Ducati 1299 Panigale S

Eduard Fernández Masó

13 votos

"Desmoadictiva"ver galeríaDucati 1299 Panigale SFotos: María Pujol

En 2012 Ducati optó por un cambio radical que sustituía su laureada 1198 que tantos mundiales de SBK había dado con Troy Baylis y Carlos Checa. La apuesta fue por la 1199 Panigale, que rompía moldes en cuanto al tradicional chasis tubular Trellis, estrenando un robusto motor Superquadro. Este motor que hacía a la vez de chasis, ya que el tren delantero, el sub chasis y basculante se unían al propulsor para usarlo de esa forma de elemento activo de la parte ciclo. Sin duda un alarde tecnológico para conseguir reducir a tope el peso según la marca consiguen dejarlo en 166,5 kg en vacío y en 190 kg con todos los llenos hechos. 

El sector de las deportivas empieza a salir del pozo que las ha tenido relegadas a un segundo plano durante algunos años de la crisis. Las marcas japonesas incluso llegaron a un acuerdo para espaciar de dos a tres años el lanzamiento de nuevas deportivas, para evitar de esta forma una competencia encarnizada que les llevaba a menudo a sacar modelos al mercado compulsivamente, en una carrera por tener las deportivas más evolucionadas.

Ducati siempre se ha mantenido un poco al margen de esta lucha y ha optado por ser fiel a la evolución de sus modelos según los avances y conclusiones que realizaban en campeonatos como el Mundial de SBK o los distintos campeonatos repartidos por todo el planeta. Y por fin con la segunda generación de Panigale se llega a la madurez de un concepto revolucionario dentro de las deportivas actuales. 

La S marca la diferencia

ver galeríaDucati 1299 Panigale S

Ducati siempre ha sido una marca que ha apostado fuerte por la tecnología y en esta 1299 Panigale S este punto es de los que más peso tienen. Ya es una tradición en Ducati que los modelos se dividan en dos o incluso tres variables. El modelo básico ya suele estar muy equipado y es una excelente base, pero como en todo siempre hay mejores opciones como la S y la R. Además también está disponible la pequeña de la casa, la 899 Panigale una medida perfecta bajo mi punto de vista. 

La denominación S es el siguiente nivel y aporta una serie de mejoras en tecnología que saltan a la vista respecto el modelo básico. Para empezar las suspensiones Öhlins son electrónicas, son las denominadas Smart EC que se auto regulan automáticamente mientras se circula o al gusto mediante el menú. Las llantas son forjadas de un bloque macizo y firmadas por Marchesini.

La versión S también se distingue por su iluminación Full LED, toda una garantía y un elemento de seguridad pasivo importante. El guardabarros delantero de carbono es otro de sus símbolos de identidad. Otro de los elementos que la distinguen son unos mandos control auxiliares en el manillar izquierdo en forma de botones de “+ y –“  que permiten al piloto el ajuste instantáneo de un parámetro de control de tracción, anti wheelie o regular el freno motor. De esta forma se puede afinar al instante la respuesta de las reacciones ante las condiciones diferentes ya sea en un circuito o carretera.ver galeríaDucati 1299 Panigale S

Uno de los puntos más interesantes del modelo S y también el R, es el módulo Bosch Inertial Platform, cuyo cerebro es la centralita IMU. La IMU supervisa constantemente el ángulo de inclinación lateral y el cabeceo hacia delante o hacia atrás de la motocicleta y se comunica con los sistemas ABS, el anti wheelie (DWC) y la centralita de la suspensión Ohlins Smart EC, para asegurar su funcionamiento con la máxima efectividad independientemente de la posición del vehículo. Para el ABS se ha buscado lo mejor de lo mejor, que en la actualidad es Bosch.La Ducati Panigale 1299 S Panigale representa lo último en tecnología de competición

El ABS Bosch 9.1 MP, que montan todas las 1299 Panigale, permite una frenada combinada con control de la elevación de la rueda trasera para garantizar la mínima distancia de frenado y la máxima estabilidad en circuito en búsqueda de los mejores tiempos pero también en carretera ante cualquier necesidad que requiera una fuerte frenada. El sistema interacciona con la plataforma Bosch Inertial Control, lo que permite la máxima frenada incluso si estamos tumbando al límite. Como queríamos experimentar toda esta tecnología nos escapamos al espectacular circuito de Motorland Aragon.

La probamos en circuitover galeríaDucati 1299 Panigale S

A parte de la sesión de fotos que la realizamos en el circuito de Castellolí, nos fuimos a Motorland Aragon a probarla en todo su esplendor. Pudimos dar rienda suelta a los 205cv que es capaz de rendir la Panigale y quedé muy sorprendido de la efectividad de esta máquina. Solamente arrancar el motor en el paddock, veías que la gente levantaba la cabeza para ver que moto emitía semejante sonido.

La verdad es que el sonido de la moto es brutal al ralentí pero aún es más bestia si aceleras en vacío, no me quiero imaginar si le montas un escape abierto. Algunos de los cursillistas que estaban apuntados a la rodada de ECAM se acercaron a ver y preguntar sobre la nueva Panigale.

Tres tandas de 20 minutos nos esperaban para poder sacar las máximas conclusiones posibles en una pista que recientemente había acogido el Mundial de MotoGP y que aún conservaba toda la goma en la pista que me sirvió como referencia para las frenadas y aceleraciones. Como ya he avanzado antes esta Panigale S monta suspensión semiactiva Ohlins Smart EC.ver galeríaDucati 1299 Panigale S

La horquilla NIX-30, el amortiguador TTX y el amortiguador de dirección también de la firma sueca, se comunica con el sistema Bosch Inertial Platform que está condicionado dinámicamente a las condiciones cambiantes del circuito y carretera.

Tiene dos modos de funcionamiento: el primero es fijo, en el que no está activo y permite al piloto definir niveles específicos de compresión y rebote delante y detrás, junto con la tensión del amortiguador de dirección. Estos niveles se mantienen constantes hasta que se vuelva a cambiar, igual  como en un sistema de suspensión tradicional pero sin usar herramientas ni tener que manipular directamente.

Yo no quise tocar nada y experimentar los modos de conducción tal cual vienen de fábrica y primeramente con el modo Sport salté a la pista. La 1299 es una moto muy compacta y con los semi manillares muy abiertos, cosa que me gustó mucho. Tras unas cuantas vueltas de adaptación al trazado empecé a tirar un poco más en serio para ver como reaccionaba la moto en frenadas fuertes.ver galeríaDucati 1299 Panigale S

Quedé muy sorprendido por la capacidad de la moto por decelerar, que no frenar. Digo esto para distinguir entre la sensación que te da una buena frenada con un tacto y potencia del sistema de freno con la capacidad de parar la moto en pocos metros. No se si será por las llantas forjadas, por el contenido peso o simplemente por las suspensiones semiactivas, pero sentí una confianza total en la frenada lo que me llevó a poder realizar apuradas de vértigo.La electrónica de carreras aplicada a una moto de calle

Incluso en un par de ocasiones y adelantando a otros pilotos de mi misma tanda pude frenar muy fuerte yendo bastante inclinado, pero la sorpresa es la buena reacción de la moto en general, sin reacciones raras y sintiendo la goma delantera pisando fuerte como si estuviera pegada al suelo.       

Antes de saltar a pista en la segunda tanda estuve repasando las opciones que la gran pantalla de TFT nos ofrece. Pude estar un buen rato “buceando” por los menús mientras me daba cuenta de las enormes posibilidades de la moto que estaba probando.ver galeríaDucati 1299 Panigale S

El modo semiactivo que permite al piloto seleccionar niveles de comportamiento de suspensión que van de duro a blando. En este modo, el sistema ajusta dinámicamente la compresión, el rebote y la extensión del amortiguador en respuesta a las condiciones de conducción, manteniendo el comportamiento general seleccionado previamente por el piloto.

Para la segunda tanda salté a pista con el modo Race. En la gran pantalla me aparecía un aviso diciendo que el ABS en la rueda trasera se había desconectado, ningún problema pensé, no lo toco casi nunca. En esta tanda rodé durante la mayoría de tiempo solo, lo que me permitió ir probando temas de trazadas, intentar hacer derrapar la rueda trasera y más frenadas de esas que tan buenas sensaciones me habían dado.ver galeríaDucati 1299 Panigale S

La gestión electrónica de esta moto es una maravilla, la potencia brutal de su motor  es una delicia ya que uno casi solamente se ocupa de agarrarse fuerte al manillar, colocarse bien encima de la moto y sentir como el neumático tracciona  catapultándote directamente hacia delante. Es una gozada poder subir y bajar las marchas sin tenerse que preocupar por agarrar el embrague pues el quickshifter se ocupa de todo él solo permitiendo centrarte en la frenada y la aceleración.La 1299 se siente ligera y aplomada, siendo la Ducati más fácil de cuantas he probado

El motor sube de vueltas de una manera más que contundente, sobretodo de medio régimen para arriba que es donde está la “chicha” de verdad. Si en algún momento te caen las vueltas de la mitad para abajo el motor te saca de las curvas pero se nota claramente que si lo que quieres es ir con el cuchillo entre los dientes lo que tienes que hacer es estirar al máximo las vueltas del motor.  ver galeríaDucati 1299 Panigale S

En los cambios de dirección la moto se siente ligera y manejable. En las curvas enlazadas llamadas “sacacorchos” la Panigale cambiaba de dirección a una velocidad pasmosa pero a la vez con aplomo suficiente para tumbarla muchísimo y abrir gas con toda la artillería. Hay que apuntar que el ángulo de dirección se ha reducido a 24º por lo que la agilidad ha sido mejorada.

En las curvas rápidas de entrada y salida del carismático muro de piedra del circuito aragonés la Panigale transmitía total seguridad y en las curvas contraperaltadas justo antes de la recta, donde se tiene que ir con especial atención, los Pirelli Supercorsa SP permitían dejar los nervios en el padoock y afrontarlas con total garantía.  

Al final de la larga recta de Motorland y a poco de los 300 km/h de marcador sí que eché en falta un poco de protección aerodinámica. Aun estando tirado encima del depósito creo que la cúpula es demasiado pequeña lo que provoca cierta presión en el casco que a mi particularmente me afectaba a la visión. Nada que no se pudiera solucionar con una cúpula algo más alta .    

Reflexiones

ver galeríaDucati 1299 Panigale S

Después de probarla por carretera y en dos circuitos distintos las conclusiones que me llevé de Motorland es que la Panigale ha llegado a un punto de madurez que el primer modelo 1199 le faltaba. La electrónica ha sido crucial para que se pudiera hacer la moto más potente pero a la vez cerrándole la dirección un poco para hacerla más fácil en general sin comprometer el conjunto. En carretera sigue siendo una moto muy potente y su motor no es fácil de gestionar si lo que se desea es ir tranquilo. Es una moto para darle gas, por tanto en ciudad será tortuosa por el calor que desprende y por el sonido elevado de su mecánica.

Si nos paramos a pensar la potencia de este bicilíndrico, el peso total y las dimensiones más bien reducidas de esta moto, nos daremos cuenta que estamos cada vez más cerca de una MotoGP y por tanto necesitamos cada vez más la electrónica que ellos emplean.

Si lo tuyo es la exclusividad y en tu corazón siempre ha latido el sonido desmodrómico esta sea posiblemente la Ducati más efectiva a la vez que fácil que hayas podido soñar. Pero como todo sueño la exclusividad tiene un precio y el precio a pagar por ser el más envidiado de los tanderos es de 28.890€.   

Agradecimientos al Circuit Parcmotor Castellolí

13 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...