Yamaha XSR 900 Abarth 2017

Yamaha XSR 900 Abarth: Limitada a la italiana

Víctor Maciel

3 votos

Solo para 695 afortunadosver galeríaYamaha XSR 900 Abarth 2017Agradecimientos a Construcciones y explanaciones Gras SA y DIFISA, concesionario oficial y preparador de Abarth /Fotos: Arnau Puig

Entre los distintos tipos de pruebas que se le puede hacer a una moto, mis preferidas son, casi siempre, los comparativos y las presentaciones. No me refiero a lo que escribo, también son mis favoritas cuando leo.

Lo bueno de un reportaje de este tipo es que, aunque la interacción entre distintos probadores no siempre queda detallada en el texto, el artículo en si se enriquece.
Por muy imparcial que pueda ser alguien cada vez que prueba una moto, la opinión que surge de ese test está condicionada, aunque sea ligeramente, por el gusto personal, cuando no -directamente- por las características físicas de cada probador.ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth 2017En una prueba -de lo que sea- en la que coinciden más de un probador, algunas sensaciones particulares son verificadas gracias a la interacción con gente que, aun probando exactamente la misma moto, percibe algunas cosas de forma diferente, las comenta y de esa forma refuerza opiniones, que de no estar contrastadas, a veces se omiten, o se matizan para evitar que algo que es (o no es) de nuestro agrado, pueda ser escrito o interpretado como una verdad universal.
ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth 2017Este reportaje no es, ni una presentación ni un comparativo. Sin embargo, y fuera de cómo se escriben las pruebas habitualmente, pude ceder la XSR 900 Abarth a Eduard Fernández, probador de motos.net. Edu es fanático de las motos, saluda siempre con una sonrisa y no se de nadie que lo conozca que no crea que es un "buen tipo". Ninguno de estos motivos es importante para este reportaje. Lo que de verdad cuenta es que el señor Fernández es un probador como la copa de un pino y que después de compartir opiniones con él, tuve claro cosas que hasta entonces no sabía si contar como características indiscutibles de la moto, o solamente como percepciones personales.

Mis primeras sensaciones

Lo que sientes nada más subirte a la moto, a veces está condicionado directamente por la moto de la que te acabas de bajar. Yo había estado probando la BMW NineT Racer, con lo que la extrema postura del manillar, bajo como en una hiperdeportiva pero más adelantado que en una moto de ese tipo no me resultó tan extraña como podría haber sido de haber estado probando antes cualquier otra cosa. Mi primera sensación, nada más subirme a la moto, fue la de tener los estribos muy abajo pero lo cierto es que no están más bajos que en una moto normal. Si acaso, las piernas no quedan tan recogidas como en la boxer y desde luego, lo que no están es: tan atrás como pediría el llevar las manos en una postura tan adelantada.
ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth 2017Al contrario de lo que dicen de las personas, la primera impresión no es la que cuenta, por eso las pruebas duran una semana y por eso no siempre podemos fiarnos de esas sensaciones iniciales.
Aunque de la postura sobre la moto podría escribir (y escribiré) mucho más, la primera sensación equivocada me la dio el fantástico tricilíndrico de 847 centímetros cúbicos que cuando acelera, bien podría pasar por los 900 que Yamaha publicita, o por bastante más. Sin embargo, la primera impresión fue de absoluta suavidad.Nos sentimos un poco extraños nada mas ponernos a los mandos de la XSR Abarth

Por motivos que no vienen a cuento, me vi obligado a salir de la sede central de Yamaha en Barcelona por el camino contrario al que cojo habitualmente para abandonar esa zona. Circulando despacio, buscando indicaciones que me condujeran a mi destino, la moto me resultó demasiado dócil para una postura tan radical. Las indicaciones de David Remón, probador de motos de "toda la vida" y director de contenidos de motos.net me resultaron, en un primer momento, exageradas. El había probado este motor en la primera versión de la MT09, moto que carecía del control de tracción regulable que monta de serie la XSR y quiso advertirme de una "mala leche", que a bajas revoluciones… parece no estar allí.
ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth 2017La finura de los mandos entre los que destaca un embrague asistido antirrebote que no es hidráulico pero que lo parece -por la suavidad con la que se acciona- contribuyen a la idea (incorrecta) de que la XSR es una moto dócil con la que sería difícil llevarte un susto. Es justo decir que aunque toda la rabia sobre la que mi jefe me había advertido existe, y aparece sin dudas en cuanto se lo pides... Esta suavidad proverbial a bajas revoluciones garantiza que la XSR no asustará a nadie que no se lo esté pidiendo a gritos, o mejor dicho: con el puño del gas.

Lo que otro probador me contó

Tanto él como yo nos sentimos un poco extraños nada mas ponernos a los mandos de la XSR Abarth, equipada con el manillar estilo "golondrina". Pero mientras yo me centraba en lo raro que resulta conducir con las manos mucho más adelante de lo que sería natural si solo nos guiamos por la postura de los pies, Edu, que usó la moto casi exclusivamente para hacer un día de curvas, aportó cosas a este reportaje que intentaré plasmar de la forma más neutral posible.
ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth 2017Más allá de la rareza de la postura, fruto de montar un manillar invertido bastante bajo, mi compañero, que es capaz de rodar mucho más rápido de lo que yo puedo hacerlo en mi mejor día, notó la falta de rigidez que hay entre el manillar y lo que la rueda transmite.

Digamos que la altura de las manos, con respecto a tu propio cuerpo es similar a la que podías encontrar en una hyperdeportiva, pero mientras en una moto de estas características, los semimanillares anclados directamente a las barras permiten sentir con precisión lo que la rueda delantera pisa, en esta moto esa precisión no está tan clara, dando paso a lo que mi compañero describió como: una sensación de que la rueda delantera flota cuando retuerces el puño del gas. A mi, que sin ir lento tampoco soy capaz de rodar todo lo rápido que va mi compañero, esa sensación no llegó a molestarme, pero lo cierto es que ambos coincidimos en que, de todo el kit Abarth, el manillar era la pieza que menos nos agradaba.
ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth 2017Por suerte para él, para mi y para los 695 afortunados compradores de esta moto, tanto el manillar como el resto de piezas originales que al reemplazarse diferencian a esta moto de una XSR normal, se incluyen con la moto, siendo el montaje de las mismas totalmente opcional.

El kit Abarth

La moto entera es una "rara avis", no sólo por la postura un tanto inusual que adoptas al subirte y el motor engañosamente dócil. El punto de excentricidad definitivo lo aporta la exclusividad que supone que solo se fabriquen 695 unidades, número que rinde homenaje a los Fiat que dieron a conocer mundialmente la marca Abarth como sinónimo de deportividad.

En aquellos primeros Fiat 500, Abarth se vendía como un Kit de transformación para aumentar el rendimiento. Justo así se vende este kit... o esta Yamaha, porque la moto no se vende sin el kit, y el kit no se vende sin la moto y sin embargo: es un kit.
Puedes pedir la XSR montada de serie, y las diferencias más notorias con una XSR estándar, serán la pintura gris con detalles en rojo, el asiento tapizado en ante y la placa de aluminio de edición limitada y numerada, similar a la que puedes encontrar en las 695 unidades del Fiat 695 edición XSR Yamaha.Solo se fabricarán 695 unidades, número que rinde homenaje a los Fiat de eso el número

El manillar tipo golondrina, el carenado delantero y el colín que cubre la plaza y el guardabarros trasero de fibra de carbono son de montaje "opcional", ya que la XSR incluye el manillar y los escapes originales.
ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth 2017Montar el manillar de la XSR original, devuelve a la moto a una postura mucho más natural para moverse entre el tráfico y hacer recorridos largos sin dejarse las lumbares en el intento, aunque también es cierto que esta postura extrema está acompañada de una apariencia radical, y en cuanto los temas estéticos entran al ruedo, las decisiones racionales muchas veces quedan fuera de juego.
ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth 2017El escape Akrapovic de titanio es una de las pocas piezas del kit que también se vende por separado. Los 1.450 euros que cuesta, hace que los 13.199 que cuesta la Abarth con todas las piezas del kit montadas (o no, porque esto va a gusto del comprador) no parezcan tantos, comparados con los 10.499 que cuesta la XSR estándar. En cualquier caso, no soy capaz de imaginar los motivos por los que alguien no lo quisiera montado, ya que además de estar perfectamente homologado para circular por la vía pública si se instala el catalizador, realza la apariencia deportiva de la moto.

El motor

Si me dejaran escribir palabras malsonantes, podría describir el comportamiento de este motor en tres palabras: una p**a maravilla.
También podría aburriros con cifras 115 CV, 88 Nm de par máximo obtenidos a 8500 rpm. Estos datos suelen ser fáciles de comparar, pero leerlos no siempre describe el comportamiento de una moto con exactitud.
ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth 2017Todo aquel que haya probado un tricilíndrico os hablará maravillas. Si tuviera que describir un motor de este tipo a alguien que entiende de motos pero nunca a llevado uno, lo segundo que haría inmediatamente después de recomendarle que corra a probar uno, es contarle lo que todos los que han usado un tricilíndrico de cualquier marca saben: Por naturaleza mezclan el par y la retención de un bicilíndrico, con el "estirarse" en vueltas de los cuatro cilindros. El de Yamaha además, lo hace de forma muy lineal, suave y dócil a bajas revoluciones para acabar convirtiéndose en una mala bestia capaz de poner en apuro a más de una deportiva si tienes manos, o a ti mismo si te dejas engañar por la docilidad a regímenes bajos y lo aprietas sin pensar. No es que sea una teoría que tengo, es que a mi me pasó.

Tengo la mala costumbre de salir rápido de los peajes. Es uno de los pocos momentos en los que puedo acelerar desde parado una moto de pruebas en la vía pública sin poner en riesgo vidas ajenas... y sin arriesgarme a salir en las fotos que la DGT utiliza para retratar infractores.Las motos modificadas están de moda y no es casualidad

No lo hago de forma extrema (no salgo quemando rueda) ni hago caballitos. Diría que ya no lo hago ni siquiera de forma consciente. Llego al peaje... pago, guardo la tarjeta... y pruebo cuanto se estira el motor de turno en primera macha. Normalmente no llego ni a hacer lo mismo con la segunda velocidad, porque la mayoría de las motos modernas, ésta incluida, en segunda a fondo superan en mucho el más alto de los límites legales.
Habiendo disfrutado durante la sesión de fotos de la docilidad de este maravilloso motor fabricado por Yamaha, y yendo con el cuerpo y las manos bien adelante, sin más no esperaba que la rueda delantera se levantara cuando llegué al primer peaje.

No es algo que disfrutase. Si bien es divertido que la rueda delantera se levante cuando quieres, no lo es tanto cuando la rueda se levanta solo porque imprudentemente lo sugieres. Si los señores de la DGT me hubieran retratado en una foto, habría jurado ante el juez que lo acelerado por mi, no era para tanto, pero a lo mejor sí lo era... lo que pasa es que cuando una moto se muestra tan dócil, no esperas que al apretarla haya tanto "guardado", esperando para empujar brutalmente a cualquiera que se sienta capacitado para pedírselo.
ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth 2017La buena noticia es que si no os dedicáis a apretarla, el comportamiento es agradablemente dócil y el consumo ronda los 5,5 litros a los 100 km, que no está nada mal para una moto que sabe ser tan ágil y divertida cuando se lo piden.


El chasis

Ni Yamaha ni nadie, puede hacer una moto ágil y divertida por muy bueno que sea su motor sin una parte ciclo que esté a la altura.
La XSR hereda el chasis de aluminio ligero y compacto de la MT 09. Fabricado en dos mitades unidas, pero no desmontables -por mucho que la cabeza de los tornillos sean visibles en la pipa de dirección- este versátil chasis se adapta a la perfección a motos similares pero con comportamientos muy diferentes.
ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth 2017Mientras en la divertidísima MT el cuerpo va más adelantado y la postura se asemeja a una supermotard, en la XSR el cuerpo va más atrás y -sobre todo con el manillar de serie- la postura es más clásica.
Tan bueno y tan versátil es este chasis, que también vale para una Sport Touring como la Tracer 900, en la que la postura es más relajada, propia de las trail asfálticas que tan de moda han estado últimamente.

En las tres motos, el basculante con laterales de aluminio de fundición soldado mediante vigas transversales de aluminio extruido acciona mediante bieletas un amortiguador regulable en precarga y extensión, que trabaja prácticamente paralelo al suelo.
En todos los casos el comportamiento del chasis y las suspensiones es excepcional, lo que deja claro la sorprendente versatilidad del conjunto, pero de todas las opciones posibles, la de montar un manillar tipo golondrina es la más extrema, porque necesitaría unos estribos retrasados para que la postura y el comportamiento deportivo fueran perfectos.


El resto de la parte ciclo

Más allá de una postura radical, lo verdaderamente importante es que las sensaciones sobre la moto fueron buenas. La calidad de los componentes en general es estupenda. Puesto a escoger detalles, me quedo con el asiento de ante, que con detalles en rojo es exclusivo de este modelo, sobre todo porque desconfíe de él en un primer momento y después de un día de esos en los que Barcelona llueve barro y de haber paseado la moto por una cantera polvorienta, seguía luciendo impecable.
ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth 2017Las piezas de carbono real, más allá de que el colín no fuera todo lo fácil de quitar y poner que me hubiese gustado, también me agradaron, porque dan a la moto un aire radical y destacan la exclusividad de una máquina que llamará la atención, allí donde la dejes aparcada.

El cuadro de mandos, idéntico al de la XSR normal, es otro detalle a destacar. Su diseño discreto, sencillo, compacto y de buena lectura es estupendo para una moto de estas características, pero si el diseño de esa pieza es bueno, el detalle de que pueda montarse, igual que las piñas, con una cúpula o un manillar bajo sin modificar el cableado, lo hacen sencillamente perfecto, porque de todo lo que me gustó de la XSR, la idea de poder montarla un poco a mi gusto, utilizando a voluntad las piezas exclusivas del kit o el amplio catálogo de accesorios disponibles que comparte con la XSR normal, fue lo que más me sedujo.
ver galeríaYamaha XSR 900 Abarth 2017La idea de personalizar una moto, no es algo que me atraiga a mi solo. Las motos modificadas están de moda y no es casualidad. Yamaha es, de las marcas japonesas, la que apoya la iniciativa con mayor contundencia, incentivando a los customizadores más prestigiosos del mundo, como por ejemplo: Shinya Kimura y Roland Sands, a transformar las motos de su catálogo heritage, dentro de un programa denominado "Yard Built" que persigue la creación de máquinas únicas que sirvan como fuente de inspiración para sus clientes, así como la creación de kit de accesorios, disponibles para la personalización de sus motos.

Dentro de este programa y en una época en la que las motos personalizadas ganan adeptos, la gente de Yamaha y Abarth se han unido para crear un kit, que convierte a la ya de por sí estupenda XSR en una Cafe racer "para armar". Puede que solo sea una opinión personal, pero me parece una idea capaz de seducir a mucha gente, mucha más que los futuros 695 afortunados propietarios de esta moto.

3 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...