BMW F 750 GS / F 850 GS 2018

BMW F 750 GS / F 850 GS: La evolución más esperada

Javi Millán

7 votos

Tras más de diez años desde la aparición de las bicilíndricas en paralelo dentro de la gama F de BMW, la marca alemana nos presenta la evolución de aquellas y que ahora se denominan F 750 GS y F 850 GS. Dos modelos que, compartiendo la misma base tanto mecánica como el bastidor y la carrocería, están enfocadas a diferentes escenarios. Por un lado, la 750 se caracteriza por sus llantas de aluminio de 19 y 17" mientras que la 850 ha sido equipada con llantas de radios de 21 y 17", un enfoque claramente off-road.

Actualización 06/04/2018 Precios confirmados para el mercado español: F 750 GS 9.560€ y F 850 GS 11.860 €.

En el caso de estas protagonistas, una misma base mecánica, con la misma cilindrada, pero con diferentes potencias es la clave para denominarlas de una manera u otra. Así pues, en vez de hacerlo con las siglas, BMW ha decidido diferenciarlas por la numeración. La F 750 es la versión de acceso a la gama y desarrolla 77 CV mientras que la 850 ve esa cifra elevada hasta los 95 CV, ideal para desenvolverse en viajes más largos a plena carga... Poco o nada queda de las F 700/800 GS que hasta ahora BMW ha estado poniendo a la venta. Si bien las líneas maestras podrían hacer sentir el producto como una simple actualización, lo cierto es que, tanto la F 750 GS como la F 850 GS son motocicletas totalmente nuevas y donde la evolución respecto a la anterior generación es muy notable. Y lo necesitaban claramente para ponerse al nivel de la competencia: las actualizadas recientemente Honda Africa Twin  y Triumph Tiger 800, dos modelos que ya tuvimos oportunidad de probar en las respectivas presentaciones internacionales.

Así pues, BMW también nos trae su interpretación más moderna de las trail de media cilindrada, con una parte ciclo mejorada y un equipamiento, sobre todo opcional -como suele ser habitual en la firma bávara- que hará las delicias de los más exigentes. Eso sí, sin olvidarse del público más joven o poseedor del permiso de conducción A2, para el cual se ha homologado un kit específico de limitación de potencia a los 35 kW en cualquiera de las dos versiones. ver galeríaBMW F 750 GS / F 850 GS 2018BMW F 750 GS 2018

En la línea de la competencia

Después de haber estado hace pocas semanas en la presentación internacional de las nuevas Triumph Tiger 800 en Marruecos, tenía curiosidad por saber hasta qué punto en BMW se habían tomado en serio la renovación de su gama trail de media cilindrada y el resultado -ya os adelanto-, es bastante convincente y sigue algunos paralelismos con las competidoras inglesas. Primero porque las líneas maestras de diseño se han mantenido y aun siendo una motocicleta, bueno motocicletas, enteramente nuevas, el perfil característico de las GS está ahí. Aun sin quedar nada de su anterior chasis tubular, de su depósito de combustible retrasado o de esa cadena de transmisión por el lado derecho, tanto las F 750 GS y F 850 GS, heredan los rasgos de sus antecesoras que, desde 2007 – llamadas F 650 GS y F 800 GS-, ocupaban el espacio de un catálogo BMW donde la super, todopoderosa R 1200 GS es una de las motocicletas más deseadas entre los amantes del trail y la aventura.  A los datos de matriculaciones mundiales me remito. 

En BMW tenían mucho potencial de evolución, pero ante el éxito de su tope de gama no veían necesario gastar recursos en modelos que cumplían con el cometido. Pero la competencia atacó fuerte y Honda con su Africa Twin como la novedad más impactante los últimos años o las mencionadas también Triumph Tiger, han sido detonantes de que la firma bávara, ahora sí, haya decidido un cambio generacional y de denominación en sus modelos. ver galeríaBMW F 750 GS / F 850 GS 2018BMW F 750 GS 2018

Si bien es cierto que las F 750 GS y F 850 GS comparten la misma base mecánica, el chasis y el diseño, otros elementos como las suspensiones, las llantas y otros detalles funcionales y de equipamiento las diferencian. Pero quizás el que más sea la potencia. Así es, aunque el renovado bicilíndrico en paralelo dispone de la misma cilindrada 853 cc en ambos casos, la potencia es superior en la denominada 850, llegando a los 95 CV a 8.250 rpm por 77 CV a 7.500 rpm de la 750, es decir 10 CV más que la F 800 GS en el caso de la 850 y 2 CV más en el caso de la 750 respecto a la anterior F 700 GS. Aunque, no nos engañemos, porque esta mecánica está mucho más adaptada a los tiempos que corren, siendo una gran evolución no solo en potencia, sino también en rendimiento y como nos prometen, un menor consumo de combustible y menos vibraciones. 

Cuando todo es nuevo…

Para que no hubiera lugar a dudas, la primera pregunta que hice nada más llegar a la charla técnica de estas dos nuevas BMW fue saber dónde se iban a fabricar. ¿Alemania, China, Brasil, Indonesia? Si bien en un primer momento los responsables me comentaron que estaban enteramente fabricadas en la sede de BMW en Berlín, tras incidir un poco más, afirmaron que el motor está construido por su socio Loncin – ¿adiós a Rotax?-, uno de las mayores fabricantes asiáticos y encargado desde algunos años atrás de la fabricación del monocilíndrico de las últimas ediciones de la G 650 GS, mientras que en Berlín se ensambla con el resto del conjunto… Evidentemente el departamento de diseño de BMW ha sido el encargado de desarrollar y controlar todos los requisitos de fabricación de esta nueva mecánica y así nos lo hicieron saber durante esta presentación internacional de un producto del que se sienten muy orgullosos y esperanzados, como pudimos ver en todas sus caras. ver galeríaBMW F 750 GS / F 850 GS 2018Presentación BMW F 750 GS / F 850 GS 2018

Una de las características principales y que determina el parecido rendimiento de ambas mecánicas, es una curva de potencia casi idéntica hasta medio régimen, punto de inflexión donde la 850 sigue elevando sus caballos hasta alcanzar poco más de 8.000 rpm. Ese detalle hace que, a bajas revoluciones, no se note una diferencia clara entre una versión y otra, salvo si se exprime el bicilíndrico de cuatro válvulas hasta el corte de encendido. Un bicilíndrico donde, de una manera u otra los ingenieros de BMW han buscado minimizar las vibraciones mediante dos ejes contra rotantes de equilibrado a ambos lados del cigüeñal. Un cigüeñal que está girado 90 grados, mientras que el intervalo de ignición es de 270/450 con el fin de mejorar la suavidad de funcionamiento y además ofrecer un sonido característico de este tipo de configuraciones. 

Por otro lado -y como novedad- se ha adaptado una caja de cambios de seis relaciones ahora en el lado izquierdo por lo cual la cadena de transmisión está situada en ese mismo lado, a diferencia de las versiones precedentes. El conjunto se ha completado un embrague anti-rebote y “auto amplificación”, esto último para reducir la fuerza a realizar en la maneta para su accionamiento.ver galeríaBMW F 750 GS / F 850 GS 2018BMW F 850 GS 2018

Otras curiosidades

Dejando a un lado la continuidad estética de la nueva generación y donde el frontal ha ganado algo en cuanto a voluminosidad y flujo aerodinámico, la principal novedad es la adopción de un chasis de acero completamente nuevo y donde el motor hace de enlace para el basculante trasero que, como podréis ver en las imágenes, posee un diseño tipo “banana” en la parte derecha con el fin de dejar paso al escape. También es nueva la ubicación del depósito de combustible de 15 litros ahora en la zona delantera, a diferencia de la anterior generación que lo llevaba en la zaga. ¿Ventajas? Según los responsables y -después de tantos años- se han dado cuenta de que esta configuración es la mejor para centralizar masas… Bueno, ahí quedará esa peculiaridad de las anteriores F 700 y 800 GS que eran algo más, digamos, “diferentes”. El caso es que ahora vuelven a lo convencional en este sentido, aunque por otro lado se ha dado un gran paso también en cuanto a electrónica y conectividad…

En este sentido nos encontramos con el acelerador electrónico, el ASC y los modos de conducción "Rain" y "Road" de serie, ofreciéndose como opción los modos Pro: Dynamic y Enduro en el caso de la F 750 GS y Dynamic y Enduro Pro en el caso de su hermana más potente. Dichos modos de conducción Pro incluyen el ABS Pro, la luz de freno dinámica y el DTC (control dinámico de tracción). También como elemento destacable de seguridad está la opción de la llamada de emergencia SOS inteligente, un sistema que ya pudimos ver durante la presentación de las K 1600 GT meses atrás y que sirve como servicio de ayuda en carretera y, sobre todo, en caso de accidente activa un protocolo de asistencia específico. ver galeríaBMW F 750 GS / F 850 GS 2018BMW F 750 GS 2018

Una lista casi interminable de elementos opcionales y pack de equipamiento completan esta nueva gama. Por nombrar algunos o casi todos, destacan el ajuste Electrónico de la Suspensión (ESA), la óptica delantera con LED, luz diurna, una espectacular pantalla multifunción TFT en color de 6,5 pulgadas, el arranque sin llave, el sistema de control de presión de neumáticos, el asistente de cambio tanto para subir como para bajar marchas sin necesidad de accionar la maneta de embrague y, otros funcionales, como el caballete central, asientos de diferentes alturas, anclajes para maletas, puños calefactables, un escape deportivo firmado por Akrapovic, el control de crucero o por supuesto, una alarma. 

Sobre la 750

La F 750 GS es más baja que la F 850 GS y su asiento base está a 815 mm del suelo por los 860 del mismo en la F 850 GS. Por tanto, es fácil tocar con los pies, aunque existe la posibilidad de optar por otros con 770, 790 ó 830 mm en el caso de la primera y de 835, 875 y 890 mm en el caso de la segunda. Ello también es debido a la diferente altura y recorrido de las suspensiones que, en el caso de las 750 disponen de una horquilla delantera convencional con 151 mm de recorrido mientras que en la F 850 es invertida y con 204 mm de recorrido. Por su parte el amortiguador trasero dispone de 177 mm y 219 mm de recorrido respectivamente.ver galeríaBMW F 750 GS / F 850 GS 2018BMW F 750 GS 2018

En esta ocasión la marca nos preparó dos jornadas sobre ambas versiones cargadas de extras tanto funcionales como de ayuda a la conducción. Las luces LED, el arranque sin llave, las suspensiones Dynamic ESA o el asistente del cambio rápido estaban presentes en todas y cada una de las unidades puestas a nuestra disposición. Pero sin duda el elemento estrella era la pantalla en color. Espectacular donde las haya y un gran paso adelante para los amantes de la “conectividad” ya que además de las funciones típicas de estos sistemas de información que muestran desde las presiones de las ruedas, temperaturas de vehículo u otros como consumos, etc., también se puede conectar con una App específica de BMW donde, además de conectarse con la moto para visualizar el navegador, se puede grabar todo el recorrido realizado además de otras muchas funcionalidades. 

Pero dejemos a un lado tanta tecnología para ir al grano. La verdadera prueba de fuego, comprobar el resultado en marcha de esta nueva generación 2018. Una generación que después de tanto tiempo tenía mucho margen de mejora y ello se nota nada más subirte en la F 750 GS porque al arrancarla se nota muy suave, con una ergonomía mejorada con respecto a la anterior generación. Sí, por supuesto me hubiera gustado probar una F 750 GS “pelada”, para saber hasta qué punto el conjunto básico es efectivo sin la necesidad de ese amortiguador trasero con vida propia y que, evidentemente, implica un mayor confort de marcha y seguridad, pero resta algo de “feedback” o de sensaciones reales. Sí, por supuesto que en BMW saben que muchos o la mayoría de sus clientes se decantarán por los paquetes de equipamiento, pero otros muchos no lo harán y el amortiguador “estándar” será su compañero de viaje o de andanzas.ver galeríaBMW F 750 GS / F 850 GS 2018BMW F 850 GS 2018

Lo esperado y más

Si bien pude realizar pocos kilómetros sobre la F 750 GS ya que en BMW decidieron darnos más tiempo sobre las F 850 GS, sí fueron los suficientes para corroborar que en la marca bávara tienen claro o han diferenciado claramente entre varios tipos de clientes con estas dos novedades. Así pues, la 750 con su “tamaño” más compactado y su enfoque más “asfáltico” será ideal para gente con menos expectativas aventureras y como acceso a la gama media es ideal. El nuevo conjunto funciona a las mil maravillas y se nota realmente la evolución. Y lo digo desde la imparcialidad absoluta y lejos de ser un fan de este tipo de configuraciones mecánicas y tipología de motocicleta. La F 750 GS es agradable, fácil de conducir y muy ágil sobre asfalto. Además, el nuevo motor destaca por la progresividad desde bajas revoluciones y si bien por debajo de las 2.000 rpm vibra algo, dichas vibraciones son solo una percepción muy alejada de lo que mostraba la anterior generación. 

Por su parte la dirección se nota muy aplomada, con el claro objetivo de pisar bien el asfalto y más si cabe fuera de él, como más tarde pude corroborar en la más “trailera” F 850 GS. El ancho manillar juega a su favor y gracias a ello la sensibilidad a la hora de maniobrar es perfecta, tanto en zonas más ratoneras como en autopista, escenario donde me di cuenta de la correcta aerodinámica que posee esta nueva versión, incluso con un deflector más pequeño respecto a la F 850 GS. Por su parte los frenos poseen un tacto más que correcto y si bien el delantero es algo esponjoso en conducción deportiva, el mordiente es suficiente. No tanto el trasero, con un pedal algo bajo para mi gusto y sin mucha sensibilidad para accionarlo. ver galeríaBMW F 750 GS / F 850 GS 2018BMW F 850 GS 2018

Otro detalle que no me terminó de convencer fue el funcionamiento del asistente de cambio opcional. Algo tosco a baja velocidad, si no abres el acelerador con decisión, el sistema no ayuda mucho al subir de marchas y en muchas ocasiones decidí accionar el embrague para comparar, siendo su funcionamiento mucho más agradable. Eso sí, al aumentar el ritmo y acelerando con decisión, el sistema actúa casi como si llevásemos una S 1000 XR o incluso una S 1000 RR…

Añade otros 18 CV

Y así llegamos a la tope de gama, la F 850 GS, con más extras que los instalados en el coche de Michael Night. Hice un cálculo por encima, suponiendo que esta nueva generación sea -como poco- un 10 % más cara que la anterior y sacando datos de lo que cuestan los pack y opciones a través de la web alemana de BMW Motorrad, esta F 850 GS que tenía entre manos debería rondar los 15.000€. La pantalla TFT, suspensiones, color especial, llantas doradas, asiento confort… Todo estaba a mi disposición, incluso los modos de conducción Pro, una auténtica pasada fuera del asfalto, como más tarde pude comprobar. 

Las llantas de radios que permiten la utilización de neumáticos sin cámara son una de las principales características de esta versión, además de su horquilla delantera invertida con un enfoque más “todocamino” o aventurero. En este sentido cabe destacar que la marca ofrecerá un mapa de motor adaptado para gasolina de 91 RON, algo muy necesario si se viaja al extranjero en zonas donde no hay combustible de mayor octanaje. ver galeríaBMW F 750 GS / F 850 GS 2018BMW F 850 GS 2018

Bueno, al grano. Diferencias con respecto a la F 750 GS. Pues principalmente la altura al asiento. Aquí he de decir que mi unidad llevaba instalado el que elevaba la altura hasta los 875 mm y a pesar de no ser muy alto, con mis 174 cm de altura me encontré más cómodo, con una visión del terreno más agradable y no tan encogido como en la F 750 GS. Eso ya es cuestión de gustos, como también lo será elegir la más potente 850 GS en detrimento de las 750. La pregunta es si merece la pena o es mejor equipar una 750 a tope… Buena pregunta ¿no? La realidad es que cargado con maletas y acompañante esos 18 CV de diferencia pueden ser definitivos para rodar más desahogados, sin duda. Pero otro factor más importante aún es si nuestro objetivo es acceder a terrenos arenosos. Aquí la F 850 GS es definitiva por suspensiones y porque está homologada con opción de ruedas de tacos y además incluye un protector del cárter motor. 

Impresionante fuera del asfalto

Y efectivamente, en la F 850 GS se nota más empuje sin duda en las últimas 2.000 - 2.500 rpm respecto a la F 750 GS y, con el modo de conducción Dynamic conectado, es cuando el acelerador ofrece un tacto más instantáneo como cabría esperar. No se nota un cambio radical de prestaciones y pierde algo de agilidad en carretera dado su centro de gravedad más alto y una rueda delantera de 21”, pero es en pistas fuera del asfalto donde más pude disfrutar de esta tope de gama y todos los sistemas de conducción disponibles porque BMW nos había preparado unidades con los neumáticos Metzeler Karoo para tal fin y el resultado no pudo ser mejor.ver galeríaBMW F 750 GS / F 850 GS 2018BMW F 850 GS 2018

Teniendo muy frescas las sensaciones sobre la equivalente de Triumph, la Tiger 800 XCA, esta F 850 GS está a la altura de la inglesa en cuanto a comportamiento dinámico y realizando unos ejercicios de frenada en barro me di cuenta de la evolución de los sistemas de frenada durante los últimos cinco años. Es impresionante poder apretar la maneta de freno delantero y pisar el pedal de freno trasero – con el modo Enduro Pro conectado- sin contemplaciones a unos 60-70 Km/h y no notar más que la deceleración, sin titubeos, nada de movimientos parásitos o bombeos del circuito de frenos. Increíble. 

Ya volviendo al hotel, las pistas más rápidas fueron la tónica de la jornada. Y ni un solo susto, o momento de complicación. La F 850 GS derrapa con soltura, el tacto del gas es muy progresivo y evidentemente las suspensiones electrónicas hacen su trabajo de manera muy efectiva. Tan solo el detalle del asistente del cambio que ya había notado en la F 750 GS estuvo presente en esta 850… ¿La solución? ¡Subir marchas con decisión! ver galeríaBMW F 750 GS / F 850 GS 2018Presentación BMW F 750 GS / F 850 GS 2018

Un gran paso adelante

En BMW han tenido muchos años para pensar cómo sería su generación 2018 de las F GS y el resultado sinceramente ha merecido la pena. Primero porque el salto con respecto a la R 1200 GS se ha acortado y segundo porque ahora sí son realmente unas competidoras claras de las opciones de otras marcas que luchan en este segmento. 

Calidad de terminación, una imagen más fresca, un equipamiento configurable a gusto de cada cliente y un nuevo conjunto mecánico son los principales argumentos de esta nueva generación. Sin olvidarnos de otros como el avance en cuanto a dinamismo, el comportamiento en todo tipo de terrenos y, por supuesto, de la seguridad. 

7 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...