Suzuki Intruder M1800 R

Suzuki Intruder M1800 R: Fuerza y honor

ver galeríaSuzuki Intruder M1800 RSuzuki Intruder M1800 R

Suzuki fue una de las fábricas más, digamos, personales a la hora del desembarco de las japonesas en el universo custom, allá por finales de los 80. Sus Intruder siempre estuvieron un paso más allá en cuanto a diseño y audacia que las más o menos "Softail replica" del resto de los nipones. Desde entonces, manteniendo una excelente relación calidad precio, se han aventurado a desarrollar modelos tan valientes como esta anabolizada e hipermusculada 1800 que es la máxima representante de las que podríamos denominar "custom deportivas".
Con elementos heredados claramente de los modelos "racing" de la marca, combinado con un diseño espectacular a pesar de su estricto color negro, logra un conjunto impresionante que seduce por igual a los amantes de las deportivas y las custom... o, realmente, a cualquiera que disfrute de las motos bien hechas que te hacen admirarlas con sólo pasar delante de ti.


PVP:
SUZUKI Intruder M1800 R 13.621 €

/ Lofer PhotoPress

Puesto de conducción

ver galeríaSuzuki Intruder M1800 RSuzuki Intruder M1800 R

Estamos ante una auténtica "muscle bike". Esto significa que todo en ella es en sí grande, desde las ruedas al motor pasando por el depósito. El manillar corto ligeramente elevado sobre la tija mediante torretas te obliga a llevar una posición ligeramente inclinada hacia adelante y no es, desde luego, el mejor ejemplo de aerodinámica (como cualquier megacustom, vamos). Además, la ergonomía carga bastante la espalda, los hombros y muchos músculos más de los que no acuerdo. Pero bueno, éstas ante una moto diseñada para ser el rey del bulevar, así que no te quejes. Por otro lado, por el diseño de las estriberas llevas el talón más bajo de lo normal, por lo que en ciertas curvas, sino lo recoges, te puede rozar el pie antes que la misma estribera... con el consiguiente susto o enganchón. Cuidado con esto.

Mecánica

ver galeríaSuzuki Intruder M1800 RSuzuki Intruder M1800 R

Si por algo han destacado especialmente las Intruder grandes es por el cuidado puesto en el diseño y remate estético del motor. En este caso, el masivo y musculoso V2 a 52° no es una excepción, siendo todo un ejercicio de buen hacer y cuidado al detalle. Desde la caja del filtro del aire triangular hasta los codos del espectacular doble escape lateral, todo es atractivo. Por otro lado, a pesar de su aspecto clásico, tiene cuatro válvulas por cilindro, doble árbol de levas, refrigeración líquida y una inyección electrónica con toberas de 52 mm. Declara una potencia de 125 CV, lo que no está nada mal para toda una custom, pero lo que más llama la atención es su poderosa a la vez que refinada entrega de par. Exquisito trabajo el de la electrónica.

Comportamiento

ver galeríaSuzuki Intruder M1800 RSuzuki Intruder M1800 R

Como seguro que deduces tú mismo nada más verla, no estamos ante una moto ni mucho menos ligera ni que tampoco pretende ser precisamente manejable. La herencia "hot rod" que define su diseño se refleja en su dinámica, por lo que estás ante una moto sobre todo pensada dinámicamente para acelerar en línea recta haciendo tronar sus pistonazos según roscas el acelerador. Su horquilla invertida de 47 mm y las pinzas de freno radiales proporcionan una gran rigidez de tren delantero, a la vez que favorecen su estética masiva. Detrás incorpora un gigantesco neumático de 240 mm de ancho, lo que asegura la tracción, pero desde luego no facilita su manejabilidad a baja velocidad. La transmisión final es por cardan, menos refinada y ligera que la correa usada ya en muchos modelos aunque desde luego más duradera.

Valoración Final

ver galeríaSuzuki Intruder M1800 RSuzuki Intruder M1800 R

Hace mucho tiempo que los japoneses diseñan y fabrican algunas excelentes custom, por mucho que les cueste reconocerlo a los más puristas amantes del acero americano. Cierto que las tendencias estéticas y estandarte del custom más auténtico se sigue dictando desde los "States", pero modelos como esta M1800R demuestra que, aprovechando su capacidad tecnológica y su gran conocimiento del comportamiento dinámico de las motos, los japoneses pueden hacer excelentes megacustom y abrir nichos de mercado tan especiales como esta "muscle custom racing". No deja indiferente a nadie y gusta a todos los que la ven pasar... y mucho más a los que tienen la suerte de montarse en ella.