PuntApunta: Éxito en su 6º edición

PuntApunta: La sexta edición, no defraudó

David Remón Paracuellos

Otra nueva edición. Otra nueva experiencia para aquellos que ya se bloquean en su calendario anual esta cita como ineludible para el reencuentro con amigos y la ruta. Una vez más el PuntApunta que organiza BMW Motorrad, sirve para disfrutar de la moto y descubrir nuevos parajes por tierras españolas.

Eso es lo bueno. Sino eres de los que tienes demasiadas oportunidades a lo largo del año de subirte a tu moto y emprender ruta por un motivo u otro, en el calendario marca y bloquea tres días o alguno más en función de donde salgas, para desconectar y reencontrarte a ti mismo. Pero si eres de los que ya sabes de lo que hablo porque has ido y has repetido, está claro que, para ti, además, hablaremos del reencuentro con los amigos que has hecho allí en las pasadas ediciones. Porque es muy fácil hacerlos y no solo eso, hacerlos de puntos tan extremos de la geografía que seguramente las futuras ediciones del PuntApunta volverán a ser la única excusa para volveros a ver.

Este es mi caso. Lo que empezó como una labor profesional cubriendo para Motos.net un evento más de los que hay por España, ha acabado siendo el lugar y excusa de reunión de un montón de amigos que he hecho allí en estas cinco ediciones en las que he estado presente recorriendo casi 20.000kilómetros entre todas ellas. Si además como yo también has estado participando en el PuntApunta Marruecos, 10 días por el país africano con la misma espléndida organización, os puedo asegurar que ese vínculo de amistad se refuerza, dado que hay que tener en cuenta que la diferencia de participantes todavía lo hace más cercano. Aunque ambos eventos se bautizaron como PuntApunta, el funcionamiento es bien diferente, puesto que, si en el de España hablamos de cupo máximo de 750 motos, en el de Marruecos no pueden haber más de 50 agrupados todos en los mismos hospedajes, viajes, cenas, etc.ver galeríaPuntApunta: Éxito en su 6º ediciónPuntApunta 2019. Llegada

Esta edición nos iba a llevar de Oeste a Este de España, dado que la organización lo que siempre ha buscado es que tanto en el punto de partida como en el de llegada exista playa, con el simbólico gesto de llenar una botella con el agua del mar de un extremo de la península para vaciarlo en la otra. Este año iba a ser desde las playas del mar Atlántico, dado que partíamos desde La Coruña hasta el mar Mediterráneo, puesto que acabábamos en Castellón. De La Coruña hasta Palencia en la primera jornada, con una segunda etapa que nos llevaría hasta Zaragoza para acabar el tercer día en Castellón, lugar de la gran cena de despedida con sorteo de regalos en forma de viajes, neumáticos y accesorios para las motos tanto por parte de BMW como por parte de Touratech. Todo apuntaba a que iba a ser una ruta marcada por el buen tiempo, no exenta de frío y de viento, como así fue, pero fuera de que la lluvia fuera protagonista.

Este año me lo tomé con más calma, porque cuando la salida te cae muy lejos, como era en mi caso partiendo desde Barcelona, lo mejor era hacerlo en dos días y puestos ya, que mejor que hacerlo con el itinerario más cómodo y de disfrute, porque de eso se trata en el PuntApunta, de descansar y relajarse. Prohibido para los polvorillas con prisas que, por desgracia, alguno me encontré en la ruta arriesgando ya no solo su integridad física, sino la de los demás. Pero por suerte son pocos los que dan la nota y en todo caso la organización toma sus medidas si se pone en riesgo la seguridad, lo más importante para ellos. Con semejante caravana de motos que difícilmente pasa desapercibida y que atrae la atención de los que la ven pasar, una buena imagen del motorista para el interés de nuestro colectivo, es algo más que importante.

La ida: a mi rollover galeríaPuntApunta: Éxito en su 6º ediciónPuntApunta 2019. Llegada

En el PuntApunta 2016 que salía desde Isla Cristina (Huelva), me propuse hacer la kilometrada de los 1135 kilómetros desde Barcelona de un tirón. Y así lo hice. Pero aquella machada por temas de mi calendario laboral, donde no conté con que el 90% de la ruta la realicé lloviendo y de esa proporción el 50% fue con copiosa tormenta, no la quería repetir. Así que, si en aquella edición me fue de maravilla la fantástica R1200 RT, esta edición emplearía la nueva R 1250 RT (ver prueba BMW R1250RT) para realizar los 1152 kilómetros desde la Ciudad Condal hasta La Coruña, con una parada para pernoctar en Bilbao y alargando en más de 100 kilómetros el itinerario solo por encontrar una ruta más seductora hasta el destino de La Coruña que no fuese por el itinerario de aburrida y cara autopista de Zaragoza-Logroño. Y así lo hice, realizando mis pasos por carretera nacional o comarcal allí donde sabía que disfrutaría más.

Fui desde Barcelona por vía rápida hasta Lleida, donde a partir de ahí me desvié para rodar hasta Jaca. Desde allí y después de mi obligada parada para saludar amigos de la zona, continué hasta Pamplona, todo por comarcales y disfrutando del bello paisaje que me dejó la puesta de sol sobre el pantano de Yesa (ver galería fotos). Cené por el camino, en Vitoria, parando a dormir en Bilbao. Por la mañana un paseo matinal por el Museo de Guggenheim antes de emprender la ruta.ver galeríaPuntApunta: Éxito en su 6º ediciónPuntApunta 2019. Llegada La RT que me dejaron de pruebas no llevaba top case, así que con las maletas y una bolsa amarrada en la plaza trasera, me dispuse a reanudar la ruta. Lo reconozco, me dormí en los laureles y en vez de tomar las nacionales N-634 y N-632 dirección Gijón como era mi intención, tuve que ir a ritmo por la autopista A-8 en busca de optimización del tiempo porque todavía me quedaba la mitad de la ruta y no quería llegar más tarde de las 17.00h. Con esta moto todo es fácil, desde maniobrar hasta ir rápido en una carretera de curvas, pero lo bueno de ella además, es que te permite rodar con un nivel de confort mayúsculo dado que a diferencia de la GS aporta equipo de música, una protección aerodinámica envidiable con cúpula eléctrica y calefacción no solo en los puños, sino también en el asiento. Solo dos puntos no me han convencido. El primero que ya lo aprecié en aquella edición de 2016; poca distancia entre los estribos y el asiento, aunque se ponga en la posición más alta, que para alguien de pierna larga la fatiga llega por allí antes que por otra parte del cuerpo. Y la segunda y como marca la nueva generación que equipa el motor 1250, las suspensiones como en la GS, tienden a ser más duras, por lo que en las rotas carreteras por donde nos metió la organización, la moto se muestra más seca, aunque la precarga de muelle la pongas al mínimo, dado que el parámetro del hidráulico se queda siempre a disposición del modo de conducción. En fin, que con la llegada de más prestaciones se han endurecido las suspensiones, pero también se ha aumentado el peso en tres kilos y para compensarlo, se ha reducido la distancia entre ejes y el ángulo de dirección, manteniendo el avance de 116mm de su predecesora, así como el recorrido de las suspensiones. Seguimos con el confort de ergonomía de la anterior, con más prestaciones y más autonomía gracias al menor consumo, pudiendo llegar a más de 400 kilómetros si somos dulces con el acelerador. El consumo es muy fácil dejarlo en 5 litros pelado si eres calmado y aprovechas las virtudes de par motor y de retención de esta inmejorable mecánica, sin duda la mejor de todas las generaciones bóxer.ver galeríaPuntApunta: Éxito en su 6º ediciónPuntApunta 2019. Llegada

La recepción fue en el pabellón deportivo de Riazor donde se realizó el “briefing” del funcionamiento del evento, no sin antes las previas verificaciones, donde se controlan las partes vitales de la máquina como neumáticos, frenos luces y documentación al día. Una vez pasado el trámite, toca adornar la motos con dorsales y adhesivos para el reconocimiento del vehículo dentro de la organización. Este año precisamente hubo un detalle por parte de los organizadores a aquellos fieles usuarios que no se han perdido las últimas ediciones. De hecho, los que habían asistido a todas ellas, incluyendo esta sexta, se les hacía entrega de una camisa y un pasaporte especial, todo ello en negro con la denominación de Míticos, mientras que los que llevaban 5 ediciones se quedaron en el Gold, precisamente ese fue mi caso.

1º etapa: La Coruña-Palenciaver galeríaPuntApunta: Éxito en su 6º ediciónPuntApunta 2019. Llegada

Con todo lo motivado que estaba en empezar la nueva aventura y fue, abrir las cortinas de la habitación y cambiarme la cara. Muy nublado y con una ligera niebla alta, la calle estaba mojada… No se puede decir que lloviera, más bien chispeaba, con el característico “calabobos”, pero que exigía protegerse.
Con la RT a punto, nos dirigimos a la salida. No había quedado con nadie de mis conocidos, José Manuel que venía de Valencia y Marcelo chileno afincado en Barcelona, pero sabiendo que nunca salen de los primeros, más bien al contrario, sabía que me los encontraría. Y así fue…
En esta edición con todo el “ajuar” entregado en las verificaciones, no se hizo entrega de la botella de aluminio para llenarla en la playa. Se entregaba esa misma mañana después de firmar el pasaporte en el primer control de paso en el pabellón de Riazor. Nos hicieron ir a recoger la botella en las instalaciones de uno de sus patrocinadores, en este caso Touratech. Una vez más transportes Almarza estaba presente en la logística donde, esta vez, además, fueron los responsables de transportar las dos 1250 de pruebas en formato RT y GS para que la pudieran probar los participantes previo al sorteo diario: el afortunado podía disfrutar de la moto durante una de las etapas. También estuvo la gente de Metzeler con un amplio despliegue que, junto al servicio mecánico, se encargaron que todo fuera sobre ruedas; nunca mejor dicho. La verdad es que fueron de cráneo dado que, con 750 motos, siempre hay problemas que resolver: bien por la organización. Y ya que hablamos de cifras, comentar que el despliegue de gente allí donde estaba la caravana, arrastraba a 750 motoristas con 110 acompañantes que, junto a la organización, superaban en total 900 personas. Con ese volumen de gente, allí por donde pasa el PuntApunta es un éxito económico para la zona, tanto desde donde sale hasta donde llegue …ver galeríaPuntApunta: Éxito en su 6º ediciónPuntApunta 2019. 1º jornada

Como me imaginé Marcelo y José Manuel me los encontré en la salida, así que salimos juntos y además tarde. Llenamos los depósitos de combustible después de llenar las botellas de agua, para acto seguido vernos envueltos en un caos circulatorio desesperante el cual no imaginaba en la capital coruñesa…
Ya en marcha y por suerte, el tiempo mejoró y se fue abriendo, así que empezamos la marcha con mejor ritmo que al inicio. Me pude sacar el mono de agua y disfrutar de una buena temperatura, sin ser calurosa. Me llamó la atención la cantidad de modelos que no eran BMW, quizás no más que en otras ediciones, pero lo curioso es que coincidí con ellas, sobre todo trail tipo Suzuki V-Strom, Honda Africa Twin, Ducati Multistrada así como Triumph Tiger. Está claro que las trail hace tiempo que están de moda, aunque hubo muchos curiosos que me preguntaron por mi RT sobre sus prestaciones y comportamiento.
Hay que mencionar que, durante nuestra estancia por Galicia, el despliegue de la Guardia Civil fue especialmente destacable, controlando parte de la ruta y con disuasión por medios de radares móviles, algo que no había visto hasta esta sexta edición… También es verdad que estuvieron presenten en intersecciones comprometidas para facilitar la fluidez del paso de los motoristas.ver galeríaPuntApunta: Éxito en su 6º ediciónPuntApunta 2019. 1º jornada

Éramos tres rodando juntos y enseguida me di cuenta de que no íbamos tan cómodos como en otras ediciones. Marcelo rodaba muy tranquilo y quiso desmarcase el primero, siendo después yo el que me descolgué de José Manuel teniendo en cuenta mis intereses fotográficos para el reportaje: él prefería ir tirando a más ritmo. Esa es la ventaja de que cada uno llevásemos nuestro roadbook y que lo supiésemos interpretar… Pero en uno de lo puntos de sellados de control me reenganché con José Manuel, realizando juntos el tramo de un bonito puerto de montaña en muy mal estado, estrecho y repleto de grava así como de irregularidades, lo que obligó a que aminoráramos la marcha: las vistas y paisajes eran preciosos. Comimos algo, pero poco después realizamos un café en la bella población de Ponferrada, puesto que mi compañero estaba cansado y tenía la temida morriña. Este detalle es un punto muy para tener en cuenta y no hay que arriesgar lo más mínimo si no quieres tener problemas en este tipo de pruebas no competitivas de resistencia. Hay que descansar bien por la noche y sobre todo no realizar comidas copiosas los días de ruta, porque está a la orden del día que muchos por el hecho de estar de disfrute vacacional, trasnocha y se pone como el quico en las etapas… En una terraza frente al mismo e impresionante castillo templario de Ponferrada, uno de los mejores conservados de Europa, nos tomamos el merecido café. Quedaban unos 150 kilómetros hasta nuestro destino en Palencia y allí el ayuntamiento se volcó con la llegada de la caravana de motos. Nos recibieron por todo lo alto en la Plaza Mayor, donde había mucho público gracias en parte a la agradable tarde que estaba haciendo, pasando del frio de la primera parte de la jornada, al calor de la segunda.
Este primer día fue largo y la verdad es que me quedé con las ganas de ver más el mar. Interpreté que íbamos a ir algo más por la bellísima costa gallega para después ir península hacia dentro, pero solo vimos las olas en la salida. Y en la segunda parte del recorrido, las vías fueron más rápidas y en consecuencia exentas de bellos paisajes y diversión como sí tenía la primera parte.

2º etapa: Palencia-Zaragozaver galeríaPuntApunta: Éxito en su 6º ediciónPuntApunta 2019. 1º jornada

En esta etapa realicé un cambio total de planteamiento desde el punto de vista que nunca en estos cinco años me había propuesto hacer el recorrido completamente solo. Quería rodar a mi ritmo parando cuando lo necesitase y así lo hice, disfrutando de mis interpretaciones y de mis mismos errores si hacía mala lectura del roadbook. En este sentido he de reconocer que una experiencia de este tipo es muy buena y mejor hacerla aquí compartiendo ruta con 750 motos que no en Marruecos si vas al PuntApunta, porque aquí siempre hay algún compañero que te da rueda al pasar cerca de ti sino sabes interpretar algunas indicaciones.
Esta etapa, de los 1.500 kilómetros que la organización tenía previsto en los tres días, era la más corta pero no por eso la menos entretenida. Esta vez estuve sobre la moto a las ocho de la mañana, con el pasaporte sellado y el depósito lleno, de manera que, ya os avanzo que, de llegar a las 19.00h el día anterior en este aparqué en el Palacio de Congresos de Zaragoza a las 16.40h.ver galeríaPuntApunta: Éxito en su 6º ediciónPuntApunta 2019. 1º jornada

El recorrido destacó por ser entretenido, pero además de buen asfalto, con unas eternas rectas en la parte última acercándonos a la capital de Aragón, que mostró bellos paisajes por las grandes extensiones de campos en flor. Sin duda en los inicios de la ruta pasando por las provincias de Burgos, así como la de Castilla y León, cerca de Soria, no pasé frio porque iba preparado, pero sin duda las temperaturas allí bajaron notablemente y tuve que abrigarme. De hecho, mi estrategia de parar a comer temprano, justo antes de las 13.00h. consiguió que me sirvieran rápido, porque lo habitual es que en las horas del almuerzo los bares y restaurantes de la ruta están a tope. Así que, tranquilamente, me metí en una casa rural donde amablemente me sirvieron un pan de leña de ensueño con un queso de Burgos que se te saltaban las lágrimas, todo amenizado por una rústica chimenea encendida en medio del comedor. Daba ganas de quedarse más que esa simple hora de comida…

En uno de los controles me encontré en el punto de sellado a Eduardo San Vicente, presidente de www.kmsolidarity.org que estaba en plena recolección de alimentos que su entidad iba entregar a la ONG “Ningún niño sin merienda en La Muela”: en total fueron 200 kilos de alimentos lo recogido, donde se entregaba una pulsera solidaria en reconocimiento al detalle de la aportación. Por cierto. Precisamente esta semana empiezan la Ruta hacia el Vaticano que irá desde Logroño hasta Roma con la finalidad de recaudar fondos para los campamentos de refugiados de Mensajeros de la Paz Jordania y donación de alimentos durante el recorrido. Como colofón, recepción del Papa Francisco donde se le hará entrega de un casco personalizado.ver galeríaPuntApunta: Éxito en su 6º ediciónPuntApunta 2019. 2º jornada

Los últimos kilómetros quizás fueron los más pesados por culpa del viento. Es de todos conocidos la fuerza que el cierzo tiene por tierras aragonesas y el día de nuestra llegada a Zaragoza soplaba con fuerza. Allí en medio del Palacio de Congresos, la meta no lucía tanto como en Palencia, donde estábamos en el centro de la capital, así que de publico poco o nada había en comparación.

3º etapa: Zaragoza-Castellón

La tercera etapa anunciaba lluvia, pero al final no nos cayó ni una gota motivado entre otras cosas por el viento que nos acompañaba. Volví a salir con José Manuel y durante el recorrido hubo contraste de temperatura porque pasando por Teruel allí el frio siempre está presente en la zona más montañosa. En el paso de la Ruta del Silencio, a medio camino de la etapa, nos separamos accidentalmente por quedar en un restaurante que yo me salté por error, así que me uní a los diferentes grupos que andaban por la zona.ver galeríaPuntApunta: Éxito en su 6º ediciónPuntApunta 2019. Fotos varias: Dremon

Además de encontrarme con responsables de comunicación y marketing de BMW Motorrad como David Canosa o Carmen Mora en este evento, por el camino me encontré también al mismo director de BMW Motorrad España, Alexander von Scheidt, que rodaba sobre una K1600 Bagger, o a Jaime Girón del departamento de eventos de la marca que rodaba sobre una F800R. Con ellos ya compartí experiencias el pasado año en el PuntApunta Marruecos, demostrándome una vez más, que en BMW Motorrad se viven las experiencias en primera persona. También por el camino me encontré a unas cuantas Honda GoldWing que rodaban juntas y sobre una de ellas, una mujer y no de pasajera... La verdad es que este año no vi tantas mujeres conduciendo sus motos, pero las que sí estaban allí, conducían motos grandes, pesadas o potentes.

Ya llegando a Castellón nos encontramos con una pega que ni la misma organización se esperaba. La carretera comarcal revirada que bajaba hasta la costa de la ciudad de Castellón la habían cortado para una prueba deportiva de running. Con semejante volumen de motos, todos tuvimos que realizar más kilómetros en busca de la mejor ruta: menos mal que en ese punto muchas de las motos llevaban navegadores. En ese punto de incerteza me encontré a un grupo de amigos de Barcelona, con Ricard Bernal al frente del mismo, así que los seguí para llegar finalmente a destino. Allí en la playa de el Grao volcamos el agua del Atlántico en el Mediterránea, lo contrario a lo que hicimos en la primera edición que fue de Este a Oeste, ahora hace seis años.
La cena y la parte de los sorteos fue espléndida, aunque muchos no pudieron alargar demasiado la fiesta por estar muy lejos de casa… El Centro de Ocio Gran Casino de Castellón se llenó por completo certificando el éxito del evento.ver galeríaPuntApunta: Éxito en su 6º ediciónPuntApunta 2019. 3º jornada

El PuntaPunta es una cita que marca a todo el que se acerca allí y que agrada aquel que le interesa el mundo de la ruta y el de las relaciones humanas. Es difícil no acabar conociendo a grupos con tus mismas inquietudes y si además son simpatizantes de la misma marca de motos o del mismo modelo, todavía más. De hecho este año hubieron varias partes del roadbook que se habían diseñado para las trail GS, aunque al final también eran praticables con cualquier modelo de carretera.
Yo este año lo tuve mucho más cómodo el volver desde Castellón hasta casa (Barcelona). Fue un buen reencuentro después de la baja laboral por lesión del pasado año: hubiese sido sino uno de los Míticos. Pero el hecho de poder volver por mi propio pie ya vale más que el Gold que recibí. Lo importante siempre es volver. Y yo con esta R1250RT volvería mañana mismo. Espero que nos veamos en la próxima edición, sobre una BMW, aunque no se cual será…
Hay que destacar y agradecer a toda la organización, patrocinadores y servicios, así como a BMW Motorrad el esfuerzo realizado para que la prueba sea todo un éxito. Y sin duda, lo es.