Benelli 502 C, custom para el carnet A2 que parece una Ducati Diavel

Benelli 502 C: Una cruiser de aspecto radical

Víctor Maciel

Probamos la Benelli 502 C. Una cruiser accesible, de líneas agresivas que recuerdan a la Ducati Diavel, con una parte ciclo que le permite reaccionar con agilidad y un motor que no se guarda nada y se planta en el límite exacto para poder ser conducida con el carnet A2.
ver galeríaBenelli 502 C, custom para el carnet A2 que parece una Ducati DiavelFotos: María Pujol - Potencia máxima 47,8CV a 8500rpm. Justo en límite del carnet A2Las custom de cilindrada media están volviendo poco a poco. Lo raro -y quizás, lo bueno- es que no vuelven exactamente igual que como se fueron.
Hace casi tres décadas, también había motos bajas y largas, pensadas para conducir con la espalda recta y los pies en una posición adelantada.
Recuerdo la Yamaha Virago 535 y la Drag Star 650 que vino después, la Honda Shadow 750 y la Kawasaki Vulcan 500. Hubo muchas más, pero en casi todos los casos eran la interpretación japonesa de lo que la industria norteamericana definía como una moto custom.
Para muchos, esas custom japonesas sirvieron de paso intermedio para los que más tarde acabaron comprándose una custom americana. Las custom japonesas de alta cilindrada, muchas veces superiores en calidad y fiabilidad, no cuajaron… y cuando las normativas medioambientales obligaron a actualizar las motos, los japoneses cortaron por lo sano.
Cuando las custom japonesas de alta cilindrada se dejaron de fabricar... las de cilindrada media, que debían servir como escalón intermedio en un modelo de ventas aspiracional, también desaparecieron.
La desaparición de las custom de cilindrada media -desde mi punto de vista- acabó perjudicando incluso a los fabricantes de custom americanas. Después de todo: cuando un recién llegado al mundo de las motos con su flamante carnet A2 compra una moto, no solo está adquiriendo un vehículo, también está adoptando un estilo que muchas veces trasciende.
Mucho me temo que quien se esté mirando con buenos ojos una Benelli 502 C, o -por poner otro ejemplo- una Zontes V-310 , que probamos hace poco y puedes ver en este enlace, si esconde el anhelo de un día dar el salto a una moto más grande... no lo hace soñando con una custom americana. Pero que la moto “deseada” sea diferente a la que se pretendía en los 90, no hace menos meritoria la existencia de esta nueva oleada de motos custom de cilindrada media.
Antes o después, cuando hablemos de la Benelli 502 C nombraremos a la Ducati Diavel, o a la XDiavel… porque es imposible analizar esta pequeña Cruiser, sin nombrar a la moto en la que se fijaron sus diseñadores cuando buscaron inspiración y que, muy probablemente, sea el anhelo de todo el que esté hoy pensando en comprarse una Benelli 502 C.
Nombramos a la Diavel porque es inevitable, pero nos paramos ahí, porque las referencias son inevitables, pero las comparaciones son odiosas, y más cuando confrontas cualquier moto con una Ducati de 23.890 euros, casi 160 caballos y 1260 centímetros cúbicos.
ver galeríaBenelli 502 C, custom para el carnet A2 que parece una Ducati DiavelEstética radical e iluminación full-LEDNo podemos olvidarnos de que la Benelli 502 C es una moto económica, pensada para captar a un público joven, que en muchas ocasiones estará dando el salto a las motos de alta cilindrada de la mano del carnet A2.
Si nos olvidáramos del contexto y tomáramos como referencia una Ducati -que aunque tiene apariencia cruiser, tiene el motor de una moto de carreras- pensaríamos que correr… no corre, pero si la comparamos con cualquier moto del carnet A2, entonces el análisis es muy diferente.
El carnet A2 limita las motos a 48 CV, pero en la práctica y más allá de lo que ponga incluso en alguna ficha descriptiva, las marcas se plantan en cuarenta y pocos. No sé muy bien cuántos caballos “reales” tiene la Benelli 502 C, pero según la marca son 47,8 CV y me lo creo sin pestañear, porque si no son 48 clavados, por lo menos lo parecen. La moto pesa 217 kg en orden de marcha, lo que es bastante para ser una 500 y eso penaliza un poco la aceleración, pero el motor se estira mucho y permite pasar los 140 km/h con facilidad -incluso rodando con paquete- y que siga habiendo resto para correr un poco más.
Los puntos fuertes de la Benelli 502 C
La forma de estirarse de su motor, es sin duda uno de los puntos fuertes, sobre todo para quien pretenda hacer un uso interurbano. El típico usuario que vive o trabaja fuera de una ciudad y se desplaza todos los días, es un buen cliente para una custom de cilindrada media, porque obtendrá una moto cómoda -sobre todo para quien la conduce- que tiene la capacidad de estirarse, rebasando incluso el límite legal, algo que puede entenderse como innecesario pero que puede no serlo a la hora de hacer un adelantamiento.
ver galeríaBenelli 502 C, custom para el carnet A2 que parece una Ducati DiavelPirelli Angel 120/70-ZR17 delante y 160/60-ZR17 detrásPara los que en vez -o a la vez- del uso interurbano se están mirando una moto para hacer carreteras de curvas, las custom casi nunca son la primer opción, pero la Benelli 502 C tiene unos neumáticos de perfil bajo, y un 160 trasero - que a primera vista parece estrecho para lo que aparenta la moto - que permite que la moto entre en las curvas como una naked y no como una custom. Los cambios de dirección son rápidos y ágiles, y esto puede ir bien para dos cosas: para meterles cera al resto de custom de cilindrada media, o para -y esto es mucho más lógico- conducir tranquilamente, sabiendo que si hay que esquivar un obstáculo inesperado, pocas custom ofrecerán una agilidad similar.

Los puntos “menos fuertes” de la Benelli 502 C
Muchas veces, cuando escribo un artículo, intento no leer absolutamente nada de esa moto hasta no tener una opinión formada. Lo hago para no influenciarme, pero esta vez me pasó algo muy curioso: la web de Benelli España no funcionaba, con lo que me vi buceando en las profundidades de internet para contrastar algunos datos y acabé leyendo antes de ponerme a escribir, sólo para descubrir que no estoy del todo de acuerdo con lo que algunos periodistas han escrito de ella.
Leí muchas quejas sobre las pocas o ningunas opciones de regulación de la suspensión. Solo el monoamortiguador trasero es regulable mientras que las barras de la horquilla invertida 41 mm no lo son de ningún modo. Entiendo que quienes han escrito estas quejas lo han hecho comparando esta moto con otras Naked, o incluso con la mismísima Diavel, porque en el segmento Custom, las suspensiones carentes de cualquier tipo de regulación son moneda corriente, incluso en motos que cuestan el triple de los 6.299 € que tiene la Benelli 500 C como precio recomendado.
ver galeríaBenelli 502 C, custom para el carnet A2 que parece una Ducati DiavelPinzas radiales de 4 pistones para detener 217kg en orden de marchaSi vas a usar y comparar a la Benelli 502 C como una moto custom, las suspensiones tienen un aprobado alto, pero si vas a dejarte llevar por la agilidad que le permiten los neumáticos de perfil bajo y el potencial de su motor para estirarse, solo entonces percibirás que quizás haría falta regular mejor una horquilla, que no permite salir de la configuración original.
Soy un tipo de 1'85 de altura y más de 90 kg acostumbrado a que las regulaciones de origen de cualquier marca sean demasiado blandas para mi envergadura. Esto me ha acostumbrado a frenar un pelín antes, para llegar a las curvas sin sentir el cambio en el reparto de pesos justo al momento de la entrada. Lo hago como una costumbre, que en un circuito me haría perder tiempo, pero que en el uso diario me permite divertirme en cualquier moto, independientemente del reglaje de sus suspensiones. Evidentemente, no todo me vale, y haría hincapié en un comportamiento desastroso, pero el de la Benelli 502 C no lo es y menos si la valoramos como custom, algo que -por otro lado- bien podríamos no hacer, ya que la propia Benelli -según como le convenga- encuadra a la 502 C como una moto naked en su catálogo.
Los discos lobulados nunca han sido “santo de mi devoción”. Aportan a la estética, casi lo mismo que al ruido y a las vibraciones. Siempre he creído que: si de verdad sirvieran para algo, en competición todavía se utilizarían. La mía es una crítica personal… y entiendo que se pueda no estar de acuerdo, después de todo -más allá de “la forma”- los frenos no están nada mal, aunque entiendo que no siempre invitan a hacer una valoración positiva de las suspensiones.
De detener la moto se ocupa, en el tren delantero, un doble disco semiflotante de 260 mm mordido por pinzas radiales Benelli de cuatro pistones. Sumado al disco trasero de 240 mm debería ser más que suficiente para proporcionar un poder de frenada superior, al menos al de la mayor parte de custom de corte clásico que -por lo general- no están tan bien equipadas. Pero el secreto de una frenada contundente no está en el poder sino en el equilibrio.
El equilibrio de la parte ciclo no es malo, pero entiendo que: si juntas un motor que se estira mucho, con una parte ciclo ágil y unos frenos bastante potentes, es normal que encuentres gente a la que le de igual que el resto de custom del mercado no tengan suspensiones regulables… y piensen que has de pensar en mejorarlas… o en hacer que la moto corra menos.

Puntos mejorables de la Benelli 502 C
La Benelli 502 C es una moto que corre, pero ir deprisa -por sí solo- es una característica sobrevalorada y más cuando viene acompañada de dos o tres inconvenientes.
Es prácticamente imposible saber con exactitud la velocidad cuando el sol está alto y da de lleno en el velocímetro. No es que se vea poco… es que no se lee absolutamente nada. En ese momento te planteas que una pantalla a color no es siempre y necesariamente la mejor opción. La pantalla monocromática de la Honda Rebel CMX 500 que probamos hace relativamente poco la supera, y la aguja analógica de la Shadow 600 del 90 también lo hace cuando circulamos al mediodía con el sol a nuestra espalda.
ver galeríaBenelli 502 C, custom para el carnet A2 que parece una Ducati DiavelTemperatura y nivel de gasolina en pantalla, pero una lectura muy justa en días soleadosEn los túneles y lugares oscuros, el color se invierte -algo que muchas motos modernas hacen- pero el diseño cambia completamente! Y cosas que antes estaban en un sitio -como el nivel de gasolina- ahora aparecen en otro totalmente diferente. Esto no impide la lectura… pero desconcierta bastante.
El motor se estira sí, pero al hacerlo vibra mucho más que otras custom. Sé que algunos pensarán: todas las custom vibran, pero hay una diferencia enorme entre temblar -qué es lo que hace una Harley- y murmurar frenéticamente como una deportiva, que es lo que hace este motor cuando se acerca a las 8.500 rpm que permiten alcanzar la potencia máxima.
Otro efecto contraproducente de apretar una moto como esta, en la que hay mucha carcasa decorativa que cubre el motor, es encontrarse con que hasta el último centímetro de chasis se calienta, porque las tapas hacen de muro de contención para el calor.
En defensa de la Benelli 502 C he de decir que hicimos las fotos uno de los días más calurosos del año. En estas condiciones, una larga lista de custom se convierten en hierros insufribles… y en el caso de esta moto en concreto, parecía sufrir un poco más la moto, de lo que nos hacía padecer a mi y a la persona responsable de hacer las fotos, que -por cuestiones de logística- iba de pasajero con una gran mochila a cuestas.

Puntos rescatables de la Benelli 502 C
La valoración "visual" del espacio para el pasajero fue tan negativa, que descubrir que era practicable transportar a una persona sin que esta pensara que estaba al borde de la muerte, fue una alegría inesperada. He de decir que el respaldo, visualmente inspirado - como el resto de la moto- en la Diavel, no es de origen, pero sin duda es la salvación, y aunque puede que no sirva para hacer un viaje largo, si valió para movernos durante toda una jornada, mucho más cómodos de lo que habíamos ido en una naked sin respaldo, por mucho que el asiento fuera de mayor tamaño.
ver galeríaBenelli 502 C, custom para el carnet A2 que parece una Ducati Diavel1600 mm de distancia entre ejes. Unas cota idéntica a la de la Ducati DiavelEn cuanto a la posibilidad de hacer un trayecto relativamente largo sin detenerse, la Benelli 502 C lo tiene relativamente fácil. La postura del piloto es cómoda y relajada, con los pies por delante, los brazos relajados y la moto bajo control gracias a un manillar que hace 94 centímetros de ancho. En cuanto a la autonomía: un depósito de 21 litros y un consumo de menos de 4 litros y medio a los 100 prometen una capacidad teórica propia de una gran turismo, porque se queda cerca de los 475 km.
Habrá a quien no le guste, y para ellos no hay nada que hacer.
Desde luego, el punto fuerte definitivo para muchos será la estética, porque recuerda a una de las mejores muscle bikes que ha dado la industria de la moto, y eso -sin duda- no es algo trivial, ni que cualquier custom pueda decir.


Los que han leído esta noticia, también han leído...