KTM RC Cup Challenge 2016: Divertida jornada de "carreras"

KTM RC Cup Challenge 2016: Divertida jornada de "carreras"

Javi Millán

La diversión al máximover galeríaKTM RC Cup Challenge 2016KTM RC 390 CUP Media Challenge 2016

El éxito de esta KTM RC 390 Cup durante las dos temporadas que lleva disputándose ha permitido a los más jóvenes aprender la base de la competición de la mejor manera y el comienzo de la temporada 2016 supone la consolidación internacional, creciendo en número de certámenes a disputar repartidos en varios continentes. Por este motivo los responsables de la firma austríaca nos citaron en Italia para un evento especial, la Media Challenge, una especie de simulación de lo que sería cualquier día en uno de los campeonatos…

En 2014 KTM presentó este proyecto enfocado a los nuevos talentos y jóvenes que, con poco presupuesto, podrían acceder al mundo de la competición. Antes del comienzo de dicha temporada tuvimos oportunidad de probar la versión de carreras de la RC 390, incluso mucho antes de la puesta en comercialización de la versión de serie. Una motocicleta adaptada a los circuitos gracias un kit específico para competición pero totalmente reversible para su utilización en la calle. ver galeríaKTM RC Cup Challenge 2016KTM RC 390 CUP Media Challenge 2016

En esta ocasión fuimos veinte periodistas de diez nacionalidades los elegidos para disputar, en el Circuito de Módena - muy cerca de la sede de Ferrari-, esta divertida jornada de entretenimiento. Dividida en entrenamientos, clasificatorias y “carreras por equipos”; compartiendo una de las diez RC 390 Cup que estaban a nuestra disposición. Todas ellas con idéntica configuración y, por supuesto, cambio invertido. Pero antes de ponernos en acción, una charla técnica nos introdujo algo más en las principales características de una motocicleta que, en su versión de carreras se ha aligerado al máximo. Esa información ya la tenía más o menos fresca cuando hace dos años se presentó el proyecto y básicamente no cambia en exceso respecto a aquella toma de contacto. Evidentemente desde aquella primera versión se han evolucionado y pulido pequeños detalles.ver galeríaKTM RC Cup Challenge 2016KTM RC 390 CUP Media Challenge 2016

Buena base y pocos cambios

Algunos de esos detalles pude verlos a simple vista nada más observar la unidad que lucía en el Hall del hotel. Por ejemplo el silenciador del escape Akrapovic, pequeñas tapas de protección en el motor o una decoración gráfica más “elaborada”. Todo ello en un conjunto que, como ya sabíamos, es más ligero que la unidad de serie gracias a la eliminación del sistema de frenos ABS, los faros, intermitentes, etc.  

No obstante, la versión 2016 de calle trae una serie de novedades en forma de un nuevo sistema de escape – con el fin de cumplir la normativa Euro 4-, además de un asiento mejorado, nuevos retrovisores y también un acelerador electrónico. Cambios realizados por la demanda de los usuarios a lo largo de estos dos años de comercialización. Realmente lo único que cambia un poco la estética es el escape el cual sobresale por el lateral derecho y pierde el minimalismo de las ediciones precedentes. ver galeríaKTM RC Cup Challenge 2016KTM RC 390 CUP Media Challenge 2016

Por supuesto que la base mecánica es la misma y aunque el monocilíndrico de 36 kg de peso con doble árbol de levas, cuatro válvulas y pistones forjados, ofrece 44 CV en su versión de serie, la de carreras se conforma con 38 CV por reglamentación en algunos países y como requerimiento gubernamental para los pilotos más jóvenes. La restricción es simplemente mecánica, estando en el cuerpo del acelerador. No obstante la pérdida de potencia no es tan acusada ya que se han aligerado cerca de 10 Kg lo que supone una relación peso/potencia de 3,34 kg/CV en el caso de la versión de serie y 3,63 kg/CV en la limitada de carreras. En el caso de los países donde no sea necesaria tal restricción la cifra queda en unos más favorables 3,13 kg/CV.ver galeríaKTM RC Cup Challenge 2016KTM RC 390 CUP Media Challenge 2016

Un día de desafío

El día comenzaba con los sorteos de equipos, más que nada para compartir una de las diez motos disponibles. Me tocó con un periodista inglés la moto número 1. Como suele ser norma habitual lo primero cuando llegas a un circuito nuevo es aprender el trazado y los puntos de frenada. Por suerte teníamos como acompañante al ex-Mundialista Jeremy McWilliams que entre tanda y tanda nos iba dando consejos bastante claves. Evidentemente la RC no es una moto de gran potencia y para lograr tiempos buenos hay que ir muy fino. Eso es complicado al principio en el autódromo de Módena ya que es un circuito muy técnico con dobles ápices en muchas de las curvas. Además existen muchos cambios de apoyo seguidos y con ligeras pendientes lo que dificulta el aprendizaje. No obstante la RC 390 Cup es una moto escuela y te permite “fallar” con suficiente nobleza.

Así pues la dos primeras tandas de entrenamiento me las tomé de aprendizaje para más tarde en la manga clasificatoria apretar algo más... Pero sin pasarse, ya que el fin era divertirnos sin arriesgar y, por supuesto, sin contactos, ya que en ese caso la manga quedaría anulada. Cuando en 2014 probé la primera versión de la RC 390 CUP recuerdo que llevaba instalados unos Neumáticos Metzeler M7 que me dieron bastante confianza desde el principio. En esta ocasión las CUP portaban unos Pirelli Diablo Rosso II que necesitan algo más de calentamiento al inicio y con el fin de obtener un rendimiento mejor. ver galeríaKTM RC Cup Challenge 2016KTM RC 390 CUP Media Challenge 2016

Una vez solventado ese tema, el circuito italiano se hace prácticamente todo en tercera macha, salvo la recta principal –donde se llega a poner quinta-, la recta trasera -donde se pone cuarta-, y ello que facilita la labor. Tan solo hay que concentrarse en hilar fino cada enlazada teniendo en cuenta las limitaciones también de unos neumáticos de serie. Por supuesto las suspensiones mejoradas WP y totalmente regulables juegan a favor del conjunto, permitiendo una conducción más agradable y divertida. 

Las clasificatorias y la final

Una vez salvados los entrenamientos por la mañana, nos dividieron en dos grupos para realizar unas “carreras” con salida parada, como en los grandes premios. Salida de boxes, parada en la línea de meta, vuelta de calentamiento y salida. Te crees un verdadero piloto y solo esperas que en la primera frenada no haya aglomeraciones. También por supuesto que no falles en la arrancada o insertes una marcha menos en vez de una más –aquí si no estás habituado al cambio invertido puede pasarte factura- como me ocurrió en los entrenamientos. El caso era divertirse lo máximo posible, ya nos lo habían “rogado”.ver galeríaKTM RC Cup Challenge 2016KTM RC 390 CUP Media Challenge 2016

Pero la guinda del pastel en la jornada vendría en la final por equipos y con salida tipo “Le Mans”. En esta ocasión mi compañero sería un buen italiano conocedor del circuito que enseguida fue tomando las posiciones de cabeza una vez se arrancó por segunda vez, ya que en la primera, un pequeño “incidente sin consecuencias” durante la vuelta inicial hizo que se debiera repetir el proceso de salida. Ya en la definitiva la historia se repitió y “mi compi” tomó la delantera un par de vueltas antes de la entrada al box para el relevo. Por suerte habíamos ensayado el cambio del receptor de tiempos de cada uno y pude salir en primer lugar… ver galeríaKTM RC Cup Challenge 2016KTM RC 390 CUP Media Challenge 2016

Poco nos duró la alegría. Primera, segunda, tercera, cuarta a fondo y llega la primera frenada. Aprieto la maneta del freno delantero y… nada. No había freno que me parase. En milésimas de segundo, con mucho tiento y sin tumbar la moto la única solución fue bajar marchas y tocar el freno trasero con cuidado porque ya estaba bloqueando con la retención del motor. Por suerte la puzolana me detuvo sin caerme. Salí como pude, intentando tensar el regulador de la maneta delantera que había perdido todo el mordiente. ¿Me habré quedado sin freno definitivamente? Por suerte bombeando de nuevo cuatro o cinco veces, la cosa se recuperó pero perdí unas posiciones y segundos valiosos para haber logrado el pódium. Bueno, el caso es que habíamos venido a divertirnos y así hicimos. El resultado era, en definitiva, lo de menos… o no.

www.ktmrccup.com/int/rc-home/