Aprilia RS 125: ADN de la Superbike

Aprilia RS 125: ADN de la Superbike

Paulino Arroyo

3 votos

La Aprilia para los más jóvenes

ver galeríaAprilia RS 125: ADN de la SuperbikeAprilia RS 125

La RS 125 ha experimentado un cambio profundo para este 2017, una marca que ha sido protagonista en los circuito durante varias décadas, por sus veinte títulos entre pilotos y fábrica, y su parecido en diseño con la RSV4 de Superbikes no es casual. Para ello se ha creado un chasis de aluminio y elegido los mejores componentes.

Look adulto y pasión joven

En el Mundial de Superbikes la RSV4 es una de las protagonistas y de ahí nace la inspiración en su carenado, faro, gráficos, en los semi manillares, las estriberas, con una posición de conducción inspirada en la competición. Una moto con horquilla invertida y basculante trasero asimétrico, con llantas de seis palos que enfatizan el estilo superbike en una pequeña 125. La frenada se confía a una pinza radial de cuatro pistones, que muerde un disco de 300 mm, pero asistida por el sistema ABS firmado por Bosch. Detrás el disco es de 220 mm con pinza de dos pistones… y un detalle “de carreras” es la extrema facilidad de retirar piloto trasero, intermitentes y placa trasera para eventuales salidas a circuitos.

Llama la atención su nuevo denominación, la misma que en los '90 bautizó a las Aprilia deportivas de 2T.

ver galeríaAprilia RS 125: ADN de la SuperbikeAprilia RS 125

Instrumentación

Compacta y ligera, aporta información que los usuarios más deportivos valoran como el tacómetro analógico, el control de vuelta en circuito con mandos en el manillar, trip master, voltaje de batería, tiempo por vuelta (memoria para 20 pasos por meta), indicador de temperatura y reserva de gasolina, además de diversos warning. Por cierto, es posible conectar un Smartphone.

ver galeríaAprilia RS 125: ADN de la SuperbikeAprilia RS 125

Motorización

Cuatro tiempos, un cilindro de 125 cc, cuatro válvulas, inyección electrónica, refrigeración líquida, doble árbol de levas… el motor es ultra ligero y muy compacto, estudiado para evitar las vibraciones y con gestión de cambio deportivo sin necesidad de utilizar el embrague, como en la RSV4. La centralización de masas, las prestaciones dinámicas y el efecto estético de clara inspiración racing, hacen de esta moto una pequeña Superbike con la experiencia que atesora la fábrica de Noale desde 1992. 

3 votos