CromRide 2018: El mejor plan para un sábado de verano

Javi Millán

¿El Mundial del fútbol? ¿MotoGP en la TV? Nosotros no pudimos rechazar la invitación de Kawasaki y aprovechar el sábado para recorrer el itinerario de esta segunda edición de la CromRide, una ruta que nos llevó por los lugares más espectaculares de la provincia de Girona. ver galeríaCromRide 2018CromRide 2018

¿Chicos qué modelo queréis de la Z900RS, la naked o la Café? Creo que Edu y yo lo tuvimos claro desde el primer momento. La verde sería la elegida, una motocicleta que con esos colores rememora las máquinas de carreras de los ´70. Así se lo hicimos saber a Ricard Opisso, Responsable de Marketing y Comunicación de la firma en nuestro país y que, junto a Marc Planas, miembro también del “staff” de la marca, nos acompañaron en esta entretenida jornada de más de 500 Km.ver galeríaCromRide 2018CromRide 2018

Pero antes de comenzar la aventura de doce horas, simplemente agradecer a los “amantes de lo ajeno” por tomar prestado y sin devolución, unos de los soportes de cámara instalados en la moto de Marc y que se encontraba reposando en el garaje del hotel donde nos hospedamos durante la noche. Esperemos que el “amante de lo ajeno” haya podido darle el uso que nosotros no pudimos. ver galeríaCromRide 2018

A las 7 en pie

Habiendo recogido los dorsales el día anterior, quedamos pronto por la mañana, sobre las siete para desayunar. Pero claro, un fin de semana y en un hotel a esas horas, poco desayuno te van a dar… Así que nos pusimos en marcha hacia el punto de salida situado en el Pabellón Municipal Girona. Allí si pudimos tomar un chocolate caliente mientras terminábamos de poner las pegatinas con los dorsales en nuestras flamantes máquinas y antes de comenzar el recorrido. 

Un recorrido que nos llevaría hasta la costa en la primera parte para posteriormente tomar rumbo oeste atravesando en algunos momentos incluso Francia y volver en dirección sur hacia nuestro punto de partida. En definitiva, un bucle repleto de curvas, paisajes y un sol que nos acompañó durante todo el día… No como en la pasada edición. ver galeríaCromRide 2018CromRide 2018

Muchas, muchas vistas

Lejos de la masificación de eventos como la Rider1000, el Punta a Punta o incluso la Rodibook, esta CromRide recibió alrededor de 250 participantes, algunos de ellos con acompañantes, lo que hace de la cifra muy importante para tratarse de su segundo año de celebración. Este dato, junto a un equipo de profesionales con gran experiencia en eventos, hicieron del recorrido, el ambiente y en definitiva de la jornada, muy agradable. Una jornada dividida en cinco puntos de control -seis con el punto final- necesarios para recibir incluso un obsequio en forma de premio.  

Para lograr el objetivo pasamos por lugares tan espectaculares como El Port de la Selva que nos llevó hacia el Monasterio de Sant Pera de Rodes en una primera etapa de cerca de 100 Km y que hicimos en un par de horas. El siguiente tramo nos llevó de nuevo hacia el interior durante unos kilómetros para volver rumbo al norte hasta tocar con Francia. Otra vez pusimos rumbo oeste hasta llegar al segundo paso de control en Agullana, donde pudimos disfrutar de un pequeño almuerzo después de haber realizado otras casi dos horas sobre las Z900RS y que, por cierto, nos seguían sorprendiendo por su comportamiento dinámico. Ya la había tenido unas semanas antes para la realización del comparativo contra la BMW R nineT Racer  y la verdad es que con este modelo Kawa ha conseguido el equilibrio perfecto entre un diseño clásico y una moto con un comportamiento dinámico moderno, seguro e impresionante. ver galeríaCromRide 2018CromRide 2018

Camprodón sería el tercer punto de paso y allí llegamos tras otra hora y media de recorrido de curvas y curvas. Un municipio entrañable situado en un valle y que recomiendo visitar por su belleza arquitectónica y sus numerosas fuentes además de su naturaleza… Allí paramos a comer algo rápido para continuar la marcha hacia el cuarto punto de control.

Esta vez el tramo sería el más corto del día -unos 64 Km- hasta llegar a la estación de La Molina. No, no había nieve, pero sí numerosos aficionados al descenso en bicicleta y que llevaban algunas máquinas a pedales más caras incluso que muchas de las motos participantes en la CromRide. Bueno, no más caras que las numerosas BMW R 1200 GS. 

Hasta llegar al quinto punto de control realizamos el tramo más retorcido de cuantos realizado en mi vida. Miles, millones de curvas durante dos horas y media sin cesar. Una tras otra pasando por Borreda, Alpens, Sant Quirze de Besora o Sant Pere de Torrelló hasta alcanzar Els Hostalets d´en Bas. Sin lugar a duda, un recorrido sinuoso donde los haya, pero a la vez súper ameno donde los 118 Km recorridos parecieron menos. Salvando los millones de insectos que quedaron estampados en nuestros cascos y chaquetas, lo mejor es que no hubo un solo incidente…ver galeríaCromRide 2018CromRide 2018

Último tramo

Ya solo nos quedaban los últimos 50 Km de la jornada, la última hora sobre las impresionantes Z900RS que, ante tanta moto trail, destacaron pero que muy mucho, incluso recibimos muchas consultas sobre la misma. Muchos curiosos pensando en cambiar de montura y que se sintieron atraídos por las motos japonesas. ver galeríaCromRide 2018CromRide 2018

En definitiva, fue una jornada intensa pero divertida, arropada por una perfecta organización y un recorrido que a más de uno nos puso la piel de gallina por su belleza. Si te ha picado el gusanillo, la edición 2019 está en marcha…


Los que han leído esta noticia, también han leído...