Yamaha T-Max 500

Yamaha T-Max 500

ver galeríaYamaha T-Max 500

No deja indiferente

La fusión entre los scooters y las motocicletas ha llegado. Por fin encontramos un vehículo con la comodidad de una scooter y las prestaciones de las grandes motos. La Yamaha Tmax de 500cc. es una scooter, de estética agresiva y elegante. Una moto que no deja indiferente: o se ama, o se desprecia.

No deja de ser una scooter, aunque a veces cueste creerlo, sobre todo si nos dejamos llevar por su impresionante rugido, que muestra su carácter más deportivo, producido por su motor bicilíndrico de inyección de gasolina, con el que se consigue una velocidad punta cercana a los 180Km/h.


PVP:
YAMAHA TMax 500 9.599 €

Puesto de conducción

ver galeríaYamaha T-Max 500

La conducción es diferente a la de cualquier scooter que hayas probado con anterioridad. Al ponerla en marcha ya se percibe las mismas sensaciones que a lomos de una moto deportiva; es decir, pocas vibraciones y nada incómodas. Lo siguiente que llama la atención es su aceleración, su impresionante aceleración, sobre todo a partir de 5.000 rpm. que te permiten superar obstáculos sin apenas esfuerzos.

Para no tener problemas a la hora de frenar tan majestosa montura, Yamaha ha decidido incorporar el ABS, algo que por lo general disminuye el tacto sobre la maneta de freno, pero que la marca del diapasón ha conseguido minimizar al máximo.

Su conducción en curva es sencilla, fácil, ya que es muy ligera, no hace falta grandes esfuerzos para entrar o salir de ella, pero al contrario de lo que podría parecer, esto no significa inseguridad o imprecisión en la trazada, asemejándose a una moto convencional, de la que no se separará en una zona revirada.

Diseño

ver galeríaYamaha T-Max 500

Respecto al modelo anterior, la parte delantera es la que ha sufrido mayores variaciones: la cúpula ha ganado altura (suficiente para cubrir a conductor y al pasajero, ya que ambos están al mismo nivel), también han aumentado el tamaño de los faros y de los intermitentes, más acorde con las corrientes actuales. El chasis ya no es de acero. Yamaha apuesta por el aluminio para perder algo de peso y ganar en agilidad. El cuadro de instrumentación está muy logrado y es de gran atractivo estético. El cuentakilómetros, el indicador de gasolina y el de temperatura son analógicos, mientras que el cuentarrevoluciones es digital, su visión es bastante clara y su iluminación nocturna es francamente elegante. Debajo del cómodo asiento de la TMAX encontramos un amplio cofre en el que podemos colocar sin problemas un casco integral y todavía nos queda espacio para algo más (traje de lluvia, guantes, etc.). Sin embargo, las dos mini guanteras que lleva, quedan o más bien son, un poco ridículas. A resaltar sus dos posiciones para apoyar los pies del conductor en la plataforma, una de forma plana y otra más adelantada y deportiva. Otro cuidado detalle es la posibilidad de regular en extensión las dos manetas de freno. La TMAX cuenta además con una palanca de freno de estacionamiento muy práctica.

Mecánica

ver galeríaYamaha T-Max 500

Hablar de la mecánica de la TMax es hacer referencia directa a su famoso motor y a su transmisión automática, una de las grandes ventajas de esta Yamaha a la hora de circular por ciudad. Pese a que puede parecer que tiene un arranque lento, en pocos metros se nota su motor, pasando de la alegría al rugido amenazador.

Una de las grandes pegas de este scotter es el consumo. Pese a que en teoría gasta unos 6 litros a los 100, lo cierto es que su caracter deportivo invitan a una conducción que, cuando te quieres dar cuenta, estás muy cercano a los 8 litros. Unido a la capacidad de su depósito -14 litros, nos hace pasar por caja para repostar más frecuentemente de lo que quisiéramos. Como decía, el motor de la Tmax, unido a sus cualidades dinámicas, ofrece una capacidad real de viaje y permite una velocidad de crucero en carretera muy respetable.

Valoración Final

ver galeríaYamaha T-Max 500

La nueva Tmax nos ha dejado un buen sabor de boca, si bien su elevado precio puede asustar a más de uno, hay que valorar que se trata de una moto destinada a diferente público. Puede satisfacer tanto a los locos de las scooters deportivas como a los amantes de las motocicletas pero que buscan mayor comodidad. Su tamaño (y en especial su anchura) suponen un hándicap respecto a scooters de menor cilindrada. Está claro que no es la moto más indicada para callejear, pero es perfecta en la combinación ciudad-ruta.

Una vez que se ha disfrutado de su conducción, la duda nos asalta, ¿realmente sólo he conducido un scooter? Con esta moto la marca ha conseguido unir deportividad y comodidad en una sola montura.