Ducati Scrambler 1100 vs BMW Scrambler

Ducati Scrambler 1100 vs BMW R nineT Scrambler: Para gustos, los colores

Víctor Maciel

9 votos

Las BMW de la gama nineT y las Ducati Scrambler 1100, son bicilíndricas refrigeradas por aire (y aceite) con muchas características en común, que casi podrían formar parte de una misma gama, de estar construidas todas por el mismo fabricante.
En la familia nineT de BMW, si quitamos a la Racer, que “juega a otra cosa”, hay 4 modelos, de los cuales: la Pure es la más básica, la nineT original es la más equipada y la Urban G/S y la Scrambler -que son motos muy similares, más allá de la decoración- pertenecen a la franja intermedia de una familia que de por sí, está muy bien equilibrada para poder usarse, tanto para los desplazamientos de cada día, como para un uso más recreativo.
ver galeríaDucati Scrambler 1100 vs BMW ScramblerFotos: Félix RomeroEn Ducati por su parte, a la gama Scrambler 1100 la componen tres motos que compiten, aunque casi se podría decir que complementan, con la línea nineT. Ninguna de las 3 italianas es tan básica como la BMW Pure, ni tan potente, deportiva y cara como la nineT original. Dentro de esta familia, la Ducati Scrambler Sport es la de pretensiones más deportivas, la 1100 “a secas” la más básica, y la 1100 Special es la mejor armada para cumplir con las pretensiones scrambler, ya que de serie monta llantas de radios.
Las llantas de radios, en la BMW en la nineT son un accesorio y -de haberlas traído montadas- habrían incrementado en 475 euros el precio de la unidad de pruebas. A mi gusto esas llantas la hacen más atractiva aunque no las considere tan indispensables como lo habrían sido los neumáticos Off-road -que pueden escogerse como opción sin incrementar el valor- para que la comparación entre ambas motos hubiera podido realizarse fuera del asfalto.
En la Ducati no se puede -y tampoco hace falta- escoger entre dos tipos de neumáticos… ya que los fantásticos Pirelli MT60 RS, diseñados específicamente para esta moto, tienen un uso decente en tierra y se comportan casi como un neumático de asfalto cuando pruebas la moto en una carretera de curvas.

En curvas
Las carreteras de curvas, es con diferencia donde más he hecho kilómetros antes de sentarme a escribir este comparativo. No es que recibiera ninguna directriz al respecto, es solo que es en estas circunstancias cuando ambas motos muestran su faceta más divertida.
ver galeríaDucati Scrambler 1100 vs BMW ScramblerPor alguna razón, antes de probarlas, estaba convencido de que la Ducati superaría a la BMW en carreteras reviradas. Creo que esta idea preconcebida partía de la idea -falsa- de que la BMW se notaría más pesada.
En los papeles, o en mi imaginación, los 220 kg -con depósito lleno- de la alemana no serían rival para los 211 kg -llena también- de la italiana, que con 1.514 mm incluso parece algo más corta y pequeña que la BMW. Digo “parece”, porque la alemana hace solo 8 milímetros más de distancia entre ejes, con lo que la diferencia es más un efecto visual que algo que se pueda apreciar en marcha.
La alemana, favorecida por un centro de gravedad algo más bajo, entra a las curvas con la misma eficiencia que la italiana y favorecida por sus 110 CV y 11,82 Kgm de par a 6.000 rpm, empuja con más fuerza que su rival, que “solo” cuenta con 86 CV y 8,97 Kgm a 4.750 rpm.
La diferencia de par entre ambos motores, puede que sea el dato que más claro se percibe cuando las conduces, ya que todo lo demás, si bien es diferente, tampoco supone una diferencia insalvable que suponga una ventaja evidente para ninguna de las dos.
Las barras de la horquilla, por ejemplo, invertidas y totalmente regulables en la Ducati, pueden parecer una ventaja clara para la italiana, y sin embargo, los 150 mm de recorrido son mucho recorrido para una moto que, con el reglaje de serie, se hunde de delante en las frenadas tanto o más que la BMW cuando la conduce un tipo pesado como yo.
ver galeríaDucati Scrambler 1100 vs BMW ScramblerLa horquilla telescópica con tubo de diámetro fijo (43 mm) y 125 mm de recorrido es, a todas luces, más sencilla y sin embargo, cumple correctamente cuando apuras la frenada, equipada con dos discos de 320 mm de diámetro y pinzas de cuatro pistones delante, cifra que comparte con la Ducati… Aunque en la italiana las pinzas son de anclaje radial monobloque con la bomba axial, mientras que los alemanes montan un sistema mucho más simple.
Todo en la alemana es un poco más simple... esto la perjudica en algunos aspectos y la beneficia en otros, para cualquiera que -como yo- use las motos durante poco tiempo.
La electrónica por ejemplo, es bastante más completa y compleja en la Ducati. De serie equipa tres modos de conducción, que pueden configurarse para influir en el comportamiento del control de tracción, pero esta configuración es engorrosa y requiere algo de práctica, mientras que en la BMW, solo tienes un botón que permite encenderlo y apagarlo. Por desgracia, antes de encenderlo tienes que haber pagado los 381 euros que cuesta, porque este elemento en la BMW también es un accesorio.
La Scrambler de BMW en general, es un poco más fácil y más básica, en algunos puntos hasta el exceso, como en la instrumentación, que es incapaz de predecir los kilómetros que puedes hacer con la reserva y que, por minimalista, a veces parece un poco pobre, incluso aunque no estuviéramos comparándola con la Ducati.
ver galeríaDucati Scrambler 1100 vs BMW ScramblerLa Scrambler alemana, independientemente de poseer un motor más potente, tiene menos pretensiones deportivas que la italiana. No tiene control de tracción de serie, ni embrague anti rebote, aunque estas carencias, que en una moto de 180 caballos serían un peligro, en la BMW solo son características que la hacen algo más tosca pero no menos divertida. Si buscas elementos más deportivos dentro de la marca alemana, siempre puedes recurrir a la nineT original, en la que todo es “pata negra”... siempre que no te importe pagar los 16.450€ que cuesta, 2.350 más que los 14.100 euros que vale la boxer usada en esta prueba.
En motos de estas características, el precio es importante, pero no es decisivo… y aunque lo fuera, los 14.490 euros de la Ducati están tan cerca del valor de la alemana, que estoy seguro que en la decisión de compra, pesará cualquier otro factor antes que el económico.
Si el factor económico fuera decisivo, habría que contemplar otros costes antes de tomar una decisión, por ejemplo:
El consumo de la alemana, cuando la aprietas, se acerca bastante a 6 litros a los 100, mientras que en la Ducati, en las mismas circunstancias, ronda los 5,5. Medio litro no es mucho, pero cuando hayas hecho 40.000 kilómetros habrás gastado 200 litros más en una que en la otra… y al precio que está la gasolina hoy por hoy, la diferencia entre ambas virtualmente se habrá esfumado. Independientemente del dinero gastado, habrás repostado la misma cantidad de veces, porque el depósito de 17 litros de la alemana, compensa y hasta permite superar ligeramente la autonomía de la italiana, que permite cargar 2 litros menos.

En ciudad
Ninguna de las dos puede considerarse una moto barata para moverse a diario, aunque para moverse por menos dinero siempre habrá opciones más racionales que dos motos que cubican lo que estas dos: 1,079 cc en el caso de la italiana, y  1170 cc en la alemana. Son dos motores sobredimensionados para motos que, en la mayoría de los casos, tendrán un uso mayoritariamente urbano… pero que tengan mucho motor, no tiene porque ser algo necesariamente malo.
ver galeríaDucati Scrambler 1100 vs BMW ScramblerLa Ducati Scrambler, tiene en sus “hermanas menores” de 803 cc y 73 CV versiones más racionales para el desplazamiento urbano, y sin embargo, los 8,97 Kgm de par de la 1100 la hacen más agradable de conducir que a la pequeña, de 6,8 kgm de par. Es una moto que se queja menos, y en la que puedes estar menos pendiente del cambio de marcha.
Si el par favorece en ciudad a la Ducati Scrambler 1100 cuando la medimos contra la 800, el motor de nineT hace que quisiera escogerla comparándola casi con cualquier cosa que haya podido probar. No solo destaca por su par, también se ve favorecido por el comportamiento de su embrague monodisco en seco de accionamiento hidráulico, que permite accionar el cambio con suavidad y precisión en casi cualquier circunstancia.
El embrague de la Ducati no funciona mal. No sé si diría que lo hace “mejor”, pero al menos lo hace de forma más silenciosa, de lo que lo hacía el ancestro de este motor cuando lo probé por primera vez en la primer Multistrada 1000. Claro que, por el camino, perdió el clásico sonido del embrague en seco, para dar paso a un embrague Multidisco bañado en aceite de accionamiento hidráulico, servoasistido y con función anti-rebote. Toda una maravilla a la hora de bajar marchas sin contemplaciones en una carretera de curvas, pero algo más molesto de conducir cuando la moto está fría que el de la BMW.
La diferencia, probablemente, no resida en el embrague sino en el hecho de que cuando ambas motos están frías, la electrónica de la Ducati sube el ralentí de forma mucho más exagerada que la alemana, lo que impide que las marchas engranen con la misma precisión que en la nineT hasta después de rodar un buen rato para ganar temperatura.
Una vez que los dos bicilindricos están calientes, la diferencia principal no reside tanto en el funcionamiento como en la zona del cuerpo que ambos motores te calientan. Siempre que no te quedes anclado en un atasco, el calor de las dos motos es soportable. El Boxer BMW te calienta los pies más o menos con la misma intensidad con la que el Desmodrómico en L te cocina la entrepierna. No sabría decir cuál de estos dos calores ascendentes incordia más… pero sí tengo muy claro mis preferencias, a la hora de escoger entre la salud de mis pies y la de mi entrepierna.

Puntos fuertes de cada una
El punto fuerte de la BMW, está clarísimo que es su motor, que además de funcionar estupendamente tanto en curvas como en ciudad, goza de un sonido más grave y contundente que la Ducati.
ver galeríaDucati Scrambler 1100 vs BMW ScramblerPodría pensarse que la parte ciclo o la electrónica son el punto fuerte de la Ducati, pero la BMW, aun siendo más básica en estos aspectos, no es una moto que flaquee o dé sustos siempre que la conduzcas con un mínimo de precaución y sin ese mínimo de precaución… no se ha inventado ninguna moto que te salve la vida “ella sola”.
El punto fuerte de la Ducati, para mi -sin dudarlo- es el diseño. Puede que la belleza de una moto sea un valor subjetivo. Creo incluso que la rudeza de la alemana puede significar un valor añadido a la hora de escoger una moto de pretensiones Scrambler… y, sin embargo, me resulta imposible obviar que en la italiana, allí donde mires, encontrarás un detalle de diseño cuidado.
Desde el subchasis y estriberas, pasando por las tapas de las correas, hasta llegar a los espejos, todo en esta moto parece estar diseñado con cariño, a excepción de dos únicos elementos: el cable del freno delantero, que sale hacia arriba y da un giro muy extraño para no cruzarse visualmente en la línea del velocímetro… y los colectores del escape cromados, que  -a mi gusto- los italianos bien se podrían haber ahorrado. En una moto de este tipo el cromado “no pega”… y si piensas igual que yo y te decides por la BMW estarás de suerte, porque este acabado en la alemana -o sorpresa- es un extra (que cuesta 105 euros).

¿Con cuál me quedaría?
Es raro leer un comparativo tan parejo, en el que el probador tome una decisión clara.
Yo, quizás contra todo pronóstico, tengo claro que me quedaría con la Ducati, aunque puede que no sea muy sencillo explicarles el porqué.
Más allá de todo lo que se pueda decir sobre estas motos, se trata de dos máquinas muy similares. Evidentemente hay diferencias y a mi me pagan por encontrarlas, pero cualquiera de las dos, bien llevada… puede plantarle cara a la otra, llevada por un piloto que no esté en su mejor día.
ver galeríaDucati Scrambler 1100 vs BMW ScramblerLa diferencia del precio, está claro, no es un factor determinante para una moto que, por fuerza mayor tendría que comprar en cuotas y la forma de pago tampoco, ya que tanto Ducati como BMW gozan de una financiación muy similar, en la que pagas una entrada, abonas 2 o 3 años de cuotas fijas bastante accesibles y llegas a un pago final, en el que decides si devuelves la moto, cancelas la deuda, o refinancias lo que te queda por pagar quedándote definitivamente la moto...
Todo se parece tanto, que al final la decisión es puramente estética y -en este punto- tengo claro que a mi me gusta más el diseño de la italiana. Puedo decirlo con la tranquilidad de saber que nadie escogerá una moto u otra influenciado por lo que estéticamente me guste más a mi.
Si en vez de comparar la Ducati Scrambler 1100 Special contra la BMW R nineT Scrambler, lo hubiese hecho contra la BMW Urban G/S, que técnicamente es muy similar y cuesta exactamente lo mismo, quizás la decisión no sería la misma, porque los colores de BMW Motorsport me seducen más que el “gris monolito metalizado mate”, que, por otro lado, es el único color disponible en el que se vende la nineT Scrambler y que se diferencia más por nombre que por apariencia del “Custom Grey” en el que se ofrece la Ducati.
Esa es mi decisión, pero: “Para gustos... los colores” dicen, aunque en este caso solo valga para escoger un tono de gris.ver galeríaDucati Scrambler 1100 vs BMW Scrambler

9 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...