Nueva Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020

Nueva Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020: Más deportiva

Víctor Maciel

Presentamos la nueva Ducati Scrambler 1100 Sport Pro, una moto que conserva el ADN intacto de los primeros motores desmodrómicos con distribución accionada por correa; que había demostrado ser ligera y divertida en sus versiones anteriores y que, gracias a que ahora combina suspensiones Öhlins de primer nivel y los últimos avances electrónicos, con un manillar bajo y adelantado, promete ser todavía más interesante y deportiva.

El Covid 19 ha dado paso a una presentación poco usual, parecida a una prueba de las de toda la vida, pero en formato condensado. Íbamos “por libre” -que normalmente no pasa en las presentaciones- pero disponíamos de muchísimo menos tiempo que en una prueba normal, para analizar las novedades de la Ducati Scrambler 1100 Sport Pro.
Por suerte esta es una moto que comparte gran parte de su arquitectura con un máquina que en motos.net conocemos bastante bien: la Ducati Scrambler 1100 Special que el año pasado comparamos con la BMW R nineT Scrambler y la Triumph Scrambler 1200 XC.
A simple vista pueden distinguirse algunas novedades que diferencian a la Ducati 1100 Sport Pro de la Special -y del resto de la gama Scrambler 1100- del año pasado, que ha sido reemplazada completamente por esta nueva variante y su hermana la Scrambler 1100 Pro “a secas”.
La salida de escape que antes era simétrica en toda la gama 1100 y estaba compuesta por dos colas, situadas una a cada lado de la moto, ahora a dado paso a una salida doble con las dos colas en un único lado de la moto, siguiendo la tendencia del resto de scrambler de alta cilindrada del mercado. Así lo llevan la Indian FTR 1200, la Triumph Scrambler 1200 y la BMW NineT Scrambler 1200.ver galeríaNueva Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020Fotos: María Pujol - 3 modos de conducción y ABS con asistencia en curva que proporcionan confianza
Poner las dos colas de escape a un lado, casi ha obligado a modificar el anclaje del portamatrículas, que antes descendía desde el subchasis (como en la inmensa mayoría de las motos) y ahora está fijado al basculante trasero como en la Indian FTR 1200.
Anclar el portamatrículas al basculante es un sistema que me gusta más estética que conceptualmente, porque todo lo que sea añadir peso suspendido perjudica el rendimiento.

En defensa de la Ducati Scrambler 1100 Sport Pro he de decir que este soporte, si no es, por lo menos parece mucho más ligero que el de la Indian FTR, que está hecho de tubo de acero y bien podría valer para ponerle una bola y arrastrar una caravana pequeña. Además la Ducati Scrambler 1100 Sport Pro posee las mejores suspensiones del sector scrambler, con un mono-amortiguador Öhlins ajustable en precarga y rebote anclado -sin bieletas- al basculante trasero y una horquilla Öhlins con barras invertidas de 48 mm -completamente ajustable- que sobradamente compensa lo poco que pueda perjudicar al conjunto el peso extra añadido al basculante.
ver galeríaNueva Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020El subchasis de aluminio, los laterales del radiador, detalles del faro y el soporte del guardabarros delantero en negroNo noté ningún comportamiento extraño en el tren trasero, y sí percibí una suspensión mucho más firme en el tren delantero. Puede que esto no se debiera pura y exclusivamente a la calidad de la horquilla de la Ducati Scrambler 1100 Sport Pro, ya que el reglaje de serie de la Ducati Scrambler 1100 Special del año anterior era bastante más blando que el recomendado para mi peso, pero lo cierto es que esa firmeza extra, sumada a un postura diferente, gracias a un manillar más plano y bajo, invitaban a intentar poner en aprietos a unos neumáticos, que en apariencia, parecen diseñados para un uso mixto (que combine asfalto con pistas de tierra).

Me gustaban los Pirelli MT60RS antes de probar la Ducati Scambler Sport Pro, los conocía bien… porque son los mismos que montaba la Ducati Scrambler 1100 en las versiones anteriores, pero nunca le había metido tanta caña como la que me permitió esta fantástica parte ciclo y he de decir que: aun sabiendo que van bien… sorprenden, porque se muestran confiables tanto apretándolos en carretera como paseando fuera de ella. Desgraciadamente, el tiempo de la presentación no daba para más, pero me quedé con ganas de meterles aún más caña, de llevarlos por el barro y coger una carretera con curvas más amplias. Faltaba tiempo pero sobraba confianza.

Buena parte de esa confianza extra, que permite exprimir neumáticos de uso mixto en carretera, es producto de saber que cuenta con 3 modos de conducción, ABS con asistencia en curva -no desconectable- y doble disco de freno de 320 mm, mordidos por pinzas Brembo Monobloc M4.32 montadas radialmente.
Si bien en todas las Scrambler de alta cilindrada este poder de frenada es casi un factor común, lo cierto es que superan por mucho el de cualquier Ducati Scrambler 800, que montan de serie un único disco.ver galeríaNueva Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020Mono-amortiguador Öhlins ajustable en precarga y rebote anclado -sin bieletas- al basculante trasero
Remarco las diferencias en la parte ciclo con la 800, porque es más que probable que muchas de las motos que puedan hacer dudar a un potencial comprador de la Scrambler 1100 Sport Pro, pertenezcan a la familia Ducati Scrambler con motor de 803 cc.
La Ducati Scrambler 1100 Sport Pro es más larga y más alta que toda la gama 800. sobre todo si excluimos a la Desert Sled, que es la única que tiene unas cotas parecidas a la 1100. Hace 1.514 mm de distancia entre ejes y la altura del asiento es de 810 mm.

En comparación una Scrambler Icon es 7 centímetros más corta  y 2 centímetros más baja, que no sé muy bien como están medidos pero parecían bastante más a simple vista antes de sacar la moto del concesionario. Quizás, a quien las compare, puede parecerle mucho, pero Edu Fernández, que mide unos 10 centímetros menos que yo (que hago 1.85) y rodaba conmigo en otra moto -que ahora mismo no viene a cuento- también llegaba al suelo con facilidad.
ver galeríaNueva Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020La doble salida de escape al lado derecho es un sello distintivo de la gama Scrambler 1100 2020La moto que hoy os presentamos es indiscutiblemente la tope de gama Ducati Scrambler, pero cuesta 15.790 €. Las más pequeñas son bastante más accesibles… y al haber más variedad de modelos, es más fácil que coincidan con los gustos individuales de cada comprador. La Icon Dark por ejemplo, cuesta menos de 9.000 €. El argumento de la potencia, escrito en un papel, difícilmente sea un elemento diferenciador en favor de la 1100 porque -con 86 cv- la Sport Pro apenas tiene 13 cv más que cualquiera de sus hermanas menores.
Más allá de cifras abstractas, la diferencia real con el motor 800 es importante. El desmodrómico de 1,079 cc de la Ducati Scrambler 1100 Sport Pro entrega el 35% más de par, lo que le permite depender menos del cambio, proporciona recuperaciones mucho más contundentes y retiene mejor.
Ducati no parece estar yendo por el camino de la potencia máxima, para afrontar a sus competidores. Si lo intentara: Indian, con los 123 cv de la FTR 1200 S se lo pondría muy difícil, sobre todo si Ducati quisiera superarla sin recurrir al motor 1260 de la Monster.
Las normativas anticontaminación, no permiten exprimir mucho más a este bicilíndrico en L de 86 cv, que -si bien tiene un radiador de aceite- es refrigerado por aire… y es una pena, porque 10 y 15 caballos más le habría venido de muerte, a una moto, que -por otro lado- tampoco puede decirse que sea lenta.
ver galeríaNueva Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020Una parte ciclo de primer nivel y 206 kg en orden de marcha que la convierten la scrambler de alta cilindrada más ligera del mercado, le permiten un paso por curva y una agilidad envidiable, sobre todo cuando encontramos asfalto en buen estado.
Las diferencias con sus rivales están mucho más ajustadas de lo que pueda parecer leyendo las fichas técnicas, y si comparamos los 15.790€ de la Ducati Scrambler 1100 Sport Pro con el precio de las “tope de gama” de las otras marcas, veremos que este tampoco es muy diferente.
La diferencia más grande de calidad con la competencia está en la instrumentación. No es tan básica como en la BMW NineT -que ni siquiera muestra el nivel de gasolina-, pero está lejos de las otras marcas. No es táctil y ni siquiera es a color, pero al menos la lectura es clara y -muy probablemente- eso debería bastar para la mayoría.
Quienes puedan probar las 4, es más que posible que acaben decidiendo en función de la estética del conjunto y no por el precio o el rendimiento.ver galeríaNueva Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020
No me atrevería a decir que la Ducati Scrambler 1100 Sport Pro es la más bonita, porque “bonita” o “fea” son valoraciones subjetivas y a cada cual le gustará la suya. Lo que sí tengo claro es que las diferencias de estéticas de la Ducati Scrambler 1100 Sport Pro la hacen más atractiva -al menos a mis ojos- que cualquiera de las Ducati Scrambler 1100 del año anterior.

¿Qué ha cambiado en la Ducati Scrambler 1000 Sport Pro con respecto al año anterior?
De entrada hay una presencia mucho más importante de negro. El subchasis de aluminio, los laterales del radiador, el aro del faro, el soporte del guardabarros delantero, y hasta la “X” metálica que divide el faro en 4 se suman a elementos como el basculante, los laterales del depósito y los soportes de los estribos traseros, que el año pasado ya eran negros, pero solo en la Ducati Scrambler 1100 Sport.
ver galeríaNueva Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020No deja de ser curioso que, habiendo tantas variantes dentro de la familia Scrambler, no haya una gama más amplia de colores a escoger. La Ducati Scrambler 1100 Sport Pro solo puede comprarse en negro mate combinado con negro brillante.
Como diría Henry Ford hace más de 110 años: puedes escoger cualquier color… siempre y cuando sea negro.
Tanto negro, contrasta aún más que la Scrambler 1100 Sport del año pasado con el magnífico color dorado de las barras delanteras… y da un aspecto deportivo brutal, que se remarca gracias al nuevo manillar.
El manillar bajo y plano, permite una postura un poco más “cafe racer”. Quizás es gracias a esto que la Scrambler 1100 Sport Pro adopta dos rasgos, que dentro de la familia Ducati Scrambler, solo comparte con la Ducati Scrambler 800 Cafe Racer. Los espejos anclados al extremo del manillar y el latiguillo de freno delantero que -por primera vez en la gama 1100- está pasado por donde tiene que pasar.
En todas las Scrambler 1100 anteriores, al igual que en la Ducati Scrambler 1100 Pro “a secas” del 2020, el latiguillo de freno sale hacia arriba y cruza por encima del velocímetro.
En la Scrambler 1100 todavía hay algún detalle más que me chirría un poco, como la toma USB bajo el asiento, que sería mucho más útil si no hubiera que quitar la bolsa de herramientas, si lo que pretendemos es cargar el móvil. De todas estas pequeñas imperfecciones, desde luego la que más me molestaba es la que han solucionado re-colocando el latiguillo.
ver galeríaNueva Ducati Scrambler 1100 Sport Pro 2020Horquilla Öhlins con barras invertidas de 48 mm completamente ajustableHabrá a quien le guste la instalación de latiguillo por arriba.
Para mí no tiene sentido haberse deshecho del cable de acero del acelerador -que en toda la gama Scrambler 1100 es, desde siempre, Ride by Wire- para luego dejar un latiguillo por el medio, como si se hubieran acordado de montarlo en el último momento, y cogieran del almacén uno que, para peor, era 30 centímetros más largo de lo necesario.

Llamadme exagerado, pero escogería a Ducati Scrambler 1100 Sport Pro por sobre el resto de Ducati’s Scrambler presentes y pasadas solo por el latiguillo delantero, aunque obviamente, hay muchos detalles que me encantan de la Ducati Scrambler 1100 Sport Pro, y otros que me hacen dudar, como la salida doble de escapes hacia un lado, y si esta será más cómoda o no para el pasajero, pero para saber cosas como estas, no nos quedará más remedio que esperar a la prueba individual.


Los que han leído esta noticia, también han leído...