Yamaha XSR 900 Abarth: Mezcla de estilos

Yamaha XSR 900 Abarth: Cafe Racer Italo-japonesa

Paulino Arroyo

3 votos

No la pruebes: ¡Te convencerá!

El fenómeno retro –de fecha más o menos indefinida, pero aquellos años que rondan la estética imperante en la década de los sesenta y setenta del pasado siglo- está presente en cualquier sector, desde la indumentaria a los cortes de pelo, siendo siempre una lectura actual de unos modos que ya vimos –o vieron nuestros progenitores- en el pasado. La prueba está incluso en la música, con bandas que están editando vinilos y que utilizan guitarras y amplificadores antiguos para conseguir un sonido determinado con la intención de que suene a “viejo” dicho esto con todo el respeto.

La industria de la moto no ha quedado al margen. Más bien al contrario al mirar el diseño externo de algunas de las motocicletas que se fabrican hoy en día (pero actualizado, por supuesto). Tal vez también la crisis ha dado esa respuesta mirando a otros tiempos recordados como más benignos y prometedores. Este modo de proceder nos ha llevado a vivir algunos aciertos pero también tiene sus detractores. ¿qué fue antes, la moda o la necesidad?

Esta es la pregunta que deberían contestar aquellos que sencillamente han seguido unas tendencias que se han popularizado. Y en ello están para regocijo de unos y descontento de otros, hasta que llegan motos como la Yamaha XSR900 Abarth que es capaz de poner de acuerdo a unos y otros. Para llegar a esa conclusión hay que probarla y poder juzgar así si los 13.199 € de su precio están justificados, sin olvidar que nuestra fiscalidad –y por lo tanto su precio- es superior en España que en el resto de países de nuestro entorno.

Más allá de la XSR900

ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth: Mezcla de estilosYamaha XSR900 Abarth

La Yamaha XSR 900 Abarth –conmemora los diez años de colaboración entre Yamaha y la empresa Abarth- está construida con la base de la XSR900 pero con una estética que se inspira en las motos cafe racer de los setenta, con posición deportiva, y en este caso con llantas de diez radios, (colín extraible, depósito, guardabarros y cúpula -todo ello de carbono-), manillar bajo, escapes Akrapovic, piloto e intermitentes de LED… Por todo lo demás es tan válida como la moto de la que procede y aerodinámicamente incluso más. 

Es la personalización nacida directamente de una marca, con unidades contadas -solo 675-, sin necesidad de acudir a un taller de transformación que debe realizar –para poder circular legalmente- una homologación unitaria lo que encarece mucho la factura final. Respeta al 100 % el buen comportamiento de la XSR900 lo que implica que disponemos de una moto con una estética que, puede gustar o no, pero que apela al pasado con un comportamiento y prestaciones plenamente vigentesMantiene la configuración del chasis de aluminio, del motor, de la horquilla invertida

De ella mantiene la configuración del chasis de aluminio, del motor, de la horquilla invertida regulable, de la amortiguación trasera regulable en precarga y rebote… y aun puede optarse por más de 40 accesorios que mejorarán aun más su comportamiento, kit de muelles de horquilla y amortiguador Öhlins STX46 ajustable, estriberas ajustables, espejos para los extremos del manillar…

¿Cómo va?

ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth: Mezcla de estilosYamaha XSR900 Abarth

Salto directamente a lo que muchos esperan leer de esta moto: la respuesta a la pregunta ¿cómo va? La conclusión es: francamente bien. Tiene personalidad, lo cual ya es mucho más de lo que podría esperarse en un momento en el que todo se parece a todo. El motor entrega 115 CV a 10.000 rpm y el par es de 8,9 Kgm a 8.500 rpm. El tricilíndrico de 847 cc de cuatro válvulas con doble árbol de levas en culata y refrigeración líquida ya ha demostrado su valía en otros modelos, la MT-09 por ejemplo. 

La posición parece y escribo, “parece”, más deportiva de lo que resulta realmente a sus mandos. Es más una posición sport que tan radical como en una deportiva, sin exceso tampoco en la altura de las estriberas, por lo que la posición de conducción no es incómoda. Algo sacrificada pues no es turística, pero apta para aquellos que la vean realmente como una cafe racer moderna y que buscan un comportamiento deportivo acorde con ese apelativo, con esa definición tan usada últimamente.Podemos elegir entre tres modos de conducción con asistente de embrague

En curva se muestra muy neutra e incluso puedes activar la frenada delantera en plena trazada sin provocar que la horquilla invertida tienda a levantar la moto más allá de un efecto perfectamente predecible y controlable. Y la frenada no mostró durante la corta prueba, esperamos disponer de una unidad durante algunos días y poderla juzgar con mayores argumentos, muestras de fadding o pérdida de rendimiento. Se nota que se trata de una pinza radial actuando sobre discos flotantes, con ABS como obliga ya la reglamentación.

ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth: Mezcla de estilosYamaha XSR900 Abarth

Por supuesto la horquilla dispone de regulación y detrás el amortiguador con el depósito de gas separado también puede adaptarse a la conducción y los gustos de su usuario, siendo ajustable el motor también en tres modos de conducción (D-Mode), con asistente de embrague (A&S, -Assist and Slipper) y en varias posiciones de control de tracción (Off, 1 y 2). Y además de su buen comportamiento: ¿qué otros atractivos tiene este modelo?

Edición limitada

ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth: Mezcla de estilosYamaha XSR900 Abarth

Ya comentaba que se trata de una edición limitada de solo 695 unidades para todo el Mundo. Y los primeros 145 pedidos llegaron por Internet (con 100 reservas en solo dos horas, aunque se entregan en concesionario) tal es el furor y altas expectativas, que este modelo ha suscitado entre muchos aficionados que podrán disfrutar de la campaña Abarth Experience. El modelo Yamaha XSR 950 Abarth es realmente una edición limitada (dentro de la familia Faster Sons) y ese es uno más de sus atractivos, pero no el único. 145 pedidos llegaron por Internet con 100 reservas en solo dos horas

Ya es público y notorio la colaboración de Yamaha con constructores customs de todo el mundo y distintas sensibilidades. Este hecho se inició en 2012 tras constatar el interés que este espacio de construcción en pequeños talleres estaba suscitando en todos los países, desde Japón a Norteamérica, Asia y Europa e incluso en Sudamérica, y en no pocas ocasiones consiguiendo construir o reconstruir con verdadero acierto. Digamos que el custom artesanal había dejado de ser tratado como algo marginal para que muchos excelentes mecánicos, incluso ex pilotos como Roland Sands, crearan sus propias motos.

ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth: Mezcla de estilosYamaha XSR900 Abarth

De ese modo se iniciaron colaboraciones que han tomado varios caminos, pues el custom no ha sido nunca algo uniforme, dando forma a motos de corte deportivo, las café racer como la XSR900 Abarth o bien otras que ofrezcan un uso más tranquilo como es el caso de la SCR950. En la cifra mundial de ventas las Sport Heritage y Neo Retro supusieron ya (en 2016) el 10,9 % del total, con 611.688 unidades vendidas y nada puede darnos a entender que esa cifra descienda. Más bien al contrario, las marcas como en este caso Yamaha, siguen construyendo vehículos como la XSR900 Abarth, aquí con el apoyo exclusivo de la marca italiana. Por cierto: la aportación de Yamaha a esta categoría está muy cerca del 20% en el pasado ejercicio del 2016 con 66.369 motocicletas vendidas. Nada desdeñable sin duda.

3 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...