Harley Davidson Fat Boy: Más que musculo

Harley Davidson Fat Boy: Una bestia súper musculosa

Víctor Maciel

3 votos

Aun no ha llegado el 2018 y en Motos.net ya hemos probado seis de los nueve modelos que componen la gama Softail del año que viene. A falta de poder probar los otros tres, podríamos afirmar sin miedo a equivocarnos, que la Fat Boy es el modelo más impresionante de la gama, al menos si nos referimos a lo estrictamente visual.
No deja de ser la misma sensación que casi todos los probadores tuvimos al verla en persona por primera vez, cuando la marca de Milwaukee hizo la presentación internacional de la nueva gama, donde la Fat Boy estuvo presente, pero no incluida entre los cuatro modelos que los probadores de todo el mundo pudimos utilizar para enterarnos de las novedades que proporciona este nuevo chasis, unido a un motor de (en este caso) 114 pulgadas cúbicas (o 1.868 cc) que también es una novedad para la gama.ver galeríaHarley Davidson Fat Boy: Más que musculoFotos: Arnau PuigGran parte de ese magnetismo visual se debe en parte a un nuevo cabezón cromado muy llamativo, que unido al nuevo faro LED, renuevan por sí solos la apariencia de una moto, que estéticamente había permanecido prácticamente inalterada desde su lanzamiento en 1990.
No sabría decir que es más llamativo, si el hecho de que esta nueva Fat Boy sea una versión mejorada, elegantemente re-estilizada y súper musculada de aquella primera Fat Boy que la inmensa mayoría de los que hoy peinamos canas conocimos cuando el 1991 se estrenó Terminator 2, o que esa moto haya permanecido prácticamente indistinguible de los modelos que le sucedieron nada más y nada menos que 27 años. Es cierto que el ancho de sus neumáticos ha ido creciendo con el tiempo, pero incluso en ese aspecto, el salto más brutal ha sido el que se ha dado de cara al año que viene.

Neumáticos
Un neumático trasero de 240 pasa muy pocas veces desapercibido... y este caso no sería la excepción de no ser porque hasta el inmenso "donut" trasero pierde un poco de protagonismo al lado del brutal neumático delantero. Nada menos que un 160 montado en una llanta maciza de aluminio mecanizado encabeza el tren delantero más bestia que haya salido alguna vez de la factoría de Harley Davidson y prácticamente de cualquier otra. Después de todo 160 mm. es lo que montaban muchas motos deportivas de cilindrada media detrás hasta hace no mucho y más de lo que la mismísima Fat Boy montaba detrás cuando Schwarzenegger la utilizó para escapar con ella del T-1000 y salvar al hijo de Sarah Connor (si no os enteráis de nada de lo que hablo, es porque: o sois bastante más jóvenes que yo o no visteis la película...)

ver galeríaHarley Davidson Fat Boy: Más que musculoEl gran impacto visual que proporcionan estos gigantescos neumáticos... da a la Fat Boy una apariencia realmente única. Tanto que en Motos.net, aprovechando que somos de los primeros medios en disponer de una unidad de prueba de este modelo, nos pusimos a pensar con que moto de la competencia podríamos hacer un comparativo y la conclusión fue que: absolutamente nada se parece. Entre las grandes marcas, nadie hace ahora mismo una moto tan bestia. Si acaso Suzuki con la Intruder 1800 o Triumph con la Rocket se acercan un poco, pero ninguna es estrictamente novedad y nadie se ha centrado tanto en impactar visualmente como lo ha hecho Harley Davidson. Por eso podríamos decir que la lucha por conseguir la moto custom más bestia del mercado no es que tenga un ganador... sino que en realidad tiene un único aspirante.
Si quieres impresionar a todos con una moto custom súper musculada, ahora mismo: no se fabrica nada mejor, pero esta imagen ganada a costa de haber sobredimensionado los neumáticos por encima de lo que la competencia se ha atrevido a hacer tiene sus consecuencias.

Comportamiento

La Fat Boy del 2018 tiene una ligera tendencia a “seguir en línea recta”, tanto en frenadas como en aceleraciones. Mucho ha mejorado el chasis del 2018 con respecto a sus predecesores... y de eso les hablaré luego, pero ningún chasis, por bueno que sea, puede oponerse a las leyes de la física y el de Harley no es la excepción.
A los que nunca habéis sentido esta tendencia a “continuar en línea recta”, no será fácil explicarles esa sensación, que por otra parte, yo ya había experimentado antes en motos con un neumático trasero igual de gordo, pero nunca de forma tan marcada como el 160 delantero me lo hizo apreciar. Si queréis imaginar lo que se siente, pensad que os disponéis a una tarea tan sencilla como levantaros y sentaros en una silla y que cada vez que realizáis este gesto, alguien os da un ligero golpecillo en el hombro. Ese ligero toque no impide posicionarse como uno lo desea... pero exige un extra de atención. Figuraos por un momento que ejecutáis la tarea que os he encomendado con un café en la mano. Entonces ese toquecillo insignificante, ya no es tan inofensivo. Lo mismo pasa cuando circulas con esta moto.
ver galeríaHarley Davidson Fat Boy: Más que musculoNo debería pasar, pero son muchas las veces que uno rueda por una carretera de curvas sin pensar, sin estar demasiado concentrado. A mi me suele pasar cuando voy despacio, porque es cuando ruedo más relajado. En condiciones normales, cualquier imprevisto por mínimo que sea, me devuelve a estar nuevamente concentrado... y es entonces, cuando este toque leve se hace más molesto, porque me roba una milésima de segundo de atención y sobre todo y esto es importante, porque se repite siempre.
Imaginaros finalmente que ese ligero e imperceptible toque que os dan, no os lo dan puntual y experimentalmente, o solo cuando realizáis la tarea con prisa... sino que os lo dan todas y cada una de las veces que os levantáis y os sentáis en una silla. Esta sensación, aplicada a una moto, solo puede asumirse de dos formas bien distintas: o bien os acostumbráis y ya no lo percibís o acabáis hasta las narices de ese singular comportamiento.
En una semana... no fui capaz de adivinar mi reacción de poder permanecer mucho más tiempo con la moto. No llegué a acostumbrarme, pero lo cierto es que tampoco llegué a hartarme. Después de todo, escogí la Arrabassada, mítica carretera que en el pasado barcelonés fue subida cronometrada de rallies, como ruta para devolverla a las instalaciones que Harley posee en San Cugat. Puedo aseguraros que esta famosa carretera de curvas no habría sido la escogida si este apenas perceptible comportamiento fuera algo realmente peligroso o molesto... la moto es “conducible” y puede disfrutarse en una carretera de curvas, sobre todo si quien la coge es consciente de sus limitaciones.

Chasis y suspensiones

Parte del milagro de que Softail con unos neumáticos como estos pueda conducirse con normalidad, la tiene el nuevo chasis que, según los ingenieros de Harley, es hasta un 34 por ciento más rígido. Más allá de las cifras, os puedo asegurar como conocedor de la anterior generación Softail con motor Twin Cam, esta es mucho más estable que sus  predecesoras. Puede que solo sean especulaciones mías, pero estoy bastante seguro de que han puesto un 160 delantero en la Softail del 2018 y no antes, es porque este chasis puede permitírselo: el anterior se habría retorcido en la primer curva y contracurva.

El nuevo basculante, mucho más sólido y bastante más similar a uno convencional de lo que lo era el antiguo, es en gran parte responsable de que una moto con unos neumáticos tan extremos funcione bien. El mono-amortiguador trasero, fácilmente regulable, es mucho más efectivo que los antiguos amortiguadores que, escondidos bajo la caja de cambios, trabajaban por tracción en las Softail anteriores.
ver galeríaHarley Davidson Fat Boy: Más que musculoLa suspensión delantera, confiada a una horquilla Showa de doble válvula y alto rendimiento, aun careciendo de cualquier tipo de regulación, también ha mejorado bastante con respecto al comportamiento de las Softail's predecesoras. En el caso puntual de la Fat Boy y debido quizás a un perfil más bajo de lo habitual en una moto de este porte, se antoja un poco más dura de lo habitual a la hora de transmitir las irregularidades del terreno al grueso manillar de una pulgada, que es lo suficientemente rígido como para controlar un tren delantero tan sobredimensionado o transmitir cualquier tipo de imperfección que no haya podido ser absorbida por la horquilla; directamente a las manos del "rider".
Después de cruzar el reasfaltado Parque Natural del Garraf, las muñecas y los antebrazos me dolían un poco, tan cierto como que, dispuesto a sacarle los colores a la nueva Fat Boy, dejé al grupo de colegas con el que habitualmente salgo a “pasear” en nuestras customs muy atrás.

El motor
ver galeríaHarley Davidson Fat Boy: Más que musculo
Entre mis colegas no hay ningún “Randy Mamola”, pero tampoco son tortugas. Gran parte del mérito de haberlos dejado muy atrás, lo tiene el Milwaukee-Eight 114 de 1.868 centímetros cúbicos y 16,0 Kgm de par motor máximo.
Harley como siempre no declara caballos. Pero cualquiera que vaya a diario en un Big Twin de la generación anterior, al mirar las cifras no nos hace falta para saber que este motor dejaría en ridículo a nuestro “pequeño” Twin Cam de “solo” 1584 cc.
A 120 km/h en cuarta velocidad el motor gira tranquilo y relajado. Rodando a ese ritmo puede empujar brutalmente sin necesidad de bajar una marcha y superar sobradamente el límite de velocidad instantáneamente.  Engranar las dos marchas más que aporta su caja de cambios, entiendo que se destinan al ahorro de combustible en viajes largos y no a alcanzar velocidades que ni el mismísimo Schwarzenegger podría resistir.

Consumo
Con el depósito de 18,9 litros casi completamente vacío, según el indicador, me entraron en el mismo unos escasos 16 litros. No sabría deciros porque, pero nunca o casi nunca entra lo que las marcas dicen que tiene que entrar. Según el ordenador de a bordo, de fácil lectura e intuitivo funcionamiento, debería bastar para hacer 340 kilómetros. Un cálculo algo optimista según el mio, ya que a ritmo tranquilo el consumo real quedó justo por debajo de los 6 litros a los 100 km, que por otro lado, no está nada mal para un motor de estas características.
ver galeríaHarley Davidson Fat Boy: Más que musculoAun habiendo comprobado que el consumo de gasolina era bajo, preferí quedarme con las ganas de saber cual era la velocidad máxima que el motor ME 114 permite alcanzar. En parte porque mi contribución anual a las arcas del estado, en concepto de multa de velocidad, ya está hecha y en otro tanto, porque la postura natural no invita para nada a correr.

Ergonomía
La espalda queda recta, los pies posicionados cómodamente hacia delante, sobre todo si eres alto, mientras que los puños un poco más cerca del cuerpo de lo que una persona de mi estatura necesitaría para rodar más rápido de lo estrictamente legal, sin que los brazos se cansen un poco de sostener el pecho contra el viento.
Independientemente de la velocidad a la que nos desplacemos, el pasajero no irá muy cómodo. En parte porque el asiento no está pensado para priorizar el confort y sobre todo, porque el tremendo par de la Fat Boy puede sentar de culo en el asfalto a cualquiera que no tenga la suficiente confianza como para abrazarse al conductor, sobre todo, si este acelera sin importarle el consumo, las multas o los insultos que lleguen desde el asiento trasero.
ver galeríaHarley Davidson Fat Boy: Más que musculoPara rodar a velocidades legales, la moto es perfectamente cómoda para el propietario, independientemente del largo de los brazos, siendo la posición de los espejos el único punto mínimamente criticable. No es que no se vea bien para atrás, que eso no sería tan raro como en motos.net nos gustaría, ni sería lógico que pasara, dado que en una moto de 23.600 € en su versión más básica, no puede permitir defectos como ese.
Los espejos súper bajos permiten una visión perfecta, pero los mismo espejos que en otras Softail e incluso en Sportster's permiten una libertad total de movimientos, en la Fat Boy con un manillar que visto de frente queda prácticamente perpendicular al suelo, quedan tan bajos que no es posible hacer V's sin tocarlos...
Sensaciones
No es que no poder hacer cómodamente V's sea un pecado mortal, pero está claro que si para algo sirve la Fat Boy es para impresionar a otros moteros... después de todo, ellos van en moto y uno se siente a mandos de esta brutal Harley, como si estuviera conduciendo un maldito tren.
Impone por presencia, potencia y sonido

Cierto es que el Milwaukee-Eight 114, implementado en 2017 como novedad en la gama Touring y el año entrante para toda la línea Softail, ha recibido más críticas que alabanzas por su sonido y lo mitigadas que han quedado sus vibraciones... sobre todo de los puristas de la marca. No tengo nada en contra de los puristas, pero si tengo un mensaje claro para todos ellos: ¿Qué queréis? ¿Qué esperabais? Estamos casi en el 2018 señores. La época dorada de los motores impulsados por gasolina está llegando a su fin.
Cuando Harley se propuso o mejor dicho, cuando a Harley se le impuso que los nuevos motores pasaran las restrictivas normas medio ambientales de la Euro 4, muchos esperábamos que los Big Twins sin más desaparecieran, se extinguieran como en su día se extinguieron las motos con horquilla Springer ante la imposición del ABS.
Algún día, cuando los motores de combustión interna hayan desaparecido, recordaremos a este 114 pulgadas cúbicas como el canto del cisne de los bicilíndricos en V.
ver galeríaHarley Davidson Fat Boy: Más que musculoAlgunos todavía esperan que una Harley haga más ruido, o tenga el ralentí más bajo de lo que lo hace este motor. Estoy seguro de que la industria auxiliar, no tardará en dar respuesta a estas “necesidades”, aunque mucho me temo que las necesidades del mundo son otras, y antes o después, hasta el más purista, tendrá que anteponer lo que sienten sus pulmones a lo que escuchan sus oídos.
Como opinión particular, si algo tengo para criticar de este escape, no es su sonido... sino la facilidad con la que el mismo roza contra el asfalto, al igual que las plataformas delanteras. Pero lo digo siendo perfectamente consciente de que soy yo el que está corriendo con una moto... que ha sido diseñada para ser admirada, para pasear lentamente por un bulevar mientras podamos. Mientas que las normas medioambientales y los Terminator's que traerán el juicio final nos lo permitan.

3 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...