Ducati XDiavel / XDiavel S

Ducati XDiavel / XDiavel S

Javi Millán

11 votos

La eXtrella de la noche

Como una estrella de cine, ante los focos de las cámaras, así luce esta nueva Ducati XDiavel en la cubierta del barco que nos pasea por la bahía norte de San Diego – California- en los EE.UU. Hasta allí nos llevó la marca italiana para la toma de contacto de la que ellos consideran como la evolución de la saga Diavel hacia el lado más “relajado”, interpretando tal palabra como la máxima expresión del placer de ir en moto sin estrés, disfrutando de todo, de la postura, de la mecánica, de largas rectas durante kilómetros y kilómetros, al más puro estilo norteamericano. Todo eso es la esencia de una motocicleta presentada el pasado año en el Salón de Milán y nombrada como la moto más bella del certamen. Por algo será y he podido corroborarlo durante los días que pasamos en el oeste del país norteamericano. 

Me explicaba Stefano Tarabusi, Product Manager, que la XDiavel es la continuación de las gamas Monster y Diavel. Con este nuevo modelo se han querido acercar a un público diferente, aquel que busque una moto más rutera, más customizable. Por ello, han considerado la versión básica como una plataforma ideal para eso mismo, dar rienda suelta a la personalización. “El 85% de las ventas serán de la más equipada versión S”, me decía señalando una de las unidades allí presentes. 

Pero antes de entrar de lleno en materia, cabe destacar que es una motocicleta completamente nueva. Tan solo hereda la palabra “Diavel” y partiendo de una mecánica Testastretta de 1.262 cc con distribución variable DVT similar a la utilizada en la Multistrada 1200, los técnicos italianos han sabido compactar todos los elementos que dan vida al conjunto de una manera muy eficaz. Con ello han podido crear una moto muy estilizada, de gran longitud, con una batalla sorprendentemente larga y a la vez con una altura muy reducida, ensamblando como si de un reloj suizo se tratase. Porque la XDiavel es eso, una sucesión de piezas que podrían formar parte de una galería de arte. Sobre todo en la S o versión con superior equipamiento, donde los matices exclusivos se ven resaltados por una terminación aún más depurada. Pero si es tan diferente… ¿Por qué no cambiar el nombre? Bueno, estuvieron barajando la opción al final decidieron que fuera este. Cosas de las marcas.ver galeríaDucati XDiavel / XDiavel SDucati XDiavel S 2016

Dos versiones

Así pues, partiendo de la versión básica nos encontramos con un gran número de elementos mecánicos y electrónicos casi imperativos en motocicletas de este nivel. La Unidad de Medida Inercial (IMU) de Bosch, el sistema de frenado Bosch-Brembo ABS 9.1MP con actuación en curva, las suspensiones ajustables, así como los tres modos de conducción -Sport, Touring, Urban-, el control de tracción DTC, un peculiar control de salida o DPL, el control de crucero electrónico, las luces de LED y un cuadro de instrumentos con pantalla TFT en color, todos ellos de serie. Por su parte, la versión S se diferencia por las pinzas delanteras Brembo M50 –M4-32 en la versión estándar-, la horquilla delantera con recubrimiento antifricción, un faro delantero con Luz Diurna, Bluetooth para el sistema de información y entretenimiento, además de un asiento con forro de material doble, las placas laterales y soportes reposapiés forjados, el basculante con efecto cepillado anodizado, la llanta trasera de 12 radios y unos protectores de la correa en aluminio, el mismo material utilizado para los retrovisores. Evidentemente esto trae consigo diferentes precios: 20.290€ y 23.290€ respectivamente. En cuanto a los colores, la estándar solo se comercializará en color gris oscuro mate y la S se venderá en negro brillante.

Además de todo ello, existirán tres paquetes de equipamiento y que se dividen en: Sport (manillar, tapones de manillar, tapón del depósito de combustible y el conjunto llantas de aluminio forjado); Touring (asiento del conductor confort, bolsa sobre depósito magnética y parabrisas Roadster); y Urban (cubiertas de los depósitos de frenos, líquido de embrague, cubre-radiador de carbono, tapa del piñón, tapones del chasis y contra pesos del manillar).ver galeríaDucati XDiavel / XDiavel SDucati XDiavel 2016

Complejidad espacial

El alma de esta nave es el motor con sistema DVT (Distribución variable Desmodrómica) que fue presentado por primera vez en la Multistrada 1200. En este caso se ha reajustado para dar vida a la XDiavel, una moto con espíritu diferente y donde ofrecer un mayor par motor a bajas vueltas se ha convertido en una premisa clara. Así pues, se ha conseguido una potencia máxima de 156 CV a 9.500 rpm y un par máximo de 13,1 kgm a 5.000 rpm, este último muy significativo del carácter, marcado para un rendimiento menos agresivo y contundente, algo que claramente lo diferencia del resto de las Ducati. 

Evidentemente para lograr más par, aumentar la carrera del motor ha sido el primer cambio realizado. En este caso el Testastretta de 1.262 cc se ha conseguido gracias a unas medidas internas de cada cilindro de 106 x 71,5 mm (106 x 67,9 mm en la Multistrada 1200). Además la relación de compresión llega en este caso a 13:1 (en comparación a los 12.5:1). No obstante, el sistema de inyección electrónica Bosch con cuerpos de mariposa elípticos y un diámetro de 56 mm, se mantiene combinado con un sistema Ride-by-Wire o de acelerador sin cables y recalibrado para la ocasión.

Donde sí ha habido cambios importantes es en la parte superior del bloque que ha sido profundamente revisado. Las cabezas de los cilindros presentan anclajes para el chasis. En este caso el cilindro horizontal ha sido rediseñado para hacer las funciones de soporte de las estriberas. Unas estriberas que, por cierto, poseen tres regulaciones, aunque existe también un kit opcional para ponerlas en posición central, más al estilo de la Diavel. Por su parte, el cigüeñal presenta un nuevo sistema de equilibrado que utiliza placas de acero. ver galeríaDucati XDiavel / XDiavel SDucati XDiavel S 2016

Esbelta belleza

Así es, el motor es la espina dorsal de todo el conjunto estético y sobre él se han diseñado y acoplado los demás elementos. Desde el chasis, basculante, escapes, depósito, horquilla, suspensión trasera, etc. El resultado es una motocicleta de líneas contundentes, robusta pero a la vez con la imagen de dinamismo, elegancia y modernidad de los tiempos que corren. Cuidada hasta al más mínimo detalle. Fijaos en los escapes o en el basculante… ¿Transmisión por correa? Sí, es una cruiser. 

No obstante, unos de los elementos que más trabajo dio a los ingenieros de Ducati fue reposicionar la bomba de agua. En todos los motores Ducati de refrigeración líquida se coloca en la tapa del alternador, al lado izquierdo del motor. Esta solución implicaba un entramado de tubería compleja que cubriría buena parte de los cilindros y afectaría a la estética del motor, la parte más importante del diseño. La solución fue colocar la bomba de agua entre los dos cilindros y hacerla trabajar mediante una correa auxiliar que, a su vez, es movida por la correa de distribución. Con todo ello se ha conseguido que las tuberías de conexión y las mangueras estén ocultas mientras que los cilindros tienen un nuevo circuito interno resultado de la investigación compleja en la dinámica de fluidos. ver galeríaDucati XDiavel / XDiavel SEsquema mecánico - Ducati XDiavel

Otro detalle por ejemplo ha sido la concepción como una motocicleta customizable, a diferencia de la Diavel en la que cada elemento está enlazado con otro y retirar algo repercute en el resto, en esta nueva XDiavel todo es personalizable. En el caso del manillar, los cables se han situado de forma que permitan una rápida sustitución de dicha barra por otra más adelantada (+25 mm) o más retrasada (-25 mm), ambas opcionales. No sólo el manillar, las estriberas o el asiento pueden personalizarse, además del asientoComo también son opcionales, los asientos con mayor o menor altura, en concreto uno que aumenta en +20 mm la distancia al suelo y otro la rebaja en - 10 mm respecto a los 755 mm del de serie. Pero no sólo el manillar, las estriberas o el asiento pueden personalizarse, además del asiento del copiloto –algo más largo y con respaldo-, añadir una cúpula o tapas y detalles de personalización, forman parte del catálogo de accesorios ofrecidos en esta nueva creación. ver galeríaDucati XDiavel / XDiavel SDucati XDiavel S 2016

RelaX en el horizonte

El día de la toma de contacto había llegado. Esta vez la climatología nos respetó, a pesar de que la costa este de los Estados Unidos estaba azotada por un temporal de nieve, en California, aun sin lucir el sol, la temperatura era agradable. Unos 18-20 grados centígrados que en moto se convierten en algo menos. Allí estaban, todas las unidades en fila, fuera del hotel en el Downtown de San Diego. Ambas versiones presentes y las iríamos intercambiando a lo largo del recorrido. Un recorrido de unos 250 km hacia el este y en forma de bucle. El cielo nublado, todo hacía presagiar lluvia, aunque unos de los guías me tranquilizaba: “Seguro que hacia donde vamos, hará sol. Subiremos a 1.200 metros…”. Mientras que no hiciese el frío y viento de la presentación del año anterior de la Scrambler me conformo, pensaba yo con cara de escepticismo.

Antes de ponernos en marcha los responsables nos dieron algunas instrucciones sobre el desarrollo de la jornada y lo más importante, no podríamos utilizar el sistema de lanzamiento de salida, es decir el Launch Control… Bueno, ya lo haremos cuando tengamos la unidad de pruebas, me dije. Lo cierto es que la filosofía de esta moto casa perfectamente con la forma de vida del país anglosajón. Potencia, músculo, estética poderosa, customización, relajación cuando se quiera y explosión en momentos determinados. Esos momentos en los cuales aprovechar todo el agarre de ese neumático trasero de 240 mm con perfil 45 y montado sobre una llanta de 17”. El mismo Pirelli Rosso II que debe aguantar el tipo de tanto par motor en toda la gama de revoluciones, además de los 10 kg extras respecto a una Diavel. Pero no, en esta ocasión había que disfrutar pero con tranquilidad por el bien del grupo…

Ya encima de la unidad que me llevaría los primeros kilómetros, la noté manejable a pesar de su peso. Los 20 mm menos de altura respecto a una Diavel permiten llegar incluso mejor al suelo. El manillar súper ancho, interminablemente ancho. La posición de las estriberas tan adelantada resulta extraña al principio y la regulación intermedia -de las tres disponibles- no era la mejor para mi estatura -1,74 m-. Lo mismo en el caso del manillar, que me hacía llevar los brazos excesivamente estirados. En el fondo es la postura natural de la XDiavel, aunque no habría estado mal haber tenido la oportunidad de probarla con la opción del manillar más retrasado. De todas formas, al contrario de lo que pensaba en un principio, esto no fue un hándicap a lo largo de la jornada. Ni mis brazos ni mis piernas, se vieron resentidos. Eso da buena muestra de la buena ergonomía general, eso sí, solo pensando en el conductor, porque el acompañante, sufridora o quien quiera que sea, no estará muy de acuerdo en el lado más rutero de la XDiavel. Un asiento minúsculo que tampoco es mucho más acogedor con la opción “larga” y su respaldo. Queda claro pues que la nueva creación de Ducati es una moto para disfrutar en solitario y puedo dar fe de ello porque me subí en parado al minúsculo “colín”, comprobando que no ofrece ni una mínima comodidad… En fin, el diseño es el diseño.ver galeríaDucati XDiavel / XDiavel SDucati XDiavel 2016

Lejos del móvil

La XDiavel no se arranca insertando la llave en una cerradura, no. Como moto avanzada tecnológicamente que es, dispone de sistema de radiofrecuencia que nos aconsejaron llevar alejado de los móviles para evitar interferencias. Empecé sobre la versión básica, ya que todos los compañeros de otros medios se habían abalanzado sobre las S, pero no me importó, casi lo preferí. En comparación con la Diavel, la única pantalla de información queda separada de los testigos luminosos, no como ocurre en la otra versión que además lleva otra pantalla adicional como ordenador de a bordo. Botón de arranque y tras unos segundos de titubeo el bicilíndrico cobraba vida con un sonido del escape algo metálico, con pequeños ronquidos petardeantes, nada estruendoso pero sí contundente. 

Tras recorrer los primeros kilómetros saliendo de la ciudad ya me di cuenta de que ese no es su hábitat natural. A pesar de que el cambio de marchas de seis velocidades ofrece una inserción de las mismas sin dificultad, la envergadura del conjunto y la posición de las estriberas, no son aliados de estar parando continuamente en semáforos. 

Pero la cosa cambió al salir a la carretera donde esos detalles quedan en un segundo plano. Primero porque puedes ir en marchas largas sin traqueteos, aunque a unos 80 km/h – en torno a las 50 millas por hora- es mejor recurrir a la cuarta o quinta marcha, dejando la sexta para autopista. No obstante, el par motor es tan alto desde bajas vueltas puedes abrir gas en dicha marcha y comprobar lo bien que recupera… Una caja de cambios de 6 velocidades que, por cierto, dispone del sensor de engranaje estrenado en la 1299 Panigale. ver galeríaDucati XDiavel / XDiavel SDucati XDiavel 2016

Como en casa

Parecía que viajábamos por la sierra de Madrid por sus paisajes. Eso sí, mucha gravilla suelta que saltaba hacia nuestra cara con casco jet. El descomunal par motor desde bajas revoluciones hacía que la rueda trasera lanzara como proyectiles cualquier minúscula piedra y, si ibas pegado a la moto de delante, no resultaba agradable sentir en tu cara las chinas como agujas. El motor entrega la potencia de manera tan progresiva que no parece tener casi 160 CV y en ello también incide la transmisión por correa que reduce el sonido general. En este sentido cabe destacar que la relación final de 28/80 es el equivalente a una relación de transmisión de 15/43 por cadena. 

Llegó el momento de cambiar de montura, subirme en la S. Y la sensación fue de llevar otra moto diferente. No sólo por la estética aún más cuidada, sino por el tacto tanto de las suspensiones como el freno delantero. En este caso la horquilla con tratamiento anti fricción ofrece más “feeling” y la pinza M50 de Brembo mayor tacto y mordiente respecto a la M4 de la versión estándar y que me había dejado un poco pensativo, como también lo había hecho las suspensión trasera, algo seca a mi gusto sobre todo en la estándar. El motor entrega la potencia de manera tan progresiva que no parece tener casi 160 CVNo obstante, volviendo a los frenos, éstos deben lidiar con un conjunto que empuja mucho y eso a pesar del buen calibrado tanto de la retención del motor como del embrague. En sexta puedes soltar el gas y notar como un efecto de vela, como un Overdrive que deja fluir todo con mayor naturalidad, incluso oír el viento…

Eso siempre y cuando vayamos por largas rectas con el  modo Touring insertado, porque si llegan las curvas y con el modo Sport seleccionado la cosa cambia. Sobre todo en marchas cortas, donde el temperamento se vuelve algo más instantáneo. Pero eso sí, lejos de la patada de una Diavel de primera o segunda generación. La XDiavel es muy diferente. No tanto por comportamiento dinámico donde la voluptuosa rueda trasera cobra protagonismo o porque el tren delantero tenga que lidiar con un subviraje típico de estas configuraciones, sino por su enfoque más tranquilo. El buen margen de inclinación es un aliado y los 40 grados que permite son una buena referencia para aquellos que quieran explorar los límites. He de decir que durante la toma de contacto no vi a nadie rozando con la estribera…ver galeríaDucati XDiavel / XDiavel SDucati XDiavel S 2016

El nuevo buque insignia

Alejada de la deportividad de otros modelos de la marca la XDiavel es el lado oscuro de Ducati y no porque llegue como una oveja negra, como renegada a ser roja y salvaje… Es simplemente una nueva vía de expansión hacia otro tipo de clientes, un perfil más sofisticado y relajado. ¿Ir con traje la XDiavel? Por supuesto, la grasa de cadena brilla por su ausencia.

Sea definida como una Cruiser, Custom o como queramos llamarla, es una belleza de moto, de esas que entran por los ojos. Más si cabe la versión S con esos detalles pulidos del motor, su basculante con partes forjadas o esa pintura negro brillante. Puedo corroborarlo después de haberla sentido, tocado, acariciado. Y encima gasta poco, sí… 5 litros a los 100 km según el optimista ordenador de a bordo. Pero eso, ¿a quién le importa? 

11 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...