Ducati Scrambler 1100 Special 2018

Ducati Scrambler 1100 Special: La más tecnológica

Javi Millán

9 votos

El gran éxito cosechado por la gama Scrambler ha impulsado a la firma italiana Ducati en seguir apostando por aumentar las versiones y motorizaciones. Si en 2015 la nueva generación comenzó con la motorización 800, en 2016 llegó la 400 y ahora en 2018 se aventuran con la Scrambler 1100, algo más potente, más voluminosa y con una electrónica propia de las mejores naked del mercado. Durante la presentación nacional hemos tenido la oportunidad de tomar contacto con la versión Special de esta nueva tope de gama… 

Estaba claro que más tarde o más temprano Ducati debía hacer que crecer su gama en cuanto a cilindrada, ya que las Sixty2 e Icon o lo que viene siendo 400 y 800 en todas las variantes, habían tocado techo en cuanto a tecnología y equipamiento. Es por ello por lo que la decisión de recuperar el motor de las Monster 1100 – con numerosos cambios, por supuesto- junto a una electrónica moderna y un mejor equipamiento hacen de estas nuevas motorizaciones más atractivas para clientes con mayores pretensiones. Y no es solo que los 11 CV de potencia supongan una ganancia extrema en prestaciones puras, es todo lo que la nueva denominación implica. 

Y aquí es donde nos encontramos con una calidad de acabados y materiales que va un paso más allá respecto sus hermanas de gama. En este sentido se han incorporado suspensiones totalmente regulables, un subchasis de aluminio desmontable además de unas mayores proporciones generales. Eso lo vemos también en el depósito de combustible que gana 1,5 litros – 15 en total-, la altura al asiento y su anchura son mayores, la rueda delantera pasa de ser una 110/80 a 120/80 y la batalla ha aumentado en 69 mm gracias, sobre todo, al nuevo basculante. Pero las mejoras no acaban aquí porque esta nueva motorización incluye mejores frenos, un doble escape que ahora tiene su final justo debajo del asiento, los relojes disponen de más información y multitud de pequeños aditamentos o embellecedores decoran un conjunto a la vista más cuidado. ver galeríaDucati Scrambler 1100 Special 2018

IMU, DRL, DTC y más

Pero eso son simplemente detalles materiales. Donde realmente la Scrambler 1100 supone un salto cuantitativo en la adopción de sistemas electrónicos que la elevan a otro nivel. Así pues, el acelerador electrónico, el control de tracción con cuatro niveles de actuación e incluso desconectable, el ABS en curva o los modos de potencia, están todos conectados a un cerebro llamado IMU o Unidad de Medición Inercial. Un elemento que mide en todo momento los parámetros de la motocicleta tanto de aceleración, diferencia de velocidad en cada rueda, inclinación, transferencia de masas, etc. Todo ello con el fin de gestionar las ayudas a la conducción en cada momento y elevar a la seguridad exponencialmente. Dicho elemento es propio de motocicletas de mayor potencia y segmentos más “deportivos” y resulta cuando menos curioso que ya lo encontremos en este nicho de modelos… Sin duda alguna una buena señal. 

ver galeríaDucati Scrambler 1100 Special 2018

En esta versión se ha trabajado en el diseño de un nuevo chasis, además de incorporar un embrague con accionamiento hidráulico con maneta regulable al igual que la del freno delantero compuesto por dos discos de 320 mm y pinzas de anclaje radial. También se incorpora una horquilla delantera multirregulable, al igual que el amortiguador trasero con regulaciones en precarga de muelle y extensión de hidráulico. Por su parte la pinza trasera es de mayor tamaño y el basculante de nueva factura también. No obstante, el equipamiento no acaba aquí y se ve engrandecido por la incorporación de la Luz de día o DRL, los intermitentes auto desconectables, la preinstalación de los puños calefactables o el Ducati Multimedia System, incluso un puerto USB de recarga bajo el asiento.

Por lo que respecta a los modos de potencia preseleccionados se dividen en tres: Active, Journey y City. En los dos primeros está disponible la máxima potencia variando la actuación del acelerador -más o menos directa- además de un mayor o menor control de tracción. En la tercera opción la potencia queda limitada a 75 CV – la misma que una Scrambler 800-, el tacto del acelerador se dulcifica al máximo y el control de tracción queda configurado al máximo. ver galeríaDucati Scrambler 1100 Special 2018

Nuestra especial protagonista 

Para la ocasión y durante esta presentación nacional la marca puso a nuestra disposición versiones Special de la nueva Scrambler 1100 lo que implica un equipamiento diferenciado con respecto a la básica y que está disponible tanto en color amarillo como en negro. La Special está solo estará disponible en gris y la más deportiva o Sport en negro con detalles en amarillo. 

Nuestra protagonista, la Special, se puede diferenciar claramente por muchos detalles en aluminio: el guardabarros delantero, el trasero, el basculante cepillado o los colectores de escape cromados. Además, el manillar es más plano con respecto a la estándar, las llantas son de radios, el asiento posee un tapizado y terminación específicos y la horquilla delantera de 45 mm anodizada es dorada. ver galeríaDucati Scrambler 1100 Special 2018

Más voluminosa, igual de ágil

A sus mandos se nota más voluminosa con relación a la 800, con un asiento en su zona delantera más ancho, con un manillar que te hace llevar los brazos muy separados y un cuadro de instrumentos dividido en dos y donde el protagonismo con grafismos más grandes se lo llevan el indicador de marcha engranada y el velocímetro. 

Ya en funcionamiento el carácter del bicilíndrico está ahí y debido a que nuestras unidades de pruebas tenían muy pocos kilómetros de rodaje, en mi caso tan sólo 10 km en el marcador total, decidí tomarme las cosas con calma, rodando de manera tranquila en el modo de conducción Journey y donde el control de tracción está preseleccionado al 3. Cabe destacar que, para cambiar de un modo a otro, la transición no resulta del todo sencilla al principio… Por lo menos a mi parecer.ver galeríaDucati Scrambler 1100 Special 2018

Una vez aprendida la lección la operación se realiza con mayor soltura y pasar al modo Active te ofrece todo el carácter del motor a pleno rendimiento. Me resulta extraño que en Ducati no hayan “apretado” un poco más la mecánica y rondar los 95 CV hubiera sido ideal; simplemente para separarla un poco más de la 800 dado su precio mucho más elevado. Y es que si la comparamos con su hermana de 75 CV la nueva Scrambler 1100 en esta versión Special pesa con todo lleno 211 Kg lo que resulta una relación peso/potencia de 2,45 Kg/CV por los 2,48 Kg/CV de la 800 que tan sólo pesa 186 Kg en orden de marcha. No obstante, la ventaja puede ser algo mayor si la comparamos con los 206 Kg de la 1100 estándar…

Así pues, dinámicamente hablando, la Scrambler 1100 no es mucho más ágil o rápida que una 800. Por lo menos de manera subjetiva y a sus mandos se notan los kilos de diferencia. Otra cosa es que el comportamiento sea más efectivo gracias a las mejores suspensiones, el chasis y unos frenos que aportan doble disco delantero además de un sistema antibloqueo incluso en curva como otros modelos de la marca italiana…ver galeríaDucati Scrambler 1100 Special 2018

Un poco más de acción

Una vez recorrimos algunos kilómetros más empecé a estirar algo la mecánica y el rendimiento es satisfactorio para lo que se espera de un modelo así. Cómoda en líneas generales, quizás con un mullido de asiento algo duro para mi gusto y un manillar demasiado ancho. No obstante, eso favorece hacer palanca en la dirección y las reacciones son instantáneas. La Scrambler 1100 posee la nobleza de sus hermanas menores y con un aplomo aún mejorado dado la mayor distancia entre ejes. Si bien no tocamos tramos de vías rápidas, la sensación es de mayor fluidez en curvas de radio más amplio. 

El cambio por su parte es suave en la subida de marchas y algo menos en reducciones, con un embargue -en este caso- con accionamiento hidráulico que en mi unidad iba un poco duro para mi gusto, necesitando algo más de fuerza para accionar la maneta. Por su parte los frenos cumplen perfectamente con su cometido, con un muy buen tacto y mordiente, en cualquier caso. De esto va sobrada.

Así pues, la Scrambler 1100 es esa motocicleta divertida y dinámica que se espera. No ha perdido nada de la esencia de esta nueva generación y mantiene el espíritu de sus orígenes ampliando sus horizontes hacia clientes más exigentes y que busquen en sus detalles ese plus de calidad.ver galeríaDucati Scrambler 1100 Special 2018

Frente a la competencia

Bien es cierto que por posicionamiento económico la Scrambler 1100 se sitúa en la línea de BMW con su gama R nineT, pero hay que tener en cuenta de que una de las principales rivales estará en la propia Ducati. La Scrambler 800 estoy seguro de que se mantendrá como la más popular más si cabe gracias a la amplia gama de versiones existentes. 

En líneas generales la Scrambler 1100 me gustó mucho en cuanto a salto de calidad de terminación visible en cada detalle y sobre todo el toque de elementos en aluminio y el cromado de los colectores de escape. Por supuesto que el Safety Pack o paquete electrónico de seguridad elevan la misma a otro nivel y debe ser un aspecto que considerar, pero hablando de una motocicleta que cuesta 14.490 € quizás faltan algunos pequeños elementos que la harían aún más atractiva y sobre todo un motor algo más potenciado…

9 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...