Harley-Davidson CVO Breakout

Harley-Davidson CVO Breakout

ver galeríaHarley-Davidson CVO BreakoutHarley-Davidson CVO Breakout

Encontrar el límite de la élite de las motos de serie no es tarea fácil. Primeramente deberemos escoger una categoría de moto y entonces ahí buscar cual podría ser nuestra moto de élite dentro de dicho género. En Harley-Davidson tienen muy claro que en su catálogo debe haber motos de este tipo, son las "Custom Vehicle Operations". Dentro de estas exquisitas motos hay una que quizás sea la más cercana a nuestra forma de entender el custom, la CVO FXSBSE Breakout.

Tomando como base el modelo Softail Breakout, los ingenieros de Harley-Davidson han puesto en producción un autentico músculo en movimiento. Su principal arma es la exclusividad llevada al extremo. Y como características destacadas, la Breakout CVO dispone del mejor motor de la saga Twin Cam, el 110B de 1.802 cc. Este propulsor únicamente lo montan las CVO, sus prestaciones evidentemente son superiores al del resto de Harley-Davidson. Pero no solamente en el motor encontramos las principales diferencias. Esta nueva Softail de producción limitada, combina el poder implacable del motor Twin Cam 110B con un nivel de detalle personalizado difícil de ver en una motocicleta de producción. Las motocicletas CVO de Harley-Davidson se personalizan con componentes exclusivos y sofisticados acabados de pintura, junto con un equipamiento de la serie que ellos denominan "Genuine Motor Accessories". El Programa de CVO se usa a menudo para introducir nuevos acabados y componentes personalizados que luego se ofrecen como accesorios individuales dentro del catálogo.

La Breakout CVO está equipada con una góndola de faro pequeño, depósito de aceite cromado de aluminio fundido, el chasis Softail que imita las líneas limpias de los viejos bastidores hardtail. Además dispone de control de crucero electrónico, Anti-lock Braking System (ABS), encendido sin llave, y sistema de seguridad inteligente como equipo estándar para esta CVO Breakout.
La espectacularidad de la Breakout CVO reside en el impresionante acabado de la pintura, el motor Twin Cam 110B, la gran superficie cromada y las imponentes llantas "Turbine" de 21 brazos, con medidas de 130/60B21 delante y 240/40R18 detrás. Una moto para disfrutarla aunque solamente sea con la vista.


PVP:
HARLEY-DAVIDSON CVO Breakout 32.500 €

"Metal Hurlant"

ver galeríaHarley-Davidson CVO BreakoutHarley-Davidson CVO Breakout

Este era el nombre de la cabecera de un memorable cómic de los setenta. Allí las historietas de ciencia ficción deslumbraban con su brillo, aunque no era precisamente del cromo, como le ocurrió a nuestra Harley-Davidson. "Métal Hurlant", llamado en España "Heavy Métal", de ahí viene todo, fue un cómic que tuvo una destacada influencia en el medio al promover un verdadero boom de la ciencia ficción y el surgimiento de otras iniciativas cooperativistas. Os preguntareis que pinta aquí lo de Metal Hurlant, pues muy sencillo. En primer lugar por la explosión de metal brillante que se vislumbra en esta exuberante moto, y lo segundo, por el alto componente de ciencia ficción que hay en ambos, en el cómic y en la Breakeout CVO.

Los que conocen bien la marca estadounidense sabrán que significan las siglas CVO, se trata de algo más que una Harley-Davidson. Estamos hablando de las "Custom Vehicle Operations". Estas tres solemnes iniciales incorporan una serie de atenuantes que las distinguen sobradamente del resto de motos de la marca. Su destino está claro, no es el cliente habitual. Quien adquiere una CVO sabe que está comprando exclusividad, originalidad y distinción. El motivo por el cual se fabrican estas tremendas motocicletas se encuentra cerca del mismo por el cual los fabricantes de vez en cuando ponen en producción alguno de sus "concept bikes". Con el único propósito de adquirir prestigio, a la vez que hacen una demostración de lo que son capaces de diseñar y concebir.

A los motoristas mortales, por decirlo de alguna manera, nos cuesta entender la existencia de estas motos tan exclusivas. Deberíamos mirar más allá y pensar que existe otro mundo ahí fuera, al cual difícilmente accederemos, a no ser que nos toque el euro millón.

Todas las marcas, al menos una vez en su vida incluyen en la cadena de montaje algún modelo que representa la vertiente más creativa o experimental de la casa. En el caso de Harley-Davidson, ya hace años que ofrece en su catalogo cuatro motos basadas en uno de los modelos que conforman cada familia. Dependiendo de la temporada estos modelos van variando, aunque no se renuevan cada año. La norma es introducir un modelo nuevo de CVO al año, manteniendo los otros tres modelos anteriores en el catálogo. La CVO que tenemos ante nosotros es el nuevo modelo incorporado para este 2013 a esta lujuriosa familia de exclusivas y casi únicas motocicletas.

Esta nueva producción limitada del modelo Softail de Harley-Davidson combina el poderoso e implacable motor Twin Cam 110B. El nivel de detalle de esta personalización es difícil, por no decir imposible, de ver en una motocicleta de producción en serie.

Todos sabemos que la Motor Company celebrará este año 2013 su 110 aniversario. Pero ¿sabías que las CVO se han mantenido en producción con accesorios exclusivos y en series limitadas durante 15 años? Mientras que algunos modelos, como por ejemplo la Electra Glide espera que reciba la varita mágica perennemente, la división CVO continua sorprendiendo con algo nuevo cada año, como esta Softtail CVO Breakout. Dentro de la tradición de Softail, podríamos decir que esta Breakout representa el más allá de esta gama, emulando a los viejos "hardtail" de la época.

"Sex-appeal"

ver galeríaHarley-Davidson CVO BreakoutHarley-Davidson CVO Breakout

Existe un tópico basado en que con una moto se puede ligar, ya sea una mujer o un hombre quien la conduzca. Pero claro, la moto en si tiene mucho que ver. No sirve cualquier moto para que este hecho se de. De hecho, valga la redundancia, no es fácil que suceda. Quizás en tiempos pasados por el simple hecho de tener una moto grande, a la salida del instituto, las chicas te miraban de otra forma. Y con un poco de suerte una de las guapas de la clase te pedía que le dieses una vuelta. Lo cual no era sinónimo de nada. Por cierto, aquella moto que parecía grande, posiblemente no pasaba de los 350cc.

Ya ha llovido lo suficiente como para que la moto grande aumente de cilindrada, hasta las 110 pulgadas cubicas, diría yo. Aquella chica guapa del instituto, posiblemente hoy me volvería a pedir otra vuelta si me viese con la CVO Breakout de color "crimson red sunglo/scarlet lace with hammered sterling grahics". El nombre de la pintura evidentemente no se lo diría, más que nada porque es imposible que me acuerde.

No hay quien se resista a admirarla y observarla cual obra de arte. Incluso mientras aparcaba en la acera delante de casa, unas "abuelitas" se pararon a decirme que bonita era la moto y a decir cuánto les gustaba. Ya ves, cuanta expectación despierta esta especialísima Breakout.

Es difícil decir que parte de la moto es la más espectacular. La conjunción de granates en diferentes superficies de esta Softail de súper lujo, la hacen realmente exquisita. Comparándola con los otros dos colores del catálogo, este es para mí el más elegante y vistoso. En este caso empezaremos a verla de abajo arriba, más que nada por sus espectaculares llantas. Denominadas "Turbine", se estrenan en una Harley Davidson por primera vez. Sus veintiún brazos cromados "Mirror Chrome" representan el máximo en llantas de fundición. Vale la pena mirárselas con detenimiento porque son toda una obra de ingeniería. El cromo se extiende por una buena parte de la moto, la horquilla, el faro, los escapes, todo el conjunto motor, deposito de aceite, cubre correa, conmutadores, espadas, consola depósito, estriberas hasta mandos de pies y alguna "piececilla" más.

En este modelo el chasis se ha pintado del mismo color predominante, el escarlata. Lo cual le da un toque especial. El asiento es una obra de arte en sí mismo. Las costuras, el material utilizado en cuero marrón y las formas que conforman su patrón acompañan perfectamente al resto de la moto. El otro gran atractivo de la carrocería, reside en el acabado del depósito. Es ya tradición que la pintura de las CVO sea uno de sus puntos de distinción. La cantidad de capas, pulidos y gráficos puede llegar incluso a desorientarnos. La base de trabajo de la pintura de la Breakout reside en el pulido a mano. A parte existe la posibilidad de la pintura opcional denominada "Hard Candy Custom". La idea es imitar el estilo de los setenta. Un tipo de pintura basado en una serie de capas de escamas aplicadas en depósito y guardabarros. Luego una capa de barniz permite aplicar los gráficos encima, para después cubrirlo todo con varias capas de otro barniz transparente con el propósito de conseguir el máximo brillo.
Los guardabarros incorporan también este acabado, pero tengo que decir que sus pepitas de oro brillante parecen el resultado de un proyecto elemental de una escuela de arte. El guardabarros trasero es estrecho y recortado, queda bastante pegado a la rueda, soportado por dos espadas cromadas de sugestivo diseño y fabricadas en aluminio forjado de una sola pieza cada una. Así que para "customizarla" habrá que serrarlas directamente.

Aun no hemos hablado de las dimensiones de las ruedas. Estas no iban a ser discretas en una moto así. Un enorme balón trasero de los que se pueden homologar, con medidas 240/40 R 18 y delante un 130/60B 21. Todo ello conjugado con una geometría de horquilla muy radical en cuanto a lanzamiento, es de 37º, que da como resultado una dinámica físicamente cuestionable.
Uno de los detalles más bonitos de la Breakout CVO se encuentra justo delante del conductor. De la tira de consola de perfil bajo cromada, nacen dos salidas cromadas en forma de codo. Guían dos manguitos de acero trenzado que resiguen la línea de la consola, con la mera función de ventilar el tanque de combustible de 18.9 litros. Desaparecen por el borde de este al estilo "infinity-pool". Por encima de estos tubitos tipo "Metal Hurlant", vemos el pequeño reloj combinado analógico/digital con los chivatos LED incorporados en la tija de sujeción del manillar. Un detalle curioso, elegante y minimalista, que no pretende ser protagonista de nada. El manillar es ancho pero cómodo, ofreciendo una posición neutral. El cableado se ha hecho internamente para que la limpieza visual sea preferente. En los extremos tenemos los nuevos conmutadores cromados de la colección "Slipstream", que también incluye puños, palanca de cambio y pedal de freno. Los escapes, como no podía ser de otra manera, también están acabados en el reluciente cromo. Al motor le haremos una mención especial, que se lo merece.

Con 110 pulgadas cúbicas

ver galeríaHarley-Davidson CVO BreakoutHarley-Davidson CVO Breakout

Antes fueron los "Flathead", "Knucklehead", "Panhead", "Shovelhead", "Evolution" y el "Twin Cam 88". Todos ellos muy buenos motores, pero la evolución también va con la Motor Company. Si algo caracteriza a las CVO y al mismo tiempo es su denominador común principal, es el motor. Se trata del Twin Cam 110B con 1.803cc de cubicaje, montado y bien compensado en el bastidor rígido, con un peso de unos 50 kg. Este motor se monta únicamente en estas motos. El resto utilizan otros motores de menor cilindrada y en consecuencia prestaciones. El 110B ofrece un par motor interesante sin mermar versatilidad, 15,3 kgm a 3.250 rpm. Está equipado con inyección electrónica secuencial (ESPFI) y control electrónico del acelerador (ETC). Se le ha acoplado una caja de transmisión Cruise Drive de 6 velocidades. La firma Screamin Eagle está presente en el motor, no hay duda de su origen. Estas dos palabras mágicas para los harlystas, significan algo más que exclusividad. El motor Twin Cam 110 es toda una declaración de lo que le satisface al público de la marca americana.

La respiración asistida del big twin es bien visible por el lado izquierdo de la moto. Un fornido codo cromado con un filtro cónico de inspiración automovilística asoma con evidentes pretensiones de comer polvo. El flujo masivo de aire ayudará a estimular el rendimiento del Twin Cam 110B.

La caja de cambios de seis velocidades, permite cambios suaves y silenciosos, a la vez que reduce la velocidad del motor en la carrera, obteniendo un mejor ajuste entre las revoluciones del motor y la velocidad de los pistones.
Por lo que se refiere al conjunto de embrague, este es de accionamiento hidráulico, una gran ventaja ya que disminuye el esfuerzo hasta en un 17 por ciento. Al tacto aparenta un presunto "deslizamiento" que nos ayudará a disminuir la carga en la conducción.

Más allá de las terrazas

ver galeríaHarley-Davidson CVO BreakoutHarley-Davidson CVO Breakout

Arrancar la Breakout CVO es muy fácil ya que no dispone de llave de contacto, con simplemente llevar encima el llavero con el mando inteligente que acciona la electrónica y la alarma es suficiente. El balbuceo del súper twin se manifiesta al instante de accionar el "star". Una vez subido encima te percatas de que estás muy cerca del suelo. Es lo que se busca en estas motos. El chasis Softail permite bajar el asiento hasta límites insospechados para un mortal biker. Los pies quedan bastante alejados y muy, pero que muy cerca del suelo. De hecho, ya en la primera rotonda que me puse a negociar, no me quedó más remedio que levantar el pie izquierdo, porque todas son de izquierdas al menos de momento, para no arrastrar el talón por el suelo. Salvado este obstáculo, la circulación por la urbe es distraída, el sonido que emite el Twin Cam 110B te abre paso entre los automuebles.

En una ocasión me contaron que los bikers americanos vacilaban de qué salvaban vidas con sus Harleys. La historia es que, como todos sabéis, en Estados Unidos la velocidad máxima está bastante limitada. Varía según los estados, dentro de un abanico que va de las 60 a las 85 millas por hora. Teniendo en cuenta que una milla equivale a 1,6093 km, hacer cuentas. Esto lo decía por qué estos bikers barbudos norteamericanos, al pasar junto a un coche mientras lo adelantan, resulta que despiertan a su conductor con el retumbar de sus Harleys y de esta manera lo despiertan. A este conductor de automóvil le habrán salvado la vida. Una buena manera de justificar el exceso de decibelios de algunas motos. Yo no creo que le llegase a salvar la vida a nadie, pero el sonido que emiten los escapes de Breakout CVO es realmente bonito. Quizás sea este uno de los mejores argumentos de venta de estas motos.

Será por eso que la mayoría de compradores de una de estas motos americanas ya sale del concesionario con un albarán de pedido de un escape nuevo más abierto. Los desplazamientos con una moto así, difícilmente tendrán un propósito funcional, por decirlo de alguna manera. Seguramente nuestro destino será puramente lúdico, como por ejemplo la terraza de un bar, una "concentra", un almuerzo con los amigotes en un pueblo que no esté a más de 50 km o incluso un viaje por autopista, ¿por qué no?

El caso es que nosotros, bueno yo, me metí por una carretera de curvas a ver qué pasaba. De entrada, está claro que no es una moto para hacer muchas curvas que digamos, y menos si estas son de las ratoneras. Los reposapiés toman contacto con el asfalto en cada curva, casi sin querer. Y si la curva es de las grandes y largas, la moto te levanta sin piedad, como queriendo ir recto. Esto lo achacaría al 240 trasero, aunque hay otras motos en el mercado que montan la misma medida de rueda y van que se matan por las curvas. Pero es que la Breakout CVO tiene otro handicap en este sentido, el extremo lanzamiento de su horquilla. Lo ideal para esta moto es escoger bien la ruta antes de salir de casa y no enredarse en carreteritas secundarias, donde el paso de curva hay que hacerlo muy lento, si no queremos comernos la punta de las estriberas.

Para parar los 328,5 kg en orden de marcha de la Breakout CVO disponemos solamente dos discos de 292mm de diámetro con pinza Brembo de 4 pistones y ABS. Y digo solamente, porque este equipo de freno es insuficiente para frenar con dignidad esta moto. Las prestaciones del motor te permiten adquirir velocidades más que interesantes en pocas decenas de metros. Ya sé que otro disco en la rueda delantera desmerecería la preciosa llanta cromada Turbine, pero para eso están los discos de mayor diámetro y las pinzas de 6 pistones. Porque el ABS no puede cumplir con su cometido si no le acompañan unos buenos discos y pinzas.

El Twin Cam de 110 pulgadas que montan las CVO es para mí lo mejor de estas motos. Su percutido andar, el par motor y porque no, las vibraciones, engancha. La respuesta a cualquier régimen es muy buena, al igual que la forma en que entrega todo su par. Parte de culpa de este comportamiento motor se debe a un nombre, "Screaming Eagle". Sin embargo, la caja de cambios la noté un poco imprecisa en algún cambio.


Los controles manuales en esta Harley-Davidson son muy intuitivos. Las señales de giro se auto cancelan y según la velocidad y el ángulo de inclinación, saben cuándo deben desconectarse. Así nos podemos olvidar tranquilamente de apagar la intermitencia y a disfrutar de la carrera. Es más, si accionamos el "cruise control" en autovía o autopista la sensación de libertad adquiere una relevancia aun más interesante.

Coronando el firmamento

ver galeríaHarley-Davidson CVO BreakoutHarley-Davidson CVO Breakout

Apoltronado en el asiento de piel de la Breakout CVO, pienso en como una moto puede llegar a seducirte con elementos que instalados en otras motos seguramente no les habría hecho ningún caso. Las CVO hay que entenderlas, saber situarlas en el contexto que se merecen. Está claro que no están pensadas ni para ti ni para mí, pero alguien habrá por ahí que esté dispuesto a comprarse una. A compartir sus millas o kilómetros con ella, a ver el mundo desde ese punto de vista que tanto nos gustaría a muchos.

La producción Softail Breakout Softail Breakout CVO para este 2013 está será de unas 1.900 unidades. Con un precio de 32.500 €, es la más barata, o mejor dicho menos cara, de las CVO y seguro que la más sexi de todas las Harley Davidson.
La Harley-Davidson CVO Softail Breakout representa algo más que una custom. Más que una Harley Davidson. Representa una forma de entender la moto, de ir en moto, que va más allá.