Wheels and Waves 2017: Crecimiento continuo

Víctor Maciel

5 votos

La referencia, está casi en casa...ver galeríaWheels and Waves 2017

El mejor evento motero al que los amantes de las café racer’s, tracker’s y motos customizadas podemos asistir quienes vivimos en España tiene lugar, curiosamente, fuera de nuestras fronteras. Existen unos cuantos eventos de este tipo en el país y muchos más en Europa, como para soltar una afirmación como esta sin esperar que haya gente que la replique. Anticipándome a ellos os contaré que es lo que hace, según mi opinión, del Wheels and Waves un evento tan especial.
La primera característica singular es a la vez la mas obvia. Este evento es especial porque se hace en Francia. ¿y que tiene de especial el país galo para que solo por acoger un evento allí, éste sea un poquito mejor que si se hiciera en España? La respuesta es fácil: bastante dinero. No sabría cuantificar la diferencia de poder adquisitivo, pero lo que está claro es que la gente gana más que en España… y eso se nota en la calidad de las motos que asisten al evento, en los recursos que utilizan las marcas para participar y destacar allí, así como en los preparadores de renombre que convoca.
La segunda característica que hace de Francia en general y de Biarritz en particular un lugar idóneo para montar un evento de estas características, es que está lo suficientemente cerca de España como para que lo mejor de nuestros customizadores profesionales y amateurs acudan el evento sin dudar.
Como tercera característica podría hablar del emplazamiento del evento. Cierto es que se trata de un lugar idílico, a pocos metros de una costa preciosa y rodeado de montañas con carreteras que hacen las delicias de todos los que entendemos que las motos, además de piezas de arte, han nacido para rodar. El lugar es bonito sí… pero lugares de estos tenemos en España a montones. Lo que necesitamos para hacer un evento parecido es pasta… que como todo el mundo sabe: “no hace la felicidad” pero sirve para comprar motos. Pocos moteros tristes crucé en Biarritz, la norma general es: todo el que asiste lo pasa genial y si puede repite el año siguiente. Este último detalle es el que hace que, en la sexta edición, el Wheels and Waves se perciba como un evento que no para de crecer.
Por supuesto que no todo iba a ser alabanzas… este evento magnífico también tiene algunos inconvenientes que no es posible omitir.ver galeríaWheels and Waves 2017 El primero de los puntos negativos es, justamente que el evento se organiza en Francia. Allí tienen la mala costumbre de hablar francés y eso dificulta a los hispano-parlantes tareas tan cotidianas como preguntar donde cenar después de las nueve de la noche. Lo bueno es que al estar tan cerca y al haber tantísima participación española…, entenderse es lo suficientemente fácil como para que nadie se quede sin cenar en un país que cierra las cocinas cuando los que vivimos en España aun no hemos empezado a mirar el menú.
El segundo de los puntos negativos, también tiene una relación directa con el punto geográfico en el que se organiza y es que los días que no llueve, “está por llover”. Si acudes los 5 días que dura el evento, es prácticamente imposible que al menos un par de ellos no te mojes: esto a lo que los moteros que vivimos en el sur de España nos cuesta tanto acostumbrarnos, en realidad es lo que separa a los moteros de los niños. Si no estas dispuesto a mojarte un poco por ver a los mejores customizadores del sector, lo mejor será que te quedes en casa.
Si desafiando la climatología y las barreras lingüísticas decides asistir, lo mas probable es que en el 2018 encuentres un nivel tan alto como el de esta edición.

El evento principal

Repartidos en 85 stands estaban: Indian como patrocinador oficial e impulsor principal y BMW, Ducati, Moto Guzzi, Honda, Yamaha y Royal Enfield mostrando con más interés que la mismísima Harley Davidson, lo que es posible construir utilizando sus máquinas como base.ver galeríaWheels and Waves 2017Ducati, dejando clara la relevancia que tiene el evento, presentó dos modelos inéditos: un discreto restyling de la Scrambler Full Throttle y una versión de la misma moto denominada Match 2.0 con gráficas diseñadas por el prestigioso diseñador Roland Sand.
Honda mostró media docena de motos transformadas, entre las cuales destacaban: una bellísima CB500 de 1977 personalizada por Ben Rameix, reconocido diseñador de tablas de surf, una CB1100TR Concept dedicada a Marco Simoncelli con el dorsal 58 y una CX500 convertida en flat-track como homenaje a Nicky Hayden.
Yamaha hizo lo propio presentando varias customizaciones sobre sus 2 bases mas enfocadas a este mercado, las XSR 700 y 900 y la SCR, entre las que destacaba por encima de todas la creada por Go Takamine.
Incluso Royal Enfield motró cinco máquinas muy curiosas, demostrando que la económica bullet es una excelente base para quien quiera dejar volar la imaginación.
BMW exhibió el buen momento de ventas de su gama Heritage, no solo con unas cuantas motos customizadas expuestas dentro del predio, sino con una presencia exagerada de nineT customizadas en cada aparcamiento cercano a los distintos puntos en los que se desarrolló el evento.ver galeríaWheels and Waves 2017 Entre motos expuestas por las marcas y stands privados, los mejores customizadores del mundo dijeron “presente”. Dentro de los mas conocidos estaba la gente de Deus Ex Machina, los chicos de Herencia Custom Garage venidos desde Argentina o el controvertido, pero no por eso menos famoso, “El Solitario” como representante destacado del mercado español.
Si los customizadores participantes en las carpas del evento eran muchos, los que estaban representados por las motos presentes en el evento eran muchísimos más.
Las mismas marcas que en España apoyan tímidamente (si lo hacen) eventos como estos, ponen en el Wheels and Waves lo mejor de cada casa, para intentar seducir a los potenciales compradores de un sector que no para de crecer.

Primer día – Miércoles 14

El evento comenzó el miércoles 14 en San Sebastián, con una carrera de Dirt Track llamada “El Rollo” como actividad destacada. En el hipódromo de San Sebastián se mezclaban máquinas de todos los años y estilos, pilotadas por riders con diferentes niveles de experiencia.
Un circuito bacheado y corto nivelaba las cosas, mas allá de lo increíble que resulta ver una Triumph antigua, competir contra una Ducati Scrambler de las nuevas o una moto de enduro relativamente moderna.ver galeríaWheels and Waves 2017¿Que puede surgir de una competición tan extraña? Gente corriendo por el puro gusto de llenarse de tierra y divertirse en un ambiente en el que el buen rollo entre participantes, está por encima de todo lo demás.
Era imposible no advertir la presencia de Indian Motorcycles como patrocinador principal del evento. Aunque la carpa y las banderas de la marca pasaran inadvertidas, un par de Indian Scout preparadas para flat track acaparaban la atención de todo el mundo.
Hasta Steve Cabalero, leyenda viva del Skateboarding, quiso pilotar una de estas motos, y así lo hizo ante la mirada atónita de los que, a las 5 de la tarde, aún soportábamos el sol y el calor donostiarra.
Go takamine, máximo impulsor del estilo Brat Syle, paseaba por allí, como si haber servido de inspiración para la inmensa mayoría de máquinas customizadas presentes no tuviera importancia y observando las motos del parque cerrado como un espectador más.
No preguntéis quien ganó, no era un dato relevante para nadie… lo importante era ver motos y divertirse, y así fue el primer día del Wheels and Waves 2017.

Segundo día – Jueves 15

Para el segundo día, la organización había preparado la cuarta edición de un evento llamado Artride. Solo por acudir al parking donde los asistentes dejaban sus motos valía la pena hacer los 42 kilómetros que separan Biarritz de Pasaia.
Casi como una moto mas y fuera de las instalaciones del evento, podía verse una de las últimas creaciones de Go Takamine, una Yamaha SCR950 convertida a Brat Style.ver galeríaWheels and Waves 2017Dentro del evento, cientos de motos de los preparadores mas prestigiosos del mundo captaban la atención de los asistentes.
Desde Lazareth con la R1 que Vin Diesel condujo en la futurista película Babylon A.D. hasta 3 Harley Davidson 1200 Roadser, encerradas en jaulas tan cual fieras, que David Borrás (también conocido como El Solitario) ha transformado en motos preparadas para cruzar el desierto.
Mezcladas entre motos con presupuesto millonario y mas allá del ruido y la atención que captaba El Solitario con sus tres motos refrigeradas por aire, que no son precisamente conocidas por ser monturas óptimas, no digo para cruzar el desierto sino para circular en verano, encontré un montón de talento nuestro. Con menos presupuesto y muchísima destreza aportaban su capacidad creativa a un evento en el que se dan cita los mejores customizadores del mundo.
Dentro del Artride, Andrés Ayala de GOOD Motorcycles exponía una Harley Davidson FLH 1200 rígida que quitaba el aliento en la sala que la revista Dice había montado en homenaje a Matt Davis. La moto vino de España… y se quedó en Francia, demostrando la teoría de que para tener una máquina única, bien puedes tener talento de Andrés para montar una moto desde cero, o también va muy bien contar con el dinero que tienen los franceses para hacer que las mejores creaciones se queden allí.

Tercer día – Viernes 16

La actividad destacada fuera del predio que la organización había dispuesto para el tercer día, era una carrera de aceleración en Hondarribia llamada “Punks Peak”, donde igual que en “El Rollo” máquinas con potenciales muy diversos eran pilotadas por gente cuya principal prioridad, en casi todos los casos, era hacer acto de presencia y divertirse.ver galeríaWheels and Waves 2017Los poco dados a madrugar como quien les escribe, pagamos la pereza caminando un buen rato por la montaña, con lo que si tienen previsto asistir el año que viene, solo puedo recomendarles dos cosas: o que se acuesten temprano la noche anterior… a que lleven calzado deportivo que resistan la humedad de los verdes prados que rodean la sinuosa carretera donde todos los años se lleva a cabo este evento.

Cuarto día – Sábado 17

En el cuarto día del evento las actividades destacadas consistían en tres rutas turísticas diseñadas por la organización. Los recorridos, de 145, 245 y 300 km respectivamente habían sido trazados expresamente para los amantes de las curvas.ver galeríaWheels and Waves 2017Si bien el recorrido era tentador, rodar en constante compañía de cientos de moteros desconocidos con niveles de experiencia diferente lo era menos, con lo que opté por sumarme a una pequeña comitiva, formada entre otros por la gente de Elegant Aparatus y los hermanos Reim, de Mad Crow Garage. Juntos hicimos solo una parte del recorrido y volvimos al predio, donde el plan del día no era mucho mas complejo que “mirar motos”. La buena noticia es que había muchas, muchísimas motos que admirar. Había tantas y era tal el nivel cuidado en los detalles de algunas customizaciones, que no te las acababas… y si por casualidad te aburres de mirar motos, siempre puedes ir un rato al concurso de Surf, a ver a los críos y no tan críos dándolo todo en la rampa de Skateboard o el siempre impresionante Wall of Death. Conocía este espectáculo de la concentración de BMW Motorrad Days organizada cada año en Formigal, pero haberlo visto no impide que uno se asombre con la destreza de estos equilibristas, que hacen de jugarse la vida rodando completamente perpendiculares al suelo, algo digno de admirar.

Quinto día – Domingo 18

El cierre de un evento de este tipo encierra un montón de sensaciones diferentes.
Mas allá de la pena de que algo así se termine, para mi era la primera oportunidad seria de disfrutar de la moto que BMW me había cedido para asistir.ver galeríaWheels and Waves 2017El evento empieza un miércoles, pero muchos moteros abandonan España un día antes, para poder estar en San Sebastián a primera hora para ver “El Rollo”. Yo salí hacia el evento el mismo miércoles, y por tanto… hice los 570 km que separan Barcelona de San Sebastián, mucho más enfocado en llegar deprisa que en disfrutar.
Estando allí, tocaron días lluviosos mezclados con otros mejores, pero en los que las carreteras estaban llenas de motoristas con diferentes tipos de experiencia.
La BMW R 1200 nineT Racer no destaca ni persigue especialmente la comodidad. Podría haber escogido otro tipo de moto para viajar, pero uno no va a un evento como el Wheels and Waves con cualquier moto. Son muchos los que sugirieron que pagaría caro el precio de mi vanidad… y sin embargo he de decir, que mas allá de lo incómodo que resulta pasar mucho tiempo a los mandos de cualquier moto con semi-manillares, la Racer es mucho mas dócil y confortable de lo que puede aparentar… circulando a un ritmo normal, es infinitamente más cómoda que una moto custom circulando a ritmos elevados.
Escogí esta flamante nineT Racer pensando que al estar recién presentada, sería una de las pocas que habría en Biarritz y en lugar de eso encontré una veintena de motos similares, algunas customizadas con mucho detalle, como si sus dueños las hubieran modificado nada mas retirarlas del concesionario.
Si la nineT fuera mía, habría llegado a Barcelona pensando en como customizarla para llevarla a Biarriz el año próximo. La Racer, con su hiper-probada fiabilidad heredada de las miles de R 1200 GS que han demostrado ser prácticamente indestructibles en cientos de travesías alrededor del mundo, ha demostrado ser una excelente base para ello y fuentes de inspiración no me faltaban… porque esto es, más que nada, lo que aporta asistir al Wheels and Waves.

5 votos