Ducati Scrambler Sixty2

Ducati Scrambler Sixty2: Vintage con prestaciones modernas

Esther Nubiola García-Sañudo

43 votos

Prestaciones y estilo retro, con tu A2ver galeríaDucati Scrambler Sixty2Fotos: María Pujol

Después de casi un año escribiendo noticias debido a mi reciente maternidad, es decir, muchos meses en el dique seco, David me propuso que me subiera a la Vespa 946. Fue una experiencia muy divertida y la oportunidad de subir a una moto de lujo...

¡Pero lo que yo quería era una moto “grande” ! Y fue así como llegó a mis manos la nueva Ducati Scrambler Sixty2. “Es la moto perfecta para mi reestreno” pensé , ya que me sentía un poco oxidada “será un poco como recordar mis inicios sobre dos ruedas”.

Quise aprovechar la oportunidad para ponerme en la piel de muchos de los que se plantearán comprar esta Scrambler, puesto que sus 400 cc y 41 CV de potencia la hacen ideal para estrenar el carné A2. Y es que así me sentía de camino al concesionario, con las ganas y la ilusión de ir en moto de esas primeras veces...ver galeríaDucati Scrambler Sixty2

Llegué a Ducati Barcelona dónde su comercial Ignasi, me contó las bondades de esta bella máquina italiana. Mi primera pregunta fue ¿Crees que la Sixty2 se va a canibalizar con la gama Monster? Su respuesta fue sencilla “Esta claro que hay un público similar que puede sentirse atraído por ambas”.

La verdad es que desde la desaparición de la pequeña de las Monster, en Ducati necesitaban una “moto de entrada” a la marca; una moto urbanita, moderna y con estilo propio. Así nació la Scrambler, como una “marca propia” dentro de la casa como explicaba Deme Gómez después de la presentación a prensa, en sus palabras “(···) dónde la potencia y altas prestaciones no son precisamente la punta de lanza.” La ergonomía elegida es apta para todos los públicos, pero con manillar tipo Scram

Ha sido un “nacimiento” muy esperado el de esta família de bellezas italianas. Recuerdo la expectativa que despertó la Scrambler “grande” cuando Ducati la presentó a nivel Internacional. Fue, contra todo pronóstico, una presentación primero al público, antes que a la prensa. Una fórmula innovadora y original. Aprovechando el World Ducati Week 2014 pusieron la Scrambler dentro de un contenedor tipo portuario, gigante, y lo convirtieron en la atracción estrella del evento.

Una experiencia inolvidable, la emoción de hacer la cola, luego entrar en el gran contenedor - después de dejar el móvil y pasar por un control de seguridad- y descubrir en primicia en su interior la nueva creación de la fábrica boloñesa. Como recuerdo también la primera impresión que me causó: una moto diferente, una mezcla entre Suzuki Van Van a lo grande (precisamente ahora que Suzuki ha sacado su Van Van 200), con el encanto de una Bonneville y acabada con todos esos detalles modernos heredados del mundo automovilístico (sello Audi seguramente) como las luces led...y el indiscutible estilo Ducati.ver galeríaDucati Scrambler Sixty2

¡Bienvenida a bordo!
Por fin me podía sentar a sus mandos. Como esperaba, la ergonomía elegida es apta para todos los públicos, con el manillar como toque más estrambótico por su marcada personalidad “Scram”, muy ancho y abierto. Posición de piernas relajadas, para mi estatura mejor que bien; al frente vistas despejadas. La pantalla redonda, minimalista y bien posicionada.

Al menos en mi caso podía leer la información sin tener que bajar mucho la cabeza, un detalle de diseño que obvian muchas marcas y que afecta directamente a la seguridad en conducción. Tanto ABS y luego te hacen bajar la cabeza...El comportamiento es muy intuitivo, y al poco de llevarla genera mucha confianza

Siguiendo con la pantalla, totalmente digital, cuenta con información clara y con más opciones de las que parece a primera vista. Un apunte para próximas versiones: con los guantes puestos es fácil confundir el botón de la bocina por el del menú...con el consiguiente “beep beep” cuando nadie se lo espera. ver galeríaDucati Scrambler Sixty2

Una vez en marcha el estilo sigue en la misma línea: una moto de 400 cc y 41 CV de potencia con el par entregado con mucha suavidad. No es un pepino, no es el último grito en sensaciones. Ni lo pretende: es más bien relajada, suave y dócil. Una moto muy amable. Para los que somos de dar mucho gas parece demasiado suave, pero pienso sin duda que para alguien que empieza en moto será muy fácil hacerse con ella y sentir seguridad y control.

Circular por la ciudad con ella, maniobrar, parar etc, es cómodo, únicamente deberemos acostumbrarnos a la amplitud del manillar. Éste es bastante elevado lo que permite pasar bien entre coches. Los retrovisores son pequeños pero cumplieron su cometido igual que el haz de luz led del faro, sorpresa positiva en túneles y al caer la tarde.ver galeríaDucati Scrambler Sixty2

La parte ciclo responde con agilidad, amplitud de giro fantástica del manillar, buena respuesta de los frenos y el conjunto muy acorde con los neumáticos. De hecho la elección de neumáticos también favorece pues los Pirelli dual sport en esta moto encuentran un buen equilibrio entre estabilidad, dinamismo y agarre en días de lluvia además de seguramente una buena durabilidad.

El único pero cuanto a confort y experiencia así a grandes rasgos es para el asiento que al cabo del día se hacía algo duro (si vais a hacer ida y vuelta del trabajo no lo notaréis, solamente si os fuerais de viaje); y seguramente pediría un protector para el calor de los escapes en verano. El día a día es se hace muy fácil. Si llevara un top case o una plataforma plana sería práctica como un Scooter. Pero sería un crímen estético...La parte ciclo responde con agilidad además de un amplio radio de giro

Si la comparamos con su hermana mayor es más ligera -logrado porque lleva unas suspensiones y basculante más sencillo que la 800cc,- así como discos de freno simples, y rueda trasera con llanta menor. Aún así no lo es tanto como esperaríamos, así que probadla primero en el concesionario. Algo de agradecer es que gastó muy poco en general, tanto haciendo conducción por ciudad y fuera de ella y eso que fuera le dimos mucha vida al contador de vueltas.

No sé si era cosa de la unidad probada pero podría mejorarse el cambio de marchas, en mi opinión algo tosco tanto en tacto como ruido como la respuesta del embrague (en principio mejorada respecto a su hermana mayor). De todos modos el comportamiento general es muy intuitivo, y al poco de llevarla genera mucha confianza, un punto muy a favor para una moto concebida para iniciarse en las dos ruedas.ver galeríaDucati Scrambler Sixty2

En definitiva estamos ante una moto de entrada a Ducati, que abre las puertas del rollito “Scram” que esta tan de moda, inspirada en el estilo “skateboarding” según la propia marca. El precio la verdad algo elevado si comparamos con otras del segmento 500cc, sin duda confiando en el marketing que le están dando, pero no podemos negar que cuenta con una estética propia y una combinación retro moderna sin igual de momento para los que buscan una moto con un toque vintage y prestaciones actuales sin tener que hacer customizaciones.

Y es que es una moto muy capaz de atraer público nuevo al sector dos ruedas, lo pude comprobar duante toda la prueba pues los que más se la miraron y dejaban algún que otro “qué moto tan chula” eran aquellos que aún no tenían claro si dar o no el salto a moto de marchas...

Y si no que le pregunten a María, nuestra fotógrafa todo terreno que se quedó prendada y creo que se la quería llevar a casa. ¿Se convertirá cómo avanzan en Ducati en el nuevo icono pop? Esperamos vuestros comentarios, y podéis dar también vuestra opinión en la encuesta del sitio web oficial que Ducati ha creado específicamente para la familia Scrambler.

43 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...