Montesa cumple 75 años

La historia de Montesa: 1a parte

Jose María Marfil

Montesa cumple 75 años y en Motos.net hemos querido aprovechar la ocasión para repasar su trayectoria, que no deja de ser la nuestra por el papel que tuvo y sigue teniendo en la historia de nuestro motociclismo. Aquí valdría aquello de recordar lo que fuimos para entender lo que somos. #QuédateEnCasaver galeríaMontesa cumple 75 añosVista aérea fábrica Montesa Honda en 2018

En los inicios del motociclismo nuestra industria no ocupó un lugar de especial relevancia. Más allá de algunos intentos voluntariosos como Villalbí (1905), Radio (1918), Patria (1923-1936) y otros pequeños talleres, nuestros primeros motoristas no tuvieron más remedio que acudir a los fabricantes extranjeros (Rudge, Ariel, BSA, Internacional, Norton, Velocette, F.N. y demás). Hubo un intento industrial, más o menos serio, por parte de la familia Giró, dedicada a fabricar cinematógrafos, a través de Orfeo Sincronic SA (OSSA), pero se truncó por el inicio de la Guerra Civil.

No fue fácil

El requiso de las motos durante la contienda y el posterior aislamiento por la posguerra, dejó un panorama motociclista desolador. La madrileña Soriano fue una de las primeras en despertar (1942-1951) con la manufactura de pequeñas series de motos utilitarias. Poco después llegaron Montesa (1945), Lube (1946) y Sanglas (1947) sentando los pilares de lo que sería nuestra industria. Con todo, el despegue llegó en 1951 gracias a la consolidación de la industria auxiliar propiciada por la implantación, en Madrid, de la planta italiana de Vespa.ver galeríaMontesa cumple 75 añosInstalaciones del primer local de Montesa situado en la calle Córcega 408 de Barcelona, apenas 100 m2 que tardaron poco en hacerse pequeños.

El alma mater de Montesa fue Pedro Permanyer Puigjane (1911-1987), ingeniero, de familia acomodada y terriblemente inquieto. Permanyer venía dedicándose, desde finales de la guerra civil, a la fabricación de gasógenos, un ingenioso mecanismo capaz de producir una suerte de sucedáneo de la gasolina quemando cascaras de frutos secos, para tratar de paliar la escasez de carburantes. Permanyer no daba abasto con los pedidos, aunque el previsible final de la Segunda Guerra Mundial y la lógica normalización del suministro del combustible, le hizo ver que el aparato tenía los días contados.ver galeríaMontesa cumple 75 añosPrimer prototipo de Montesa inspirado en la Motobecane B1V2 GR38 de 1936, una 2T de 100cc y dos marchas.

Buscándole un sustituto, pensó en fabricar un motor capaz de acoplarse a una bicicleta. Juan Antonio Soler Urgell “Jasu”, por aquél entonces uno de sus más estrechos colaboradores, le dijo, “creo que conozco a alguien que te interesará. Es un joven ingeniero apasionado por las motos: mi cuñado Francisco Javier Bultó”. Conectaron al instante y a mediados de 1944 se pusieron a trabajar.

Permanyer y Bultó echan a andar

Instalados en la calle Córcega 408 de Barcelona, empiezan “diseccionando” una Motobecane de 1936, una 2T de 100cc y dos marchas, que Francisco Javier Bultó se había traído de un viaje a Francia.ver galeríaMontesa cumple 75 añosJosé Luis Milá (2) con la XX de Bultó y Permanyer en la primera salida del prototipo en una prueba de regularidad.

Desde la base francesa dan forma a su primer prototipo que bautizan como XX y el 12 de febrero de 1945 lo prueban inscribiéndolo en una carrera de regularidad. A sus mandos sientan a José Luis Milá, el padre de los mediáticos Mercedes y Lorenzo. Problemas eléctricos les impiden acabar.

Primer modelo fabricado en serie

A pesar de las dificultades –ausencia de industria auxiliar y serios problemas para importar materiales-, Bultó y Permanyer consiguen 100 volantes magnéticos Bosch (la partida que OSSA tenía de antes de la guerra civil) con los que inician la producción. Casi un milagro. Carlos Polo y David Mas, en su libro sobre la historia de Sanglas cuentan que “el aluminio que llevaban las primeras Sanglas provenía ni más ni menos que de cubiertos, platos, cantimploras y tazas desechadas por el Ejército”. Así estaban las cosas.ver galeríaMontesa cumple 75 añosMontesa A45 el primer modelo de Montesa que fue presentado en 1945 en la Feria de Muestras de Barcelona; motor de 2T 98 cc y transmisión de tres velocidades.

A pesar de todo, el 17 de junio de 1945, en la Feria de Muestras de Barcelona, presentan su primer modelo: la A45. Una 2T de 98 cc, 3 velocidades y suspensión delantera por paralelogramo. Las siglas XX daban paso a la marca. Barajaron distintas opciones como Pigador o Gacela pero finalmente eligieron el de Montesa, en alusión a una legendaria orden religiosa militar del siglo XIV.

Por la A-45 pedían 8.500 ptas; el equivalente a dos años de trabajo para un sueldo medio de la época. Inspirándose en el “marketing” de Motobecane, diseñan una versión con el depósito adelantado que denominaron modelo para señoras, eclesiásticos y militares con capote… que costaba 9.000 ptas.ver galeríaMontesa cumple 75 añosMontesa A45 en versión para señoras, eclesiásticos y militares con capote...

A finales de 1945 llegan a completar 21 unidades gracias al material facilitado por Manuel Giró (los encendidos antes comentados y también tubo de acero). Como muestra de agradecimiento, el día de Navidad y por sorpresa, Bultó y Permanyer le dejan una Montesa en el balcón de su casa. Sin su material no hubieran salido adelante.

En 1946 tienen ya sobre la mesa un motor de 125 cc (modelo B-46/49). Ese mismo año empiezan su periplo deportivo. No les va nada mal ya que ganan los Campeonatos de España de 100 y 125cc.

El capital de la sociedad mercantil recién creada queda suscrito al 89% (630.003,36 ptas.) por Permanyer y su padre y el restante 11% (80.619,75 ptas.) por Bultó.ver galeríaMontesa cumple 75 añosDuch TT en Assen de 1948 primera participación de Montesa en una competición internacional.

Las ventas siguen creciendo y en 1948 dan un paso más en lo deportivo acudiendo, por primera vez, a una competición en el extranjero, nada más y nada menos que al Duch TT de Assen. Acaban en quinta posición con la 125.

Las instalaciones empiezan a quedarse pequeñas. Necesitan más espacio y en mayo de 1948 deciden ampliar el capital hasta los 2.310.000 ptas. que queda repartido entre: familia Permanyer 44%, familia Bultó-Marqués 30,9%, familia Guixà-Arderiu 13,6%, familia Milá 9,5% y otros un 2%.ver galeríaMontesa cumple 75 añosAño 1958, exteriores de las instalaciones de la calle Pamplona, 98.

Y en 1950, por fin, se trasladan a “Can Picó”, calle Pamplona 89 de Barcelona, para disfrutar de 1.500 m2 repartidos en tres plantas. Atrás quedan los escasos 100 m2 de la calle Córcega. Montesa es ya una marca capaz de producir motos en serie y en serio.

Proyección internacional

En la Feria de Muestras de Barcelona de 1951 presentan a la D-51 que incorpora una horquilla telescópica, frenos mejorados y el color rojo como símbolo de identidad. Ese mismo año acuden al TT de la Isla de Man –fue la primera marca española que participó en el TT- y J. Soler Bultó y JM. Llobet acaban quinto y sexto respectivamente.ver galeríaMontesa cumple 75 añosMontesa fue la primera marca española en participar en el TT de la Isla de Man; descargando las motos (junio de 1951)

En 1953 llega la Brio 90 con la importante incorporación de la distribución empleada en las motos de carreras, un avance técnico, basado en la patente del alemán Dr. Adolf Schnürle, que podía utilizarse libremente por tener la consideración de botín de guerra, qué cosas. De ahí que el carburador pasase a estar tras el cilindro –antes lateral- y que el pistón tuviera la cabeza plana –antes con deflector-.

La Brio 90 es más potente, más veloz (90 km/h de punta en la versión S) y presenta un diseño más refinado. La llevan al Salón de Ginebra. El stand de Montesa es uno de los más visitados y Permanyer vuelve orgulloso ante el reconocimiento general. Era la primera motocicleta española que se exponía en el extranjero.ver galeríaMontesa cumple 75 añosMontesa Brio 90 (1953) importante salto tecnológico con pistón de cabeza plana -sin deflector- y carburador detrás del cilindro -antes en el lateral-.

En 1954 llega la Brio 80 para ampliar la oferta con un modelo menos deportivo, más utilitario y de prestaciones más aprovechables.

Las mejoras en el diseño y las prestaciones no cesan y en 1955 implantan el velocímetro y el cuentakilómetros en el faro, un conmutador en el manillar y un sillín de dos plazas. También instalan un antirrobo; una idea que Permanyer se trajo de la feria de Ginebra y que desarrolló creando una empresa que a muchos os sonará: Clausor; compañía que, por cierto, acabó en manos de Valeo en 1988. Ese mismo año, en lo deportivo, Montesa brilla con luz propia al conseguir la victoria absoluta en la primera edición de las 24 horas de Montjuïc con su Brio 90 de 125 delante de las BMW y Triumph 500 de 4T. Un motor de 125 (51,5 x 60) que, con evolución Sprint, llegó a rendir 18 CV a 11.000 rpm rozando los 180 km/h en sexta…ver galeríaMontesa cumple 75 añosStand de Montesa en el Salón de Ginebra de 1953, con la Brio 90 (derecha) el primer modelo español expuesto en una feria internacional.

En 1956 llega la Brio 91, ya con cuatro marchas y suspensión trasera mejorada. Ese mismo año vuelven al TT de la Isla de Man en la misma categoría -Ultra Lightweight 125 cc- acabando 2º Marcelo Cama, 3º Francisco González y 4º Enrique Sirera. La actuación no pasa desapercibida entre la prensa inglesa lo que ayuda a consolidar la proyección internacional de Montesa. De hecho, ya exportaba motocicletas a todo el mundo (Europa, EEUU, Sudamérica).

Permanyer venía dándole vueltas a la idea de ampliar el catálogo. Ahí está el Fura, un prototipo que se expuso en el Salón de Ginebra de 1958. Un scooter con chasis auto portante, asientos ajustables, ruedas de 12’, dirección tipo Earles y un motor de Brio, que no llegó a la serie. Vespa estaba poniendo en jaque las ventas de Montesa.ver galeríaMontesa cumple 75 añosMontesa Brio 91 presentada en 1956 ya con transmisión de cuatro relaciones y suspensión trasera mejorada.

Desarrollar nuevos modelos requería de más recursos financieros y aquel momento no era, precisamente, el más propicio. Prueba de ello es que, poco después, el Gobierno aplicó el famoso Plan de Estabilización con la intención de frenar la inflación y el déficit público y, de paso, empezar a desmontar el sistema económico autárquico impuesto por el régimen militar. Congelaron los salarios, cayó el consumo y la inversión y se disparó el paro, lo que propició el fenómeno de la emigración. El coste fue elevadísimo, aunque el plan de los tecnócratas acabó funcionando al sentar las bases de lo que sería el posterior despegue económico del país.

Cisma en Montesa, Bultó se marcha y aparece Bultaco.ver galeríaMontesa cumple 75 añosMontesa Fura prototipo de scooter (1958) que no llegó a la serie.

El caso es que Permanyer, en 1958, decidió aplicar un fuerte control del gasto incluyendo la suspensión de las actividades del departamento de competición. Francisco Javier Bultó se opuso, alegando que esa era su principal motivación en Montesa. Permanyer y su entorno no cedieron y Bultó, con minoría en el capital, decidió abandonar la empresa.

Estos son los hechos. Ahora bien, las versiones, según si las cuentan los montesistas o los bultaquistas son como la noche y el día. Los montesistas dicen que Bultó encontró la excusa perfecta para marchar y desarrollar el proyecto que tenía en mente cuando todavía era directivo de Montesa. Los bultaquistas, que el conflicto fue provocado maliciosamente por el entorno de Permanyer por celos y deslealtades.

Desaparecida la inscripción “B&P” (Bultó y Permanyer) del logo de Montesa, el nuevo Consejo de Administración decide nombrar a Leopoldo Milá como responsable técnico. Todo un reto ya que había que recomponer un departamento que, tras el cisma, había quedado descabezado.ver galeríaMontesa cumple 75 añosPresentación de la Bultaco Tralla 101 en el Hotel Ritz de Barcelona en marzo de 1959 con parte de los "doce apóstoles" que marcharon de Montesa.

Y es que detrás de Bultó se fue la práctica totalidad del departamento de desarrollo, recibiendo por ello el apodo de “los doce apóstoles”. El 17 de mayo de 1958 nace Bultaco. Y Bultó y su gente, en apenas 10 meses tuvieron lista su primera moto: la Tralla 101 que presentaron en el hotel Ritz en marzo de 1959. Por ella pedían 28.400 ptas –la más cara del mercado-; en aquel momento el sueldo medio de un trabajador rondaba las 2.000 ptas. al mes.

Bultaco tardó muy poco en transformar su moto de calle en una versión de competición: la Tralla S. Con ella, el 18 de abril de 1959, acuden a la carrera –para motocicletas comerciales- organizada por el MC Cataluña con motivo del XV Gran Premio Internacional de Barcelona disputado en el trazado de Montjuïc a 15 vueltas. Se presentaron con una nutrida escuadra (John Grace, Enric Sirera, J.Soler Bultó, E. Werring, Ricardo Quintanilla, etc.). Venían a ganar para darle bombo y plantillo a su recién nacida Tralla. Montesa recogió el guante acudiendo con Juan Elizalde y su Brio 125 cc. Elizalde le echó un jarro de agua fría a Bultó ganando a J.Grace y su Bultaco, por una escasa décima de segundo, en uno de los duelos más tensos que se recuerdan. La rivalidad industrial, que ya estaba a flor de piel, se extendió así a lo deportivo y la familia motera quedó dividida en dos bandos irreconciliables.ver galeríaMontesa cumple 75 añosTey Elizalde con su Montesa 125 (36) ganando, por una escasa décima de segundo, a John Grace y su Bultaco (22) en Montjuïc.

Leopoldo Milá, ya como responsable técnico, toma una importantísima decisión: desechar la inédita plataforma “mono-bloc” (cárteres con cigüeñal y cambio juntos) que habían desarrollado en la época “B&P”, destinada a remplazar a la base motriz Brio, para empezar de cero. Decisión que, tres años más tarde, daría forma a la Impala.

Con todo, Montesa, como respuesta a la Tralla, lanza la última Brio, la “110”, con un nuevo chasis, suspensión trasera oscilante (basculante y dos amortiguadores), frenos mejorados (180 mm de diámetro por los 125 mm de antes) y que en versión “S” ofrecía 16 CV a 6.500 rpm... Ese año, Montesa, incluso llega a exportar motos a ¡Japón!ver galeríaMontesa cumple 75 añosA finales de los años cincuenta Montesa distribuye sus motos por todo el mundo.

En 1959, Montesa iniciaba una nueva y trascendental etapa. De ella hablaremos en la siguiente entrega de la historia de esta marca.

(Aquí puedes leer la 2ª parte de la historia de Montesa) 

Bibliografía:

Montesaweb/Hondapress/Javier del Arco Montjuïc 55 Años/Francisco Herrero Historia del M. en España/INE/Documental Operación Impala/