BMW HP4

Eduard Fernández Masó

3 votos

ver galeríaBMW HP4

Probar una moto como la BMW HP4 siempre hace que te replantees un poco las cosas. Una moto deportiva con suspensiones "inteligentes", 193CV, ayudas electrónicas y toda la tecnología que existe, ¿para poder circular por la calle?... ¿Y por qué no?!!

Hoy vamos a probar una de las motos más potentes, más avanzada tecnológicamente y mejor terminada de cuantas hay en el mercado. Además vamos a enfocar esta prueba sobre todo a un uso por carretera. Ya pudimos probar la BMW HP4 en la presentación internacional en el Circuito de Jerez y sacar algunas conclusiones.

Para esta prueba también quisimos probar la moto en circuito y además saber la opinión de un invitado muy especial como es Luis Miguel Reyes. Muchos kilómetros por carreteras de curvas, autovías, puertos de montaña e incluso conducción nocturna y bajo la lluvia para probar a fondo una moto creada para ser la más rápida en circuito, pero también válida para hacer escapadas de fin de semana y "excursiones racing"

La unidad probada en esta ocasión se trataba de la HP4 con el "Paquete de Competición" fácilmente reconocible por el color de las llantas en azul, la abundancia de fibra de carbono, estribos y palancas regulables. Además y como curiosidad en una moto tan deportiva, también montaba los "imprescindibles en invierno" puños calefactables además de la alarma antirrobo.

Con la deportiva más completa del momento recorrimos unos 800 km y a pesar de no tratarse de una moto para viajar, la tecnología de sus suspensiones, su ABS y sus distintos modos de conducción, permiten realizar kilómetros de forma más que segura.


PVP:
BMW HP4 23.400 € y (27.295 € con paquete competición)

Una auténtica moto de carreras

ver galeríaBMW HP4

Con la deportiva más completa del momento recorrimos unos 800 km y a pesar de no tratarse de una moto para viajar, la tecnología de sus suspensiones, su ABS y sus distintos modos de conducción, permiten realizar kilómetros de forma más que segura. Primero de todo hay que reconocer que la HP4 es una moto con un tacto general de lo más deportivo, no nos engañemos, la HP4 es una purasangre deportiva. Los estribos que monta con el Paquete de Competición no son los mejores aliados de la comodidad, por obligarnos a arquear las piernas un montón. Los manillares también obligan a ir inclinados en posición deportiva por lo que si no estás un poco acostumbrado a la posición, te agotarás enseguida.

A su favor diremos que el mullido del asiento es duro pero soportable y que la visibilidad por los retrovisores es bastante buena. Una vez encaramados a su "grupa" y acomodados, la posición no es tan tortuosa como parece. Una moto deportiva como esta HP4 resultará incomoda las tres o cuatro primeras veces que subamos, pero luego con el cuerpo acostumbrado no hay más problemas. La ventaja de las estriberas rígidas es que permite regularlas a tus necesidades además de ser anti deslizantes de verdad, lo que nos permitirá un tacto perfecto todo el tiempo. No tendremos que sufrir por la protección aerodinámica ya que la cúpula es suficiente para las velocidades legales y si queremos más protección nos tocará escondernos detrás de ella.

Una de las peculiaridades la HP4 es que trae de fábrica la línea de escape completa Akrapovic y que a pesar de montar el catalizador y un "DB Killer" el sonido es de lo más excitante. Realmente desde que ponemos la moto en marcha ya queda claro que el carácter de la HP4 es de lo más contundente. No probamos la unidad sin el tapón, pero la verdad es que no hace falta quitarlo para que la moto corra de verdad, la caballería que tiene es suficiente para que nos quede claro desde el minuto uno el inmenso potencial que tiene. Otro accesorio muy de agradecer en una moto de estas características o en cualquier moto, es el cambio semi-automático "shifter" que BMW pone a disposición cómo accesorio en la S1000RR y de serie en la HP4. Gracias a él nos olvidamos de cortar gas y de usar el embrague para subir marchas además de ser un regalo para los oídos escuchar como petardea el Akrapovic cuando subimos una marcha y el dispositivo corta unas milésimas de segundo el encendido para que engrane la velocidad.


El corazón de la bestia

ver galeríaBMW HP4

Técnicamente el motor de la HP4 es el mismo que la S1000RR, los cambios radican sobretodo en la electrónica, que en la actualidad lo es casi todo... La HP4 ya incluye la electrónica que hasta el momento se tenía que pagar a parte, esto ha hecho posible que la dosificación del motor sea mucho más fácil en la HP4 que en las S1000RR. El "Calibratión Kit" ya está incluído pero se tendrá que comprar el cable del kit junto con el software para el ordenador, con eso será suficiente para poder acceder a todos los parámetros de la inyección, control de tracción y modificación de gran cantidad parámetros de la inyección.

También existe como opción y muy recomendable si vas a ir al circuito y eres de los que ya está buscando buenos tiempos, el sistema GPS, que permite descargarse los mapas de telemetría, analizar el vuelta a vuelta de unos entrenamientos o de las carreras. Pero como esta prueba se ha enfocado también a la carretera, explicaré algunas de las sensaciones que se perciben al usar la moto en un uso de carretera.

El motor tiene tendencia a querer girar alto de vueltas y costará mantenerlo a un determinado número de revoluciones. Esto ocurre sobretodo en bajos y también en medios, ya que la gestión del motor está claramente diseñada para buscar prestaciones y girar alto de vueltas. Esto no quiere decir que no tenga bajos, que si los tiene, o por lo menos todos los bajos que puede tener un motor tetracilíndrico de mil, lo que cuesta es aguantar la aguja del tacómetro a unas revoluciones concretas.

Para paliar un poco esta sensación, se podrá seleccionar el modo "Rain" que reduce bastante la potencia y suaviza un poco la entrega, pero las ganas de ganar vueltas siguen ahí. Es una moto que al tener tanta potencia, si lo que se quiere es ir un poco más tranquilo, podremos usar marchas largas, de esta manera nos olvidamos de ir demasiado atacados.

Pero se nota que ha sido configurada para ir al ataque ya que las cifras de consumo también son a la alza. Nos gastó una media de unos 8 litros los 100 km, combinando circuito, carretera, ruta por puertos de montaña etc... Incluso usando durante muchos km el modo "rain" el consumo no bajaba de los 7,5 l/100km. Conclusión: Corre mucho, por tanto, gasta mucho...


Suspensiones del futuro

ver galeríaBMW HP4

Pero si algo hace especial esta HP4 a parte de los materiales ligeros y la exclusividad de su precio, eso es sin duda sus suspensiones electrónicas auto ajustables. El control dinámico de la suspensión DDC (Dynamic Damping Control) ha significado un paso más en la evolución del sistema ESA ya visto en BMW.

Como dice su nombre, con este sistema se produce un ajuste dinámico de la extensión y compresión en función de las condiciones dinámicas de la moto, es efectivo tanto en circuito como en carretera. Al conducir sobre carreteras irregulares, el sistema se ajustará tirando a blando en fracciones de segundo mientras que al realizar una conducción deportiva lo hará a duro. En realidad se trata de un sistema que reacciona automáticamente a maniobras de conducción como frenado, aceleración o trazado de curvas ya que también monta un giróscopo.

Lo interesante del sistema es que él sabe si tú estás circulando tranquilo y por tanto quieres una moto más blanda y cómoda o por el contrario estás realizando una conducción deportiva y quieres sentir mucho más los neumáticos y el asfalto.

El sistema DDC está pensado para auto regularse automáticamente dependiendo del tipo de conducción que estemos realizando pero partiendo de una base predeterminada según los modos "Rain", "Sport", "Race" y "Slick". Utilizando el menú de reglaje que aparece en el tablero de instrumentos es posible adaptar la suspensión más finamente, según las preferencias del piloto. Al igual que en el caso de un sistema de ajuste mecánico, la suspensión puede ajustarse de tal modo que sea más blanda (-7) o más dura (+7). El ajuste de la precarga del muelle se realiza a mano, utilizando una llave de 17 mm, igual que en el caso de la horquilla.

La teoría está muy bién, ¿pero que ocurre a la práctica? Durante la ruta que realicé tuve que afrontar un puerto de montaña con un terreno un tanto castigado seguramente por las temperaturas de invierno, además con muchas curvas lentas que no es el mejor terreno para una super deportiva. Escogimos el modo "Sport", hasta el momento estaba usando "Race" para sentir todo su potencial. La propia rigidez de unas horquillas gruesas y un chasis muy rígido, hacía que la moto se sintiera bastante dura en general y un poco rebotona.

La cosa cambió a mejor cuando cambió el asfalto a otro mucho más nuevo y pudimos notar como en frenadas más fuertes y a más velocidad, la moto iba más por el sitio. Realmente si se nota que las suspensiones cambian ligeramente su comportamiento, la sensación es que la moto siempre está equilibrada, que siempre va bien. En frenadas fuertes la horquilla no se hunde demasiado y lo mismo ocurre en las aceleraciones, donde la moto goza de un perfecto equilibrio. Es una sensación extraña, de control absoluto en todo momento, de equilibrio.

Pionera en su sector

ver galeríaBMW HP4

La HP4 ha abierto una nueva dimensión en el segmento de motos deportivas. En los últimos tiempos la lucha entre marcas se había centrado en conseguir dosificar mejor la potencia brutal de las potentes motos deportivas. La HP4 abre una nueva posibilidad, una nueva manera de sentir el equilibrio tanto en circuito como por la calle.

Una superdeportiva con suspensiones inteligentes se torna más segura por la carretera y más efectiva en la pista, por lo que todo son a priori ventajas. Estoy seguro que a partir de ahora el resto de motos deportivas seguirán este camino que hace relativamente poco abrieron las maxi trail.

Sea como sea la tecnología no para nunca de evolucionar y sorprender, además es importante que lo haga y más si es en pro de la seguridad. La nueva HP4 permitirá controlar de una manera más segura y racional las prestaciones de una auténtica SBK de calle.


Regreso al futuro: por Luis Miguel Reyes

ver galeríaBMW HP4

El título de la famosa película de Robert Zemeckis define a la perfección la sensación que he tenido cuando me he subido a la increíble BMW HP4. La parte de "regreso" corresponde a que es la primera vez que me subo en una moto en circuito desde hace, creo, seis años -y la anterior ocasión ¡quizá haga otros seis!-.
Así que no se puede negar que probar la BMW ha sido un "regreso" de lujo para mi después de tanto tiempo.

Y el "futuro" -aunque es obvio que es presente-, es la propia BMW HP4. Cuando David Remón -responsable moto de esta casa- me propuso probarla pensé que me estaba gastando una broma porque él sabía que hacía mucho tiempo que no "subía" a una moto deportiva. Pero enseguida me di cuenta que hablaba en serio; "Luismi podrías probar la nueva BMW HP4 y me dices qué te parece. Así probarás una moto de última generación con control de tracción -con múltiples posibilidades de utilización-, suspensión autorregulable y 193 cv."

¡193 cv! en una moto de serie, de calle. ¿Y os extraña que me parezca del futuro? Lo cierto es que se me hizo la boca agua cuando David me explicaba todos los detalles de la moto y de la jornada de pruebas. Iba a tener una de las mejores superbikes actuales en mis manos en el circuito de Parcmotor. ¿Tu hubieras rechazado la oferta? Como puedes comprobar... ¡yo no lo hice!

De nuevo en un circuito

ver galeríaBMW HP4

Al llegar a Parcmotor, Edu y Félix ya habían empezado la sesión de fotos de detalle. Antes de dar las primeras vueltas al circuito tuve la oportunidad de observarla mientras acababan su trabajo y, la verdad, es que es preciosa. En mi opinión tiene una estética muy deportiva, agresiva pero con un toque muy elegante. Soy consciente de que la elegancia poco importa en el plano deportivo, pero si una moto así además es bonita... pues mejor.

Antes de ponerme en marcha, Edu dio unas cuantas vueltas para comprobar que todo estuviera ok y me explicó un poco. "Ahora llevas el control de tracción en "Rain" para que te adaptes y le vayas cogiendo el truco sin tener sustos." Y así lo hicimos, aunque debo reconocer que las primeras vueltas estuve más pendiente de "respirar dentro del mono" que de otra cosa. Tanto tiempo sin rodar, unos kilos de más, unas botas un poco grandes y un mono pequeño -de barriga-, no son los mejores ingredientes para ir en moto ¿no? Pero las ganas todo lo pueden y lo cierto es que poco a poco me fui olvidando de las incomodidades y empecé a disfrutar de aquella maravilla.

Corre mucho...

Pese a no ir rápido y tomármelo todo con bastante calma, pronto me di cuenta que el control de tracción en modo "agua" era demasiado intrusivo. Al parar en box le propuse a David probarlo en Sport y, si me "atrevía", acabar en Race -pero no en Slick que es el modo más radical que ofrece únicamente para circuito con siete opciones-. En Sport empiezas a notar que "aquello" empuja con fuerza y la luz parpadeante, que te avisa de que el control está trabajando, lo hace un poco más tarde. Conforme pasan las vuelta me voy animando, empiezo a frenar un poco más tarde -aunque todavía no mucho, la verdad- y empiezo a disfrutar de su rápido cambio y de su potencia.

ver galeríaBMW HP4

Es increíble como se estira hasta las 14.000 rpm y como acelera desde abajo. Tengo que reconocer que durante las primeras vueltas cuando aceleraba y justo cuando cambiaba pensé: "hombre sí, corre, pero tampoco es para tanto". Os explicaré el matiz: ¡estaba cambiando a 7.000 rpm! ¡imaginaos lo que quedaba! Cuando empecé a llegar "arriba" fue cuando realmente flipé -y perdón por la expresión-. ¡Cómo corre!

Es impresionante y lo es también su estabilidad, su frenada y lo bien que "apunta" hacia el interior del viraje, ya sea rápido o lento. La rueda delantera pisa de maravilla, transmite seguridad y te deja ver que, con toda certeza, se puede ir muy deprisa. Otro punto "de futuro" son las suspensiones adaptativas que varían según el modo en el que usemos la electrónica. En Race, la suspensión se endurece y toda la moto se vuelve más radical. La potencia siempre es la misma, pero su entrada dependerá de en qué modo rodemos.

Para ser sinceros, tendría que rodar más veces -a ver si cuela-, para coger un poco de ritmo, poder ser un poco más rápido y, así, extraer conclusiones más reales porque debo deciros que la HP4 me ha impresionado. Su frenada, su estabilidad y su potencia me parecen algo extraordinario. Pienso que para "sacarle" todo el partido hay que estar muy, pero que muy en forma.

Es verdad que hacía mucho tiempo que no conducía una moto de este tipo y eso puede influir en mis apreciaciones pero creo que, incluso si hubiera estado en forma y habituado a las motos actuales, mi opinión no sería muy diferente. Estoy seguro que seguiría pensando que la BMW HP4 es excepcional.

3 votos