Crom Ride 2020: Una muy especial y esperada 4º edición

Paulino Arroyo

¿Cómo explicar las sensaciones? Nosotros habíamos recorrido algunos miles de kilómetros en nuestras jornadas de pruebas pero, para la mayoría, ¡esta era la primera gran salida del Verano! Y esta ha sido la mejor edición. Se ha consolidado, fiel a un estilo… y tenemos referencias, pues hemos sido testigos de varias ediciones, la Crom Ride 2018 y Crom Ride 2019 (con la Moto Guzzi V85 TT. En este 2020 un servidor con la BMW R 1250 RS, David Remón con la BMW F 900 XR. Y compartimos ruta con el compañero, siempre bienvenido, Sergi Mejías, este a bordo de una BMW R 1250 GS.

La Crom Ride 2020: Curvas, seguridad y buen ambiente

ver galeríaCrom Ride 2020: Una muy especial y esperada 4º ediciónCrom Ride 2020. Con la BMW R 1250 RS, seguido por David Remon y la F 900 XR y Sergi Mejías con la R 1250 GS.Había muchas ganas de moto. Quienes no pertenecen a nuestro mundo, no comprenden que ella, la moto, es un bálsamo, una terapia, una medicina, un modo de relacionarse. Es foco de amistades duraderas, de las de verdad, forjadora de carácter y de personalidad. E incluso de exclusividad, entendida como minoría, ¡una gran minoría! Pero esta cuarta edición de la Crom Ride pudo celebrarse y participamos, y era especialmente agradable descubrir que, en este especial 2020 habían apostado más sponsors que nunca: Metzeler, Galfer, Motorex, Honda, Macbor (varias y una de ellas, concretamente la recién llegada Montana XR5, en manos del piloto dakariano Gerard Farrés), Benelli, Moto Guzzi, Shad entre otros. Además, un año más, el Servei Català de Transit colaboró ofreciendo la Formación 3.0, una sesión práctica de seguridad vial.

No olvidaré, de esta especial edición de 2020, el respeto en mantener las distancias, los reencuentros con viejas amistades, todo ello entre motoristas de todos los estilos, motos de distintas tendencias: en mi ambiente a mí que, ¡me gustan todas!

La diversidad de estilos implicaba tener que adelantar a motos con el paso de curva más lento, las custom, o algunas de baja cilindrada, que, al final, por su constancia, ¡acababan el recorrido junto a las de más de 1.000 cc!. 

Muy poco tráfico y mucha diversión

ver galeríaCrom Ride 2020: Una muy especial y esperada 4º ediciónCrom Ride 2020Para tratarse del primer sábado del mes de Julio cabe reconocer que encontramos poco tránsito. Las carreteras muy reviradas y de gran valor paisajístico fueron la tónica. Pero antes, el viernes, llegamos al Pabellón de Fontajau en las afueras de la ciudad de Girona a recoger dorsales –con franjas horarias preestablecidas para evitar aglomeraciones- y, lo más importante, el Road Book.

En nuestro caso hasta pasadas las 7 de la mañana del sábado no iniciamos el recorrido, con la primera parada en Ca la Pruna de Pals, no sin antes subir el Port del Ángels y pasar por los pueblos medievales de Monells y Cruïlles para llegar a la Costa Brava, concretamente a Llafranc -subir a las alturas del Far de Sant Sebastià- y seguir hacia Begur.

Curvas, cultura y paisajes increibles

ver galeríaCrom Ride 2020: Una muy especial y esperada 4º ediciónCrom Ride 2020La ruta recomendada por la organización posibilitó a los apasionados de la moto recorrer, en 500 km, lugares tan icónicos como Besalú, Castellfollit de la Roca, el pueblecito con iglesia románica de nombre Beget, los Cingles de El Far sobre Les Guilleries y el Montseny, o la fortaleza del pueblo amurallado de Hostalric. 

Es de agradecer la colaboración del Patronato de Turismo Costa Brava – Pirineo de Girona que permitió situar los cinco Controles de Paso en localizaciones únicas y características de la provincia como Pals, Beget, Santuari de Mare de Déu del Far, Coll de Ravell y el último junto a las Murallas de Hostalric. 

No hay dos Crom Ride iguales

ver galeríaCrom Ride 2020: Una muy especial y esperada 4º ediciónCrom Ride 2020Cada uno vive las ediciones del Crom Ride a su manera. Por eso no hay dos ediciones iguales. Depende de tu actitud, de la moto de que dispongas y hasta de la compañía. En mi caso, con David y Sergi se sucedieron -con muchas dosis de complicidad- las muchas decenas de kilómetros de curvas, alternadas con las paradas para un café o un buen bocadillo de fuet. No en vano estábamos en el mejor lugar.

Compartimos también las inevitables pérdidas a pesar del road book, los tramos rápidos y divertidos en solitario y algunos con el resto de participantes, los puntos de control divertidos como el de Beget y la promoción de las manzanas de Girona. Y el más esperado, el de Hostalric, bajo un Sol de justicia, justo antes del último tramo hasta Girona. 

Pero aquel en el que pasamos un rato más largo, el que fue realmente especial, fue el del Coll del Ravell. También por los kilómetros recorridos fuera de Road Book. Allí encontramos el Punto de Control de Paso en manos del Moto Club Impala, junto a una Impala que había pertenecido a la familia Milà además de un Citroen "de museo" utilizado en su día como vehículo de asistencia. También intuiamos que para llegar al siguiente control, el de Hostalric... nos esperaba un buen tramo por las serpenteantes carreteras del Montseny.

Final de etapa y hasta 2021

ver galeríaCrom Ride 2020: Una muy especial y esperada 4º ediciónCrom Ride 2020Desde allí en Hostalric solo quedaba dirigirse, de nuevo, hacia Girona. Al acabar la ruta en el lugar de origen los participantes ponían el sello final en su Carnet de Paso. Lograr el último objetivo del día implicaba –verificando todos los sellos de los controles de paso- conseguir el regalo de finisher, una mochila de XLMoto.

Tras el esfuerzo muchos compartían una merecida cena, una charla comentando lo mejor de la jornada o iniciaban el retorno a casa. Y lo mejor son las ganas de participar en la edición de 2021. ¡Ánimos a todos! Gracias por el esfuerzo, por el trato dispensado. También a todos los participantes por su actitud; también a la organización y… nos vemos en la próxima.