Macbor Rockster y Daelim Daystar 125

Macbor Rockster 125 y Daelim Daystar 125: Con carnet B

Paulino Arroyo

3 votos

Si apelamos a la necesidad de transporte, la moto es el vehículo ideal en ciudad. Motivos no faltan. Pero la posibilidad de conducir moto –o scooter- de hasta 125 cc con la sola posesión de más de tres años del carnet B, ha ampliado el número de posibles usuarios de modo exponencial. ¡Poder conducir una moto! Esta fue una excelente noticia para muchos y las custom son una elección muy válida y, en no pocas ocasiones, la puerta a un futuro motorista. Hubiéramos preferido que en lugar de una comparativa entre dos modelos, esta fuera entre cuatro o cinco pero no había disponibilidad de marcas como Keeway, Hyosung, Mash por ejemplo, a la espera de nuevos modelos. También otras como Yamaha, Suzuki y Honda, no disponen de vehículos de pruebas de este tipo (ciudadanas custom de 125 cc) aunque de todos es sabido que fue la cuna de la afición que después adquirió otras motos de mayor cilindrada y de esas mismas marcas. 

Custom de primera... experiencia

ver galeríaMacbor Rockster y Daelim Daystar 125Macbor Rockster 125 / Daelim Daystar 125

No vamos a comparar una moto y un scooter aquí, que podría hacerse, pues aunque los pros y contras son evidentes, pocos reconocerán unos y otros según sea su elección. Es cierto que una 125 tiene, casi en exclusiva, un uso urbano al igual que los populares scooters… pero estos últimos no pertenecen al sector “moto”. Y nos consta que ese es el deseo de los que se deciden por una de las unidades de este comparativo: la Macbor Rockster 125 y la Daelim Daystar 125. Y ahora que ya están atentos a este articulo solo los “motoristas”… sigo.

En la actualidad desembolsando una cantidad que no supera los 2600 euros, la Macbor no llega a 2.200 €, podemos adquirir una de estas motos. De acuerdo, son solo 125 cc, pero no vamos a pedir perdón por ello y sí a desvelar aquí cuales son sus ventajas, que son muchas. Y algunos de sus puntos menos favorables.

El bajo mantenimiento, el mínimo consumo, un seguro de importe reducido, la facilidad de conducción, de aparcamiento, son solo algunos aspectos a tener en consideración. Pero la estética custom… eso es lo que selecciona a su comprador. Una custom la eliges por lo que es, no por lo que no es. Es un estilo tan personal que implica no solo su posesión y conducción, también un cambio de actitud en la carretera. Pero… ¿no decía que una 125 es para ciudad? Luego lo hablamos. Antes desglosaré un poco cada uno de estos dos económicos modelos custom.

Macbor Rockster 125

ver galeríaMacbor Rockster y Daelim Daystar 125Macbor Rockster 125 / Daelim Daystar 125

Su precio es de 2199 €. En esta cilindrada el precio es tenido muy en cuenta, por ese motivo lo menciono al principio. El motor es un monocilíndrico de cuatro tiempos con dos válvulas por cilindro y refrigerado por aire con cinco velocidades, arranque eléctrico, distribución por cadena e inyección electrónica, y Macbor indica concretamente 10,6 CV a 7.500 rpm. Si crees haberlo visto con anterioridad, despejaré tus dudas. Se trata de un tratado de expansión por Asia o Joint Venture, un acuerdo con Honda y es el mismo propulsor de la Honda CBF 125. El peso, otro aspecto de importancia, es de 142 kg en vacío o 155 Kg en orden de marcha. La altura de asiento, algo que se valora mucho en la primera moto, es de 720 mm y es demasiado rígido. Incluye caballete central y pata lateral, lo que ayuda al aparcamiento en las zonas destinadas a las motocicletas y es este un equipamiento superior a muchas motocicletas de mayor cilindrada. En lugar de las habituales estriberas los pies se apoyan en plataformas, una solución que va tan destinada al aspecto estético como práctico. El consumo es realmente bajo aunque siempre hay que matizarlo. En conducción real y combinada de carretera y ciudad es de 3 litros a los 100 km, pero seguro que en lo cotidiano pero sin excesos puede reducirse esta cifra. De hecho la marca indica 1,9 litros a los 100 km, cifra que resulta tal vez muy optimista. Es realmente poco y con los 13,5 litros del depósito, supera los 400 kilómetros sin repostar… ¡Increíble! El único reloj velocímetro contiene una pequeña pantalla de cuarzo líquido con algunos datos como el nivel del depósito de combustible, kilómetros totales y dos parciales.

La frenada está confiada a un disco delantero y a un tambor trasero acompañados de un sistema CBS (o Combined Brake System), es decir, una frenada combinada que acciona ambos frenos conjuntamente. Y lo cierto es que hay que acostumbrarse a sus reacciones pues actuando sobre el pedal del freno trasero, "hunde" la suspensión delantera. La suspensión trasera se confía a una pareja de amortiguadores regulables en precarga de muelle, con depósito de aceite separado. 

El largo entre ejes es de 1.435 mm y el largo total de 2.100 mm. Las ópticas son LED, tanto la delantera como la trasera y los intermitentes. El reloj velocímetro analógico aporta lo necesario, testigo de intermitencias, neutral, luz larga… Y en lo que respecta a la elección de neumáticos estos se unen a la línea de ahorro que contiene el precio. Son unos Yuanxing pero puesto que es un elemento de desgaste, resulta fácil optar por otras gomas de mejor calidad. También adelanto que durante esta prueba pasaron desapercibidos. Sus medidas de 90/90-18 delante y 130/90-15 detrás, ya veremos que son idénticas a las de la Daelim Daystar.

Daelim Daystar 125

ver galeríaMacbor Rockster y Daelim Daystar 125Macbor Rockster 125 / Daelim Daystar 125

El precio de la Daelim Daystar 125 es de 2.595 €, salvo ofertas puntuales o extras. Su motor es un monocilíndrico de cuatro válvulas con inyección de combustible, refrigerado por aire y aceite (un pequeño radiador pasa muy desapercibido), arranque eléctrico, cinco relaciones y transmisión por cadena. Con dos discos de freno el delantero de 276 mm y el trasero de 220 mm. El peso en seco es de 160 kg y la altura de asiento es de 720 mm. El consumo que reflejan las cifras, tras recorrer con ella varios cientos de kilómetros, es de 3 litros a los 100 km, con el mismo tratamiento que el realizado a su compañera de este comparativo, la Macbor Rockster. Con un depósito de 17,3 litros de capacidad la autonomía es sencillamente enorme. También es cierto que sus prestaciones en aceleración en salida desde parado son menores a las de la Rockster. Y el motor debe ir siempre por encima de las 8.000 rpm para rodar a 100 km/h. Pero las prestaciones y el consumo los comentaré más adelante. Aunque tal vez esa necesidad de rodar siempre alto de vueltas se deba también a las dimensiones más generosas de la Daystar, pues su peso es superior y el largo total es de 2.240 mm. Dos relojes analógicos vistos desde hace años en este tipo de motos, nos recuerdan, tal vez demasiado, que este es un vehículo económico por concepto, aunque se agradece que la información sea de fácil lectura incluso a plena luz del día. Tal vez ya estamos acostumbrados a las pantallas TFT o LCD, que no tienen lugar en esta Daelim.

Daelim nos indica que la potencia es de 12,8 CV a 9.700 rpm. En el apartado suspensiones detrás consiste en una pareja de amortiguadores regulables y delante en una horquilla telescópica convencional que, adelanto, consiguen superar con buena nota los badenes reductores de velocidad de nuestros pueblos y ciudades. Como punto diferenciador evidente entre la Daystar y la Macbor, en la primera destacar la presencia de dos relojes, velocímetro y tacómetro además de reloj de nivel de combustible sobre el depósito, plataformas con palanca de cambio doble para insertar marchas siempre con un movimiento descendente, doble salida de escape y el color verde militar. Si deseas preguntar por ella esta unidad se conoce como VL125 Z FI Plus… Por cierto, las plataformas son un elemento común entre ambas. El largo entre ejes de la Daelim es de 1550 mm, notablemente superior a la Macbor.

Los neumáticos son un buen equilibrio estético y práctico para una custom de pequeña cilindrada pues detrás se trata de un 130/90-15 y delante de un 90/90-18 curiosamente en llantas de palos. La calidad de las gomas, unos Kenda, no queda comprometida, ni en las frenadas ni, lógicamente, por la potencia. Un aspecto del que podemos despreocuparnos, salvo por la importancia de revisar las presiones de vez en cuando.

Por ciudad

ver galeríaMacbor Rockster y Daelim Daystar 125Macbor Rockster 125 / Daelim Daystar 125

No hay duda que el entorno urbano es su hábitat en el que tanto la Rockster como la Daystar se encuentran en su salsa. El poder aparcar en cualquier lugar, el mínimo gasto y la rapidez en la movilidad son los factores a valorar. Y aquí la potencia de poco más de 12 CV se muestra suficiente, con la de mayor potencia con 12,8 CV, pero mayor peso, de la Daystar. Sí, los scooters son los primeros en desaparecer de nuestra vista cuando se ilumina la luz verde de los semáforos. Su potencia llega al instante al tratarse de cambios centrífugos. En el caso de estas dos pequeñas custom, la Macbor y la Daelim, les seguiremos si somos capaces de salir con el motor alto de vueltas. Puestos a encontrar diferencias de comportamiento, la Macbor dispone de algo más de potencia en la zona media del cuentavueltas y es por lo tanto más rápida en su entrega, aunque en ambas ocurre lo que explico a continuación. En los primeros metros tras una detención las motos de mayor cilindrada, con más bajos y medios, se irán irremisiblemente, pero por lo general las encuentras a casi todos en el siguiente semáforo… y vuelta a empezar. La anchura de manillar es mayor en la Macbor y sus espejos retrovisores también irrumpen en el peor momento: entre coches. De cualquier modo ambas se desenvuelven bien en ciudad a pesar de tratarse de motos custom que casi siempre penalizan en ese apartado.

Como anécdota para quienes aun duden entre una opción u otra, una moto y un scooter: el mantenimiento de una moto de 125 cc es inferior al de un scooter de esa cilindrada. Y otra cuestión que hay que resolver es: ¿necesitamos más? Si la respuesta es afirmativa habrá que optar la elección de carnet A. Aunque la pregunta es retórica tiene respuesta. Si en lugar de 12 CV dispusiéramos de 20 CV como si se tratara de una ciudadana 250 cc, el uso tal vez podría ser un poco más polivalente. Cambiarían aspectos como la aceleración, la recuperación y la velocidad punta. Un poco, pero no mucho. Y si hablamos de las actuales 300, carentes aun entre ellas de motos custom, la diferencia es ya bastante evidente. De cualquier modo, bienvenidas sean las aptitudes de estas 125 cc al menos en ciudad, pues disponen de estilo custom, una estética muy marcada y personal que no deja indiferente, y una facilidad de conducción, de asiento bajo, de mínimo consumo y de escaso mantenimiento que son sus aspectos positivos más reseñables.

Y salimos a carretera

ver galeríaMacbor Rockster y Daelim Daystar 125Macbor Rockster 125 / Daelim Daystar 125

Tras pocos kilómetros con ambas, tanto la Rockster como la Daystar sufren en las mismas situaciones, fruto de su concepción, sin que por ello debamos juzgarlas negativamente, pues, ¡son solo 125 cc! Limitadas en velocidad por la potencia máxima que dicta la reglamentación que afecta a su cilindrada, es mucho más recomendable, por no decir de obligado cumplimiento, elegir siempre que sea posible rutas de carretera de doble sentido con la velocidad limitada a 90 o 100 km/h. De ese modo viviremos en total comunión con cualquiera de estas motos, pues sus motores soportan el trato que implica rodar siempre alto de vueltas. Hay que tener en cuenta que en autovías o autopistas, los poco más de 100 Km/h que desarrollan reamente no permiten circular en armonía con el resto de usuarios. Nos moveremos excesivamente lentos y la sensación no resulta agradable. A dúo las situaciones de aceleración por ejemplo se ven mermadas siendo aun más comprometidas que en la conducción en solitario. Y las recuperaciones viajando dos se ven realmente comprometidas. Pero por el contrario hay aspectos que, en carretera, resultan remarcables.

De entradas te olvidas casi por completo del consumo, ¿quién no para antes de recorrer más de 300 km? Es tan bajo que llegarás a destino, salvo que seas un verdadero rutero tragamillas, sin necesidad de volver a repostar. La Daelim nos ha dado tres litros a los 100 Km, mientras que la Macbor ronda esa misma cifra. Aunque conviene apuntar que en el caso de la Daelim, por la ubicación del tapón de combustible, resulta difícil llenarla hasta el límite. Y si lo hacemos corremos el riesgo de ir perdiendo parte de la gasolina por el tapón. También nos despreocupamos de los radares, algo que puede parecer superfluo pero no somos pocos los que ponemos en valor el viajar en motos de baja cilindrada no precisamente por evitar las multas. La velocidad es reducida y permite disfrutar más del entorno. Por el contrario, nos vemos obligados a rodar con el motor alto de vueltas para mantener una buena velocidad de crucero que en pocas ocasiones rozará los 100 km/h. 

La frenada es otro aspecto positivo pues al disponer de poca potencia, la velocidad resultante es baja por lo que la potencia de frenado es más que suficiente, tanto en el modelo de Daelim, como en el Macbor. A pesar de que esta última confía en tambor en el eje trasero y no en un disco la frenada combinada funciona perfectamente, aunque el tacto y la progresividad es más palpable en el modelo Daystar de Daelim, que ha optado por el disco de freno. Ya adelantaba que el disco delantero de ambas nunca actúa en solitario por el sistema combinado por lo que en buena medida se facilita la operación de detenerse en pocos metros. La Macbor al disponer de tambor trasero acciona la pinza sobre el disco delantero y eso provoca un instante de “exceso de frenada” al hundirse sin comprender muy bien el motivo, la suspensión delantera.

Con ambas encontraremos el punto muerto con facilidad entre primera y segunda, aunque el excesivo recorrido de la palanca del cambio en la Daelim precisa por nuestra parte de una mayor atención. El de la Macbor es más intuitivo pero también aparecen en ella falsos puntos muertos, detalles que tal vez desaparezcan tras el paso de los kilómetros.

No es especialmente reseñable la diferencia de consumo de carretera y ciudad pues en ambos casos el consumo resultante tras 100 km/h de recorrido mixto carretera/ciudad es realmente bajo. Las mínimas diferencias en cada ámbito en motos que casi siempre se exprimen al máximo no son significativas… La iluminación durante la conducción nocturna, gracias a la elección de los LED en la Macbor tanto delante como detrás, es muy buena. Esto se debe también a que la velocidad es limitada y casi siempre nos movemos dentro de la distancia que abarca el haz de luz, lo que implica que incluso la distancia de frenado, también en la Daelim, no es superior a lo que podemos ver en conducción nocturna.

Iguales... o no

ver galeríaMacbor Rockster y Daelim Daystar 125Macbor Rockster 125 / Daelim Daystar 125

Ya hemos visto que en los aspectos mecánicos no difieren en exceso, salvo en el motor con cuatro válvulas en la Daelim. Pues tampoco son muy distintas en su estética. La Daystar es una moto de mayor tamaño, con guardabarros algo más envolventes y estilo clásico con una imagen que lleva ya tantos años entre nosotros que muchos la ven como el paradigma del custom. Pero el estilo custom es mucho más amplio.

El modelo Rockster aporta una visión algo más actual, y no por ello deja de ser un fiel reflejo del custom de fábrica, un estilo tan amplio que apenas podemos hablar de preparación y personalización cuando hablamos de motos de este estilo. Son un equilibrio entre prestaciones y precio. La expresión “custom clásico” las define, tal vez mejor a la Daelim que a la Macbor y no precisa de tarjeta de presentación.

Son dos ciudadanas motos de 125 cc, pero que no están exentas de personalidad y comparten elementos como son las plataformas, asiento bajo, caballete central y lateral y muchos otros detalles gracias a los cuales parece que estemos ante motocicletas de mayor cilindrada.

Invitado de prestigio

ver galeríaMacbor Rockster y Daelim Daystar 125Macbor Rockster 125 / Daelim Daystar 125

Para nosotros ha sido todo un privilegio disfrutar de la compañía durante toda una jornada de Quim Carrascosa, nuestro invitado en este comparativo custom de tan pequeña cilindrada. Solícito ante la invitación, su respuesta fue afirmativa a la primera, incluso tras conocer la cilindrada de las protagonistas.

Su trabajo dentro del mundo custom ha quedado ya sobradamente contrastado al ser el responsable de la marca Zodiac International B.V. (en nuestro país y también en Portugal y Andorra). Zodiac es líder entre las empresas de After Market para Harley-Davidson y su labor es poner a disposición de los usuarios de motos de esa marca piezas para personalizar y potenciar sus monturas. Y últimamente se ha ampliado también a otras marcas como Victory, Indian y Triumph. El mismo Quim ha modificado motocicletas y tiene previsto restaurar algunas clásicas pero además con sus empresas Black Duck Custom y Black Duck Parts crea piezas, a la venta en todo el mundo, para motos H-D, Victory, Indian, Triumph…  Así que con este envidiable bagaje quisimos conocer su opinión sobre la Daelim y la Macbor. Por cierto, seguro que también podría aportar su trabajo a cada una de estas motos, modificando y personalizando su aspecto.

Cuestionado por su preferencia ante estas dos motos su respuesta fue rápida: “Prefiero la Macbor. Y los motivos son varios, entre ellos su estética y su potencia en medios”. Pero luego añadió: “en la Daelim el recorrido de la palanca del cambio es excesivo, por ejemplo, algo que también le pasa a la Macbor, apareciendo falsos puntos muertos entre marchas. Los conmutadores son muy mejorables, incluso reutilizados en ambas de cuando aun no era obligatorio rodar con la luz encendida. Y la suspensión delantera de ambas resulta excesivamente blanda, algo que se evidencia al frenar con la palanca trasera"...

Agradecemos la presencia de Quim Carrascosa en este comparativo y lo invitamos desde ya a otros que realicemos en adelante.

Conclusiones

ver galeríaMacbor Rockster y Daelim Daystar 125Macbor Rockster 125 / Daelim Daystar 125

En la palabra custom caben muchos tipos de modificaciones hacia distintos objetivos como son el scrambler o el cafe racer por ejemplo y todo ello está “customizado” por utilizar la expresión que nos ha traído hasta aquí.

Estas motocicletas de baja cilindrada además de su aspecto tienen una función tanto práctica como lúdica, y tal vez por ello, o a causa de, en pocas ocasiones reciben cambios significativos. A pesar de todo, con un gasto mínimo pueden adaptarse a las necesidades de su propietario, montando soportes de alforjas, pantalla o respaldo del pasajero por poner los ejemplos más habituales, sabedores de que una enorme mayoría la mantendrá de estricta serie durante toda su vida útil.

Unido a sus precios accesibles, recordemos, la Daelim Daystar, 2.595 € y la Macbor Rockster, 2.199 € y a su facilidad de conducción, son la primera herramienta que algunos utilizarán hasta acabar disponiendo de una moto de mayor cilindrada. El objetivo como vehículo de movilidad será su uso principal, ese es su objetivo. En algunos casos seguro que consigue llenar de satisfacción a su propietarios también en otras facetas… pero hasta que llegue ese momento vale la pena disfrutar de lo que son: agiles y económicas motos para el día a día, de bajo consumo y mínimo gasto de mantenimiento.

3 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...