Yamaha YS125: Aspiraciones moteras

Yamaha YS125: Aspiraciones moteras

Jose María Marfil

6 votos

¿Estás cansado de perder el tiempo en atascos y aparcamientos? ¿Llevas tiempo dándole vueltas a lo de la moto, pero solo tienes carné de coche? No te preocupes. Para eso están las 125. Una cilindrada dominada, de forma casi hegemónica, por los scooteres. Lógico. Ofrecen capacidad de carga (“maletero” bajo el asiento), limpieza (carrocería de una pieza), protección contra las inclemencias (piernas carenadas) y facilidad de conducción (transmisión automática). Pero -siempre hay algún pero- un scooter no es exactamente una moto. Y lo digo porque si además de solucionar tus problemas de movilidad, sientes cierta atracción por el mundillo de la moto, esta Yamaha que vamos a probar podría interesarte.
ver galeríaYamaha YS125: Aspiraciones moterasFotos: María Pujol

En esta YS125 encontrarás un embrague manual, una caja de cambios con cinco relaciones, una potencia contenida -ideal para no meterte en líos- y lo más importante: unas reacciones (diámetro de las ruedas, posición de conducción, geometría, etc.) muy parecidas a las que te esperan en una moto de mayor cilindrada. Factores que pueden ayudarte con el trámite del carné A2, ese que te facultará para llevar motos de hasta 47 CV.

ver galeríaYamaha YS125: Aspiraciones moteras

Evidentemente, esta YS 125 no es tan práctica y cómoda de conducir como un scooter, pero no debemos olvidar que su precio es asequible, su mantenimiento económico y el consumo de mechero.  Vamos a conocerla.

La nueva YS 125

Esta YS125 llega para relevar a la popular YBR y lo hace con cambios no menores. En el motor vemos que se han replanteado las cotas internas. La carrera del pistón pasa de 54 mm a 57,9 mm (cotas casi calcadas a las de la Honda CB125F). Con esta actuación, generalmente, se persigue mejorar la respuesta en bajos y medios. Y la medida, según los datos oficiales, parece haber surtido efecto ya que, a pesar de dar cumplimiento a las restricciones de la Euro 4, el valor de par motor máximo ha pasado de 9,6 Nm (0,97 Kgm) a 10,8 Nm (1,02 Kgm) sin incrementar el régimen (6.000 rpm.) Nominalmente puede parecer poco, pero supone un aumento del 12,5% y en motores de escasa cilindrada no es nada desdeñable. También crece la potencia, aunque en menor medida. De los 10 CV a 7.800 rpm de la YBR se ha pasado a los actuales 10,6 CV a 7.500 rpm.ver galeríaYamaha YS125: Aspiraciones moteras

La parte ciclo también ha sido revisada. Lo vemos con la sección del neumático trasero que pasa de los 90/90-18 a los 100/80-18. El neumático delantero se mantiene con ese 2.75/18, algo así como un 70/100-18. La suspensión trasera gana 7 mm de recorrido (112 mm) y el peso crece en 3 kg (129 kg). Los frenos se mantienen (disco delante y tambor detrás) aunque reciben un sistema de asistencia combinada del que luego hablaremos.

Las dimensiones también se han visto alteradas. La YS125 es 20 mm más larga que su predecesora, el asiento está 15 mm más alto (795mm) y el depósito de gasolina incrementa su cabida en un litro (ahora 14l). Estéticamente, se reducen las formas circulares en busca de un aire más afilado y agresivo, más actual. El cuadro de relojes es nuevo e incorpora una pantalla digital.

Así es, a grandes rasgos, la nueva YS125. Yamaha pide por ella 2.799 euros. Doscientos euros más que Honda por su CB125F, su directísima rival. Bien, vamos a probarla.

En marchaver galeríaYamaha YS125: Aspiraciones moteras

Como salir de Yamaha España y entrar en la autovía es todo uno, decidí esperar unos segundos en la puerta, con el motor en marcha, para dejarle coger algo de temperatura. Me duele apretar los motores en frío y más si están refrigerados por aire; tienen más tolerancias.

Inserto primera, arranco, y empiezo a subir marchas. Segunda, tercera y así hasta quinta por el carril de aceleración. Sin rabia, pero con decencia, llego a los cien por hora de marcador. He ido cambiando sin superar las 8.000 rpm. No merece la pena estirar más. Por encima de ahí no consigues más potencia. Aunque si decides seguir no hay problema, apenas hay freno motor. El corte llega a sobre las 9.500 rpm.

Llaneando, creo que su velocidad de crucero es de 90/95 km/h (6500 rpm aprox.), siempre según los relojes. A ese ritmo esta YS será capaz de llevarte al fin del mundo. El motor tiene pinta de ser indestructible a poco que te ocupes del aceite (nivel y cambios). La velocidad punta ronda los 110 km/h aunque en condiciones favorables llegué a flirtear con los 120 km/h. Repito, siempre de marcador.ver galeríaYamaha YS125: Aspiraciones moteras

El motor es sensible a los repechos y al menor síntoma conviene evitar que pierda fuelle roscando rápido el gas. Si no lo consigues, si el repecho es de consideración y  el motor empieza a caer de vueltas irremediablemente, solo te saldrá a cuenta reducir a cuarta si estás cayendo cerca de las 6.000 rpm; hacerlo antes te dará más vueltas pero no siempre más par motor. Aquí se echa en falta un “salto” más corto, o sea, un cambio de seis relaciones. Decir que su más directa rival, la Honda CB125, también tiene cinco relaciones. 

La estabilidad en línea recta es impecable. El motor prácticamente no vibra. La posición de conducción es agradable. Todo está en su sitio. El único inconveniente para afrontar largas tiradas es su duro asiento.Entre curvas, la manejabilidad es incuestionable. Podrás hacer con ella lo que quieras

Entre curvas, la manejabilidad es incuestionable. Podrás hacer con ella lo que quieras. La dirección es suficientemente precisa. Invita a curvear. Las suspensiones cumplen aunque la trasera me ha parecido un poco firme. Los frenos están a la altura de las circunstancias. Dispone de un sistema de ayuda en la frenada –imperativo legal- denominado UBS (Unified Brake System). Este mecanismo activa el freno delantero de forma automática al pisar el trasero. Lo hace mediante un cable de acero conectado a la leva de la bomba que comparte con la maneta delantera. El mecanismo es curioso. Lo podréis ver en las fotos. Está bien reglado; bloquear la rueda delantera de forma involuntaria (en buen asfalto) no es fácil, pero su intrusión me ha parecido algo molesta. No deja de ser una ayuda para los que se muestran reacios a usar el freno delantero, que es, en gran medida, el responsable de la frenada.  En cualquier caso, no hay mejor quita miedos que un ABS electrónico, incluso si es sencillito.ver galeríaYamaha YS125: Aspiraciones moteras

Curveando, si quieres mantener un ritmo vivo, no queda otra que jugar con el cambio. Aquí también debes evitar perder las 6.000 rpm. Los escalones entre tercera, cuarta y quinta, a pesar de ser “altos”, están bien proporcionados. El de la segunda no. La primera es muy cortita y le ha tocado pagar el pato haciendo de puente. Con todo, piensa que la necesidad de jugar con el cambio te servirá de escuela.

Los neumáticos, firmados por CST, son correctos en seco. En mojado no los he probado, pero viendo cómo se comportan en pavimentos de baja rugosidad, me temo lo peor.No pesa, es estrecha y el radio de giro es brillante. Moverse con ella es un placer

En ciudad destaca por su maniobrabilidad. No pesa, es estrecha y el radio de giro es brillante. Moverse con ella es un placer.  Solo la altura del manillar, coincidiendo con la de la mayoría de los retrovisores de los coches, te obliga a serpentear un poco más de la cuenta para llegar a la primera fila de los semáforos. Los retrovisores, muy bien dimensionados, ofrecen una imagen clara de lo que vas dejando atrás.

El tacto del embrague es correcto. El de la caja de cambios también. El recorrido de la palanca es un poquito largo y algo duro, pero preciso. Insertar el punto muerto es facilísimo.ver galeríaYamaha YS125: Aspiraciones moteras

No es fácil calarla. Arranca casi sin dar gas. Los novatos no tendréis que preocuparos. La primera es muy cortita. En ciudad te puedes mover perfectamente por encima de las 4.000 rpm. Por debajo apenas hay respuesta. No obstante, el fino reglaje de la electrónica la hace “carburar” muy bien en todo momento. Eso evita que tosa o dé tirones. El motor, vayas al régimen que vayas, gira siempre con dulzura y suavidad. Si decides seguir la estela de los automáticos con “prisas” saliendo de los semáforos, no queda otra que mover desarrollos para no perder la zona de par máximo. Lo de siempre.

Resultona

Observándola al detalle, la YS125 no parece estar mal acabada. Lo vemos en los cromados de la tornillería, en la pintura lacada, en la calidad de los plásticos o en las gomas de protección. Incluso incorpora un caballete central. Un elemento que en muchas motos de “lujo” hay que pagar aparte.No es fácil calarla. Arranca casi sin dar gas. Los novatos no tendréis que preocuparos

El cuadro de relojes lo conforma un vistoso tacómetro analógico y una pantalla digital. En ella encontrarás: un velocímetro, un cuenta kilómetros, un solo trip, la marcha engranada y el nivel de gasolina. En la parte superior han insertado los testigos básicos junto con el indicador de conducción ecológica: una lucecita de color verde que se apaga a poco que te animes con el acelerador. La información es sobria pero suficiente. El único inconveniente, algo que no se entiende, es la ausencia del botón de paro en el puño derecho. Creo que esta YS125, a poco que la trates bien, será capaz de resistir el paso del tiempo con decencia.ver galeríaYamaha YS125: Aspiraciones moteras

En cuanto a los costes, tras la primera revisión a los 1.000 km, deberás pasar por el taller cada 6.000 km. El consumo combinado a los cien, sin hacerle caso al testigo “ECO”, ha sido de 2,78 l/100. Lo que no está nada mal. Los catorce litros del depósito deberían dar para hacer cerca de 500 kilómetros.

En resumen, estamos ante una moto fácil de usar, ideal para la ciudad y que será capaz de ofrecernos, aunque solo sea en esencia, las mismas sensaciones de conducción que podrás encontrar en una moto de más cilindrada. Y solo por eso ya me ha conquistado.

6 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...