Entrevista Xavi Forés: mérito propio

Jose María Marfil

6 votos

Entrevista a Xavi Forésver galeríaEntrevista Xavi Forés: mérito propioFoto: Félix Romero

Nos fuimos hasta Andorra para conocer el día a día de Xavi cuando no está en las carreras. Quedamos a primera hora de la mañana en el circuito de Pas de la Casa. Un trazado situado a 2.400 metros sobre el nivel del mar donde Xavi refuerza su físico y se entrena haciendo Super Motard. Por allí estaba Xavier Simeon haciendo running y Scott Redding enfundándose el mono con la intención de seguir a Xaus derrapando. Difícil tarea. Rubén sigue dando miedo. Aunque Forés tampoco se queda atrás…

Tras finalizar el entreno, nos sentamos alrededor de una mesa para hablar de su temporada en el Team Barni, de su moto, de sus rivales y de sus complicados inicios, una etapa marcada por los intereses de terceros -confirmando aquello de que la buena fe casi siempre se equivoca-. No te pierdas la entrevista. Merece la pena.

¿Qué valoración haces de la temporada? Estás contento.

No ha sido mala. Hemos tenido algunos altibajos. Empecé rompiéndome un dedo y perdí las carreras de Australia y Tailandia. En Aragón todavía no estaba recuperado. Salí noveno, aunque tras unos cambios en el warm-up, cogí confianza e hice dos cuartos. En Assen me fue bien teniendo en cuenta que en la primera manga arranqué desde el pit-lane y en la segunda, tuvimos el lío de la pista mojada y los neumáticos. En las siguientes tres carreras sufrí mucho. Fundamentalmente por las suspensiones. Me puse serio y cambiamos a Öhlins. A partir de ese momento todo empezó a funcionarAl final me puse serio y cambiamos a Öhlins. A partir de ese momento todo ha empezado a funcionar y están llegando los resultados. En Misano, aunque la moto se rompió yendo quinto, hice primera fila y en la segunda manga repetí el cuarto puesto. En Laguna Seca, donde no había estado en mi vida, hice quinto en parrilla finalizando séptimo y otra vez cuarto y en Alemania ha llegado mi primer podio. Para mí, la temporada 2016 empezó en Misano con las nuevas suspensiones. Lo importante era acabar bien el mundial y darle alas al campeonato.ver galeríaEntrevista Xavi Forés: mérito propio

¿Cuál era tu objetivo para esta temporada?

Acabar entre los ocho primeros e intentar conseguir algún podio más. Sobre todo en seco. Vamos a luchar por él (N.d.r.: al final quedó 9º en la general).

¿Te ha sonado el teléfono después de los buenos resultados?

No mucho. Me ven muy involucrado con Ducati. Además, Ducati no se está portando nada mal conmigo. No voy a cambiar de marca. Me siento a gusto. Quiero seguir con ellos, en fábrica, en un sitio que tenga proyección. Aunque he tenido una oferta de Aprilia. Pero lo típico: No te pagamos. Vienes gratis y te buscas la vida. Evidentemente les dije que no. Si un mecánico cobra por ir a trabajar yo igual. Tengo la suerte de que mi pasión es mi profesión. Además, tenemos muchos gastos: licencias, motos de entrenamiento, horas que debes dedicar al físico, el esfuerzo, etc. Todo imprescindible para ser competitivo. Ahora no tengo salario. El año pasado tuve que venderlo todo para poder invertir en mí mismo y tratar de consolidarme en el mundial de SBK. No me está saliendo mal y espero recoger los frutos. Tampoco pido la luna. Solo ser remunerado decentemente. El día que considere que esto no es un trabajo lo dejaré y me iré con mi padre, a su empresa de transporte. Así podré estar en casa, cerca de los míos y sin el riesgo que supone ir a 300 por hora.

¿Es posible verte en el equipo oficial?

Complicado. En fábrica, por cuestiones de marketing, quieren a un italiano. Va a llegar Melandri y será por dos años. Aunque disponer de un salario de fábrica facilitaría mucho las cosas al Team Barni. En este equipo estoy muy bien. Es un equipo familiar a la vez que profesional y las motos son competitivas. No me puedo quejar de nada. Al contrario. Pero el equipo apenas tiene patrocinadores y está invirtiendo mucho dinero a la espera de que aparezca el gran sponsor. Está costando, pero llegará.ver galeríaEntrevista Xavi Forés: mérito propioFoto: Félix Romero

El año pasado te subiste en una Ducati oficial sustituyendo a Giuliano. ¿Qué diferencias hay entre tu equipo y el oficial?

En cuanto a material apenas nada. Es similar por no decir que igual. La diferencia fundamental está en que ellos tienen más personal, más técnicos y un equipo de pruebas que siempre está evolucionando la moto. Y eso es lo que nos hace estar un pasito por detrás. En cualquier caso las motos son muy similares y eso es lo importante.

¿Cuánto cuesta financiar un equipo de SBK?

Correr un mundial bien, como el nuestro, sale por unos 850.000 euros con las motos. El Correr un mundial bien sale por unos 850.000 eurosoficial debe estar sobre 1.300.000 euros por temporada con motos y recambio. Barni está intentando que haya un segundo piloto que debería aportar un sponsor. Pero la filosofía es hacer una moto bien hecha para poder estar en el podio y acabar entre los cinco primeros.

¿Qué es lo que más te gusta de tu Ducati?

La Ducati permite frenar muy tarde, en parte, gracias al freno motor del bicilíndrico, que es un poco más agresivo que en los cuatro cilindros. El paso por curva está empezando a funcionar muy bien. Además, es una moto que no pesa mucho y eso es importante.

ver galeríaEntrevista Xavi Forés: mérito propioFoto: Félix Romero¿Y en qué crees que debería mejorar?

Falta un poco de velocidad punta. También nos falta aceleración por debajo de 8.000 rpm. Sufrimos en los circuitos “on/off”, de grandes frenadas y bruscas aceleraciones, como Donington. Se está trabajando en ello. Del año pasado a este se han mejorado muchos aspectos, sobre todo el de la refrigeración. Ahora sufrimos menos en los circuitos más calurosos como Tailandia y Malasia.

Viendo de cerca la Kawasaki, ¿en qué puntos crees que tiene ventaja sobre vuestra Ducati?

Ellos tienen una moto bastante completa. Funciona muy bien. Acelera muchísimo. Tiene velocidad punta y, sobre todo, gira muchísimo. Eso les permite hacer un paso por curva muy rápido. Si te fijas, verás que Jonathan Rea, a veces, ni siquiera pisa los pianos al salir de las curvas. Eso es porque tienen mucho margen de maniobra. Cuando empiezan a apretar fuerte, a aprovechar toda la pista, es cuando marcan la diferencia, nos vamos quedando atrás y empiezan a llevarnos con la soga al cuello.

Recientemente nos ayudaste con un comparativo de motos de SBK que publicaremos la semana que viene. Te subiste en la Panigale de serie. Cuán lejos están estas motos de las que lleváis.

Son motos con las que se puede ir muy rápido, pero no tienen nada que ver con las nuestras. Toda la parte delantera, horquilla, tija y frenos son diferentes. También el subchasis trasero y el basculante. Lo único que se mantiene es el chasis al que se acoplan las tijas. En nuestra moto vamos sentados sobre el depósito de gasolina, que es mucho más grande. La tapa del falso depósito delantero sirve para cubrir toda la electrónica.ver galeríaEntrevista Xavi Forés: mérito propio

En el GP de Misano probaste la MotoGP. ¿Qué es lo que más te ha sorprendido de la Desmosedici? 

El motor. Hay mucha más potencia y con el cambio seamless, la moto es un avión. Cambias de marcha y en vez de bajar parece que suba de revoluciones. Eso es lo que más me ha sorprendido. En cuanto a la electrónica, ahora mismo, SBK está por delante de MotoGP. Ellos llevan la conocida centralita electrónica única y nosotros la electrónica de fábrica que llevaban en MotoGP el año pasado. En eso estamos un pasito por delante. Luego está el tema de los frenos de carbono. Eso lo noté muchísimo. Nunca antes los había usado. Frenan totalmente diferente a los convencionales. Me costó adaptarme. Son motos que requieren tiempo y kilómetros.

Vamos a hablar de pilotos ¿Cómo ves a Davies?

Davies es el que frena más fuerte de toda la parrilla de SBK. Incluso te diría que de MotoGP. Cuando comparamos las telemetrías y veo lo tarde que frena… no hay color. Hace que la moto cargue todo el peso delante y eso le permite girar “muy estrecho”, en el Davies es el que frena más fuerte de todos. Incluso te diría que de MotoGPcentro de la curva. Ese es uno de sus puntos más fuertes. Después está su capacidad de trabajo. Nunca tira la toalla. Ha tenido caídas, pero por superar los límites, por luchar para ganar. Creo que a día de hoy es el piloto más completo de la categoría.

¿Y a Giugliano?

Davide Giugliano tiene mucho talento. Quizá haya tenido mala suerte con las lesiones. Correr con las vértebras lesionadas y con la presión del equipo oficial no le ha permitido estar más centrado y poder disfrutar. Es un piloto que puede estar arriba porque el gas lo tiene. Davide tiene un paso por curva muy rápido aunque no frena muy fuerte, lo contrario de Chaz.ver galeríaEntrevista Xavi Forés: mérito propioFoto: Félix Romero

De todos los pilotos con los que has coincidido en pista cuál te ha impresionado más.

Impresionado… (N.d.r. hace una larga pausa) Ninguno. Me fijo en Davies. Llevo su misma moto y miro en qué puntos puedo mejorar. 

¿Cómo te defines como piloto. Cuáles crees que son tus puntos fuertes?

Freno bastante bien, no soy Davies, ni por asomo, pero suelo tener bastante confianza frenando. Uno de mis puntos fuertes es el paso por curva. Sobre todo en los circuitos rápidos como Aragón o Australia. Lo puedo ver comparando la telemetría. Ducati nos permite compartir la información. Todos vemos los datos de todos. Aunque esta moto no requiere tanto paso por curva. Requiere ser más agresivo en las frenadas e intentar levantar la moto lo antes posible para buscar tracción. Es algo que tengo que ir cambiando.

¿Y los no tan fuertes?

La telemetría. Antes no le hacía tanto caso pero lo estoy solucionando. El viernes, cuando acaban los entrenos, me tiro horas con mis técnicos analizando datos, dándole vueltas a todo y haciendo cambios. Hay veces que nos vamos a cenar y la moto todavía está por terminar. Seguimos haciendo cambios de última hora y los mecánicos me quieren matar… Si la moto continua con la misma base, el año que viene llegaremos a los circuitos con las puestas a punto más claras.ver galeríaEntrevista Xavi Forés: mérito propioFoto: Félix Romero

¿Qué plan de entrenamiento llevas?

Hago bicicleta. Me gusta mucho. Voy tirando millas con la música o reflexionando, pensando. Evidentemente voy al gimnasio cuando toca para hacer algo de cardio y elíptica, para entrar en calor, pero no tengo entrenador personal. Lo hago yo todo. Con los años ya sé lo que necesito. Si me metiera solo en un gimnasio me moriría. Es muy monótono. Pero prefiero la naturaleza. Para la técnica hago Dirt Track y Super Motard.

Si te parece vamos a repasar un poco tu trayectoria. Empiezas en 1999 siendo un chaval y arrasas en la Copa Aprilia. De ahí das el salto al CEV en 125 y coincides con Stoner, Lorenzo, Julián Simón, Faubel, Barberá. Estás con ellos. Siempre delante, al máximo nivel, pero ellos siguen camino hacia el mundial y tú no ¿Qué pasó?

Sí, empecé en el 1999. Lorenzo me gano por dos puntos en 125. En el 2000 pasé al CEV en 125 con Faubel y Rodri en el equipo Aspar. Allí estaban Olivé, Pedrosa y Stoner. También Elías y Lorenzo. Mi error fue caer en las manos de Aspar. Su equipo tenía subvenciones si cogía a pilotos valencianos y no miró más allá. Veía a mis rivales con una proyección hacia arriba de la mano de Alberto Puig y nosotros nos íbamos quedando estancados. Además crecí. Me hice grande físicamente y empecé a sufrir en la 125. Le pedí una “dos y medio” a Aspar pero no me la quiso dar y la cosa en el equipo empezó a complicarse. Tampoco estuve bien aconsejado. Sólo tenía 14 años y mis padres no tenían experiencia en este mundillo. Aquello me descolocó. Vi que todo se estaba rompiendo, que no podría llegar al mundial. Y en ese momento decidí dar un vuelco a mi carrera y pasar a Supersport. Empezar de cero. Pero fue un palo bastante grande ver que todos iban llegando.ver galeríaEntrevista Xavi Forés: mérito propioFoto: Félix Romero

Sí, pero no tiras la toalla.

Claro. Había que seguir. Hablé con Dani Amatriain y me cogió para correr en Supersport. Tan solo tenía 15 años. Era el más joven. Pero Dani me ayudó muchísimo hasta que en 2005 entré en Suzuki y a partir de ahí, con altibajos, he podido llegar al mundial.

Creo que incluso llegaste a correr en los EEUU.

Decidí probar allí. Quedarme en el AMA. Hice una carrera. Tenía la pole en la primera manga pero se rompió la moto. En la segunda gané. La verdad es que me fue muy bien, pero me dio respeto. Tuve una oferta para hacer el AMA, pero apenas tenía 18 años. Era un niño. Quedarme allí solo… Nunca había salido de España. No hablaba inglés. No sabía hacer nada ¿sabes? 

En 2010 sales en Moto2 con la Bimota de Edu Perales y en Valencia con la AJR artesanal de Motorrad. Lo haces muy bien y aquello te abrió las puertas del mundial en 2011 pero solo hiciste siete carreras ¿Qué pasó?

Sí, tonto de mí, volví otra vez al equipo de Aspar. Pensé que en Moto2, siendo todo nuevo, podría tener una oportunidad y me fui con ellos. La pretemporada fue muy buena. Iba rápido, al lado de Julito Simón, haciendo tiempos, entre terceros y cuartos. Pero llegaron las motos nuevas y nunca más volví a ir rápido. Y todavía no sé por qué. Me daba unos palos brutales y yo no soy de caer. Finalmente, después de siete carreras, ninguno de los dos quisimos continuar. Me habían llamado de SBK para ir a BMW y pude salir de allí.ver galeríaEntrevista Xavi Forés: mérito propio

En 2012 con la BMW de Motorrad acabas tercero en el CEV, ganas la última carrera y decides irte a Ducati. Aquello pareció arriesgado.

Bueno, cuando firmé por Ducati casi me matan. Nadie daba un duro. Reconozco que cuando me subí el primer día a la Panigale 2012 de serie, en Valencia, sin suspensiones, sin desarrollo, sin nada, pensé: madre mía dónde me he metido… Llegaron las motos del 2013, nos fuimos a entrenar a Navarra y en la quinta vuelta ya iba más rápido que con la BMW y me dije: esta es mi moto. La 2012 era otra historia. Era lógico que Checa llegase a bajarse de ella. De la 2012 a la 2013 hubo un gran cambio. Con ella gané el CEV y el europeo.

En 2014 marchas al IDM alemán. ¿Qué te motivó a tomar esa decisión?

Ducati me dijo que podría ser interesante y me fui. Audi había entrado en Ducati. Querían ganar en Alemania, en casa de BMW. Imagina. El CEV ya lo conocía y la propuesta me motivó. Me fue muy bien. Es algo que le tengo que agradecer a Ducati. Gané muchas carreras y finalmente el campeonato. El equipo era de primer nivel. Había muchísimo dinero y una estructura enorme, había hasta seis camiones. La empresa era muy fuerte. Estuve dos años y me trataron muy bien. Además, el nivel de pilotaje era alto. En Assen, los tiempos eran iguales a los de SBK. Este año ha bajado un poco. Ha habido renovación generacional, aunque ya empiezan a ir rápido. También ha desaparecido la tele y eso se nota. Se sigue algo menos.ver galeríaEntrevista Xavi Forés: mérito propioFoto: Félix Romero

Si te parece, vamos a entrar en tu faceta más personal. Si no hubieras sido corredor de motos que te hubiera gustado ser.

No lo sé. Nunca me lo he planteado. Llevo toda la vida en esto. Es mi vida. El día que deje de correr me gustaría hacer algo que me mantenga en este mundillo, con la adrenalina que tengo ahora. Mira a Xaus, que está peor que cuando corría... Es algo que llevamos en la sangre. Estoy dándole vueltas. Recientemente he hecho una carrera de coches y me ha gustado muchísimo. No lo descarto. Aunque es un deporte todavía más caro. Me gusta el enduro. No pienso en el Dakar, pero quizá me apunte al Merzouga Rally. Quiero seguir en este mundo.

¿Cuál es el rasgo principal de tu carácter?

Tengo demasiada buena fe. Me han dado palos muy serios por confiar tanto en la gente y eso es algo que cuesta cambiar, aunque estoy intentando solucionarlo.

¿Tu pasatiempo?

Soy muy casero. Me gusta estar en casa con mis sobrinos, con los míos. También con la gente. Aquí quedo con Simeon, con Rubén y con mis amigos. Me gusta estar en compañía. Soy un ser social. Estar con mi gente, con los míos, me permite desconectar bastante.ver galeríaEntrevista Xavi Forés: mérito propio

¿Tu sueño?

Ser campeón del mundo. Lo he soñado desde pequeño. MotoGP ya no lo contemplo. Lo veo inalcanzable. A ese Paddock si no llegas desde pequeño y con una buena progresión es imposible. He tenido la experiencia de correr en MotoGP. Ya lo conozco. Está bien pero mi objetivo es SBK.

Esperamos que pueda cumplirlo. Por falta de determinación no será. De la entrevista con Xavi me quedo con la lección que nos da, utilísima para los chavales que aspiren a entrar en este negocio. Para ser piloto, además de talento, algo imprescindible, hay que ser paciente, muy trabajador y, sobre todo, tener los pies en el suelo. Después, la recompensa a tanto esfuerzo no está en la fama. Tampoco en la gloria. Ni siquiera en el dinero. La verdadera recompensa está en llegar a ser como él: un verdadero piloto, qué no es poco.

6 votos