Brixton Rayburn 125 2020

Brixton Rayburn 125: Convalidación de lujo

Jordi Hernández Farguell

La nueva Brixton Rayburn 125 se mantiene fiel al estilo neo-clásico de la firma, aunque en esta ocasión nos sorprende con una creación un tanto diferente. Se trata del primer modelo tipo Bobber de la marca perteneciente a KSR Group y, como sucede con todas las motocicletas de Brixton, nos propone una moto perfecta para el carné A1, (o en su defecto el carné B de coche convalidado), en la que la estética juega un papel fundamental.ver galeríaBrixton Rayburn 125 2020Fotos: María Pujol

El tirón de las motocicletas de estilo neo-retro ha sido tan importante en los últimos tiempos que incluso se han creado nuevas marcas en las que, todos y cada uno de sus modelos, pertenecen a esta categoría. Este es el caso de Brixton que, bajo el amparo del grupo austriaco KSR, lleva años lanzando al mercado un completo arsenal de modelos -principalmente de 125 cc-, caracterizados por combinar de forma muy acertada sus líneas clásicas con ciertos toques de modernidad. Una formula muy atractiva para el público que, en su mayoría, busca un producto con personalidad y carácter.

Lo último de Brixton es la original  Rayburn, una 125 cc de corte retro pero que busca diferenciarse del resto a través de su atractivo estilo Bobber y su particular configuración monoplaza. Una filosofía que, a priori, puede parecer un poco descabellada en una cilindrada como la del octavo de litro -en la que principalmente se busca la funcionalidad-, pero que gracias a su originalidad y atractivo puede tener un gran encanto para esa parte del público que da prioridad a la imagen.

Belleza indiscutiblever galeríaBrixton Rayburn 125 2020Uno de sus aspectos más particulares es su configuración monoplaza, aunque dispone de estriberas para el acompañante.

Si te gusta ser observado y captar toda la atención en los semáforos, la nueva Brixton Rayburn 125 es sin duda tu moto. Hay que reconocer que la estética es su punto fuerte, los diseñadores de Brixton han acertado tanto en su filosofía Bobber como en la elección de los colores y los complementos  que dan vida a  la nueva Rayburn. Esta está construida sobre una misma base que comparte con el resto de compañeras de gama; su chasis simple cuna abierta, el propulsor monocilíndrico 4T refrigerado por aire de procedencia Suzuki o las típicas llantas de radios son una constante entre los modelos que forman el catálogo de la marca austríaca.

Como punto diferencial, la Rayburn nos muestra su pequeño asiento monoplaza apoyado sobre un par de muelles -al estilo de las motos más clásicas- tapizado en un material que imita la piel. Una montura un tanto escasa en dimensiones y que, debido al tipo de material utilizado en su tapizado, resulta bastante resbaladizo. Su confort es un tanto discutible, sobre todo si pasamos mucho tiempo sobre la moto, aunque para trayectos urbanos que no suelen tomarnos más de 20 o 30 minutos es aceptable. Por contra, la opción de los manillares no supone un extra de incomodidad, al estar colocados por encima de la tija de dirección no forzarán nuestras muñecas en exceso lo que se agradece en este tipo de motos.

Clásica modernaver galeríaBrixton Rayburn 125 2020El faro dispone de un luminoso y vistoso sistema de iluminación daylight que funciona como luces de posición.

Continuando con sus originalidades estéticas, no podemos olvidarnos de su llamativa parrilla portabultos. Esta cumple una función estética y funcional al mismo tiempo, aunque a nuestro modo de ver rompe un poco con el estilo Bobber, ya que si somos completamente fieles a él, esta no debiera existir para dejar a la vista su guardabarros posterior. A pesar de todo hay detalles que nos ayudan a sumergirnos es su halo de clasicismo, con ello nos referimos a componentes como los fuelles de sus horquillas, al escape tipo “peashoter” y el recubrimiento de fibra anticalórica de sus colectores, el bloqueo de manillar colocado en la columna de dirección -no es muy cómodo que digamos-, la visera que acompaña al faro o la pequeña bolsa situada en el costado derecho. Esta es del mismo color que el asiento y tiene capacidad para los papeles, las herramientas y poco más.

Lo genial en una moto de las características de la Brixton Rayburn 125 es que todos esos detalles que nos recuerdan a motos del siglo pasado, se combinan a la perfección con componentes mucho más modernos. Buenos ejemplos de ello son la toma de corriente USB colocada en el semi manillar o su faro (con sistema Daylight), piloto posterior e intermitentes que, a pesar de mantener una imagen muy retro en cuanto a aspecto exterior en los dos primeros, interiormente se ven beneficiados por la tecnología LED. Lo mismo sucede con el cuadro de instrumentos mixto, de proporciones muy reducidas, visibilidad discutible y muy minimalista en cuanto a equipamiento. Este está formado por una esfera analógica para el cuenta revoluciones y unos pocos testigos luminosos, mientras que el resto se encuentra integrado dentro de una pequeñísima pantalla digital que agrupa el velocímetro, un cuenta kilómetros total, el nivel de gasolina y el indicador de neutral.

Clásica hasta en lo técnicover galeríaBrixton Rayburn 125 2020El motor, de procedencia Suzuki, tiene una potencia de 11,2 CV a 9.000 rpm.

Técnicamente la Brixton Rayburn 125 hereda prácticamente los mismos componentes que en el resto de hermanas de la cilindrada, comenzando por una planta motriz sencillísima protagonizada por un monocilíndrico 4 tiempos refrigerado por aire que desarrolla una potencia de 11,2 CV a 9.000 rpm. No es un propulsor molesto en cuanto a vibraciones, ya que en bajos y medios se mantiene dentro de unos márgenes muy aceptables. Si no superamos el rango de las 8.000 vueltas su respuesta es bastante suave, dando lugar a unas aceleraciones y recuperaciones que se ven algo limitadas por su discreta potencia. En velocidad punta tampoco destaca, pero sobre los 80 km/h el funcionamiento es muy agradable, el motor funciona de forma desahogada y sin estrés, pudiendo movernos por el extrarradio a esta velocidad sin miedo al resto del tráfico.

La parte ciclo sigue la misma línea vintage del resto de la gama, aunque en frenos la Brixton Rayburn 125 echa mano de un disco en cada eje (ambos con pinzas de 2 pistones), que están asistidos por un sistema de reparto de frenada muy básico y nada complejo de utilización. Como siempre, el disco delantero lo gobernamos desde la leva derecha, este tiene un tacto bastante duro y un recorrido muy reducido, aunque tampoco hace falta ejercer muchísima presión sobre la maneta para que actúe a plena capacidad. Este tacto tan espartano se debe a la existencia del CBS que entra en escena cuando presionamos el pedal derecho (se puede apreciar el cambio de presión en la leva), tampoco es un virtuoso del tacto pero, si tiene una cosa buena para los conductores noveles o más desconfiados, es que al pisar únicamente sobre la palanca trasera actuamos sobre los discos delantero y trasero, lo que nos proporciona el mismo poder de parada sin estrujarnos demasiado las neuronas.

Ligereza nataver galeríaBrixton Rayburn 125 2020La Brixton Rayburn 125 es una moto muy compacta, la altura de su asiento se mantiene en los 790 mm.

En la práctica la Brixton Rayburn 125 es una moto sumamente fácil de conducir; ligera en cuanto a peso, bastante compacta en cuanto a tamaño y con una altura de asiento de 790 mm que nos permite subirnos a ella fácilmente y apoyar los pies perfectamente al detenernos. En algunos aspectos, su estética condiciona un tanto las cosas, por ejemplo, en el tema neumáticos y llantas, ya que equipa de primera monta unos CST muy “auténticos” en cuanto a diseño pero funcionalmente discutibles sobre unas llantas de radios con cámara. El considerable grosor el neumático anterior la hace un poco “cabezona”, pero eso es algo a lo que te acabas acostumbrando con los kilómetros y aprendes a sacarle partido a la hora de inclinar.

En lo que respecta a la apartado de suspensión la Rayburn 125 confía en componentes muy sencillos; horquilla convencional delante, doble amortiguador detrás con posibilidad de ajuste en la precarga de muelle, hasta aquí todo correcto. La horquilla trabaja bien en cuanto a la capacidad de absorción, muestra un buen desempeño incluso sobre asfalto desgastado y bacheado evitando que este afecte en exceso a la dirección. El comportamiento de los amortiguadores es un poco distinto, con el ajuste que traen de serie se muestran y un poco bruscos de reacciones, llegando a ser bastante molestos si, por descuido, nos tragamos algún bache de forma inesperada. Así que habrá que estar atentos y, en la medida de lo posible, evitar las zonas más bacheadas para que no se vea afectado el confort de marcha.

Cuestión de prioridadesver galeríaBrixton Rayburn 125 2020La relación equipamiento/precio es muy buena, con todo lo mencionado, la Brixton Rayburn 125 tiene un precio de 2.999€.

Tras la prueba a fondo de la nueva Brixton Rayburn 125 hemos llegado a una conclusión muy clara; la nueva Bobber de la firma austríaca es una moto que enfatiza la imagen de marca. Sí, es cierto que el hecho de ser monoplaza le acarrea ciertas limitaciones desde el punto de vista de las ventas, de hecho, en el catálogo de Brixton podremos encontrar varias opciones en la misma cilindrada que nos permiten circular con pasajero disfrutando de una motocicleta con el mismo corte clásico del que alardea nuestra invitada.

Pero no nos vamos a engañar, si tu prioridad es la estética, la Rayburn es sin duda alguna el modelo del octavo de litro más original y bello de la gama Brixton. Además, tiene una relación equipamiento/ precio muy competitivo, sobre todo si la comparamos con motos de su estilo y precio. Y es que por 2.999€ la Brixton Rayburn 125 se encuentra entre las mejores dotadas de su especie, equipando, por ejemplo, un caballete central de serie que no en todas sus oponentes podemos encontrar. Sea como sea, al final, como siempre, la última palabra la tienes tú.


Los que han leído esta noticia, también han leído...