ZERO FX

Joan Jou

3 votos

Potencia instantáneaver galeríaZERO FXFotos: Sebas Romero

Por segunda vez este mes nos montamos en una moto offroad eléctrica. Cada día está más claro que este tipo de motores son el futuro pero lo cierto es que aunque con algunas carencias estas motos son ya una realidad. 

La Zero FX ZF5.7 (versión equipada con las dos baterías) nos presenta un motor imponente con un par de 9,69 Kgm, 33 kW (44 CV) y un peso de 131 kg. Si la quisiéramos comparar con una moto de enduro convencional tendríamos que acercarnos a una 350 o incluso 450 4t algo más cargada de peso. De todas formas esta FX está pensada para un uso todo terreno más mixto, mitad asfalto mitad tierra. Para ello de serie monta neumáticos Pirelli Scorpion MT 90, efectivos en asfalto y aptos para un uso “touring/sport” en la tierra.
ver galeríaZERO FX

Si se adquiere la moto con una sola batería la potencia y la autonomía se reducen a la mitad y el peso también baja mejorando su comportamiento en senderos y off-road en general. Las baterías se ponen y sacan fácilmente con lo cual si interesa quitarle peso en 10 segundos tenemos la moto con solo una batería puesta y lo mismo para volver a tenerla con las dos. 

La altura de la moto al suelo limita el uso off-road más extremo, pero a cambio la hace muy manejable y confortable en carretera porque llegar mejor al suelo y mejorar el centro de gravedad. La posición de conducción es mas de asfalto que off-road, quedando cómodamente sentado pero más bajo respecto al manillar de una enduro. Por otro lado cuando te pones de pie se comporta muy bien en tierra y la posición de conducción es buena. 
ver galeríaZERO FX

El chasis de la FX está fabricado en aluminio granallado y anodizado. Chasis robusto y ligero, aporta un tubo cilíndrico que atraviesa el basculante para darle más rigidez al amortiguador que va directamente anclado al mismo basculante, sin bieletas. Este al igual que la horquilla es Showa y tiene un tacto firme de comportamiento, muy bueno en asfalto. En tierra se siente firme y el tacto es bastante bueno, aunque se echa en falta algo más de recorrido.

Estilo abierto

El cuerpo de la moto es pequeño y la ergonomía es muy cómoda e incluso efectiva en asfalto, pero tiene algunas carencias en la tierra. De entrada la altura libre al suelo es reducida lo que hace que tanto la corona de transmisión, caballete lateral e incluso el basculante en ocasiones toque al suelo: hablamos de pasos por pronunciados baches, roderas o según que escalones. Todos estos hándicaps me los he ido encontrando al darle a esta Zero un uso muy “endurero”, probablemente para el que no ha sido pensada, pero estaba disfrutando tanto que quise ir a más y además, para eso estamos, para probarla a fondo… En algún momento quizás la he llegado a sacar de contexto y siendo consciente de sus carencias la verdad es que ha respondido muy bien. Soprendentemente bien.
De todas maneras Zero ofrece la opción de montar plato y cadena convencionales para mejorar las prestaciones off-road así como también la opción de un amortiguador FOX más elaborado para uso fuera carretera, que es lo mío...
Para ver todas sus opciones se puede visitar este apartado de su página web:
La carrocería que viste esta Zero es de un plástico que para el enduro es algo frágil debido a su extrema rigidez, pero en calidad y ensamblaje es de calidad: lástima de su único y poco sufrido color negro mate.
ver galeríaZERO FX


Vive para acelerar

El motor es espectacular e impresiona la aceleración que tiene y no por tratarse de una moto eléctrica: impresiona de verdad.
La transmisión es directa, sin embrague lo que contribuye a una aceleración más rápida. No hay cadena sino correa reforzada en fibra de carbono lo cual reduce las pérdidas por fricción y aumenta la autonomía. Sin duda la aceleración es lo que me ha gustado e impresionado más de esta moto. La rueda se levanta y la cabeza se te va hacia atrás y todo en silencio. Sin duda una cosa tan simple como acelerar a fondo en asfalto y en línea recta, teniendo el suficiente espacio, es una experiencia que recomendaría a todo aquel que le guste ir en moto. De 0 a 137 km/h, sin cambiar de marcha y con tan solo enroscar el puño, así de fácil, rápido y divertido.
ver galeríaZERO FX

La autonomía de esta moto ya empieza a ser algo a tener en cuenta. Ofrece tres modos de entrega de potencia fácilmente intercambiables desde el cuadro de mandos. Son los modos Sport, Custom y Eco. El primero evidentemente es el más deportivo y con el que la entrega de potencia es más radical, con sensaciones como he comentado increíbles. Por supuesto también es el que más rápido consume las baterías. En el modo Eco esperaba encontrarme una respuesta de motor muy light pensada únicamente para aumentar la autonomía y aunque este es su fin, el comportamiento que ofrece sigue siendo muy deportivo y divertido. Con él llegué a hacer por carretera de curvas y algo de ciudad más de 60 kolómettros a buen ritmo. Lo apuré demasiado y llegando a casa no conté con que al 3% de batería, en el cuadro de mandos digital te va marcando el porcentaje que te queda, la moto se paró. Ese poquito de batería restante los guarda para las luces, así que bien iluminado acabé empujando hasta casa... En total me entregó cerca de una hora y veinte de uso a un ritmo.

El "mapping custom" funciona a través de la aplicación que cualquiera se puede bajar gratis en su móvil siempre y cuando sea un Smartphone de última generación. A través de Bluetooth puedes modificar los parámetros de mapeo a tu gusto, que retenga más o menos según la recuperación de energía que se desee, que nos entregue la potencia rápidamente, "caparla", etc. Interesante fórmula que podrían aplicar más marcas en todo tipo de motos.

La moto viene de serie con un cable para recargar las baterías, que en el caso de optar por las dos de nuestra unidad de pruebas, lo consigue en nueve horas. Con el cargador rápido (Quick-Charge) el tiempo de carga es de 2 horas y media. El pack de baterías tiene garantía de 5 años o 80.000 km, lo primero que llegue...
ver galeríaZERO FX

En el apartado de los frenos nos encontramos con tecnología ABS Generación 9 de Bosch y pinzas J.Juan, tanto delante como detrás, siendo flotante el disco delantero.
A diferencia de la KTM Freeride E-XC esta Zero mantiene el freno trasero en el pie derecho y el delantero en la mano derecha, como la gran mayoria de motos convencionales.
La potencia y tacto son buenos tanto en tierra como en asfalto, y el ABS funciona muy bien en asfalto. En tierra ir con el ABS es algo parecido a un suicidio, pero desconectarlo es posible y no es difícil. Se ha de mantener pulsados a la vez durante 4 segundos los botónes "ADJ" y "mode" del cuadro de mandos, teniendo la pata de cabra extendida y desconectador del encendido activado. Eso sí, cada vez que desconectamos el contacto se vuelve a activar por defecto... No se ha de olvidar volver al protocolo de desconexión si queremos no salirnos por latangente en la primera curva sobre pistas de tierra..

La FX es biplaza y viene equipada con los estribos del acompañante de serie. No es especialmente cómoda para el segundo pasajero debido al reducido tamaño de su carrocería, pero para trayectos cortos es correcta; la opción de ir dos cubre muchas necesidades y ampia el abanico de usuarios. 
ver galeríaZERO FX

He disfrutado mucho con la Zero FX por las carreteras secundarias de mi zona. La facilidad de manejo es increíble para alguien que como yo en asfalto no ha hecho muchos kilómetros. Por tierra se comporta muiy bien, siempre y cuando no le exigas actividades endureras serias. En la presentación de la gama 2015, David Remón ya nos hablo de como iba por carretera, así que me he limitado a centrarme en uso por tierra.

La brutal pero controlable aceleración de la FX hacen de esta Zero un gran juguete por tierra y asfalto. La autonomía que ofrece es digna y si los desplazamientos diarios son siempre los mismos e inferiores a 60 kilómetros puede resultar interesante para más de uno.
Como siempre el precio determina la mayoría de adquisiciones. Nuestra unidad de doble batería está en los 12.700€, un precio todavía alto para muchos... Si además queremos el cargador rápido tendremos que desembolsar 664€ más, contanto que la subvención es de solo 600€, 3.227€ sólo en el caso de Andalucía. ¿Será porque el importador está en Sevilla?. Quizá...

3 votos