Yamaha MT-10 2016

Yamaha MT-10: La naked soñada

Eduard Fernández Masó

10 votos

La naked soñadaver galeríaYamaha MT-10 2016Fotos: Arnau Puig

La moda por las grandes naked es evidente, parece como si las deportivas fueran un tabú y las nakeds se han metido en el bolsillo alguno de esos usuarios más quemados. Las naked deportivas han llegado a un nivel realmente alto en cuanto a tecnología y prestaciones y la Yamaha MT-10 es una de esas naked. Precisamente una de las motos que más me ha impresionado en los últimos años ha sido una supernaked, la KTM 1290 SuperDukeR. Pero eso fue antes de probar esta Yamaha MT-10, ahora tengo claro cual es la naked deportiva más efectiva del mercado.

Siempre me han atraído las motos potentes, empecé mis andaduras moteras con deportivas y siempre las he defendido a capa y espada. Aunque una vez te acostumbras ya no hay para tanto, una moto deportiva es para lo que es y evidentemente la comodidad es uno de los puntos flacos de este tipo de motos. Es por ello que muchos amantes de las deportivas montan manillares anchos a sus deportivas, especialmente en Inglaterra y Alemania es una practica bastante habitual.ver galeríaYamaha MT-10 2016

Tengo que confesar que yo mismo he llegado a montar un manillar ancho a una R1 y de ese modo hacer de una moto sufrida una herramienta de diario muy efectiva. Esa moto que aún conservo pero ya con sus semimanillares originales, se acercaba mucho a la moto que hoy os analizaré. La MT-10 no deja de ser una R1 desnuda y con algo menos de potencia.La MT-10 es la culminación de la gama, con el motor directamente heredado de la R1

Evidentemente hay diferencias muy importantes entre una R1 actual y una MT-10 pero diría que la mayoría de estas diferencias juegan a favor del modelo naked. Las naked están tan evolucionadas y montan tanta tecnología que superan de largo las deportivas de hace 4 o 5 años atrás. A día de hoy con una MT-10 te puedes meter en una rodada y pasarle la mano por la cara a la mayoría de deportivas.

Sensaciones a flor de pielver galeríaYamaha MT-10 2016

Recogí la MT-10 en Yamaha Motor España y mis primeros kilómetros fueron por ciudad a ritmo de tráfico lento. Fue una lástima tener semejante máquina y tener que irme a casa comiéndome todos los atascos de la hora punta. A baja velocidad la moto responde bien, el motor tiene suficientes bajos como para sacarte de cualquier situación y es una moto que aun siendo muy deportiva es agradable y suave de utilizar.

El embrague es por cable con un tacto bastante directo, uno se tiene que acostumbrar ya que el anti rebote también tiene un tacto peculiar que va mejor a altas vueltas que a bajas. La temperatura se mantiene bastante alta en las retenciones pero este es un punto que siempre ocurre en motores de altas prestaciones. Los dos radiadores ayudan a que la temperatura esté siempre en los márgenes correctos sin que la mecánica sufra lo más mínimo.ver galeríaYamaha MT-10 2016

La comodidad es uno de los puntos fuertes de esta MT-10, sobretodo el manillar con su altura y posición tienen una medida perfecta. Este punto me sorprendió muy positivamente ya que no esperaba encontrar una moto tan confortable sino que esperaba una moto más bien dura. Las suspensiones también acompañan en la comodidad general y además son efectivas a ritmo deportivo.El motor es una gozada, tracciona increíblemente bien y te hace disfrutar con control

El sonido es otro de los puntos que me llamó rápidamente la atención. Un bramido por su corto y compacto silenciador es el mejor motivador cuando vas por carretera. Casi no hace falta ni mirar el cuenta revoluciones, entre el sonido, el inmenso par y la perfecta reacción al puño de gas además de la adrenalina fluyedo en el cuerpo, es más que suficiente para mantener los sentidos concentrados en la carretera.  Es una moto que se conduce con el instinto y con las sensaciones que te transmiten todos y cada uno de los componentes.

Entra por la vistaver galeríaYamaha MT-10 2016

El tema estético siempre es un punto bastante controvertido. Lo que a unos les parece horroroso a otros les encanta y viceversa. Tengo que reconocer que las primeras imágenes de la MT-10 no me convencieron demasiado pero poco a poco y sobretodo al verla al natural la moto gana mucho. Es una moto que tiene cierto parecido con un “transformer” y eso le da personalidad.

La familia MT siempre se ha abanderado bajo el lema “The dark side of Japan”  donde unos videos enseñaban la parte “más oscura” de ese país y los personajes que salían eran de todo menos guapos. Con esto me quiero referir que los japoneses de Yamaha no han buscado hacer una moto bonita, han preferido hacer una moto gamberra, de estética provocadora y que dé que hablar.ver galeríaYamaha MT-10 2016

Para conseguir esto tanto la MT-03, como la MT-07 y también la MT-09 son motos un poco peculiares, por decirlo de alguna forma. Lo que no se puede negar es que quien las ha probado no se ha quedado indiferente. Yamaha se la ha jugado ofreciendo motos con mucho carácter y personalidad pero por las cifras de venta parece haberle salido bien hasta ahora.

La MT10 es la culminación de la gama, con el motor directamente heredado de la R1 un chasis realmente deportivo una parte ciclo digna de una SBK igual que su electrónica. Evidentemente se han abaratado costes respecto la R1/R1M y se han prescindido de las bielas de titanio, las llantas de magnesio y otros muchos componentes que encarecen mucho el producto. La diferencia de precio respecto una R1 es de casi 6.000€ menos situándose el precio en 15.799€. 

Enroscando el puñover galeríaYamaha MT-10 2016

Tengo que decir que esta MT-10 es una de esas motos que dejan huella. Sinceramente no esperaba sentir sensaciones tan diferentes y a la vez efectivas. La percepción que se tiene es que la moto es muy rápida en los apoyos con una total estabilidad en las zonas rápidas. La puesta a punto está muy bien hecha y la sensación es de ir con una moto más para el día a día pero cuando le enroscas al puño de gas la MT10 saca la bestia que tiene dentro y se transforma en una le las motos más efectivas y rápidas de las que he podido probar los últimos años.

Si eché en falta un cambio semi automático shifter. Recientemente en la presentación internacional de la MT-09 probé este cambio que monta la moto de serie y me encantó.

Está claro que la futura versión de MT-10SP ya montará todos estos “gadgets” pero para los más exigentes también hay la posibilidad de montar este sistema en nuestra protagonista de hoy. El tacto de la caja de cambios es bueno pero con el enorme par motor de este propulsor es posible usar lo mínimo las marchas ya que para nada es un motor puntiagudo. Es una moto que hace fácil lo difícil. El motor es una gozada, tracciona que da gusto y la potencia se transmite al suelo de una manera realmente efectiva.

El tacto de las suspensiones es exquisito. Tanto la horquilla como el amortiguador trabajan en todo su recorrido sin llegar a hacer tope lo que permite tener unas perfectas transferencias de pesos tanto al acelerar como al frenar con plenas garantías de efectividad. ver galeríaYamaha MT-10 2016

El límite en tumbadas y apuradas de frenado esta realmente lejos y eso permite o ir muy muy rápido o ir muy seguro a un buen ritmo, esta segunda opción es la realmente interesante. Es tal la confianza que transmite que sin demasiado esfuerzo puedes llegar a tocar con la rodilla en el suelo por carretera…  Y si en carretera puedes ir a semejante ritmo en circuito no quiero ni imaginarme lo efectiva que podría llegar a ser en buenas manos. La MT-10 es tan ligera y ágil que me obligó a comparar la distancia entre ejes y el lanzamiento de la horquilla con la R1.La MT-10 es tan ligera y ágil que me obligó a comparar las cotas con la R1

Mi sorpresa es haber encontrado que ambas motos calcan prácticamente las cotas con 1400 mm entre ejes y 24º de lanzamiento de horquilla con un avance de 102 mm.  La MT-10 se ha equipado con un amortiguador de dirección electrónico bajo la tija inferior que permite mantener el tacto del manillar siempre bajo control. La frenada queda totalmente solucionada con las ya habituales pinzas de anclaje radial que por sorpresa son dosificadas por una bomba de freno axial. Este punto no ha impedido una frenada más que suficiente junto con un tacto de la maneta muy decente. El ABS como ya es habitual está a tal nivel que no se nota más que en las situaciones límite donde realmente lo necesitas.

Muy MT (Master of Torque)
ver galeríaYamaha MT-10 2016

Otro punto curioso de esta super eficiente naked  es que viene muy equipada en cuanto a electrónica. Un buen ejemplo de ello es el control de crucero que permite fijar una velocidad concreta para los viajes por autopista o autovía lo que confirma que la MT-10 es una moto perfectamente válida para viajes o largas salidas de fin de semana. La instrumentación se ha resuelto con una pantalla TFT con suficiente información como para no añorar ningún dato. Las piñas multifunción servirán para navegar por los menús sin tener que dejar el manillar y para poder escoger cualquiera de los tres modos de conducción.

No hay duda que la MT-10 es una moto del siglo XXI. Las sensaciones que se tienen al pilotarla van un paso más allá y es como vivir sensaciones nuevas y muy agradables. El concepto Clossplane ha encajado a las mil maravillas en una naked de altos vuelos y permite exprimir la esencia de un motor V4. Así como el primer modelo de R1 Crossplane era una moto demasiado particular para la gran mayoría de usuarios, esta MT-10 podría ser la moto ideal para un gran abanico de moteros experimentados o no pero que tienen la sensibilidad y un alto grado de exigencia en una moto de altos vuelos.ver galeríaYamaha MT-10 2016

Después de probar este modelo queda más que claro que en Yamaha saben muy bien lo que hacen y sobretodo saben llevar a buen puerto la intencionalidad de sus proyectos. Sinceramente creo que una moto como la MT-10 no es fruto de la casualidad y la gran tecnología y experiencia de Yamaha se ha plasmado a la perfección es esta deportiva desnuda.

Para los que siempre queréis saber más y más sobre un modelo en este link podréis leer parte de la historia y el concepto de la MT-10 explicado directamente por la gente que lo hizo posible y que merece la pena leer. Sin lugar a dudas esta moto es una de esas motos que te enganchan poco a poco y luego cuando la tienes que devolver te cuesta y te queda una sensación de que todos los kilómetros recorridos han sido pocos. Me quedé con las ganas de probarla en circuito donde estoy seguro que su funcionamiento sería igualmente impecable. Así pues quedamos a la espera de poder probar la MT-10 SP que se presentará a mediados del mes de marzo en Suráfrica. Hasta entonces podéis pedir una prueba dinámica en vuestro concesionario Yamaha de confianza.

10 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...