publicidad

Suzuki Gladius VS Kawasaki ER-6n

Suzuki Gladius VS Kawasaki ER-6n: Sentido y simplicidad

ver galeríaSuzuki Gladius VS Kawasaki ER-6n

En el mundo de la moto no hay mucha lógica, y menos todavía en España. Los moteros españoles somos bastante caprichosos y no compramos lo que necesitamos, sino fundamentalmente lo que nos atrae pasionalmente. Y el que esté libre de pecado, que tire la primera tuerca. Yo, personalmente, padezco y gravemente de ello: con 41 tacos y dos niños, la lógica (y mi mujer) me dicen que debería tener un maxiscooter o alguna moto media que me permitiera moverme de forma segura, barata y cómoda. Y, sin embargo, aquí sigo 'jugando' con mi Apri 125 de circuito y una EC300 en el campo. Poco lógico.

No obstante, después de probar la Gladius y la ER6, reconozco que he estado a punto de darle la razón a mi mujer: motos lógicas, divertidas, cómodas, fáciles, económicas... es lo que me haría falta. Eso sí, a mí y a la gran mayoría de los que montamos en moto. Tienen la potencia necesaria para cualquier tipo de desplazamiento, son suficientemente rápidas como para que cualquiera se divierta y sus chasis son tan buenos como para tumbar fuerte y apurar frenadas hasta mas allá de lo que en carretera abierta resulta prudente. No montan sofisticadísimas suspensiones ni frenos bestiales que permitan frenar hasta que, rodilla en el suelo, abras gas con toda tu alma. Tampoco portan motores que superen la potencia de un utilitario 'sport' de cuatro ruedas, pero, con

todo, si quieres la moto para ir al curro, para marcarte un viajecito en verano, ir a los GGPP, o para hacer una salida dominguera de 200 km con paradita para el aperitivo, ¿de verdad necesitas una 'Réplica Rossi'? Hay mucha gente que ya se ha dado cuenta de ello, y las marcas, siempre atentas a lo que sus futuros clientes pueden querer, ponen en el mercado justo eso.

Kawa lo hizo ya algún tiempo atrás y con buenos resultados. Prueba de ello es que esta ER6, que ves por aquí, es ya la segunda versión de esta fantástica Kawa. Y en Suzuki, tras varias reinterpretaciones del mismo concepto (SV 650), ha terminado planteando una moto que, además de cumplir con esta lógica, quiere ser una referencia en cuanto a diseño y estilo. Kawa ha modificado en profundidad su ER6. Sin perder de vista lo conseguido con la anterior versión -versatilidad, aspecto moderno y comportamiento deportivo- han rediseñado su naked bicilíndrica con un nuevo chasis de similar aspecto al anterior y una nueva carrocería, más moderna y agresiva, aprovechando para mejorar algunos componentes. El nuevo cuadro no sólo es más completo, sino que resulta visualmente más atractivo. No han perdido, además, la buena

costumbre de, sobre la misma base, ofrecer versiones con ABS y la carenada ER6-f.

Suzuki Gladius no es un simple 'reestyling'. A pesar de las coincidencias que puedas ver con la extinta SV 650 naked, todas ellas se resumen en una: emplean el motor V2 de 650 cc de la marca, que también se usa en la V-Strom. A partir de aquí, la Gladius es una moto totalmente nueva, muy polivalente y con un cuidado especial por la imagen que transmite. Quiere ser un icono de la imagen urbanita y moderna, pero no se olvida de ser una gran moto de carretera, divertida y agradable.

PVP:

KAWASAKI ER-6n 6.150 € (en promoción: 5.925 euros)
SUZUKI Gladius 6.399 € (en promoción: 5.599 euros)

Comportamiento

ver galeríaSuzuki Gladius VS Kawasaki ER-6n

Dicen que es el menos común de los sentidos, pero estas dos motos lo tienen y mucho. Diseñadas para complacer a un gran número de perfiles de moteros, recurren a los componentes más lógicos para ofrecer prestaciones y eficacia, sin disparar los precios y, sobre todo, sin complicarle la vida al que va encima. Son motos fáciles en todos los sentidos y agradables de pilotar en cualquier condición. La Suzuki es más moderna, pero, al tiempo, recurre a un motor bien conocido por la marca y que se ha ajustado para perfeccionarlo en este uso. Y esto se nota. El motor V2 es algo más progresivo desde abajo que el de la Kawa y, además, la moto resulta un poco más bajita y estrecha, lo que facilita su uso en maniobras. La Kawa, con motor paralelo da la sensación de más nervio, lo que en conducción deportiva resulta divertido, pero, cronómetro en mano, la Suzuki es algo más rápida. En las curvas son muy similares, ambas son fáciles de llevar y sus manillares anchos con una posición de conducción muy natural ayudan a ir tan deprisa como permiten sus partes ciclo: suficiente para divertirte en serio. Será cuestión del 'feeling' que te transmita cada moto, para gustos los colores; pero a mí me gustó más la Gladius. Es una apreciación muy personal, por lo que no te extrañe encontrar quien te diga que prefiere la Kawa. En cualquier caso, ninguna de las dos es una Supersport, por lo que si intentas forzar 'de verdad' empezarán a moverse y a protestar. Pero hasta para eso son nobles las dos y avisan con mucha antelación de que te estas pasando.

Motor

ver galeríaSuzuki Gladius VS Kawasaki ER-6n

Ambas emplean motores de dos cilindros y las dos cubican 650 cc. A partir de ahí, son distintas. Configuración V2 para la Suzuki y dos cilindros paralelos para la Kawa, inyección electrónica en las dos y cambios de 6 velocidades; la Kawa da 72 CV, pero Suzuki no declara potencia. Se habla de unos 80 CV y por ahí estará la cosa.
Para la nueva ER6 se ha trabajado en la configuración de la inyección para conseguir una respuesta del gas más suave y mejores aceleraciones. En marcha es un motor que suena más agudo que el de la Suzuki y, a medio gas, responde muy bien. Tiene una pequeña 'patada' cuando abres con ganas, que la Suzuki, más progresiva, carece. Esto le da cierto sabor 'sport' al motor ER6.
La Suzuki es más suave. El motor V2, del que tampoco se declara par, es algo mas 'soso' de carácter, un efecto buscado para suavizar al máximo su respuesta. Pero es engañoso, porque es más contundente al acelerar, algo que se ve en las cifras de prestaciones. Al no tener esa 'patadita' en medios no notas el verdadero empuje de la moto.

Parte Ciclo

ver galeríaSuzuki Gladius VS Kawasaki ER-6n

Los chasis tubulares empleados por ambas marcas parecen un acierto. No sólo tienen un comportamiento noble, con el buen compromiso entre resistencia y flexibilidad necesario en motos que tienen que ser, sobre todo, fáciles de conducir. Son, lógicamente, más baratos de construir que los carísimos chasis de fundición de aluminio y, una vez superada la moda de los chasis de aluminio 'porque sí', la estructura multitubular en acero pintada en colores que combinan con la carrocería resulta atractiva. En lo que al basculante se refiere, punto sin duda para Kawa. Si la Suzuki se conforma con un basculante de sección ovalada y muy simple, la Kawa monta uno con refuerzos, en forma de 'D' que también ayuda a mejorar su presencia.
Ambas motos también coinciden en 'esconder' el centro del chasis en su unión con el basculante mediante placas de plástico, que imitan los chasis mixtos tubulares atornillados a placas centrales (tipo Aprilia), y también recurren a suspensiones bastante básicas, pero muy efectivas. Delante, horquillas tradicionales, con tarados un poco blandos si fuerzas el ritmo, pero adecuados en todo uso, un poco más dura en la Kawa. Detrás, la ER6 emplea un original amortiguador montado en 'cantilever' en un lado de la moto, algo que ya se ha convertido en una seña de identidad de las ER6. La Suzuki, algo más sofisticada en este apartado, lleva un amortiguador sobre bieletas para darle progresividad. Y en frenos, también la Kawa se lleva el gato al agua con sus tres discos lobulados contra los estándares de la Gladius. A la hora de tirar de la maneta, no hay grandes diferencias: ambas frenan bien. Pero los discos 'wave', además de quedar 'más guapos', se calientan menos y pesan menos, algo que influye en los rápidos cambios de dirección.

Carrocería, equipamiento y acabados

ver galeríaSuzuki Gladius VS Kawasaki ER-6n

Son motos sencillas, sin grandes historias ni recargados carenados o cuadros de 'Boeing 747', pero es que tampoco hace falta mucho más para disfrutar de la moto. Carrocerías algo minimalistas, con grandes depósitos de gasolina que marcan la estética de la moto. Manillares desnudos, motores al aire y asientos finos, pero bien mullidos y cómodos. Las dos tienen un hueco similar bajo el asiento para documentos y herramientas. No es un prodigio de caja, pero es lo habitual en este tipo de motos. Los cuadros son otra cosa, y a pesar de ser de tamaños similares, son muy distintos. Para la Kawa, la información principal es la velocidad. Analógico, en la parte superior del cuadro, y con fondo blanco. Debajo, un cuentavueltas digital en la pantalla, un reloj horario y el nivel de gasolina. La Suzuki, menos original, se inspira en el ya conocido de las GSR y GSXR, aunque más pequeño y con menos información. En la zona analógica el cuentavueltas, y la velocidad en dígitos en la pantalla. Sí tiene un indicador de marcha engranada, cosa de la que carece la ER6, pero en la Gladius solo hay testigo de reserva contra el verdadero nivel de la Kawa. Ninguna de las dos tiene temperatura del agua y se fían de que veas un testigo de sobrecalentamiento sin más. Tras los relojes te puedes esconder, a alta velocidad, en las dos, aunque la Kawa, con unos relojes algo más anchos y metidos en una cúpula algo mayor, protege algo más.

Conclusiones

ver galeríaSuzuki Gladius VS Kawasaki ER-6n

La valoración de cada apartado de la comparativa debe ayudarte a sacar tus propias conclusiones. Pero tampoco te vuelvas loco sumando estrellas y calculando medias ponderadas. Esto es mucho más sencillo. Ambas motos pueden presumir de estética moderna, de prestaciones más que suficientes y de ser polivalentes y muy útiles. Estables, confortables, y suficientemente equipadas, ambas suponen dos buenas opciones para aquellos que, como decía al principio, sean suficientemente racionales como para comprar la moto que necesitan, que les viene bien y que no les va a complicar la vida, ni por exceso, ni por defecto. No hay costosísimas horquillas invertidas con recubrimientos antifricción o mecanismos progresivos. No hay frenos radiales con los que pegarte los ojos a la visera del casco en cuanto rozas la maneta. Ni siquiera los cuadros cuentan con toda la información de lo que ocurre en la moto, al modo de un cazabombardero de la OTAN. Pero es que no hacen falta para disfrutar de unas motos simples, pero con mucho sentido.


publicidad