Ducati Monster 1200 vs Kawasaki Z1000

Ducati Monster 1200 vs Kawasaki Z1000

Javi Millán

20 votos

Emanadoras de poderío ver galeríaDucati Monster 1200 vs Kawasaki Z1000Ducati Monster 1200 vs Kawasaki Z1000. Fotos: Félix Romero

Fiel reflejo de las tendencias actuales donde el diseño juega un papel primordial a la hora atraer las miradas, Ducati y Kawasaki han dado una vuelta de tuerca a ese parámetro creando dos máquinas aún más llamativas, sin dejar a un lado gran multitud de detalles que harán las delicias de los más exigentes usuarios. 

Nos encontramos ante la Monster 1200 y la Z1000 joyas que, a la mayoría de nosotros, nos encantaría tener en el garaje de casa. Estilos opuestos que llaman poderosamente la atención se miren por dónde se miren. Líneas curvas en una, trazos rectos y afilados en la otra, sutilidad y estilismo latino frente a contundencia y agresividad japonesa. Monster vs Sugomi.

La italiana ha sido una de las últimas en aterrizar en el mercado y es una clara apuesta de Ducati por ofrecer un producto más racional sin perder la esencia innata de las Monster, esa saga que cumple 20 años de existencia. Estilos opuestos que llaman poderosamente la atención se miren por dónde se mirenCon la 1200 sin duda, Ducati ha dado un paso adelante creando una motocicleta enteramente nueva, crece en cilindrada, en tamaño y además se ha puesto toda la carne en el asador en forma de despliegue tecnológico. Una máquina que hereda, como ya os comentamos en la prueba individual, muchos elementos derivados de la competición en forma de electrónica o mecánica. En el caso de la japonesa, tan sólo llegó unos meses antes y, al contrario de lo que ocurre en la Monster, es una evolución sobre la base del último modelo Z1000 aparecido en 2010. No obstante, si bien la estética y muchos elementos mecánicos han sido renovados, nos encontramos con un resultado sorprendente en cuanto a mejora dinámica.  Sí, la Kawa es un producto aún más radical, visualmente hablando, pero no por ello menos funcional y atractivo para aquellos que busquen una opción naked tetracilíndrica de grandes prestaciones.ver galeríaDucati Monster 1200 vs Kawasaki Z1000En cualquiera de ellas, la deportividad de sus líneas se ve refrendada en unas cualidades dinámicas de primera

En cuanto al equipamiento de serie, es más amplio en la Ducati si contamos con su Safety Pack que incluye incluso con control de tracción, ABS y diferentes modos de potencia. En cambio, en la Z1000 el ABS es opcional -equipado en nuestra unidad de pruebas- y no hay posibilidad de disponer de los controles electrónicos ofrecidos en su rival italiana. Partiendo de estos datos y, teniendo en cuenta que ambas rondan los 13.500€ - la Z1000 es versión Special Edition diferenciable por su color exclusivo-, la balanza es favorable a la Monster. 

¿Supernaked´s?

Sí, podríamos considerarlas como “Supernaked”, aunque lo lógico sería no hacerlo, reservar dicha denominación para las Aprilia Tuono V4 R, BMW S1000R, MV Agusta 1090 RR o KTM 1290 Superduke R, todas ellas motos que rondan los 160 CV o más de potencia. Nuestras protagonistas se conforman con unos cuantos menos, rondando los 135-140 y en el ámbito habría que considerar como rivales más directos a la Honda CB1000R, MV Agusta 1090, Triumph Speed Triple o la ya extinta Yamaha FZ-1 que, muy probablemente, tenga su merecido relevo en breve.

Tanto la Monster 1200 como la Z1000 y sus rivales directos ofrecen grandes prestaciones, una gran calidad de terminación y temperamentos diferentes, claramente determinados por sus configuraciones mecánicas y más que suficientes para rodar a ritmos de infarto incluso en circuito. Pero volviendo a las que nos ocupan, toca el turno de enfrentar una “dos cilindros en V” contra una “cuatro en línea”, explosividad versus progresividad, todo ello envuelto en un traje de gala de lo más cuidado en ambos casos. Con potencias más o menos similares, unos 135 CV en el caso de la Ducati y 142 CV en la Kawa, pero más par motor y cilindrada en la italiana.ver galeríaDucati Monster 1200 vs Kawasaki Z1000La Kawasaki Z1000 dibuja las curvas con suma facilidad y muestra un comportamiento sorprendente

Buenas, muy bonitas...

Tengo las dos delante de mí y puedo comparar cada uno de esos pequeños detalles que hacen de sus figuras tan espectaculares. Ese chasis tubular pintado en rojo de la italiana, minimalista. Sus escapes con salida por el lado derecho, su basculante monobrazo, todo ello alrededor de ese imponente motor autoportante… Por su parte, la japonesa muestra sus atributos de forma diferente. Su robusto chasis de doble viga, el cual soporta la mecánica tetracilíndrica, puede llegar a pasar más desapercibido. No así el doble escape o esas líneas puntiagudas presentes desde el frontal a la zaga. Sin dejar a un lado el mayor volumen de los aditamentos plásticos que rodean el radiador y el depósito de combustible. Posiblemente la Monster tenga una calidad visual de terminación algo mejor, la Z1000 es más bien, resultona… 

La postura de conducción es también diferente en ambas, manillar más ancho y elevado en la Monster, lo que permite ir más erguido. Posiblemente la Monster tenga una calidad visual de terminación algo mejor...Por el contrario en la Z1000 se carga ligeramente el cuerpo hacia delante y el mullido del asiento es menos condescendiente con nuestro trasero. En este sentido, el pasajero o pasajera se sentirá también más cómod@ en la Ducati gracias a su asiento más ancho y horizontal. También encontraremos diferencias a la altura de las rodillas, siendo la Kawa más estrecha y permitiendo una mayor sensación de sujeción. En cambio, la Monster es más ancha y algo menos cómoda debido a la peculiar posición de los huecos de anclaje para tornillos del chasis. En este caso, hablando del más atrasado, aun estando tapado por una goma, puede llegar a molestar. En este sentido, la posición de las estriberas es ambas no es excesivamente radical y las piernas van dobladas de manera correcta.ver galeríaDucati Monster 1200 vs Kawasaki Z1000Por su parte, la Ducati Monster 1200 es más nerviosa y requiere un período de adaptación a su peculiar reparto de pesos

Por otro lado, otra de las cosas que llama la atención son sus respectivos cuadros de información, a mí parecer, no muy bien resueltos. Creo sinceramente que durante el desarrollo de este modelo en Ducati no tuvieron días muy luminosos porque es imperdonable no darse cuenta de que, la bonita pantalla a color, deja de verse en numerosas ocasiones, pareciendo incluso que está apagada. Los japoneses tampoco se quedan atrás y en este caso la Z1000 ha recibido un cuadro digital tan ¿moderno?, que hace falta un pequeño curso para su interpretación. Como ejemplo sirva que el tacómetro está dividido en dos zonas: hasta las 4.000 rpm se verán a la izquierda de la pantalla digital de manera vertical y a partir de ahí en una secuencia horizontal de luces por fuera de dicha pantalla digital. Además, su ubicación es tan retrasada que requiere bajar la cabeza y retirar la vista momentáneamente de horizonte para verla… En fin, menos mal que en todo lo demás ambas resultan más que satisfactorias y, una vez puestas en marcha, te absorben con sus con sus respectivos sonidos mecánicos haciéndote olvidar de estos pequeños pormenores.

Explosividad frente a progresividad

La Kawasaki es dulce, menos estridente al ralentí, más suave, siempre y cuando no tentemos a su propulsor de 16 válvulas llevándolo hasta la zona alta de la gama de revoluciones, porque allí aúlla a pleno pulmón. En cambio la Monster ya emite más decibelios desde su puesta en marcha, es más estruendosa y no hace falta exprimir su mecánica para obtener una patada considerable. Tan sólo hacen falta poco más de 3 ó 4.000 rpm y nos dará lo que queremos en una corta franja de revoluciones, sin necesidad de exprimirla al límite de vueltas.ver galeríaDucati Monster 1200 vs Kawasaki Z1000Ambas destacan por un cuidado diseño y elementos de primera tanto en la mecánica como en el equipamiento

También difieren en el tacto del embrague y del cambio, notándose más la inserción de marchas en la italiana que, a pesar de contar con un sistema de embrague hidráulico, no llega a ser tan agradable como en la japonesa que, aun teniendo embrague por cable, sin tan siquiera regulación de la maneta, permite menos tituveos a la hora de las salidas desde parado y todo el empuje disponible se expresa de una manera más lineal, equilibrada, pero a la vez contundente. Da igual la marcha en la que se circule, siempre hay un buen gesto de su tetracilíndrico. En cambio en la Monster si no elegimos la macha adecuada se puede quejar, poco, pero algo. En ciudad pasar de cuarta, a velocidades legales, puede repercutir en el confort notablemente. Incluso parecerás un novato con el puño del gas. No obstante, si lo retuerces sin compasión, la Monster te deleitará con una patada de motor inigualable, haciéndote sentir sus pistones recorriendo de manera explosiva los cilindros, la cadena soportando todo el par motor. Todo ello con el sello caracteristico de Ducati.ver galeríaDucati Monster 1200 vs Kawasaki Z1000La Z1000 es muy compacta y se muestra muy aplomada. Quizás la ergonomía esté un punto por debajo a su rival italiana

Quizás otro punto donde difieran sea el aplomo general, algo mayor en la Z1000. Llegarás a sentirla como un bloque compacto e imperturbable. Más rígida y con un reparto de pesos menos enfocado hacia el tren trasero, detalle que, en la Monster 1200, junto a su ancho manillar, hacen de su dirección más liviana en toda circunstancia. Cabe destacar también que, si bien ambas se muestran ágiles en ciudad, sus respectivos y reducidos ángulos de giro, dificultan alguna maniobra que otra. También hay que mencionar que un punto importante que, a priori podría pasar desapercibido, es la distancia entre ejes, casi 8 cm mayor respecto a la Kawasaki -1.511 frente a 1.435 mm-.

Sobre el terreno

A la hora de salir a terrenos más rápidos también encontraremos notables diferencias. Por ejemplo, a la hora de rodar por autopista y carretera. Si bien la mayor batalla de la italiana juega a favor del gran aplomo mostrado, la resistencia aerodinámica está algo peor resuelta respecto a la Z1000, mostrando la Monster 1200 más los remolinos producidos por el viento golpeando en el faro y el resto del conjunto frontal. En cambio, en la Kawasaki, el afilado doble faro delantero, su correspondiente careta y los deflectores del radiador canalizan el flujo de manera más limpia. ¿Qué quiero decir con todo esto? Pues muy sencillo. Todos sabemos que las naked son naked, pero en este caso unas pueden resultar más satisfactorias en terrenos así y la Kawasaki lo es. No obstante la dureza del asiento es mayor en esta última y el paso de los kilómetros se hace menos llevadero respecto a la Ducati. 

Si dejas la autopista y entras en el terreno de las carreteras con curvas, ahí sí que disfrutarás más con ellas. Como ya indiqué también en la video prueba realizada sobre esta Monster, su tren delantero requiere un pequeño período de adaptación y, comparándola con la Z1000, es más bailarina y con tendencia ofrecer menos información sobre la pisada de la rueda. En este sentido la Kawasaki ofrece mayor nobleza y su nueva horquilla, directamente heredada de la montada en la ZX-636R, tiene un tacto simplemente excepcional. Casi el mismo tacto que ofrece el resto del conjunto. La Kawasaki ofrece mayor nobleza y su nueva horquilla tiene un tacto excepcionalY eso que ni lleva control de tracción, ni modos de curva de potencia seleccionables, elementos que sí encontramos en la italiana y, volveré a afirmar, funcionan las mil maravillas. ver galeríaDucati Monster 1200 vs Kawasaki Z1000La evolución de la saga Monster ha traído consigo una mejora en todos los aspectos y la 1200 es el resultado

En el caso de los frenos ambas ofrecen un mordiente y capacidad de detención innegable. Quizás, en el caso de la Kawasaki sus pinzas de anclaje radial firmadas por la propia marca muestren un mejor tacto y mordiente, sin nada que envidiar a las Brembo de la Ducati que, en nuestra unidad de pruebas, mostraban algo ya de fallecimiento o algún pequeño poro en el circuito. Cabe destacar también el buen hacer de sus respectivos sistemas de frenos ABS, eficaces a más no poder y que actúan cuando de verdad es necesario…

¿Capricho o no?

Puede que no sean las motocicletas  ideales para ese “todo” que buscamos, tampoco pretenden serlo. Sí, es cierto, para hacerte con una de ellas deberás juntar cantidades por encima de los 13.000 euros, pero en contrapartida obtendrás, en cualquiera de los casos, una máquina potente, de fuerte personalidad, de calidad, con la que no pasarás desapercibido, pero a la vez podrás hacer más cosas que dejarla aparcada en una terraza. La Ducati Monster 1200 y la Kawasaki Z1000 son máquinas emanadoras de poderío, con las que disfrutar de la conducción en cada curva, cada segundo. De eso no cabe duda. ver galeríaDucati Monster 1200 vs Kawasaki Z1000Podrán gustar más o menos estéticamente pero ambas están preparadas para hacernos disfrutar de las mejores carreteras...

¿Una vencedora? Bueno, como siempre eso es difícil de demostrar. En cuanto a la relación precio/equipamiento la Ducati cobra ventaja. En prestaciones ambas se defienden más que de sobra. Los consumos casi fueron calcados, unos 6 litros a los 100 Km.  Por comodidad y ergonomía quizás la italiana esté algo por encima, pero también depende de los gustos de cada usuario, de su talla corporal. Eso sí, la Kawasaki es más “fácil” de conducir en la mayoría de los casos. Es más suave, mientras que la Ducati, es eso, una Ducati, con su característico comportamiento dinámico y reparto de pesos. No por ello es mejor o peor, simplemente es diferente. Además, lo que no tiene una lo tiene la otra y viceversa. En definitiva, creo que me quedaría con las dos… 

20 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...