Zero SR Power Tank

Zero SR Power Tank

David Remón Paracuellos

7 votos

Lo más corrientever galeríaZero SR Power TankFotos: María Pujol

Así tendría que ser o por lo menos así será con el tiempo. Está más cerca de lo que uno se imagina que una moto pueda ser eléctrica. Cada vez que me subo a una así lo siento, porque los pasos son gigantes cada temporada dada la tecnología que nos envuelve en el mundo de hoy. Pero un consejo antes de seguir leyendo. Si eres de los que se va a indignar cuando vea el precio en la ficha de la valoración de esta SR o si eres de los que tiene la facilidad en arremeter con lo que no encaja con tu criterio no sigas con la lectura. En un sector en plena evolución efervescente como es el eléctrico, no es difícil encontrar pegas…

Criticar esta Zero es muy fácil cuando se apuesta por la energía fósil. La limitada autonomía, el elevado precio o los largos periodos de tiempo de carga respecto al abastecimiento de la líquida gasolina son ya clásicas y comunes reseñas. La moto eléctrica capta el interés de aquellos que creen en otra forma de propulsión, por menos emisiones y contaminación acústica, por ser en definitiva otra opción más pese a las pegas de almacenamiento de su energía. Incluso la nueva movilidad anime a algunos a adquirir una moto.

No vamos a entrar en que por ese precio podríamos pagar miles de litros de combustible, porque el que piensa en una Zero o cualquier otra alternativa que supera con creces los 12.000€, podría comprarse cualquier moto o puestos a ser solo verdes ir en Metro o tranvía que también son eléctricos. En definitiva y sin pisarnos las mangueras por ser amantes de la moto en cualquiera de sus tipologías, incluimos a las eléctricas como producto interesante porque ya empiezan a ser algo más que motos de movilidad puramente urbana.

ver galeríaZero SR Power TankLa Zero S en su versión R ya es una moto muy seria. Y ya no sólo por lo que corre, acelera o por su precio Premium, sino porque el planteamiento de la marca es el más cercano al de cualquier fabricante de talante deportivo, abasteciéndose de primeras marcas como Pirelli, Showa  o Bosch. Precisamente el último proveedor alemán, es el que ha dotado a este modelo de un prodigioso ABS desconectable de un rendimiento sport envidiable. Y por qué no decirlo y barriendo para casa, felicitar a la gente de J.Juan, fabricante español de frenos que ha realizado un trabajo impecable en rendimiento del equipo delantero de la SR: son ventajas de tener en sus filas a la calidad de un probador como es Javier del Amor con el cual he tenido el placer de compartir box. ¡Un crack!

El plan avanza

No. No me refiero a ninguna ayuda gubernamental. Por desgracia nuestro queridísimo gobierno tampoco tiene en cuenta los beneficios de las dos ruedas ni en formato eléctrico. Sólo algunas comunidades otorgan el beneplácito de una ayuda que sale del presupuesto municipal para fomentar la ecología, pero en España concretamente se limita a Andalucía, precisamente la sede del importador de Zero. Allí las ayudas llegan hasta superar los 3.000 €, pero en el resto de la geografía nacional el tema llega a unos raquíticos 600€ a través de subvenciones como el Plan PIMA Aire3, donde ya agotado se incluían las bicicletas eléctricas y hasta vehículos industriales…

Estamos ante la era del avance y de la alternativa. Las baterías anuncian vidas más largas, con muchos más ciclos y menos tiempo de carga sin tener que vivir en una central térmica para conseguirlo. A diferencia de muchos automóviles las motos se cargan mucho antes, optando si fuere necesario, por el cargador opcional que da Zero que no necesita instalación específica para la vivienda. Esta moto se carga en 8,6h en una toma convencional, pero llevando el suplemento de batería del Power Tank de nuestra unidad que le hace perder la cómoda y amplia guantera, su carga completa se cifra hasta las 10,5h. Si optamos por el cargador de carga rápida se baja a 6h y si optamos por conectar en serie otro más al primero, la moto que anuncia hasta 298 kilómetros de autonomía con un uso del 80% en ciudad, llega a los 2,8 horas para su carga completa. Para conseguir esas revolucionarias cifras hay que sumar los 664€ de cada cargador.ver galeríaZero SR Power Tank

Nuestra SR con sus 67CV a 4.000rpm habla de 188Kg de peso. Con una entrega de par motor inmediato es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos marcándose una autonomía media de unos 185 kilómetros anunciados por fábrica. Pero la nuestra con Power Tank sube las cifras de autonomía media hasta los 227 kilómetros, el peso también hasta los 208kg, con una aceleración máxima hasta los 100km/h que queda en los 3,9 segundos. El suplemento de la ampliación de la autonomía cuesta 2.420€ y siempre se puede optar por ella una vez comprada la moto… Así que nuestra unidad de pruebas  de 12,5Kw/h que anuncia en los costados, pasa a los 15,3 KW/h gracias al aumento de los 2,8 Kw/h del Power Tank, en definitiva la moto más potente que se puede adquirir hoy en día.

Un panorama de acento yanqui

Después de la presentación en las inmediaciones de Sevilla de la gama FX hace unas semanas y quedándonos con la miel en los labios, teníamos por fin la SR para poder probar a fondo.
La competencia de Zero se encuentra en su mismo continente, donde Brammo el otro pequeño fabricante de motos eléctricas americanas para este 2015, también llegará con novedades como el ABS de serie en todas ellas. Además de más autonomía gracias al aumento del 20% de sus baterías y más potencia con un 10% más de par motor, las Brammo se caracterizan por ser de concepción más moto, tanto estéticamente como en funcionamiento: aportan caja de cambios de seis velocidades y embrague. La configuración es más radical, como demuestra su ergonomía cargando el peso sobre el manillar y posicionando los estribos más retrasados. Corre más de punta por desarrollo pero aporta menos caballos y es mucho más tosca en su uso. Realizaremos en breve también la prueba de la Empulse E1 de 54 CV y 10,2 KW/h, pero eso será en otro reportaje.De inocente aspecto, esta Zero es capaz de fulminarse acelerando a una deportiva

Antes de entrar en materia de cómo rueda y que se siente sobre ella, hablemos de lo que representa optar por una Zero. La simpleza del sistema para no perder energía en el proceso de transmisión a la rueda trasera es el gran secreto de este marca. Optimizar la energía es lo que les ha llevado a conseguir que se pueda extraer tanto de sus baterías de 102V. Además sus celdas al ser gestionadas de forma independiente permiten un rendimiento máximo, garantizado en toda la vida de la moto. En Zero sus motos anclan la transmisión secundaria por correa dentada al eje del motor, de manera que no existe caja de cambio alguna; su elaborada gestión electrónica es la que se encarga de suavizar el impresionante valor de par motor que aporta este eléctrico. Su propulsor Z-Forze es nulo de mantenimiento puesto que no aporta engrase ni tampoco está refrigerado por líquido, como puede ser en Brammo o en la misma BMW CEvolution; las baterías también hablan de nulo mantenimiento. En todo caso las actualizaciones de software para la mejora en el aprovechamiento de la energía, tanto en consumo como en regeneración, corren a cargo de concesionario y son totalmente gratis.ver galeríaZero SR Power Tank

Dos cosas me han sorprendido de los datos que comunica la marca, una buena y otra no tanto. Por un lado que la moto para los controles de la parte ciclo, que es principalmente lo que se inspecciona, se tenga que pasar o cada 6.000 kilómetros o cada 6 meses por el taller autorizado. Por otro lado que las baterías estén estimadas en su ciclo de vida en los 546.000 kilómetros (668.000 con el Power Tank) y garantizadas o por 5 años o por 160.000 kilómetros, lo primero que llegue.

Mirándola de cerca y teniendo en cuenta que desde 2013 no me había subido a una Zero S, los cambios se aprecian por muchos lados. Aunque sigue fiel a su posición ergonómica muy erguida, de estribos adelantados y manillar cerrado y cerca de tu cuerpo, el nuevo asiento le confiere mejor confort por forma y mullido. Los estribos en esta versión 2015 vienen cromados, quizás más sugestivos, sobre todo a ojos de un americano, pero son muy deslizantes. Demasiado.ver galeríaZero SR Power Tank

Lo primero que llama la atención con el Power Tank es que la famosa guantera se pierde, un enorme habitáculo en el mismo depósito que era súper cómodo. Siguen manteniendo el faro de las series de hace tres años, que para más inri es el mismo que el de su competencia Brammo, que a su vez debutó en la Yamaha MT-03 en 2006. La calidad de luz es correcta, no siendo tanto su soporte que si en la Yamaha lo hicieron con gracia, aquí no: demasiadas entrañas a la vista. Pero lo que más llama la atención es que una moto repleta de tanta tecnología y tan sensibilizada en la recuperación de energía, sólo se lance en la tecnología LED para su piloto trasero: intermitentes y faro son de incandescencia. La razón de ser está en las homologaciones americanas, que ante las pegas y costes, sabiendo que en Europa no habría problemas, optaron por solución del también americano Sr. Thomas Edison

Preparado para el futuro
Empiezo a tener una cierta experiencia en esto de probar vehículos que se mueven con voltios y es verdad que engancha… Pero aunque se ajuste a tus necesidades, actualmente la realidad de los precios está muy lejos de poder ser una alternativa real para muchos tener algo enchufable dándonos servicio.

Hay cosas realmente interesantes en esta Zero, como es el hecho de que no se ha de emplear un cargador de gran tamaño para enchufar la moto. Aquí sólo te acompaña un cable simple que se conecta a la toma de 220V de casa, siendo la toma a la moto de tres conexiones como la de un ordenador. Recogido se puede guardar en el interior del chasis o basculante, justo en los huecos predispuestos para este detalle de transporte. Los retrovisores son de nuevo diseño y anclaje, son muy correctos, aunque con pasaje te encuentras un poco limitado en visibilidad. Por cierto, el acompañante va mejor de lo que a simple vista parece… La posición sin estridencias en los estribos y el mullido del asiento de calidad así como estar a una altura equilibrada respecto al conductor, no lo torturan, al contrario.ver galeríaZero SR Power Tank

Los mandos de conmutadores son convencionales y se echa en falta que el ordenador del cuadro de mandos se controle por ellos. Se sigue haciendo raro que la leva de freno trasero esté en el pie cuando no tiene embrague, dejando sin leva el manilla izquierdo: te habitúas pero no es cómodo… Como comentábamos se puede desconectar el ABS, pero con un protocolo de llave de contacto activada, pulsando botón de arranque (Mode), con el desconectador activado, pata de cabra extendida y pulsando uno de los pulsadores del cuadro de mandos. Si desconectas el encendido, vuelve a modo ABS activado…Actualmente la SR representa la eléctrica con más prestaciones y autonomía

La moto equipa un cuadro mucho más completo que lo que había probado hasta ahora en cualquier Zero S. Iluminado en un elegante azul, no existe problema alguno en visibilidad aunque incida el sol sobre él, además de que información útil como el reloj horario, nivel de batería, velocidad instantánea, programa de conducción así como consumo y regeneración de energía, se ven de forma clara y rápida de un vistazo. A través de dos gráficas verticales se visualiza el par y la potencia tanto en su entrada como en la fase de regeneración de energía. Ya hurgando en la botonería del cuadro de mandos encontraremos con el ordenador que nos informa de los tres modos de conducción: Sport, Eco y Custom. Además aporta dos parciales, uno de ellos se pone a cero cada vez que cargamos la moto al 100%. También nos informa de la autonomía tomando como base el estilo de conducción, pero también se puede poner a cero por si no quieres que esté influenciado el cálculo. Existe una parte codificada que marca los errores del sistema mostrando también las revoluciones del motor. Finaliza la información con la temperatura de los componentes electrónicos donde se analiza el motor, baterías y controlador. También anuncia consumo medio del trayecto y el consumo global de la moto, ambos por Watios hora.ver galeríaZero SR Power Tank

Para finalizar comentar que Zero ha creado una App para gestionar parámetros que no se puede modificar ni desde la misma moto. El perfil de cliente de una Zero es alguien que valora la tecnología y los responsables de la marca dan por hecho que tendrá un Smartphone, así que podrá personalizar su moto a través del modo Custom. Con el teléfono podrás verificar la cantidad de energía regenerativa, la velocidad máxima y el par motor. Además tendrás información detallada del tiempo restante de carga, la media de Watios por kilómetro y hasta los ciclos de carga totales. También y mediante una instalación de soporte para el teléfono en el manillar, puede convertir su pantalla en un cuadro de mandos personalizado a todo color que te aportará información detallada de estado de carga, velocidad, temperatura del motor par motor y reloj horario. La conexión es por medio de Bluetooth, así que la moto además de estar conectada el terminal tendrá que estar cerca porque sino se desconecta.

Rodar tranquilo
Conducir un vehículo eléctrico es una experiencia muy diferente a la habitual. Además del silencio de rodadura o tener que jugar con los programas que aporta, existe un común denominador tanto en motos como en coches: la ansiedad… En estos primeros pasos del mundo de los eléctricos experimentas que la angustia es tu compañera cuando el itinerario no es el cotidiano, aquel cerrado en recorrido.

Pues bien, por primera vez en una prueba de moto eléctrica esa sensación se pierde. El hecho de que esta moto disfrute de una autonomía especialmente larga hace que el hábito de estar controlando continuamente la barra de la energía pase a segundo término. Y no sabéis la diferencia de experiencia que hay solo con ese detalle. En Zero con este modelo especialmente lúdico, fuera de su cualidad ecológica y beneficio en la movilidad urbana, el compromiso tenía que ser más alto, empezando por la autonomía y lo han conseguido.

Mi prueba una vez más no se ha limitado a un uso cerrado a un medio, sino que se ha abierto a ciudad, carretera y autopista, pero en este caso concreto además al uso lúdico, al de la búsqueda de la diversión en una moto que acelera como un relámpago. Por buscarle una referencia, una moto del mismo nivel de par motor sería una Suzuki GSX 1300 R Hayabusa de 2005, pero tiene que alcanzar las 7.000rpm para entregar esos mismos 14,7 Kgm de nuestra Zero SR. Obviando que la japonesa entrega 178CV de potencia máxima, la eléctrica entrega ese valor de par de forma inmediata, de manera que la sensación de ser catapultado es total.ver galeríaZero SR Power Tank

Comentar que la deportiva de hace una década superaba holgadamente los 300 km/h, mientras que la nuestra no pasa de los 165 km/h de marcador, que serían más si dispusiese de una relación más larga, porque fuerza tiene de sobra…

Sobre la SR te das cuenta que el confort ergonómico es una de sus mejores virtudes, pero contrasta con sus prestaciones. Aunque desconocemos el reparto de pesos, la moto está tan aplomada que su tren delantero siempre muerde perfectamente el asfalto aunque exijamos la máxima aceleración, con nula tendencia a levantar la rueda ni tan solo en forma de sheemmies (bandazos de dirección). Con una batería de 100 kilos situada donde iría el motor de una moto, os aseguro que el aplomo es indudable y la SR te dará antes más problemas de agarre del tren trasero que de despegue del delantero. Es precisamente lo que reclama a gritos la SR, un control de tracción dado su empuje. Si es verdad que está bien gestionado por su electrónica para que no se desmadre, cuando pasa el umbral de los 50km/h la moto empuja con tanta fuerza que incluso a la calidad de una goma como el Pirelli Diablo Rosso II puede quedar en entre dicho. Sorprende como acelera y más que sea a través de una transmisión por correa dentada de estrecha sección y de una goma de tan solo 140mm de ancho.

Zero aporta en al SR una suavidad de mandos y reacciones muy predecibles. Fuera de la calidad de los frenos, sobre todo el delantero, el mando de gas es muy dosificable y no necesita tiempo de acondicionamiento. Moverse por ciudad con la moto es sumamente fácil e incluso con pasajero, que no sufrirá porque se puede conseguir una conducción muy dulce y precisa. Precisamente en este medio la pega se encuentra en su poco ángulo de giro que exige maniobras para moverte entre los coches. La otra pega estaría en los estacionamientos. Al tratarse de una moto que no tiene retención mecánica ni freno de mano, hay que ir con cuidado en los desniveles donde se aparca, aunque Zero ha optado por dotarla de un caballete lateral corto en aluminio para que la moto se incline mucho y no tenga la intención de vencerlo.ver galeríaZero SR Power Tank

El modo Eco es ideal en este medio. Acelerando se nota que la progresividad es total incluso en máxima demanda. Sigues saliendo muy rápido de los semáforos, pero esquivando el estilo dragster, preservando energía y sustos, porque encima de un paso de cebra patina siempre, en seco y con la moto recta también…

En este medio ya te das cuenta que la energía que recupera la consume sin almacenarla. El tanto por ciento del indicador de la carga nunca sube, pero la moto alarga la bajada del porcentaje. Por ciudad en todo tipo de condiciones incluyendo algún día con pasaje, la Zero en modo Eco supera los 200 kilómetros, donde la recuperación se sitúa en la escala 2 de los 5 niveles que aporta.

En dos estilos
La SR es una moto que puedes emplear de muchas maneras diferentes variando mucho la autonomía. Si te metes en el mundo Eco la moto garantiza claramente buenas kilometradas, pero si le buscas las cosquillas te puedes quedar fácilmente con menos de 100 kilómetros.

El nivel de recuperación de carga está en 5 niveles, siendo programables únicamente en Custom. Si optas por Sport la recuperación es mínima, con un valor en la escala de 1; aquí la retención es como la de una moto de dos tiempos, casi nula. Si se frena entra el grado 2. En el programa Eco la recuperación es de nivel 2, una retención natural pero sin excesos, llegando a 3 cuando optamos por el freno.

En el modo Custom puse la recuperación al máximo alcanzando nivel 5 con solo cortar gas. Aquí la frenada es enérgica y reduce mucho, aunque no tanto como en el Cevolution de BMW. Si lo calibras hasta el moto 4, es el de una moto de alto poder de reducción, siendo el modo 3 el más natural y de mejor compromiso. Comentar que la transición entre cortar y volver a abrir el gas es desapacible cuando buscamos la regeneración por encima del nivel 3, detalle que con pasajero se traduce en reducción del confort del pasaje por los tirones.ver galeríaZero SR Power Tank

La prueba la realicé mayoritariamente en Sport porque quería sentir su potencial y sobre estas exclusivas prestaciones que autonomía presentaba. En conducción alegre realicé sin problemas 150km mientras que en una salida dominguera con un grupo de motoristas amiguetes, me quedé con la batería al 0% en los 117 kilómetros de la excursión; en ese punto me anunciaba una moratoria de 14,6 kilómetros para no quedarme tirado pero de menos vigorosidad... Lo mínimo que pude sacarle a la moto fue 90 kilómetros rodando por autopista, aprovechando la máxima aceleración en modo Sport siempre y cuando el motor estuviese a su temperatura, porque a máximo régimen la moto tiende a calentarse…

Rodando por ciudad en un 80% puede llegar a los 298 kilómetrosRodando en modo Eco el programa no deja que superes los 120km/h pero aun así supera el régimen de las 4.000rpm que anuncia como régimen máximo de potencia. Este motor sube rápido y de forma fulgurante de vueltas, así que las 4.000rpm sólo se respetan sino excedes los 110km/h, algo difícil de conseguir.

La moto se auto protege y si no se rueda con control en la temperatura, baja su rendimiento. Si superas los 100 grados se dispara un testigo en los relojes de aviso. Si persistes y no bajas el ritmo, en el momento de superar los 110grados la intermitencia del testigo pasa a ser fija, entrando en fase de protección mecánica y bajando el rendimiento… Rodando en autopista lo encontré “más justificado”, pero por carretera comarcal con su enorme aplomo y diversión gracias a su frenada y estabilidad por las suspensiones, ya no tanto. Acelerando con ganas y buscando la máxima efectividad en las trazadas, la SR a los pocos quilómetros también me anunciaba aquí que bajase el ritmo. Bajar la temperatura es muy fácil con la disminución del ritmo, pero volver al límite lo es todavía más.

ver galeríaZero SR Power Tank

Su excelente empuje dejó sin habla alguno que me encontré en la carretera. Asociar su aceleración al silencio es lo que rompe esquemas. Me quedé con las ganas de poder seguir abriendo gas con ahínco sino hubiese sido porque el motor no cesaba de calmarme los ánimos. Y pienso yo, si así estábamos con 12 grados de temperatura… en ¿verano?

La Zero SR es el punto de inflexión entre el mundo actual y el del futuro: movilidad de altas prestaciones en formato voltio. Es adictiva porque sus prestaciones ya van en paralelo al comportamiento de la moto. Buen chasis y mejor frenada respecto a  los modelos 2014 pese a perder el anclaje de la pinza radial es lo primero que llama la atención. Las suspensiones también más equilibradas y de mejor comportamiento, con este extra de potencia y rodando fuerte, no le haría ascos a unas bieletas para dotarla de más progresividad y mejorar así las reacciones saliendo de curva a fondo. Es capaz de hacer derrapar la rueda trasera a 100km/h sobre superficies de poca adherencia con abriendo a fondo y eso es algo que solo lo puede aprovechar los que saben ir mucho y bien en moto. En mi opinión el control de tracción y un motor refrigerado por líquido conseguirían más prestaciones durante más tiempo, pero no fue la idea de los ingenieros de Zero. Estéticamente querían la misma fórmula que la S. Pero esta SR engaña. Es un lobo con piel de cordero. Por eso solo se vende en rojo…

7 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...