BMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000

BMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000: ¿Trail-Sport o Sport-Touring?

Javi Millán

Aunque difieren en algunos aspectos, tanto la BMW R 1250 GS como la Kawasaki Versys 1000 son dos motocicletas bastante parecidas en su planteamiento y preparadas para realizar largos recorridos. Probablemente estéis pensando que no son rivales naturales y son incomparables. Os aseguro que sí lo son, y siendo dos de las novedades más importantes de sus respectivas marca en el segmento de las trail más asfálticas o trail-sport, había que enfrentarlas y ver qué ofrece cada una de ellas.

Porque más allá de las diferencias claras en cuanto su radio de alcance, poseen grandes similitudes en cuanto confort, también en protección aerodinámica y, por supuesto, en la capacidad de carga, además de unas mecánicas con rendimiento suficiente para cualquier tipo de vía. La diferencia más clara la vemos en la medida de la llanta delantera y los recorridos de suspensiones, sin olvidarnos de su configuración mecánica… A partir de ahí, todo es más o menos equiparable.

En lo alto de la cima

En el segmento de las trail -motos de aspecto trail-, sport-trail, incluso GT´s o como queramos denominarlas, existen numerosas opciones por encima de los 1000 cc. Si a eso sumamos las diferentes combinaciones de llanta delantera y trasera, nos dará como resultado unos modelos con mayor o menor capacidad para rodar terrenos más o menos “rotos”, incluso fuera del asfalto. En este caso comparamos la BMW con su llanta delantera de 19” con la Kawasaki que se decanta por la de 17”. Unas medidas que denotan que la primera pretende abarcar una utilización “off -road” esporádica y la segunda no. 

El pasado año BMW sorprendió con la llegada de una nueva hornada de mecánicas con tecnología Shift Cam, aquella que modifica el control y la carrera de las válvulas de admisión. Dicha tecnología que se ha extendido incluso a su modelo más deportivo, la S1000RR. Con dicho sistema no han hecho más que mejorar el tacto y las prestaciones de su conocido motor bóxer y que tantas satisfacciones ha dado a la marca bávara. Todo ello, manteniendo el ADN y la imagen tan característica que las ha diferenciado desde los comienzos de la saga R GS. Con esta nueva R 1250 GS han querido refrescar un producto que siempre está en lo más alto de la lista de ventas y con ello no dar opción al resto de competidores, como ya os dimos cuenta en la vídeoprueba individual.ver galeríaBMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000Fotos: Arnau Puig / Vídeo: Ula Serra

Si bien es cierto que dentro de la marca bávara la S 1000 XR sería la más comparable por estilo, chasis y suspensiones con esta Versys 1000, sus 160 CV de potencia la alejan de nuestra protagonista japonesa que se conforma con 120 CV, caballos que la asemejan más a los 115 de una Yamaha Tracer 900 GT, posiblemente el mayor o similar rival por precio y potencia -aunque no llegue a los 1000 cc- u otras como la Honda VFR800X Crossrunner y sus 107 CV -siempre hablando de las versiones estándar de cada una de ellas-. Éstas últimas son, a mi entender, la rivales más “lógicas” de la Versys y aunque -probablemente- en Kawasaki miren más hacia una Ducati Multistrada 1260 por concepto o una KTM 1290 Super Duke GT, en realidad puede que esté más cerca de sus primas hermanas japonesas, incluso a una Multistrada 950 S

Con este lavado de cara ponen de manifiesto que siguen apostando por este modelo, más si cabe, habiendo sido encomendado el diseño en esta nueva generación a Jiwon Seo, mujer que ha querido dar un toque más emocional en su frontal, hacer un conjunto más homogéneo, así como aumentar el confort de marcha. Dejando a un lado las valoraciones más subjetivas y en las que no voy a entrar, la Versys es ahora más… digamos agresiva y contundente de líneas, sin decir que sea más o menos bonita que la anterior generación. Evidentemente, se ha mantenido la fiable mecánica de cuatro cilindros derivada de la equipada en la Z1000, añadiéndose elementos como el acelerador electrónico y otros pequeños ajustes que ya os comentamos tras su presentación internacional. Nos encontramos ante la generación más avanzada de cuantas se hayan creado hasta la fecha y con un nivel de equipamiento que, en este caso concreto de nuestra unidad de pruebas -una versión Special Edition con el paquete Tourer Plus- trae consigo una extensa lista de elementos de serie y otros accesorios disponibles dentro del catálogo -también instalados en esta unidad-. Y es que la SE viene con muchos elementos que en la BMW son opcionales como, por ejemplo, las suspensiones electrónicas -casi idénticas a las utilizadas en la última generación de la Superbike de la marca, la ZX-10R SE- u otros como el asistente de cambio rápido, los puños calefactables e incluso una pintura que auto repara los pequeños arañazos… Sí, bienvenidos al siglo XXI. ver galeríaBMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000BMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000 SE

De entrada, unos cuantos miles

Bien es cierto que, si comparamos los precios de las versiones base tanto de la BMW como de la Versys, la diferencia entre ambas se sitúa en torno a los 4.000 euros a favor de la japonesa. Es una cifra bastante contundente y que las separa en cuanto a posicionamiento por precio. ¿Qué prefieres, una BMW “básica” o una Kawa “full equipe” por el mismo precio? Esa eterna pregunta se la hace mucha gente y, a veces, es difícil de responder, siendo cada persona en concreto la que tiene que valorar ese aspecto y aquí muchas veces juega a favor la más o menos agresiva financiación de cada marca o las promociones u ofertas concretas que permiten comprarlas a mejor precio dependiendo la estación del año o la proximidad del cambio de modelo…

Cabe destacar que nuestra unidad de pruebas de la BMW también viene con casi todo el equipamiento opcional disponible en el catálogo, así que, tenemos a ambas equiparadas al máximo en cuanto a “gadgets”, además de elementos dinámicos y de seguridad tales como las Unidades de Medición Inercial (IMU) y que permiten equiparlas con numerosos sistemas de ayuda a la conducción… Las suspensiones electrónicas, el ABS en curva o el control de tracción están gestionados por esa central de inteligencia cada vez más de moda en el mundo de la motocicleta y que facilita la conducción en todo tipo de circunstancias. Así pues, si sumamos la extensa lista en la R 1250 GS -añadiendo las maletas extensibles- su precio de tarifa rondará fácilmente los 24.000€. En el caso de la Versys 1000 hay que sumar el escape Akrapovic y el protector del depósito -unos 1.000€ entre ambas cosas- lo que sitúa su precio sin descuentos algo por encima de los 21.000€.

ver galeríaBMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000BMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000 SE

La zona donde convergen

Si echamos además un vistazo a las cifras u otros números más representativos de cada modelo, las diferencias son claras en algunos aspectos. La BMW es más potente -136 CV a 7.750 rpm frente a 120 CV a 9.000 rpm- y dispone de un par motor más alto – 143 Nm a 6.250 rpm por 102 Nm a 7.500 rpm- todas ellas cifras a regímenes más bajos respecto a la Versys 1000 -. Eso determina claramente el carácter y respuesta de su mecánica, siempre aderezada por el completo conjunto electrónico que permite extraer todo ese potencial de la mejor manera en cada caso y dependiendo del modo de potencia elegido. Sin olvidarnos también de que la germana posee transmisión secundaria por cardán y la japonesa por cadena…

Así pues, sus motores ofrecen rendimientos algo diferentes, cada una con su propio carácter, más allá de las diferentes disposiciones de sus cilindros y que la potencia y el par son más elevados en la BMW. Esto no significa que en Kawasaki no puedan o no hayan querido darle más rendimiento a su tetracilíndrico y los “solo” 120 CV son suficientes, según ellos, para el tipo de cliente que adquiere una motocicleta de este estilo. Si bien los 16 CV que separan a una y a otra están ahí, donde la BMW tiene más protagonismo es en el par motor, siendo un 40% mayor al disponible en la Kawa. Esto en la práctica se traduce en una mejor "patada" a bajo y medio régimen, zona donde los más “aventureros” sacarán el partido si se adentran en terrenos fuera de la carretera. Porque uno de los aspectos donde la BMW se destaca de la Kawasaki es esa configuración de rueda delantera y recorridos de suspensiones más enfocados al “off-road”. Aquí, la Versys 1000 tan solo muestra una estética “trail” pero ficticia, siendo su enfoque puramente el del asfalto. Sí, ahora saldrá alguien que diga que con su Versys 1000 se va por Marruecos y hace dunas. Seguramente, igual que Nick Sanders se fue por el desierto con una Yamaha R1…ver galeríaBMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000BMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000 SE

Bromas aparte, donde sí convergen ambas monturas es en el confort de marcha, sobre todo en cuanto a la ergonomía, siendo sus posturas de conducción muy parecidas. Quizás en la BMW te sientes algo más elevado con respecto al manillar comparado con la Kawasaki, pero eso solo puede llegar a ser una sensación subjetiva, dada la diferencia de altura de sus pantallas de protección. Pantallas que, por cierto, son regulables en altura. Un poco más sencilla la manipulación en la germana que en la japonesa, todo sea dicho. También son casi idénticas en el volumen de sus depósitos de combustible -20 y 21 litros-, la batalla -1.525/1.520 mm-, la altura al asiento -850 y 840 mm- u otros más reseñables incluso como el peso en orden de marcha declarado, unos 250 kg en cualquiera de los casos… Cabe destacar que en la BMW existe un kit para rebajar la altura del chasis además de disponer de asientos opcionales que rebajan o elevan la altura al suelo, aunque el de serie se puede regular en dos alturas diferentes. En el caso de la Kawasaki tan solo existe una alternativa de asiento 20 mm más bajo.

Conectividad y a la moda

Vistas de frente, el frontal de la BMW parece incluso pequeño al lado del de la Kawasaki. Una versión SE que incluye las luces de curva -con un tamaño similar al de las ópticas principales- y también las antiniebla del pack Tourer Plus, dejando claro que estamos ante una motocicleta que ha sido diseñada para iluminar bien la calzada. La Versys 1000 puede hasta parecer desproporcionada en algunas de sus formas, eso sí, en la línea de los diseños más deportivos de su catálogo. En el caso de la BMW quizás posea más personalidad, con ese faro de forma asimétrica y el “pico pato” que oculta ligeramente el característico esquema de suspensión frontal Telelever. 

Ambas disponen de las ópticas Full LED -imperativas en los tiempos que corren- y otros muchos “gadgets” donde la pantalla de información con conectividad vía bluetooth es protagonista en cualquiera de ellas. Los más nostálgicos verán la de la Kawasaki como la ideal dada su mezcla de lo analógico como lo digital, mientras que otros dirán que prefieren la de la BMW. En mi caso personal me quedo con la primera. Me sigue gustando ver las revoluciones del motor subiendo con una aguja de verdad y más, cuando la escala es muy amplia, cosa que suele pasar en este tipo de motores multiválvulas… Eso sí, a su derecha la pantalla digital en color, aun siendo un poco más pequeña que la equipada por la R 1250 GS, ofrece multitud de variantes tanto de información como de configuración. Y es que incluso se pueden variar los parámetros de las suspensiones en el modo Rider a través de la aplicación Rideology. ¿Qué sistema tienes en el móvil?, me preguntó uno de los responsables de Kawasaki cuando recogí la moto en sus instalaciones. “Android”, le respondí. “Pues seguramente te de problemas, está más optimizado para IOS”. Y sorprendentemente a mí me funcionó perfectamente, pudiendo juguetear con todos y cada uno de los valores de ajustes de las suspensiones. ver galeríaBMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000BMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000 SE

Aún así, muy diferentes y muy iguales 

Subido en cualquiera de ellas la sensación es de poderío, de ir protegidos. La voluminosidad y formas de sus depósitos de combustible, los protectores de puños, las cúpulas, la carrocería en general en la Kawa y esos cilindros que sobresalen claramente por los lados en la BMW y que, a más de uno, habrán salvado en algún que otro “susto”… El ambiente que se respira es el de gran calidad, siendo la Versys 1000 la que llama la atención en este aspecto, heredando por fin las piñas y botones de otros modelos más recientes y ya conocidos en la gama. Con ello ha ganado en refinamiento y, por supuesto, tacto de los mandos o accionamiento. Todo está bien ubicado, siendo el mando giratorio en el puño izquierdo de la BMW un sello de distinción ya usual en la gama. También combinan otros elementos como el control de velocidad y el sencillo accionamiento tanto del tarado de suspensiones dependiendo de si vamos solos o acompañados y los modos de conducción seleccionables que, en el caso de la R 1250 GS de serie, ofrece el Road y Rain, mientras que los modos de conducción Pro opcionales se añaden el Dynamic, Enduro y Enduro Pro. En cada uno de los modos la amortiguación ya se regula de manera preestablecida, aunque permite dos variantes de ajustes para el conjunto trasero, también llamados Road o Dynamic, esté último el que aporta más firmeza al conjunto y menos absorción en los baches. 

Por su parte la Versys 1000 dispone de los modos de conducción Sport, Road, Rain y Rider siendo este último en el que podemos realizar cualquier ajuste en las suspensiones para regularlas a nuestro gusto. Os puedo asegurar que la Kawa ofrece mayor número de posibilidades y te puedes volver hasta loco si no estás muy informado de tal multitud de parámetros. Lo cierto es que decidí ir probando indistintamente unos y otros modos en ambas monturas siendo el Road el que más me gustó en la BMW y el Sport en la Kawasaki.  Y es que en el Dynamic la alemana se vuelve excesivamente rígida y en el Road la nipona demasiado blanda, demandando algo más de aplomo para sacar todo el partido a esa parte ciclo con chasis de aluminio y unas pinzas de freno que también derivan de la Z1000. Sin duda alguna, aquellos que vengan o bajen de una RR o moto más deportiva notarán en la Versys similitudes más plausibles en cuanto a deportividad y comportamiento dinámico. Bien es cierto que para el peso y el volumen que tienen, en curvas de montaña ambas van de maravilla y salvando las inercias tanto en los cambios de dirección como en las frenadas, parecen más ligeras de lo que son. ver galeríaBMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000BMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000 SE

Mientras que la BMW te pide una marcha más, la Kawasaki te dice que subas la misma relación de cambio hasta el corte y juegues con ella. El empuje del motor de la BMW es impresionante, en la Kawa se nota una progresividad, con una patada final a altas revoluciones más contundente. Eso sí, en la japonesa no termina de convencer el nivel de vibraciones si se mantiene el régimen sobre las 6.000 rpm. En la R 1250 GS el problema no son las vibraciones, es el estruendo o excesivo ruido de admisión y del escape. ¿De verdad hace es necesario tanto? 

Además, el “Quickshifter” no terminó de convencerme en ninguna de las dos a baja velocidad, pero sí enroscando el puño del acelerador sin contemplaciones. Ahí la cosa cambia tanto en una como en otra… Aun así, el tacto de la palanca es algo esponjoso en el caso de la BMW y algo más duro en el de la Kawasaki. Cabe destacar en ambos casos la gestión electrónica de las suspensiones que facilita enormemente la conducción, adaptándose en cada momento a las irregularidades, siendo un punto clave tanto en la comodidad como en la seguridad. Otro detalle no menos importante es el consumo de combustible. La Kawasaki gasta un poco más, en torno al medio litro más cada 100 Km, cifra que no llega a ser determinante en la autonomía y los cerca de 20 litros en cada caso darán para mucho si nos movemos en cifras entre los 5,6 o 6,1 litros/100 Km, consumos registrados para la R 1250 GS y Versys 1000 SE respectivamente.

ver galeríaBMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000BMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000 SE

Llegada a mismo destino

Puede que con la BMW se haya atajado algo para llegar al mismo punto, quizás te hayas ahorrado unos cientos de kilómetros rodando por pistas en mal estado o incluso de gravilla, pero con la Kawasaki no te lo habrás pasado del todo mal dando una vuelta más larga entre curvas y curvas de montaña, posiblemente el mejor hábitat del modelo japonés. 

Evidentemente no todo es perfecto y cada una de ellas tienen cosas a mejorar que, sin ser determinantes, sí deberían ser tenidas en cuenta. Una de ellas por ejemplo la encontramos en el desenfoque que produce la pantalla delantera de la Kawasaki y su regulación por doble tornillo giratorio. Sí, sí, está hecho a propósito para que no se pueda regular en macha como media de seguridad. En el caso de la BMW su regulación resulta algo más sencilla gracias a un sistema más elaborado y con un solo tornillo que hace topes tanto a la izquierda como a la derecha, determinando la posición más baja o más alta de dicha pantalla. 

La R 1250 GS es muy difícil de subir al caballete central y si está cargada, la cosa se complica en exceso. La solución es su pata lateral pero cuidado en situaciones donde haya un poco de pendiente ya que ponerla recto en parado podría ser engorroso. Lo bueno de la alemana es el sistema de freno en pendientes accionando la leva o el pedal de freno con más presión en parado. Es ideal si paras en un semáforo en cuesta o si la entrada de tu garaje tiene mucha pendiente y debes sacar las llaves del bolsillo. 

ver galeríaBMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000BMW R 1250 GS vs Kawasaki Versys 1000 SE

Por otro lado, la Kawa tiene la pega de la capacidad de sus maletas y un dinamismo en autopista ligeramente empañado por esa pantalla de protección que, además de no ser del todo transparente, muestra ligeras turbulencias. Aquí la GS está un poco por delante, eso sí, en cualquiera de las dos el confort del asiento es similar, por mullido y formas son muy parecidos, tanto el del conductor como el del acompañante.

En definitiva, son dos motocicletas que han llegado a un punto de madurez muy importante, con un enfoque turístico muy marcado y donde vayamos por donde vayamos los kilómetros se convertirán en un mero y agradable trámite. Ahora solo falta decidir por qué camino llegar….