, algo que a mi me vendría bien. Compitiendo durante tres años en la categoría de resistencia en motos clásicas, siempre acabé haciendo la salida yo. Por una vez hubiese cedido ese honor a mi compañero Jordi Roca, pero como no lo tenía, me tocaba a mi.
Teníamos todo claro de cómo teníamos que realizar la carrera, así que yo, como ejecutor de las ordenes del box, solo recibiría en la pizarra la información de cuando tenía que entrar a boxes, entre otras cosas para no dar pistas a los contrarios.

Salí como pude hacia la moto. Empastillado y con una faja de uno de los fotógrafos de pista, vi las estrellas en los apenas 12 metros que separan los dos arcenes de la pista. Os recuerdo que la salida es tipo Le Mans, las motos en un lado de la pista y los pilotos en el otro y hay que ir corriendo hasta ella. Pero corrí hasta llegar a la moto que Josué aguantaba, botón de arranque mientras accionaba el embrague y a por todas, recuperando incluso una posición durante las primeras 4 vueltas…
Calafat se caracteriza por ser una pista muy cansada por no haber ningún punto claro donde poder relajarse. A medida que las vueltas pasaban me iba sintiendo más cómodo, además de que, a la altura del muro de la recta, con tan pocas motos en pista, la lectura de las pizarras era fácil y clara.ver galería3H Endurance Race Monlau Repsol3H Endurance Race Monlau Repsol (Fotos: Arnau Puig/Francesc Montero)

Me empecé a venirme arriba, entre otras cosas porque me estaba divirtiendo y porque la moto funcionaba como un reloj. Me concentré en marcar una cadencia estable en cada vuelta, pero involuntariamente fui mejorando tiempos y eso que siempre seguí el patrón de rodar más bien largo de desarrollo. De esa manera conseguía desgastar menos las gomas, entrar en menos riesgos por agarre en aceleración dado que ahora la goma trasera era más dura que la de los entrenos del día anterior y sobre todo por el ahorro de combustible.
El primer repostaje no lo olvidaré jamás… La cara que se me quedó cuando en menos de un minuto y medio me dijeron que ya podía volverme a subir a la Honda porque ya se había repostado, me desmoralizó un poco. Fue como un suspiro y ni tan solo me pude quitar el casco durante la carrera para poder beber: lo hacía con él puesto. Solo en los dos desmontajes completos de los trenes y eso solo fue en dos ocasiones.
Las vueltas pasaron y la fatiga empezó a hacer mella en todos los pilotos de pista. Me di cuenta de que la dureza de la prueba por el calor y por las horas seguidas sobre las motos hizo que el ritmo se ralentizara. Mantuve como pude mi ritmo que ya no estaba tan lejos de los más rápidos, marcando más de un 1.35 en pista. En las siguientes paradas, el equipo me iba animando porque en la vuelta 34 nos pusimos 4º manteniéndolo hasta la vuelta 51º donde alcanzamos, aunque solo fuera por 3 vueltas, la primera posición. ver galería3H Endurance Race Monlau Repsol3H Endurance Race Monlau Repsol (Fotos: Arnau Puig/Francesc Montero)

Tuvimos que esperar hasta el giro 81 para volver a las posiciones de cabeza, colocándonos en 2º posición. Pero la alegría duró poco porque a la 4º vuelta me indicaron desde el muro que aminorara el ritmo. Por los gestos llegué a pensar que tenía algún problema en la moto y aminoré la marcha de inmediato de forma acusada, algo que aprovecharon mis contrincantes. Por parte de las banderas del circuito no detecté advertencia alguna de problemas en mi moto, pero en cada paso por la línea de meta, me seguían manteniendo la petición de que rodara más lento.
A las tres vueltas advertí que una parada de las programadas no se me había marcado. Entendí que la nueva estrategia era suprimirla, pero estaba a punto de quedarme sin gasolina, como ya me sucediera en uno de los entrenos libres…. Era difícil mantener la posición rodando más de dos segundos más lento que antes, así que las últimas seis vueltas restantes hasta el banderazo de llegada rodé rogando que no se parase la moto entre algún amago de ahogo.
Acabamos definitivamente en cuarta posición a tan solo 10 segundo del tercero, nada más y nada menos que José David De Gea, en 4 veces campeón de España de Fórmula Extreme. Con poco más de 100cc litros de gasolina en el depósito como después me confirmó el equipo, llegar a meta fue como una victoria…
ver galería3H Endurance Race Monlau Repsol3H Endurance Race Monlau Repsol (Fotos: Arnau Puig/Francesc Montero)De esta experiencia he sacado algo muy positivo. La confirmación de que el esfuerzo de un equipo si no es completo no se llega al objetivo y que, si el logro llega, es mérito de todos. Estoy seguro de que Jaime Serrano General Manager del Monlau Repsol Technical School lo repetirá, pero seguro que con modificaciones en el formato, como un piloto más por moto o incluso alguna hora más en la carrera para hacerlo más equilibrado, emocionante y más real… ¿Os suenan las 6h de resistencia en Calafat? A mi sí.