Triumph Street Triple RS 2017

Triumph Street Triple RS: La mejor de todos los tiempos

Javi Millán

12 votos

Cuando no hace falta más

La Street Triple se lanzó por primera vez al mercado en 2007 y se han vendido 50.000 unidades en todo el mundo, convirtiéndose así en uno de los modelos más populares de la firma británica. La marcada personalidad de su frontal de doble óptica junto a una mecánica tricilíndrica robusta y potente, han sido, junto a su aspecto musculoso y deportivo, características comunes en todas las generaciones presentadas hasta la fecha. 

En esta nueva generación se han mantenido los últimos trazos, con las ópticas frontales afiladas y un aspecto más contemporáneo en todo el conjunto. Este aspecto será, salvo diferencias en equipamiento, la base de las diferentes versiones que se pondrán a la venta: la inicial se apellidará S y desarrolla 113 CV, por encima se situará la R con sus 118 CV y para los que busquen las mayores prestaciones nunca antes vistas en una Street Triple, la RS, de 123 CV, la protagonista de esta presentación internacional a la que pudimos asistir.

No obstante, la gama partirá de la versión S A2 desde los 8.700€, pasará por los 9.500€ de la S, los 10.900€ de la R y acabará en los 12.300 de esta RS. La primera en llegar a los concesionarios en marzo será la versión RS, un mes después llegará la S, y en mayo la R. Ya para junio se espera la versión S A2 limitada y en julio la R “LRH” de asiento rebajado hasta los 780 mm…ver galeríaTriumph Street Triple RS 2017

RS, lo máximo de la gama

La Street Triple es, sin duda alguna, una de las grandes apuestas de Triumph en este año 2017 y el avance realizado en todos los aspectos han elevado su atractivo general. Desde su mecánica derivada de la Daytona 675 con cilindrada subida hasta los 765 cc, pasando por el apartado ciclo, la electrónica y finalizando por la estética, prácticamente todo ha cambiado. Y ha cambiado para diferenciarse aún más. Porque si bien las marcas japonesas no terminan de evolucionar de manera clara sus modelos hacia las tendencias actuales – en la categoría de esta Street Triple-, las europeas se afianzan en ofrecer productos más “exclusivos”, con mejores componentes y electrónica, aun sabiendo que el precio será superior y no puedan competir en las cifras de ventas.El avance realizado en todos los aspectos han elevado su atractivo general 

Y eso es lo que ocurre en esta nueva gama Street se mire por donde se mire, donde detalles como el acelerador electrónico, el control de tracción desconectable, sus modos de conducción o las luces de posición de LED son aspectos comunes en todas las versiones. Pero las R y RS añaden otros que las hacen más exclusivas, como por ejemplo la nueva pantalla TFT a color que se maneja desde la nueva piña izquierda y en la que aparecerá reflejada nuestra selección de modos de conducción o la multitud de combinaciones posibles de pantalla, tantas, que hasta puedes llegar a perderte… Tacómetro arriba, a la derecha, ¿dónde y cómo lo quieres? ¿Fondo blanco? ¿Negro? Apabullante, cuando menos. Quizás no hacían falta tantas opciones. 

Si a ello sumamos, el cronómetro, los modos programables, el ordenador de abordo o las botoneras, parece que nos encontremos ante la pantalla de un súper deportivo de cuatro ruedas, más que ante la de una motocicleta. Y encima también es regulable en inclinación... como en la Bonneville Bobber.ver galeríaTriumph Street Triple RS 2017

Los cambios…

Respecto a la nueva mecánica, hasta 80 elementos internos son nuevos, el escape ha sido rediseñado con el fin de cumplir la normativa Euro 4, a la vez que su ubicación permite centralizar las masas y, por supuesto, el sonido, elevado de tono a otra dimensión. Solo con el nuevo escape y combinado con la caja de admisión de aire, se han rebajado 1,7 kg de peso al conjunto. En el caso de la R y la RS es más deportivo aún y dispone de un embellecedor adicional en boca de la salida del silencioso. 

En las dos versiones más potentes también se ha incorporado un embrague asistido, una horquilla invertida Showa BPF de 41 mm de diámetro y 115 mm de recorrido de la rueda delantera y -en el caso de la RS- el monoamortiguador Öhlins STX40 y 131 mm de recorrido de la rueda trasera. Una rueda trasera que, por cierto, ahora va anclada a un nuevo basculante en forma de “banana” o “ala”.

En cuanto a los frenos, la RS también incluye las pinzas delanteras de anclaje radial Brembo M50 -M4.34 en el caso de la R- y de 4 pistones, así como un asistente de cambio rápido Quickshifter. Con todo ello el conjunto se va a unos más que interesantes 166 kg de peso en vacío, cifra muy a tener en cuenta si la comparamos con los 164 Kg, por ejemplo, de una Yamaha MT-07 y sus 75 CV o menos incluso que una MT-09 - 175 kg- también con mecánica tricilíndrica y 115 CV.ver galeríaTriumph Street Triple RS 2017

Posiblemente la mejor de su historia

Entrando ya en materia de lo que fue esta cita en tierras catalanas, la marca inglesa nos preparó una jornada dividida en dos partes: por la mañana, una ruta por carretera donde lamentablemente no pudimos disfrutar de todo el potencial de la nueva Street Triple RS dadas las condiciones del asfalto, aunque ya por la tarde, la cosa cambió al rodar en el nuevo trazado de MotoGP del circuito de Barcelona. 

Nos encontramos ante la versión más alta de toda la nueva gama. Una versión donde el equipamiento se eleva a un nivel importante. No solo por la calidad de los componentes sino por la buena puesta a punto del conjunto demostrada en esta toma de contacto. Bien es cierto que la marca inglesa está muy atenta siempre en poner a punto todas y cada una de las unidades de manera excelente y eso es nota en presentaciones como esta.  

Lo primero que llama la atención al subirte a ella es la ergonomía. Aún tenía fresco el recuerdo de su hermana mayor la Speed Triple R y esta “pequeña” es más cómoda desde el principio. La posición del asiento es algo más plana, ya no cargas tanto los brazos hacia el manillar. Desde parado es agradable, con un tarado de suspensiones tirando al blando pero que no compromete la conducción más deportiva. En vivo se nota más armoniosa que en fotografías. Todos y cada uno de los pequeños detalles se han cuidado al máximo.ver galeríaTriumph Street Triple RS 2017

El motor mantiene el sonido característico de Triumph a bajas revoluciones, pero una vez abres gas sin contemplaciones a medio régimen la caja de truenos estalla y la Street Triple te deleita con una de las mejores sinfonías entre los tres cilindros de la actualidad, además con un empuje casi interminable.Te deleita con una de las mejores sinfonías entre los tres cilindros de la actualidad Si a ello añadimos el Quickshifter que permite subir de marchas en menos de lo que canta un gallo, el resultado es una efectividad propia de una moto de competición. Además, parece que podrían haberle puesto otras dos marchas más, séptima y octava y su rendimiento no decaería. Creo sinceramente que este motor podría estar instalado en una moto de carreras, sin duda alguna. El tiempo dirá.

Difícil de superar

Será difícil de superar, eso creo. Porque, para elevarla aún más, tanto la potencia como las prestaciones deberían cambiarla el nombre. Sí, se podría hacer, pero en ese caso las Speed Triple con sus 138 CV también deberían crecer en potencia y distanciarse algo más de las “pequeñas”. Esta Street Triple RS es mucho más de lo que podía imaginar. Si a ello sumamos su ligero peso, los pegajosos Pirelli Diablo Supercorsa SP y un motor que rinde 123 CV, pero con un par increíble en toda la gama de revoluciones, el resultado es una naked que se acerca en prestaciones y rendimiento a las del segmento superior… 

La prueba de que no hacen falta más caballos para pasárselo en grande es esta versión. Una naked con un equipamiento a un nivel muy alto y con una puesta a punto soberbia. Después de ello, os puedo asegurar que es una motocicleta espectacular en todos los sentidos. Nos solo por su estética tan peculiar o una ergonomía que te permite ir relajado a la vez que tener todo bajo control, sino también por una parte ciclo súper eficaz y un motor interminable.ver galeríaTriumph Street Triple RS 2017

Como nos comentó Felipe López Córdoba -uno de los ingenieros y piloto de pruebas de la casa-, para esta versión han desarrollado un nuevo sistema de ABS para circuito junto con Continental y que trabaja de manera impresionante. Está enfocado a maximizar el rendimiento en circuito y solo entra en funcionamiento cuando el sistema detecta que la perdida de agarre es inminente. “Si os pasáis saldréis por orejas, id con cuidado”. Y así hice en las primeras tandas en el circuito. Nada más salir del box, a baja velocidad por el pit lane empecé a tantear eso que nos había avisado. Y así es, puedes hacer un invertido incluso si quieres, eso sí con el Modo Track conectado en la pantalla digital. 

Diversión con todo controlado

Ya en pista la sensación es que siempre puedes ir un poco más rápido, entrar en una marcha más en las curvas. Gracias también a que los técnicos nos habían puesto calentadores en los neumáticos y que estaba seco, la diversión fue máxima. La RS es una de esas motos en las que desde el principio te encuentras como en casa. Deportiva, pero sin ser radical. Efectiva a la vez que dócil… Cada vuelta que daba me sentía incluso más unido a ella… Antes del puente de la recta de meta ya había subido a sexta. El corte de encendido – a poco más de 240 km/h- llegaba justo antes de la frenada de la primera curva, a unos 200 metros. “Se puede frenar un poco más tarde”, me dijo David, el hermano de Felipe. La RS es una de esas motos en las que desde el principio te encuentras como en casa

No quise forzar, por si acaso. Pero sí, le creí. En una de las vueltas tiré con un poco más de fe y casi lo consigo. El caso es que en ningún momento la Street se descoloca. Frenas como quieras y ahí está, recta como un palo, inmutable, sin aspavientos. Los cambios de dirección son rapidísimos en cualquier circunstancia y lejos de comportarse como una moto ligera y nerviosa, todo fluye sin sobresaltos. Ni siquiera en la subida a La Moreneta acelerando y cambiando de marcha sobre el piano a fondo de segunda a tercera, la cosa se complica. ver galeríaTriumph Street Triple RS 2017

Dejarla correr en las curvas es una pasada y sin ser ultrarrápida es la mayor sensación de diversión/control que había tenido en mucho tiempo sobre una máquina de estas características. Encima con un sonido espectacular, de esos que te incitan a bajar marchas continuamente para volver a subirlas una y otra vez. La Street RS no hace ni un solo aspaviento, ni pestañea, impresionante. 

El comienzo de una era…

Creo sinceramente que Triumph ha iniciado con esta generación de la Street Triple una era y si no, tiempo al tiempo. El segmento de naked es, en nuestro país, uno de los más atractivos para el público general. Desde pequeñas 125, pasando por las 250 -el escalón de entrada en el A2-, las 300, 500, 650, 700, 800, 900… Las hay de todas la cilindradas y tipos. Más deportivas, otras menos, monocilíndricas, bicilíndricas, tricilíndricas y tetra. Hay para dar y tomar. Aunque al final, muchas veces, la adquisición de una u otra, aparte de las propias necesidades de utilización, se basan en el precio final, ello puede dar como resultado un superventas en cualquier mercado. ver galeríaTriumph Street Triple RS 2017

En Triumph no se sitúan en la gama popular de precios, más bien están en la zona media-alta con unos productos cada vez más atractivos en todos los sentidos. Y aquí es donde se encuentra esta motocicleta. Posiblemente nunca llegue a ser la naked más vendida de todos los tiempos – puede que me equivoque-, ni será la más deseada por los que busquen las mayores prestaciones. Pero como naked equilibrada con tecnología de última generación y a la vez utilizable para el día y día además de poder hacer tandas en circuito, la RS es una candidata con todos los atributos. ¿Me la compraría? Pues sí, porque mientras volvía a casa en el coche, tan sólo le pude sacar dos pegas: el amplio ángulo de giro y las vibraciones de los retrovisores… No, no hay más peros. 

12 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...