Soy Tribu (2ª Parte): Cómo preparar una vuelta al mundo

5 votos

Recuerdo cómo doce meses antes de comenzar mi particular odisea consultaba a San Google una y otra ve exactamente esto: cómo preparar una vuelta al mundo y no morir en el intento. Con paciencia y buena letra, fui recogiendo de cada sitio aquello que encontraba útil y, de ahí, el primer consejo: busca todo lo que puedas porque las necesidades de cada viaje y viajero son distintas. 

Da algo de vértigo que ahora sea yo quien lo escriba, desde Santiago de Chile, a unos días de que llegue la moto a destino y pueda empezar a rodar. Aplicable a todo peregrino, está enfocado a aquellos que lo hacen en moto y con un mensaje o proyecto que comunicar.

Planificación previa

ver galeríaCómo preparar una vuelta al mundoVuelta al Mundo con Soy Tribu

En mi caso, fue vital ordenar todo lo que pululaba en mi cabeza ya que cuando los pájaros son muchos, los agobios pueden jugarte una mala pasada. Por ello, elaboré con cariño un Excel que me estuvo y está ayudando hasta día de hoy. Como aspiro a ser beatificado, puedes descargarlo para que -ojalá- sea de ayuda en tu periplo. Pincha aquí: Excel mágico para un gran viaje – Cortesía de Soy Tribu.

A cambio, solo te pido tres cosas: 1) que reces por mí cada noche; 2) que recicles para cuidar este planeta tan bello; 3) que compartas esta web en tus redes (¡ja!).

Puedes irte con todo planificado o con mucho para improvisar en el camino y tener super anécdotas cómo la de aquella vez en la que te quedaste tirado cuatro días en un bosque por no haber hecho un curso de mecánica básica. Mi recomendación es que al menos las cosas que sean o más fáciles o más baratas de conseguir en tu país de origen, no las dejes para mañana. Ah, si en tu ruta piensas hacer mucho off-road, te recomiendo este curso de O2Riders y Touratech. Yo lo hice y probé el polvo varias veces.

Cómo conseguir patrocinadores

ver galeríaCómo preparar una vuelta al mundoVuelta al Mundo con Soy Tribu

Lo primero: son muchos los que quieren viajar y que les paguen por ello, así que debes tener claro que si solo te conocen en tu casa y en tu barrio descartes la idea de recibir dinero como por arte de magia. Deshazte cuanto antes de esa tentadora quimera porque más allá de la mítica FFF (family, friends and fools) el chasco está casi asegurado.

Lo segundo: pregúntate qué marcas tienen relación con lo que vas a hacer y por qué les puede interesar tu proyecto, es decir, en qué se benefician ellos. Ponte en sus zapatos: tú eres el director de marketing de X empresa y entre tus montañas diarias de emails recibes uno de un desconocido que quiere algo por la cara. Más vale que hayas adjuntado un PDF o un vídeo potente para que se interesen y, con suerte, te contesten. Cúrrate esta parte porque sino pasarás, con casi toda seguridad, directamente a la papelera o lo que es peor, a ser considerado spam en sus cabezas.

Lo tercero: Cuando te pongas en contacto, evita el email de información genérico de sus webs. Mejor busca en LinkedIn a los responsables de marketing y resume tu proyecto en los 300 caracteres de la solicitud de contacto. Además, proponles directamente en qué te gustaría que se materializase el patrocinio: material, asesoramiento, cursos, difusión, etc. Mientras más concreto seas, más posibilidades tendrás.

Por último: no olvides que un patrocinio implica representar una marca y que, por tanto, es una relación que debes cuidar y regar con frecuencia. En mi opinión, el objetivo a medio-largo plazo es que tus patrocinadores estén contentos con haberse implicado en el proyecto y quieran seguir apoyándote.

Documentación y seguros

ver galeríaCómo preparar una vuelta al mundoVuelta al Mundo con Soy Tribu

Seguro de viaje: tras encargar un estudio comparado a The Boston Consulting Group y analistas independientes de Wall Street, llegué a la conclusión de que el mejor seguro de viaje lo ofrece IATI y... ¡Tachán! Si lo contratas a través de este enlace tendrás un 5% de descuento para el tuyo.

Seguro de la moto: esto aún lo tengo pendiente porque, según me han dicho, lo normal es contratarlo en el propio destino al llegar el vehículo. Tengo entendido que Mapfre es quien ofrece mejor cobertura en relación calidad-precio.

Pasaporte: el mejor consejo que te puedo dar es que evites los fotomatones del metro de Madrid porque son el mal hecho máquina. Te confunden, te hacen trampa, te ponen bizco adrede y su único objetivo y razón de ser es que salgas mal en la foto. Créeme: la mía era tan diabólicamente mala que la policía no me la aceptó y tuve que ir a un estudio fotográfico cabizbajo y con el ceño muy, pero que muy fruncido.

Carné de conducir internacional: si llegas cinco minutos tarde a tu cita... ¡sorpresa! Perderás tu turno y si vas pillado de fechas la habrás liado gorda. Sé puntual anda, que no te cuesta nada. Sí, yo llegué 4 minutos tarde porque me gusta el riesgo.

Papeles de la moto. Habría que ser muy despistado para dejárselos en casa.

Hoja de vacunas: no desprecies estos papelitos naranjas porque hay países en los que no te dejarán entrar si no pruebas estar vacunado contra fiebre amarilla y otras malas pulgas. Prepara tus brazos para unas cuantas banderillas.

Carné de pasaje: esto es lo que más se te puede complicar. Asegúrate de que tu banco emita avales bancarios indefinidos porque es lo que ellos te piden para poder generarte el documento. En España solo se puede hacer a través del RACE y, aunque en persona sean buena gente, telemáticamente son un poco pasotas. Ármate de paciencia y aunque no te cojan el teléfono ni contesten los emails, insiste hasta que quieran hacerlo aunque tan solo sea para librarse de ti cuanto antes. ¡Ah! Si vas a viajar más de un año, que te pongan la fecha de inicio del viaje, no la del día de emisión. Es de perogrullo pero a mí me sucedió y no hubo tiempo de modificarlo.

Poder de ruina. Si te vas sin fecha de regreso y tienes alguien a quien le confiarías tu vida, te recomiendo hacer un poder notarial extenso para que esa persona pueda representarte incluso ante el mismísimo Lord Voldemort.

Consejo que te dejo: lleva una fotocopia de todos los documentos en otro lugar de tu equipaje y, además, tenlos escaneaditos y guardaditos en Google Drive o Dropbox y, si ya eres la previsión en verso, tenlos descargados en tu móvil.

Qué motocicleta escoger

ver galeríaCómo preparar una vuelta al mundoVuelta al Mundo con Soy Tribu

Esto es tremendamente personal y, aviso a navegantes, a pesar de que llevo montando en moto desde los 15 años en realidad no tenía ni idea del mundillo hasta que hace unos meses tuve que empezar a enterarme a todo trapo de qué va la película. Así que, como Jack el Destripador, vamos por partes. Cuando me puse a pensar en qué tipo de moto quería, reuní las siguientes características que buscaba en ella:

Que no pesara casi media tonelada, puesto que habrá que levantarla del suelo demasiadas veces.

Que fuera tipo trail, dura y resistente.

Que la marca tuviera amplia presencia internacional.

Que la marca se implicara en este tipo de aventuras.

Que las piezas de repuesto fueran relativamente fáciles de conseguir.

Que fuera lo más mecánica y menos electrónica posible para que

pudiera ser reparada por cualquier mecánico del mundo*.

Que gozara de un aire épico y fuera lo más molona posible.

*Nota: esto es por aquello de ver el vaso medio lleno. Mi idea era comprar la BMW 800 GS Adventure pero me quemaron mi Kawasaki Z300 y sin su venta no podía costearla sin poner en riesgo el presupuesto del viaje. Adjunto foto de la tragedia. Creo que quien quemó las 10 motos de Malasaña aquella noche de verano nunca se imaginó que cambiaría drásticamente la historia de mi vuelta al mundo. Sin embargo, estoy seguro de que las averías que sufra mi veterana F 650 GS Dakar de 17 primaveras me harán conocer gente y tener experiencias que sin ellas no tendría. Querido pirómano: gracias desde ya.

Material

ver galeríaCómo preparar una vuelta al mundoVuelta al Mundo con Soy Tribu

El apartado de la discordia al que le dedicaré un post íntegro más adelante. El mejor consejo es que prescindas de los “por si acaso” porque de lo contrario llevarás la casa a cuestas. Aprende a vivir con lo imprescindible y si necesitas más calzoncillos o bragas de las que pensaste siempre podrás comprarlos en el camino.

Ruta

La ruta depende del tiempo disponible, preferencias, energía, experiencia... y tantas otras cosas que prefiero resumirlo en: haz la que sientas. Yo personalmente prefiero tener un marco, una idea general de sitios y lugares pero siempre permaneciendo abierto a lo que surja y a impulsos de último momento. De lo contrario, siento que me estoy constriñendo a mí mismo por seguir un plan demasiado preestablecido que, de alguna manera, me hace vivir el viaje antes de estar dentro del mismo.

Si vas sin Internet como yo, resulta especialmente útil llevar mapas descargados de la aplicación Maps.me. Para moteros también son útiles las apps Gas Biker y RBiker. Para amantes del trekking: Wikiloc. Y no dudes en consultar la archiconocida web de viajes en moto www.horizonsunlimited.com, donde encontrarás información mucho más exacta sobre multitud de temas.

Cajón desastre

ver galeríaCómo preparar una vuelta al mundoVuelta al Mundo con Soy Tribu

Hay muchos otros aspectos que tocar respecto a la preparación de un gran viaje, desde tu psicología y estado emocional hasta las razones por la que lo emprendes, pero ¡rayos y retruécanos! El post sería eterno. Si hay algo que te gustaría que añada, no dudes en dejar un comentario. Y bueno, si has llegado hasta aquí es que la idea de hacer un gran viaje también anida en tu cabeza. Eso, o que te caigo bien y te entretuve en tu visita mañanera al Señor Roca.

Sea como sea: Gracias. El martes llega Supernova, tras dos retrasos de United Airlines, y podré empezar a rodar. Te agradezco desde ya que te suscribas a los canales y, si puedes y te nace, lo compartas en tus redes.

Web: www.soytribu.es

Facebook: www.facebook.com/soytribu

Instagram: www.instagram.com/soytribu/

Youtube: www.youtube.com/channel/UC5us0sXY9hgRDtd9zRlf38Q

Twitter: www.twitter.com/soy_tribu

5 votos