PuntApunta Marruecos: Experiencia única

PuntApunta Marruecos: Una experiencia sin igual

David Remón Paracuellos

Esta es la crónica de alguien que no tiene una GS y que por asistir el pasado noviembre al PuntApunta de Marruecos, de buena gana la tendría.
Que la BMW GS es una gran moto, nadie lo va a poner en duda a estas alturas, pero dejar que os diga que el valor de este evento no está solo en ella. Aquí tu GS es la herramienta, claro está, pero la magia de rodar por caminos, carreteras o arena marroquí es precisamente el sugerente paquete de experiencias que brinda la organización de este evento, que lo bautiza como Espíritu GS. Yo os acercaré la segunda edición…

Si tienes una BMW GS, la que sea y no has estado en Marruecos, sigue leyendo. Si te fijaste en ella seguramente será porque es una moto fácil, confortable, que te anima a ir en moto más de lo habitual. Si no has pisado arena con ella y nunca le has montado neumáticos de tacos, sigue leyendo si te empieza a interesar romper con todo y quieres una experiencia cercana y real, sin tener conocimientos profesionales de off road. Bueno, tampoco os voy a engañar, si los tienes todo es mucho más fácil, aunque la organización del evento BMW Motorrad España, siempre te asesorará en cursos de formación e incluso experiencias donde darte ese bautizo antes de pisar suelo marroquí. Pero reitero, no hay que ser ni endurero ni tener un nivel de pilotaje alto, más bien se impone el sentido común y si lo tienes, seguro que escucharás todas las indicaciones de la experimentada organización, porque allí mismo ante las etapas más complejas, siempre asesoran mediante explicación técnica a los presentes.

Fuera de mi experiencia como probador superando ya las tres décadas, os he de confesar que en mis inicios había dos cosas que me daban grima. Una era rodar en ruedas pequeñas de 10”, hablo de aquellas Vespa o Lambreta… La otra era hacerlo sobre tierra… Hoy esos miedos desaparecieron por retarme y engrandar el conocimiento a base de experiencias. Fuera de que las ruedas de los pequeños scooters poco o nada han de ver con aquellos con los que me inicié, en el tema de la tierra tengo claro que mi trabajo como periodista en 2009 en el GS Trophy de BMW que rodó por Sudáfrica, Mozambique y Suazilandia me curtió. Aquella competición de habilidad entre países donde me tocó ir como cronista, me hizo descubrir un mundo desconocido: la moto y África.

El PuntApunta Marruecos es otro planteamiento que nada ha de ver, entre otras cosas porque se va a disfrutar del país, paisajes, cultura y gastronomía, todo sobre tu moto, el mismo planteamiento del PuntApunta que tanto éxito tiene en España cruzando la península. La organización es la misma para ambos eventos del PuntApunta, pero a diferencia del desarrollado en España donde se aceptan todo tipo de marcas y modelos, en el marroquí únicamente se aceptan BMW trail, o sea, las GS en todas sus versiones y años. No hay que olvidar que en el Espíritu GS te puedes encontrar desde las más modernas R 1250 GS, como fue el caso, hasta modestas G650 X Country como la de Jorge, que teniendo una R1200GS, prefiere ir con esta que es más liviana.

De lo impresionante a lo más seductor

ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia únicaPuntApunta Marruecos 2018 (Verificaciones en Motril)

Lo primero que has de saber es como funciona el tema. Para empezar, te tendrás que guardar unos 10 días de tus vacaciones para poder disfrutar de esta experiencia, porque si la aventura es de 7 días, necesitarás dos o tres más en función de donde y como vengas desde tu localidad. Los que vinieron de la zona norte de España optaron por todo tipo de combinaciones, desde ir en moto, pasando por cargar en furgonetas o incluso ir en avión previa carga de la moto en camión… Lo que está claro es que la aventura empieza desde el mismo momento que cierras la puerta de casa, porque ya el enlace para muchos es motivo de experiencia viajera.

A los periodistas y cronistas que vamos a cubrir el evento, nos facilita el tema la organización y nos lleva en avión para recoger la moto en el mismo hotel. En esta ocasión la concentración fue en Motril (Granada), donde nos esperaba la flamante BMW F850 GS bien equipada, como suele ser habitual en las unidades de prensa, para que podamos valorar también los accesorios. Acabados casi de aterrizar de la presentación de la R1250GS y con unas sensaciones impresionantes sobre la misma, opté mejor por la opción más ligera de la 850 por cuestiones físicas, dado que estuve hipotecado por una fractura en el pie unos meses antes y tampoco era cuestión de abusar: la R1250GS es unos 20 kilos más pesada.
A nuestra llegada, allí en el mismo hotel, ya estaban todos los participantes en fase de preparación. Con sus motos verificándose por parte de la organización que supervisa que todo esté correctamente, la mayoría de los clientes cambian los neumáticos previo acuerdo con los organizadores que se traen un camión oficial de Metzeler/Pirelli, para realizar los pertinentes cambios tanto a la ida como a la vuelta, volviendo a casa con los de serie.

Es el momento en que uno se presenta a los más de 50 “riders“ con los que vamos a convivir, o el del reencuentro, dado que muchos son repetidores del año anterior y se conocen, como era mi caso. Os adelanto que con la cantidad de gente que mueve la organización, unas 12 personas del staff, más los participantes, entre ellos Francisco Torres (Paco para los amigos) representando el espíritu de la jovialidad a sus 75 años y en su segunda participación, uno se siente como en casa. Es una gran familia donde la organización quiere que la experiencia de los participantes sea de la máxima calidad, al igual que su seguridad. Con la presencia del mismo director de BMW Motorrad España (Alexander Von Sheid) que este año iba a realizar el recorrido con nosotros, te hace ver que la pasión por la moto en los dirigentes de BMW Motorrad es auténtica. Alexander ya lo vimos en la edición del PuntApunta España de 2016 donde nos llovió a mares durante todas las jornadas: la edición más lluviosa de todas las que se han realizado. Por desgracia también el tiempo marcó esta segunda edición del PuntApunta Marruecos 2018 y aunque fue duro, también fue tan diferente que será imposible confundirlo con la primera edición.ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única1º Etapa:Alhucemas-Meknes (PuntApunta Marruecos 2018)

En el primer briefing se definió la forma de funcionar, dejando claro que esto no es una competición, sino una manera de disfrutar de la moto a través de la experiencia de conocedores de Marruecos. El carácter del viaje hace que por mucha organización que se tenga, el sentido común ha de imperar en cada uno de los participantes, porque sino se siguen las normas de circulación y las marcadas por la organización, es fácil meterse en líos porque el tráfico allí, así como las carreteras, son muy diferentes a las que conocemos en Europa. Una de las cosas que me llamó mucho la atención cuando circulé mi primera vez por Marruecos, es que lo que aquí vemos lento allí es rápido, así que me sorprendía ver lo bajas que eran las medias de velocidad de todas las etapas cuando la sensación era contraria: la media era de unos 80 km/h.

Jaime Girón, responsable de Eventos de BMW Motorrad España, también estuvo y debutaba en el evento, con mucho mérito, por cierto, teniendo en cuenta que lo hacía sobre una F750GS limitada por tener el carné A2 desde hacía poco… Siendo el primer participante en hacerlo en esas condiciones, os adelanto que se lo pasó en grande y no sufrió más que los que rodaron sobre sus gigantes Adventure con poca experiencia en arena… Fue precisamente el mismo, quien sorprendió a los presentes anunciando la posibilidad de probar la novedosas R1250GS en acabado Exclusive en la jornada de descanso, una novedad mundial que se había presentado apenas un mes antes con su tecnología Swiftcam y que podrían probar antes de volver a casa. Se le sumó también la F850GS que un servidor llevaba, dado el interés que también despertó entre muchos de los usuarios de la F800GS que allí había. 

Empieza la aventuraver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única3º Etapa:Midelt-Boulmane Dades (PuntApunta Marruecos 2018)

Una de las premisas que sí dio la organización a todos los participantes antes de llegar al punto de salida, era que el tiempo en los primeros días no iba a ser bueno. A priori no tenía que ser algo alarmante dado que bajábamos a Marruecos, pero como más tarde se demostró fue lo suficientemente importante como para que la organización tuviera que realizar cambios en el itinerario.
Con las motos ya verificadas y con todo el papeleo hecho por parte de cada participante ante la organización, el sábado 27 de octubre nos pusimos bien temprano en marcha de camino al puerto de Motril. Allí embarcamos todos juntos y con mucha cautela subiendo las motos al barco, dado que entre la humedad y los neumáticos de tacos era bien fácil patinar. Ya una vez arriba y recogiendo las pertenencias necesarias, el personal de la embarcación amarró las motos para que no se movieran un milímetro, sabiendo que hasta nuestra llegada a puerto de destino no se podía bajar a la bodega por dejarte algo.

En esta segunda edición la organización mejoró el tema de los trámites administrativos al conseguir hacerlos en el barco. Mover a cinco vehículos de organización y sus componentes más las 52 motos con sus respectivos conductores, no es tarea fácil en la aduana marroquí, así que un policía marroquí realizó el papeleo de motos y personas: nos ahorramos horas de espera en la aduana de Alhucemas.

Desde el puerto de llegada hasta el hotel todo fue más rápido, dentro de lo que es mover a semejante grupo. Siempre escoltados tanto por delante como por detrás por la misma organización, llegamos al hotel y después de la distribución de habitaciones, comimos todos juntos. Después por la tarde, un briefing sobre navegación para aquellos que no habían rodado nunca con roadbook y un listado de costumbres viajeras con estas connotaciones de aventura que tiene el viaje. Uno de los apartados más importantes era el Spot, sistema de seguimiento mediante GPS que controla la ubicación exacta de cada “rider”. Esta baliza era de suma importancia porque en caso de emergencia, el piloto podía enviar un aviso de auxilio, momento en que activaba un protocolo de urgencia donde toda la organización movía sus máximos recursos. Dos cosas me quedaron claro del sistema. La primera es que en caso de parada si el piloto no activaba dicha baliza porque todo iba bien, la organización detectaba dicha detención y nuestro deber era informar mediante el pulsador OK de que estábamos perfectamente, mensaje que recibía el coche de control para la tranquilidad de la organización. La segunda es que, por mucho que se reiterara que el botón de auxilio solo se debía accionar en caso de auténtica emergencia médica, al final hubo varias alarmas por problemas mecánicos o el pánico que despierta a uno de ciudad estar perdido en recorrido de camellos…

1º etapa: Alhucema-Meknesver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única1º Etapa:Alhucemas-Meknes (PuntApunta Marruecos 2018)

La primera jornada se despertó alterada. Un leve incidente obligó a que se tuviera que organizar de nuevo la hora de salida por parte de la organización. Esa noche en Europa se retrasaba una hora el reloj y en teoría en Marruecos también. Hasta ahí todo correcto sino fuera porque a última hora del día anterior al cambio, el gobierno marroquí decidió no cambiarla… Así que entre que unos se habían enterado y otros no, como era de prever en el desayuno hubo dos turnos…

Empezamos el día lloviendo, así que nuestra salida ya fue con el mono de agua puesto. En la decisión de si abrigarse mucho o no, nunca sabes cual es la mejor opción. Lo cierto es que me abrigue a consciencia, teniendo en cuenta que el día anunciaba que no iba a parar. Además, nos dirigíamos a cotas altas, camino del Atlas

La jornada la empecé con mis amigos de batalla, los periodistas españoles que estábamos invitados. La lluvia era copiosa y el mono de agua que nunca me había calado empezó con una vía de agua que me mató…La F850GS venía con su modesta cúpula, insuficiente en estas condiciones climáticas y más al suave ritmo que rodábamos: su cobertura aerodinámica solo funciona a más velocidad. Era una jornada larga donde además del agua se sumaba el frio y donde un par de guantes de invierno no fueron suficientes para poder mitigar el frio. Se sumó la mala fortuna que de todo el equipo opcional que llevaba mi unidad de pruebas, los para manos no estaban incluidos, así que los puños térmicos no fueron suficiente para mitigar el frio: también es verdad que no calientan tanto como los de las GS grandes…ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única1º Etapa:Alhucemas-Meknes (PuntApunta Marruecos 2018)

Bastó un puerto de montaña de 1.500 metros de altura a tan solo 40 kilómetros de la costa para que desistiera del ligero ritmo de mis compañeros. Ellos, con sus R1250GS, iban mucho más protegidos, así que aminoré el paso hasta un ritmo de tortuga, quedándome rezagado a media subida. La nevada que nos cayó fue monumental, recuerdo imborrable cuando ruedas con casco y gafas de enduro: me comía la nieve, literalmente.

Mis manos se quedaron sin tacto. Los guantes empapados ahora se estaban congelando, siendo solo el freno de pie el que aportaba efectividad en las frenadas; con el modo Rain en el programa de motor y las suspensiones lo más cómodas posibles, fui rodando pausadamente y con mucha prudencia. La nieve me tapaba la visión y la iba extrayendo como podía de mis gafas: por lo menos no se me entelaban…  Los puños térmicos a tope y ni los notaba. Llegué al final de la bajada del puerto y me encontré al grupo de Gorka, gerente del concesionario Dasmoto en Guipúzcoa, donde llevaba a su grupo de seis clientes: gran oiniciativa la de este empresario. Me uní a ellos en su parada para hacer un te caliente. Tuve que recuperarme a la sombra de unos lugareños que, en interior de una llanta de acero de coche y bajo una pequeña marquesina, habían montado una improvisada fogata: mi cara de frio los animó a invitarme a compartirla. Mis manos estaban tan bloqueadas que tuvieron que ayudarme a quitarme el casco, así como abrir las maletas de la moto… Creo que no olvidaré nunca esa sensación y más cuando me di cuenta de que aun quedaba mucho camino por delante. Rodamos a bajo cero y eso me marcó durante los posteriores días donde, tres de mis dedos, me recordarían esta primera etapa.

Me quedé con la gente de Gorka después de tomarnos un te bien caliente, justo antes de subir el segundo puerto donde la nevada todavía fue más copiosa. La verdad es que el paisaje era impresionante, otro de los recuerdos imborrables de esta edición. Tuve que tirar de mi segundo par de guantes rodando con mis amigos vascos, pero también acabaron empapados bajando el puerto porque la nieve acabó siendo agua.ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única1º Etapa:Alhucemas-Meknes (PuntApunta Marruecos 2018)

Recuerdo que paramos en un bar de carretera ya a pocos kilómetros de nuestro destino. Creo que al final todos, además de querer llegar buscando la ansiada ducha de agua caliente para recuperar la temperatura corporal, se juntaba con la excusa de parar para poder tomarnos un café o te caliente. En esa última parada antes de la meta en Meknes y con las manos heladas, el posadero me invitó a combatir el frio no abrazando el vaso caliente del café con leche, sino mojármelas en agua fría… Sorprendentemente me mitigó el frio de forma dulce, sin esa sensación de quemarse y o de que los dedos al abrazar el vaso con leche muy caliente te estallan. Eso lo hice después de pasar por el grifo y fue muy diferente…

Obviamente llegamos muy tarde. Éramos de los últimos en encontraros con la organización en el hall del hotel, conscientes de los retrasos de sus clientes por culpa de la nieve… El briefing de la tarde se retrasó, comunicando a los presentes que, debido al mal tiempo y a que la etapa del día siguiente se subía a más de 2.000 metros de altura, se optaba por el plan B: tenía que ser la primera etapa donde tomaríamos contacto con las pistas de tierra. Así que, preservando la seguridad por encima de todo, el itinerario del día siguiente sería por carretera…

2º etapa: Midelt-Boulmadane Dadesver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única2º Etapa:Meknes-Midelt (PuntApunta Marruecos 2018)

Aquella mañana mi habitación parecía un tendedero. Todo mi equipo estaba extendido por la habitación haciendo de improvisado secador la bomba de calor y de perchas las lámparas de las paredes… Me costó quitarme el frio del cuerpo durante la noche y solo de pensar que íbamos todavía más arriba en altura de lo que ya estábamos, hizo que me previniese mejor ante posibles contratiempos climáticos; entre ello mejor ajuste de mis prendas impermeables.

La misma mañana ante el parte meteorológico del día, la organización al ya plan B de la jornada, dio opción a los participantes de ir por el camino más corto, precisamente el que tomaba el convoy de la organización. Después de mi experiencia con el frio y sabiendo que las previsiones iban por el mismo camino que la jornada anterior, hablé con dos buenos amigos que conocí la edición anterior que como yo eran repetidores. José Manuel Serrano (de Valencia) y Federico Unter (de Méjico pero afincado en España), tomamos la decisión de rodar con la caravana de la organización, por lo que tuvimos que esperar a salir ser los últimos para arrancar.

Los paisajes además de bonitos estaban salpicados por nubes rotas que, por un momento y desde el casco, mi esperanza estaba en que la lluvia no hiciese acto de presencia. Pero no fue así, porque fue empezar a subir el primer puerto del día del Atlas y las nubes se multiplicaron a los pocos kilómetros. Con ellas llegó la pertinente lluvia que pasó a ser nieve a los pocos kilómetros. Sobre las 10.30h de la mañana y previo a un paso traicionero de carretera en buen estado, pero salpicada de enormes socavones casi invisibles, llegamos a una gigantesca caravana. Todo empezaba en una gasolinera donde a pocos metros de ella una barrera cerrada marcaba el inicio del monumental atasco. Nos dejaron bloqueados casi 4 horas, así que, con la misma calma con la que se la tomó el gato que se metió en mi parca buscando calor mientras esperábamos, nos quedamos en el bar con un café calentito entre las manos.ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única2º Etapa:Meknes-Midelt (PuntApunta Marruecos 2018)

Resguardados del frio y observando el enorme embotellamiento creado por la nevada, donde la máquina quitanieves pasa cuando y por donde puede, se abrió la barrera. Al rato largo del paso de los primeros camiones, llegó el coche de dirección del PuntApunta y nos dijo que nos esperásemos a sus instrucciones. Y así lo hicimos. Reanudamos la marcha los tres. Subimos el puerto con una preciosa nevada que nos dejaron unas bellas instantáneas que veréis al final de la galería de fotos de este reportaje, hasta que llegamos a uno de los pueblos que hay entre los dos puertos por donde pasábamos, precisamente nevando y con fuerza. Allí un policía nos cortó el paso indicándonos que teníamos que desviarnos porque el segundo puerto se había cerrado. Así que tuvimos que hacer un bucle de unos 100 kilómetros más mientras que otros participantes pasaron por los pelos justo antes de su cierre. Con largas rectas sobre carreteras a 1.800 metros de altura, el frio era muy duro y más con el fuerte viento que estaba soplando en aquel momento que bajaba la sensación térmioca en 5 grados…

3º etapa: Midelt-Boumalne Dades ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única3º Etapa:Midelt-Boulmane Dades (PuntApunta Marruecos 2018)

Salimos del hotel de Midelt con el frio en el cuerpo de los días pasados, pero con la esperanza que todo mejorase, que en un principio tenía que ser así porque la lluvia ya no sería insistente, sino intermitente.  Sobre el papel aún teníamos que subir más metros, hasta los 2.500 más o menos, por lo que el riesgo de frio no bajaría en la primera parte de la etapa mientras que, en su segunda, sí recuperaríamos temperatura por bajar hasta los 1.500 metros de la población de Boumalne Dades, donde el lujoso hotel de Xaluca Dades sería nuestro destino final. La lluvia hizo su presencia solo en algunos tramos, así que, si bien el mono de agua seguía siendo mi aliado como el primer día, por lo menos el frio en la cara y en las maltrechas manos ya no era tan acusado. Ahora el tacto en ellas lo mantenía con la suficiente calidad como para empezar a disfrutar de las bellísimas carreteras de curvas que íbamos a pisar.
Volví a compartir ruta con Federico y José Manuel siendo así ya hasta el último día, pero alternando con otros compañeros de esta gran aventura: para esta ocasión quedamos con el grupo de seis catalanes que se estrenaban en el evento. A mi eso de ir cambiando de grupos me encanta, puesto que es la mejor manera de conocer gente, hacer amigos y descubrir a gente curiosa y hasta pintoresca. Quizás la parte que menos me atrae de ello es la de compartir kilómetros con aquellos que no conoces. No ser consciente de qué nivel de conducción tienen o simplemente el de prudencia me da mucho respeto. Si el riesgo se puede pagar muy caro por el exceso de confianza sobre una moto, en Marruecos todavía más. Pasamos frío, pero a otro nivel. En la parte más alta, allí donde las cordilleras que nos envolvían estaban peladas de vegetación, cruzamos ríos bien cargados de agua por esos puentes bajos. Los paisajes y las paradas en los pueblos, con la excusa de recuperar fuerzas y calor ante un té o café caliente, hicieron de esta jornada la primera de disfruté, de auténtico sabor de aventura marroquí, aquella que añoraba.ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única3º Etapa:Midelt-Boulmane Dades (PuntApunta Marruecos 2018) La verdad es que respecto a la pasada edición los tramos fueron mejor, entre otras cosas por los comentados cambios en el itinerario motivado por el tiempo. Disfruté de la conducción on-road porque las manos las sentía, sin sufrir por los calados guantes bajo aquellas interminables horas bajo el agua. Ahora de nuevo, me sentía vivo sobre la moto, divirtiéndome y disfrutando del curveo de las carreteras hasta llegar a las bellas gargantas del Toudra. Es imposible no parar a admirar su belleza aunque hayas pasado ciento de veces… Es simplemente espectacular.
Pero qué duda cabe que estar aquí en Marruecos y no haber pisado todavía tierra se me hacía raro, demasiado. Ya tenía ganas de hacerlo y más viendo que el tiempo mejoraba con el paso de las horas y los días. Si algún terreno era perfecto para la nueva F850GS ese era la tierra, como ya me demostrara en la ruta trail que hice en Palencia por el Canal de Castilla (ver vídeo). Me apetecía mucho rodar con ella por tierra blanda y arena, porque en carretera y por pistas duras me convenció por facilidad y confort. 

4º etapa: Boulmane Dades-BMW Camp (Erfoud)ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única4º Etapa:Boulmane Dades-Merzhouga (BMW Camp) (PuntApunta Marruecos 2018)

Una jornada esperada. Amaneció totalmente despejado, pero con mucho frio. Por fin empezaba la tierra, dividida en tres partes.
La primera era más técnica y pedregosa, de pistas de tierra muy blanda, pero sin llegar a ser arena. Allí se empezaron a ver las primeras caídas casi en parado… De nuevo salimos juntos con Federico y José Manuel, así que lo hicimos al ritmo del primero, o sea tarde… Nuestro compañero mejicano es de los que se toman todo el tiempo necesario para la preparación de cada etapa, con pausas y sin estrés,  así que no te deja de sorprender durante la jornada porque en su moto lleva de todo: debe ser de las motos más pesadas de la caravana… Saliendo de los últimos, a la primera de cambio que pasamos del asfalto a la tierra, las primeras retenciones. Estaba claro que en condiciones normales de clima esta etapa hubiese sido una más, pero al ser la primera en tierra el atasco en los primeros kilómetros de pista era palpable.
Una vez más y como el año anterior, la misma organización encabezada por Toni Vázquez, el coordinador técnico de todo este montaje, realizó la tarde anterior en el hotel un acelerado curso de conocimientos básicos para rodar con seguridad por pistas y arena, de manera que aquello que da respecto acabe siendo un disfrute, así como una experiencia única. En el primer grupo que nos encontramos ya había gente enganchada en las roderas por pararse en ellas y otros tanto levantando motos. Ante ese cuadro, nos paramos a ayudar y a la que estuvieron todos sobre sus monturas, nosotros tres seguimos nuestro ritmo que, sin duda, era más estable. Me sorprendió ver la irresponsabilidad de algunos principiantes que, desatendiendo los consejos del Staff y el de los más expertos, se aventuraron en las pistas con neumáticos completamente de carretera. No solo sufrieron por ser además los que menos conocimientos tenían de off road, sino que ralentizaban de forma palpable el ritmo de toda la caravana que quedaba muy estirada: si algún integrante tenía un problema, las esperas se alargaban. Tener a una organización de primera como esta poniéndote un servicio oficial de neumáticos, con una política de precios ajustada y no utilizarla, es asegurarte que no disfrutarás como debes de esta experiencia, además de complicarte la vida y de dejar las gomas que empleas por la carretera tocadas para la vuelta. Supongo que, para aquellos, la experiencia queda en otro formato que el mío…ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única4º Etapa:Boulmane Dades-Merzhouga (BMW Camp) (PuntApunta Marruecos 2018)

Nuestro ritmo fue suave. José Manuel este año estuvo practicando por pistas y lo noté al momento, porque se movía sobre su R1200GS Adventure con mucha más soltura que la pasada edición. Federico con su moto mucho más pesada por el exceso de carga, también me sorprendía, porque a su ritmo y con su también Adventure de color negra, parecía un tanque; no lo paraba nada, sin prisa, pero sin pausa. A ese ritmo íbamos muy bien, tanto que empezamos a superar grupos hasta encontrarnos con el de mi amigo Gorka de Dasmoto y sus chicos, donde entre sus filas había algún endurero que hacía liviana hasta la R1200GS
Como bien os comentaba al principio de este periplo, mi cautela con tantas horas encima de la moto y de pie sobre los estribos teniendo en cuenta mi reciente lesión, para mi gozo la olvidé… Tanto fue así que empecé abrir pista a ritmo más ligero, hasta que me perdí. Conmigo mis compañeros, así como otro grupo que se confió en nuestra estela. Me di cuenta de que no estaba por la buena vía cuando vi que no había ni una sola rodera marcada en mi camino, así que dimos la vuelta antes de aventurarnos a cortar; en estos casos es mejor volver por tus pasos, dado que las trampas son continuas por el desierto. Fueron 12 kilómetros extras entre la ida y la vuelta… Nos encontramos con grupos que habíamos pasado y alguno manifestaba su intención de guiarse con su GPS ante la pérdida, pero eso es peligroso porque en dispositivo electrónico no se anuncian los peligros,  solo en un road book como el de la organización…
Recuperamos la vía gracias al coche médico de la organización que nos indicó la mejor zona de paso del rio seco que había que atravesar. Después la vía fue más rápida, pero íbamos mal de tiempo, así que la segunda parte de la pista la tuvimos que saltar porque si no llegaríamos tarde al destino final que era el campamento de haimas. Entre la opción de tener tiempo para comer circulando por carretera o rodar por la pista en ayunas, se decidió la primera opción. Además teníamos que poner gasolina, puesto que ante dos Adventure, mi F850GS condicionaba los repostajes porque tenía poco más de 300 kilómetros.

ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única4º Etapa:Boulmane Dades-Merzhouga (BMW Camp) (PuntApunta Marruecos 2018)

Llegamos al segundo control de paso (CP2) después de saltarnos la mencionada pista, con la idea de comer y poner gasolina allí mismo. Pudimos poner combustible, pero el bar estaba cerrado. Nos tuvimos que conformar con bolsas de patatas, galletas y demás snacks y las barritas energéticas con las que nos volvió a deleitar Federico como moto nodriza… Realizamos los 60km hasta el siguiente CP3 pero de ese control salimos de nuevo tarde. En esta ocasión teníamos que salir en caravana con todos los componentes del grupo, pero en un nuevo retraso y con la idea de reengancharnos, José Manuel se puso delante y empezó a tirar para recuperar el terreno perdido hasta el convoy que rodaba en formación. Estábamos realizando exactamente el recorrido del año anterior que pasaba por la misma zona cuando precisamente había cambiado, así que acabamos perdiéndonos…

Lo importante era llegar a la pista principal del campamento y llegamos. Pero la noche se nos echaba encima, así que empezamos a rodar hacia apreciando que no veíamos ni rastro de luces de la caravana de motos que iban por delante nuestro. Al final se nos hizo de noche de manera que el ritmo se ralentizó notablemente. En el camino nos encontramos uno de los coches médicos que amablemente y sabiendo que éramos los últimos, nos acompañaría hasta el campamento circulando por detrás nuestro para no comernos su polvo. Pero no pasaron ni 2 kilómetros que se detuvo anunciando que tenía que atender una emergencia médica por detrás nuestro, que por suerte y como solía ser habitual fue falsa. El efecto pánico desencadenó en el solitario “rider” perdido, accionar la baliza de emergencia…

A partir de entonces y a pesar de tener menos potencia de luz que mis compañeros con sus faros antiniebla supletorios, me puse delante observando que el otro coche médico bajaba a toda prisa por una pista paralela para atender la mencionada urgencia. Más arriba de cara ya nos encontramos al coche del director del evento, Toni, para comentarnos que siguiésemos el camino poco a poco, pero sin pausa. Mi moto con su fantástica calidad de luz LED tenía la óptica baja así que, sin querer, me pasé el desvío hacia la garganta donde se encuentran las lenguas de arena que teníamos que pasar. De pronto me encontré dentro de un poblado de nómadas metiéndome en la zona de descanso de sus camellos. Hicimos ruido y alteramos a su gente, apareciendo rápidamente entre ellos uno con un ciclomotor que se ofreció a acompañarnos hasta el campamento. Sus habitantes siempre gentiles con los turistas vieron que las pasaríamos canutas si teníamos que pasar las lenguas solos y sin su ayuda.ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única4º Etapa:Boulmane Dades-Merzhouga (BMW Camp) (PuntApunta Marruecos 2018) La noche era muy oscura, sin presencia alguna de la luna. Pensaba en las profundas y blandas lenguas de arena. Son cortas, pero pueden llegar a ser interminables. Pensé que nos costaría horrores, teniendo en cuenta que el pasado año las pasamos de día y fue duro. Pero, al contrario. Siguiendo al lugareño en su ciclomotor y con la arena más dura, pasamos sin mayor problema. Además de estarles profundamente agradecidos los tres, le dimos una buena propina de Dirhjams, la mejor inversión de todo el viaje…

5º etapa descanso: BMW Camp- Erfoud (Hotel Xaluca)ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única5º Etapa: Merzhouga (BMW Camp)-Erfoud (PuntApunta Marruecos 2018)

Era la jornada de descanso, así que los más valientes pudieron madrugar para ver un amanecer de película. Unos camellos nos esperarían para poder subir a las dunas más altas y poder disfrutar de este espectáculo, algo parecido al de la noche anterior observando las estrellas, donde allí se ven de una forma muy especial.
La organización quiso que, respecto al pasado año, la jornada de descanso fuera de auténtico descanso. Los juguetes, material escolar y deportivo cedido por simpatizantes y patrocinadores de este proyecto que también tiene su parte solidaria, serían entregados en la etapa bucle del día siguiente.
Pero la etapa de descanso empezaba en el hotel Xaluca, así que primero había que pasar de nuevo con toda la caravana de motos por las lenguas. Para mi grata sorpresa no fue ni la mitad el caos que el año anterior. El hecho de que muchos fueran repetidores me demostró que la valentía se forja también con el conocimiento. Y así fue, porque los organizadores tuvieron bastante menos trabajo en sacar motos atascadas…ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única5º Etapa: Merzhouga (BMW Camp)-Erfoud (PuntApunta Marruecos 2018)

Después la recompensa; volver a las espectaculares instalaciones del hotel Xaluca en Erfoud para relajarse y descansar e incluso reparar alguna moto si ha sufrido algún percance. El mecánico Jony Garrido siempre me ha impresionado por su capacidad de arreglar todo lo que se proponga con tan solo un alambre, pero por suerte este año no le dimos tanto trabajo… Lo que sí hizo es coger mi F850GS y dejarla a punto para que aquellos que la quisiesen probar lo hicieran con la máxima calidad, junto con la R1250GS que estaba para este menester.

6º etapa: Erfoud-Erfoud. Cena fin de eventover galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única6º Etapa: Erfoud-Erfoud (PuntApunta Marruecos 2018)

Esta era la última jornada de pura aventura, dado que el día siguiente sería el de la “eterna” etapa de vuelta ya de camino a casa.  Se caracterizaba por ser interesante para todos, tanto para aquellos que buscaran disfrutar sobre arena y pistas o por carretera para aquellos más cansados o con la moto tocada. Nosotros tres nos inclinamos por la de off road y la verdad es que fue de las etapas más bonitas, por entretenimiento y diversión.
El tiempo era perfecto porque no había ni una nube ni tampoco hacía demasiado frio, de manera que para empujar motos enganchadas en la arena la temperatura era perfecta... Únicamente tuvimos un contratiempo. La moto de José Manuel se clavó en una zona en pendiente de arena muy blanda, pero entre los tres la sacamos sin problema. Yo en este terreno con la F850GS me lo pasé en grande, disfrutando mucho de las zonas más rocosas y los pasos más complicados. El ritmo de mis dos compañeros era bueno de manera que recuperamos tiempo y volvimos a adelantar a muchos grupos de velocidad más pausada. Las vistas y las instantáneas no dejaban de surgir y cualquier excusa era buena para parar y sacar la cámara. Solo en una parte de los tramos más rápidos de piedra suelta y cortante, nos encontrar con una de esas carreras de aficionados repleta de rápidos buggies. Nos empolvaron las viseras más de lo deseado, apreciando que las trampas en este medio no solo vienen por la misma naturaleza, sino también por algún poco respetuoso participante de este tipo de carreras.ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única6º Etapa: Erfoud-Erfoud (PuntApunta Marruecos 2018) Al final de la rápida e imponente pista, el destino fue la famosa Cárcel Portuguesa a unos 5 kilómetros de Rissani. Construidos sus muros a base del trabajo de los esclavos sudafricanos que después se vendían en Portugal, de ahí su nombre tan peculiar, se trata de un rincón de montaña muy empinado y escarpado, que en teoría servía para almacenar agua.
La organización nos sorprendió con un montaje de gigante jaima en su interior, donde aprovechamos para recuperar fuerzas con un almuerzo al más puro estilo bereber. Después de recuperar fuerzas fue el momento del reparto de material que trajimos en la enorme furgoneta de Transportes Almarza, partner de este evento. Allí, en un colegio perdido en medio de la nada, fuimos a donar el material, didáctico y deportivo. Las caras de los alumnos y de los profesores, no tenían precio. Es algo que solo se puede valorar si estás allí.ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única6º Etapa: Erfoud-Erfoud (PuntApunta Marruecos 2018) Para finalizar el día y como colofón, la entrega del “finisher” en reconocimiento a lo conseguido y la despedida a este evento tan especial. Con la llamada uno a uno de todos los integrantes de la caravana de motos, fuimos nombrados para recoger el bonito recuerdo de esta experiencia, algo que a buen seguro guardaremos no solo en la mejor estantería de casa o del despacho, sino en nuestro recuerdo. En el mismo momento de la entrega también ese reconocimiento y fuerte aplauso de los asistentes a la organización surgido de forma espontanea, destacando el papel de BMW Motorrad España y sus patrocinadores como Metzeler, Almarza y Touratech, sin olvidar a los responsables directos y que velaron por nosotros. Me refiero a especial y agradable trato de todo el equipo humano que gestiona su coordinador Toni Vázquez que lleva consigo a Toni Serrano y Jony Garrido en el camión de asistencia mecánica, a Daniel Donaire y Laura Castillo en la médica, rodeados también de la parte técnica y compleja de la logística con Javi Roldán, José Ramón Mitxelena, Roberto Rizquez, David Carrasco, Javi Díaz, Kepa Torres, José Luis Muñoz de León (Noma) y Adrián González. Sin ellos esto no sería posible. Agradecer todo su cariño y comprensión, atendiéndonos siempre con una sonrisa independientemente de la situación. Gracias a todos ellos…

7º etapa: Erfoud- Nadorver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia única7º Etapa y final: Erfoud-Nador (PuntApunta Marruecos 2018) Esta es la etapa reina en kilometraje de este viaje tan especial. Después del cansancio de los días acumulados la organización dejaba bien claro que la fatiga es la peor de las aliadas ante viajes de tantos kilómetros en línea recta, porque se cruza gran parte de Marruecos… Sus 607 kilómetros con más de ocho horas de camino sin parar hacen que te plantees este viaje como si fuera de resistencia, por lo menos para muchos de los que no estaban acostumbrados a semejantes kilometradas de un tirón.
El tiempo fue muy bueno, pero frio, aunque sin llegar a las altas cotas del Atlas. Una parada en el camino para comer en vez de hacerlo todos agrupados como el año anterior donde se perdió demasiado tiempo… Solo nos deteníamos para descansar mientras llenábamos depósitos de combustible. Basta decir que llegamos de noche a Nador y que uno de los dramas de este viaje se centra como siempre, en el paso de la frontera. Ver en vivo lo de las noticias de televisión con jóvenes escondiéndose en cualquier recoveco de coche o camiones para pasar furtivamente la frontera, impacta. Lo mismo que el caos organizado en el control de la aduana… Por fin ya en el barco con todos los componentes dentro. A la llegada al puerto de Motril, nos iríamos a un campo base donde los que quisieran podrían cambiar los neumáticos de tacos por los suyos, porque el camión de asistencia de Metzeler allí estaba. Los que no, despedida directa en el mismo puerto.ver galeríaPuntApunta Marruecos: Experiencia únicaEmbarque: Motril-Alhucemas (PuntApunta Marruecos 2018)

Solo me quedaba despedirme de  la organización y amigos como los grupos de los catalanes y vascos, así como muchos más que no nombraré porque la lista sería larguísima. Y cómo no, de mi amada montura durante estos 8 días, esa fabulosa F850GS donde me sorprendió y mucho su comportamiento una vez más. Qué gran moto y discreta es, pero que buen ritmo y confort brinda, por no comentar diversión. Protección aerodinámica también, aunque en este caso no fuera la esperada por faltarle complementos. Para la próxima, no me volverá a suceder…