Benelli TRK 251 2020

Benelli TRK 251 2020: Tu primera aventura

Sergi Mejias

El segmento de las maxitrail está en plena eclosión. Piensa: ¿Cuántas marcas cuentan con algún modelo de esta categoría? ¿Hacemos una lista?... ¿Sorprendido? Porque son la gran mayoría. Japonesas, europeas, asiáticas, incluso estadounidenses. El elenco es amplio. En España, el "Baby Boom" es parte del ‘culpable’ del éxito de esta motos. Los nacidos entre 1960 y 1975 somos el grupo más numeroso en nuestro país, los mismos que dimos alas a los Vespinos y a las Variant primero, después a las 75 cc y llevamos a las ‘R’ al Olimpo de las ventas. La mayoría no hemos dejado de ir en moto, sencillamente muchos hemos cambiado los semimanillares por unos manillares más altos y anchos, y una posición de conducción más erguida para seguir disfrutando de las dos ruedas a través de otras experiencias donde las maxitrail son la referencia obligada con modelos que son auténticos tótems. Y tras estos populares modelos han llegado sus hermanas pequeñas, como la protagonista de esta prueba, la Benelli TRK 251, hecha a imagen y semejanza de la popular TRK 502 y que se postula como la llave de acceso al mundo adventure desde el prisma de la firma Pésaro.   

ver galeríaBenelli TRK 251 2020La Benelli TRK 251 destaca por su polivalencia accesibilidad al gran público. Fotos: Maria PujolPara carnet A-2

Si tienes el carnet A2 y te seducen las trail de pequeña cilindrada te puedes encontrar abrumado por la amplia oferta que vas a encontrar. Ante tantas posibilidades, cada detalle cuenta. En Benelli lo saben. Y de aquí que hayan ido sumando cada pormenor para poder brindar un modelo con argumentos propios para diferenciarse de la competencia, incluso el precio, porque estamos hablando de un modelo que cuesta 3.699 euros. Está bien hablar de precio al inicio de la prueba por ayuda a valorar en su justa medida lo que llevamos entre manos.

Las motos, como muchas otras cosas en la vida, entran por los ojos. Nos tienen que gustar y a partir de aquí seducir con toda una serie de atractivos. Estéticamente, la Benelli TRK 251 hereda la imagen de su hermana mayor, la TRK 502 y su característico frontal con guardabarros en forma de pico de pato y una atractiva doble óptica delantera. Pero si nos acercamos apreciaremos otros buenos detalles como su iluminación full led con luz diurna y los intermitentes delanteros integrados en las tapas laterales en disposición vertical. Las llantas de aleación, un estilizado escape, el diseño del basculante y los frenos lobulados ayudan a realzar su imagen donde en la trasera destaca la parrilla portabultos, que llega de serie. En suma, destila una estética que bien se puede confundir con una moto de una categoría superior. 

ver galeríaBenelli TRK 251 2020Esta hecha a imagen y semejanza de su hermana mayor.Asfáltica

En la parte ciclo, la Benelli TRK 251 se sustenta en un chasis multitubular de acero y cuenta con suficientes mimbres para pasar el expediente con nota. En el tren delantero encontramos una horquilla invertida con barras de 41 milímetros y un recorrido de 120 milímetros mientras que detrás el monoamortiguador presenta un desplazamiento de 50 milímetros. Con todo, disfruta de una distancia mínima al suelo de 200 milímetros y la altura del asiento es de 835 milímetros. Resulta más alta que la TRK 502, cuyo sillín recordemos está a 800 milímetros del piso, pero al ser más estrecha la monocilíndrica es apta para una gran variedad de usuarios. En cuanto a la frenada delante presenta un disco de 280 milímetros con una pinza flotante de cuatro pistones mientras que detrás el disco es de 240 milímetros mordido por una pinza de un pistón. No podemos dejar este apartado sin mencionar las dimensiones de sus ruedas ya que monta llantas de 17 pulgadas, tanto delante como detrás. Llama la atención la rueda delantera y su clara declaración de intenciones como trail asfáltica. Porque con un diámetro superior como es la rueda delantera de 19 mejoraría su comportamiento dinámico fuera del asfalto. Otro detalle a tener en cuenta, y que seguro gusta, son los neumáticos. Tratándose de una moto de acceso podríamos caer en el error que llegaría calzada con unos neumáticos para cubrir el expediente pero no es el caso. Benelli, sabiendo de la importancia del único elemento de la moto que está en contacto con el suelo, ha apostado por montar de serie unos Metzeler Sportec MS, que como veremos aportan un plus en su comportamiento dinámico con unas medidas de 110/70 17 delante y 150/60 17 detrás. 

De insuflar vida a la Benelli TRK 251 se encarga un conocido motor monocilíndrico de 249,2 cc con cuatro válvulas que rinde unos buenos 24,5 CV a 9.500 y 21 Nm de par a 7.000 rpm. La mecánica, Euro4, va asociada a una caja de cambios de seis velocidades con una relación de cambio más larga que la del Leoncino 251 de manera que ofrece un dinamismo diferente al de su hermano retro como vamos a ver más adelante. La propia Benelli homologa un consumo de 4,1 litros cada 100 kilómetros, cifra corroborada durante la prueba, y que junto a un depósito de gasolina de 17 litros le permite ofrecer una autonomía superior a los 400 kilómetros sin volver a pasar por una gasolinera. No está mal.  

ver galeríaBenelli TRK 251 2020La TRK 251 te lo pone muy fácil desde el principio.Fácil de llevar desde el principio

A su grupa y antes de iniciar la marcha, vamos encontrando esos guiños que nos gustan, detalles como una toma de corriente USB en el extremo del depósito bajo el manillar, un botón situado junto a la piña derecha para gestionar la información del cuadro de instrumentos, la maneta del embrague regulable en distancia o incluso la parte superior del soporte de la cúpula que nos puede servir para el anclaje del teléfono móvil o del navegador y si es preciso conectarlo a la citada toma de corriente. En cuadro de instrumentos, digital y de buena visibilidad, ofrece la información necesaria donde no falta la marcha insertada (ideal para los que empiezan), el nivel de gasolina, revoluciones, velocidad, reloj horario y odómetro con doble parcial que se gestiona desde un práctico botón, como hemos dicho, detalle propio de una moto de mayor rango. Llegados aquí, en nuestra unidad de pruebas, encontramos a faltar un poco más de precisión en el indicador del nivel de gasolina. De la misma manera no hubo manera de acertar con la combinación de botones para poner el reloj en hora aunque desde Benelli, gentilmente, nos lo indicaron.

Y llegó la hora de la verdad, el momento en que tanta explicación técnica pasa de la teórica a la práctica para realmente ver qué ofrece sobre el terreno la Benelli TRK 251. La primera, o la segunda, regla de oro a la hora de probar una moto es nunca perder de vista a quien va destinada y qué uso le va a dar. En este caso se trata de un modelo dirigido a aquellos y aquellas con carnet A2 que muy probablemente se introduzcan o evolucionen en el mundo de las motos con marchas y busquen una propuesta polivalente, fácil de conducir, con una estética trail y el confort añadido de este tipo de motos. De salida, con mi 1,75 de estatura, la TRK 251 es una moto muy cómoda. La pantalla derivabrisas promete una buena protección aerodinámica y ergonómicamente tanto el diseño del manillar y su distancia del conductor como la ubicación de los estribos nos permitirán sumar kilómetros sin fatigarnos. En caso de ir acompañados, el asiento es a dos alturas de manera que siempre será más cómo para el pasajero. Por cierto, ambos sillines son extraíbles pero debajo solo encontraremos espacio para la documentación; es más un recurso para mejorar su accesibilidad mecánica que su capacidad de carga.

Apoyada en el caballete lateral, pues no cuenta con central, la podremos arrancar para que motor coja algo de temperatura mientras nos ponemos el casco y los guantes. Subir a ella es sencillo ya que no se trata de un modelo alto, otra cosa será si decidimos montarle un baúl. En todo caso podremos recurrir a la clásica maniobra de ‘subir al caballo’ apoyando un pie en un estribo para alzar la otra pierna. Una vez en marcha queda patente el cambio de desarrollo respecto a la Leoncino. El motor empuja dulcemente desde abajo, facilitando su conducción, un detalle que los menos experimentados agradecerán. Se despereza hasta las 4.000 rpm y gana decisión para ofrecer los mejor entre las 5.500 y las 8.000 rpm. Cambiando a medio régimen, el motor cae un poco de vueltas respecto a su hermana, fruto de ese desarrollo algo más largo y en tramos  virados nos llevará a jugar un poco más con el cambio de marchas para llevar el motor a un mejor régimen de trabajo. Cabe destacar su bondad en medios para movernos con soltura por la ciudad. En este escenario lo hace todo fácil. Desde el asiento de 830 milímetros contamos con una buena panorámica de lo que tenemos delante mientras que los retrovisores ofrecen una buena visibilidad hasta que el motor sube de régimen y las vibraciones  le restan visibilidad.

ver galeríaBenelli TRK 251 2020El neumático asfáltico limita sus posibilidades off-road.Más de lo que imaginas

Tal vez más de uno piense que una monocilíndrica de 250 sea para la ciudad y poco más pero la TRK 251 sorprende por sus posibilidades. Como hemos apuntado, en la urbe se mueve con facilidad. Con mi estatura se hace pie con seguridad al detenernos en los semáforos y maniobrar en parado. El motor gira muy redondo y la frenada, asistida con ABS, resulta dosificable. También el tarado de la suspensión ayuda a mejorar la sensación de control sin una gran transferencia de pesos en las frenadas aunque igual el amortiguador trasero puede resultar algo seco si pillamos un bache pronunciado. Si a la facilidad de conducción por ciudad le sumamos su polivalencia fuera de ella, la TRK 251 va ganando enteros. Porque por vías rápidas tipo autovía, e incluso autopista, podremos desplazarnos dentro de los límites legales en billete de primera. La cúpula nos desvía el aire por encima de los hombros y a estas velocidades, las vibraciones apenas se notan. Eso sí, si vas más allá entenderás el porqué de unos estribos con gomas tan generosas. ¿No te habías fijado hasta ahora, no? Pues para aislar los pies de las pequeñas vibraciones que aparecen cuando el motor gira alto de vueltas.

Si en ciudad y en vías rápidas te ha gustado cómo va, en carretera no te va a defraudar, y sobre todo si es virada. Nos sorprendió gratamente su agilidad, la rapidez en los cambios de dirección de curva a curva que se traducen en una facilidad de conducción para el usuario con menos experiencia. Si nos fijamos en la ficha técnica solo son 153 kilos de peso en seco. También la palanca del manillar ayuda a transmitir una sensación de control. El chasis tubular junto a las suspensiones ofrecen un buen aplomo en todo tipo de curvas y los Metzeler Sportec MS aportan ese plus de seguridad que te permitirá disfrutar sin miedos. Pero cuidado no te animes demasiado porque la comodidad que aportan unos estribos bajos y que nos permiten llevar la piernas recogidas sin estrecheces, tiene su peaje a la hora de inclinar pues si te pasas rozarás rápidamente con la punta de la bota. Avisado y avisada quedas.

ver galeríaBenelli TRK 251 2020El peso reducido mejora la agilidad en los cambios de dirección.Bien calzada

Los frenos, sin ser brillantes, cumplen su cometido. Volvemos al principio del artículo para recordar el precio y a la mitad del texto para rescatar al usuario tipo de manera que una frenada progresiva como la de esta Benelli TRK 251 resulta ideal. Si necesitas realizar una frenada de emergencia aprietas a fondo maneta de freno y pedal para fiarlo todo al ABS, algo intrusivo en la rueda trasera como no puede ser de otra manera. Tampoco es desconectable, pero no le hace falta por sus opciones offroad son limitadas. La rueda de 17 delante y los Metzeler Sportec condicionan su dinamismo fuera del asfalto. Puedes salir de excursión por una pista. Incluso conducir de pie sin avanzar el manillar como tocaría. Pero no te dejes llevar. Nosotros lo hicimos sobre un tramo de roca para hacer ‘una foto molona’ y sudamos la gota gorda para pasar y salir. Por pista cumple pero ‘poco a poco a buena letra’ porque la Benelli TRK 251 es una trail asfáltica. 

A lo tonto a lo tonto fueron más de 300 kilómetros de ruta, incluida la sesión de fotos con nuestra compañera María Pujol. Y lo mejor de todo fue que al volver todavía quedaba gasolina para una buena tirada, y eso que en varios tramos la apretamos. Y llegué sin una señal de fatiga en mi cuerpo. Más kilómetros en mi quehacer diario por la ciudad y por el extrarradio me convencieron de las inmensas posibilidades de la Benelli TRK 251, una moto cómoda, fácil de conducir y agradecida, con un consumo ajustado y buena autonomía. Y con muy pocos peros. Ya, vale, que vibra un poco con el motor a alto régimen; sí es una monocilíndrica y además te sirve de avisador en vías rápidas, de limitador de velocidad, para no arriesgarte a sobrepasar los límites legales. Con todo, esta trail de pequeña cilindrada es como una navaja suiza, una auténticas multiusos. Y asequible. Porque en los 3.699 euros de precio final Benelli incluye el seguro gratis para conductores mayores de 25 años y las maletas. Si ves en la TRK 251 tu futura moto solo queda decidirte por el color: blanca, roja o negra puede ser la decoración de tu primera aventura. 

Si quieres ver todas las Benelli TRK 251 a la venta en Motos.net pincha aquí