Ruta a Velefique: En Vespa de todo tipo

Miguel A. Fernández

2 votos

Coronando el Stelvio españolver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TEn lo alto del Puerto de Velefique, el Stelvio español

Desde que hicimos la Vuelta a Andalucía en Vespa en 2014, teníamos pendientes un par de tramos que, o nos saltamos, o no disfrutamos de ellos por ir con prisas. Desde entonces llevábamos ya dos años diciendo que tenemos que subir a Velefiquey hacer la carretera de la costa entre Málaga y Almería, la N340, de día, que la vez anterior, nos cogió la noche y no pudimos disfrutarla como se merece. 

Para hacerlo todo con más calma, nos citaríamos en Málaga o cerca, un sábado por la mañana, dependiendo de los horarios laborales de cada uno, iríamos llegando poco a poco al lugar de salida, que está vez sería un Hostal en la misma N-340, en Benajarafe (Málaga).ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TFuimos grupos de diferentes procedencias

Teniendo en cuenta que algunos saldríamos de Lebrija (Sevilla), aprovechamos la ruta del viernes, para pasar por Ronda y la Sierra de Las Nieves. En particular, en esta ocasión, nuestra ruta fue: Lebrija, Las Cabezas de San Juan, Villamartin, Algodonales, Ronda, El Burgo, Yunquera, Alozaina, Casarabonera, Cartama y Málaga, donde cogimos la N-340 hasta  Benajarafe. Toda la zona de la sierra nunca defrauda, y en general, el asfalto es bueno y no hay mucho tráfico, por lo que cualquier fin de semana es bueno para ir a dar una vuelta.

Al llegar a Benajarafe, nos encontramos con los amigos que se hospedaban en el mismo hostal, y alguno de Málaga, que se ha acercado para cenar. Es tarde, así que cenamos, y nos acostamos, mañana queda un día largo y con muchas cosas por ver.ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TPrimera foto "oficial" de la ruta

A las 7:00 de la mañana del sábado hemos quedado para salir, pero a los lebrijanos se nos pegan las sabanas, o más bien, no calculamos el tiempo que tardaríamos en recoger las cosas de la habitación y cargar las motos. Al final salimos con medía hora de retraso, apenas hay luz natural, así que aplazamos la primera foto de grupo para algo más adelante. La mayoría vamos con los depósitos llenos, pero los que han llegado rodando desde su casa por la mañana, tienen algo menos de combustibles, así que en Torre Del Mar paramos a repostar, para ir todos llenos.

Al parar nos percatamos de que faltan algunos compañeros, uno ha tenido problemas, y los demás se han parado con él a intentar ayudarlo. Salva, de Granada tiene problemas de temperatura en su moto, y eso que acaban de hacerle la revisión de los 20.000km. Les esperamos, y al llegar comprobamos que tenga bien los niveles, tanto de aceite como de agua, y buscamos a ver si en la revisión se han dejado algo suelto por error, pero todo parece correcto, así que seguimos en ruta.ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TEl día amaneció soleado y muy agradable

La mañana va a avanzando y el cielo aparece despejado, ahora si disfrutamos de las vistas de la carretera de la costa. Como está vez sólo tenemos que hacer 400km, llevamos tiempo para parar a desayunar con calma, y así  lo hacemos. En el desayuno, hablamos animadamente, pero aunque llevamos tiempo de sobra, no podemos llevarnos toda la mañana de charla.

Al poco de reemprender la marcha, Mito se echa a un lado en la cuneta, y me paro con él, indicando a los demás que sigan, que ya los cogeremos, parece que tiene algo suelto la pipa de la bujía, repasamos que todo esté bien, y seguimos, encontrándonos poco más adelante de nuevo a Salva, con la moto con la temperatura al máximo, y la luz de avería de motor encendida. Tras esto decide que lo mejor es llamar a la grúa y volver a casa, pues aunque puede que sea una avería de alguna pieza no muy cara, puede partir el motor si sigue así.ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TAlguna de las muchas paraditas que fuimos haciendo a lo largo de la ruta

La carretera de la costa es divertida entre pueblo y pueblo, y como suele pasar en todos los sitios en los que hay autovía gratuita, las nacionales dejan de tener tráfico: también ayuda el hecho de que sea un sábado temprano para no encontrarnos muchos coches. Al cruzar los pueblos, aprovechamos para reagruparnos, y así no perder a ningún despistado. La mayoría conoce el recorrido de haber hecho esa ruta en otra ocasión, o de llevarla en el GPS, por lo que aunque nos separemos un poco, seguimos la ruta planeada, hasta encontrar un lugar donde esperar con seguridad.ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TParada "de cine" en Tabernas (Almería)

La ruta sigue sin incidencias hasta Almería, donde tomamos rumbo norte hacía Tabernas, parando a repostar en la gasolinera que hay junto a la autovía, pues la autonomía de nuestras motos es de unos 150 km, y la próxima gasolinera está a 80km. En Tabernas, paramos a hacernos unas fotos en la entrada de uno de los muchos escenarios de películas de cine que hay por la zona, y siguiendo con el estilo americano, paramos a comer en el restaurante Route 66 Tabernas, buena comida y bien de precio, aunque quizás algo excesiva para el camino que nos esperaba, pues ahora empezaba lo bueno.ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TEstando de ruta ¿que mejor lugar para parar a comer que el Route 66?

Con los depósitos y los estómagos llenos, nos dirigimos a lo que realmente hemos venido a buscar, el puerto de Velefique, más conocido por todos en el mundo motero como el Stelvio Español.

El Sol pega fuerte a las 16:00, pero conforme vamos subiendo, las temperaturas bajan, cosa que agradecemos pilotos y monturas;hay que recordar que casi todas nuestras motos van refrigeradas por aire forzado. Al llegar al pueblo de Velefique, vemos un cartel que nos avisa de que en los próximos 13 kilómetros pasaremos de los 820 metros sobre el nivel del mar, a los 1860 metros que hay en el puerto de Velefique.ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TBuena ascensión nos esperaba

Por fin llegamos al tramo que tanto tiempo llevamos buscando, la carretera que une Velefique con Bacares. La carretera es pura diversión para la moto, sobre todo haciéndolo en subida, pues en bajada, tanta horquilla seguida puede poner a prueba los frenos de la moto. En todo el trayecto, apenas nos cruzamos con un par de coches, aunque hay que conducir con cuidado y recordar que estamos en una carretera abierta, no en un circuito y en cualquier curva ciega nos podemos encontrar otros vehículos de frente.

Aunque el tramo más famoso es el tramo de curvas justo antes de llegar al puerto de Velefique. Hay un par de puertos de montaña con más altitud considerados Vértices Geodésicos de primer orden, La Tetica de Bacares y Calar Alto, con su observatorio astronómico internacional. Ya que estamos tan cerca, no podemos dejar de visitarlos y desde ellos, observar toda la comarca desde las alturas.ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TObjetivo conseguido, dejando unas pegatinas de recuerdo

Las vistas desde estos lugares, invitan a pasar un rato, simplemente mirando al infinito, pero aún nos quedan uno 100 Kilómetros hasta el alojamiento de esta noche en Guadix, y no se van a recorrer solos. La altura hace que nos cueste respirar, y el subir a una de las piedras para tener mejor perspectiva, nos hace perder el aliento, al igual que a nuestras motos de carburación, que conforme hemos ido subiendo se han vuelto “gordas” y más torpes.ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TJunto al impresionante Observatorio Astronómico del Calar Alto

Desde Calar Alto hasta Gergál (donde tenemos planeado hacer el ultimo repostaje de la jornada), hay dos posibles rutas. O seguir de frente por la AL-4404, o volver hacía la AL-1178, opción que cogimos excepto un compañero que prefirió seguir de frente para explorar esa carretera; la anterior ya la conocía. En la gasolinera, teníamos que decidir, si seguíamos hasta Guadix por nacional, o tomábamos la autovía. Decidimos tomar la autovía, para ganar algo de tiempo, y llegar a buena hora para darnos una ducha en el hotel, y salir a cenar sin prisas. 

En el tramo de autovía rompimos el grupo un poco, pues algunos decidimos quitar el exceso de gasolina acumulado en los carburadores en la subida. De esta forma probamos la velocidad punta de nuestras motos, que aun exprimiéndolas, siempre estamos en los límites legales de la autovía: si miramos la velocidad real registrada por el GPS, comprobamos que estamos bastante por debajo del límite.ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TLas vistas son espectaculares durante toda la subida al puerto

Al llegar a Guadix nos habíamos separado en dos grupos, pero ambos sabíamos la ubicación del hotel, ya fuera porque la llevábamos en el GPS, o porque ya nos habíamos alojado antes en el Mulhacen. 

Una de las cosas que siempre nos preocupa al viajar con las motos, es donde dormirán, incluso en ocasiones, más que donde dormiremos nosotros, pues buscamos que estén siempre lo más alejadas posible de los amigos de lo ajeno, en este caso, el hotel cuenta con un aparcamiento privado, que aunque nos pareció algo caro, se compensa con lo barato de las habitaciones, y el buen estado de las mismas.

Tras la ducha, salimos a cenar, y aprovechando que estábamos en Granada, nada mejor que ir de tapas, en la misma calle del hotel encontramos varios bares donde tomar tapas y hablar tranquilamente. Si había algo en lo que todos estábamos de acuerdo, es que las rutas de entre 350 y 400 Km. son ideales para disfrutar de la conducción en moto y no terminar demasiado cansados.ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TPasamos del nivel del mar a más de 2000 metros de altitud

La ruta “oficial”, terminaba aquí, y dependiendo del punto de partida de cada uno, volveríamos por un camino u otro. Los compañeros de Córdoba, tras desayunar todos juntos, deciden volver directos, aunque de camino a casa aprovecharon para hacer algún puerto de montaña y disfrutar de esas carreteras nacionales que ya nadie usa.

Los demás decidimos tirar hacia Granada por alguna nacional, sin saber bien cual tomar, pues nuestro amigo granadino, que nos haría de guía por la zona, tuvo que abandonar el primer día por avería. Con el mapa en la mano, vemos que la nacional que nos lleva a Granada, pasa por Purullena y La Peza, así que con estas indicaciones en la cabeza (y en el GPS por si la moscas), salimos a nuestro ritmo.

La carretera de La Poza, fue sin lugar a dudas todo un descubrimiento, pues ninguno la conocíamos y nos encantó, tanto el recorrido como sus paisajes. Desde Guadix, la mayor parte del recorrido es en bajada, por lo que hay que tener cuidado con los frenos. En general la carretera tiene muy buen firme, y poco tráfico de coches o motos, pero muchísimo tráfico de ciclistas en sentido de subida. No sé si ese fin de semana había alguna prueba especial por la zona, o es siempre así, pero hay que tener mucho cuidado, porque cuando menos te lo esperas, te encuentras de frente un pelotón ocupando casi toda la carretera.ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TPueblos blancos...

Al llegar a Granada, nuestro amigo Mito de Jaén, se despide de nosotros, y se desvía hacia la ciudad, nosotros seguimos rumbo a Armilla, para desde aquí ir en busca de la carretera que pasa por el Pantano de los Bermejales, a esta altura del viaje, solo quedamos dos compañeros de Málaga y los tres Lebrijanos, por lo que los malagueños nos guían por esas carreteras, que son las que suelen usar para ir a Granada desde Málaga, por si acaso, y sobre todo para cruzar los pueblos, vamos metiendo en el GPS algunos punto de paso, para que nos guie y nos ayude en caso de perdidas.

Esta carretera está también muy bien, aunque por algunas zonas, hay bastante tráfico. Al llegar al pantano, paramos a hacernos la foto de rigor, y a disfrutar de las vistas del mismo, cuyas aguas tienen un color azul que no parece natural.ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TPantano de los Bermejales, cuyas aguas tienen un intenso e impactante color azul

Desde aquí, la idea era ir lo más recto posible hasta Antequera, donde nos separaríamos, pero una confusión en un cruce, nos hizo dar un pequeño rodeo, sin mayor importancia, de hecho, al terminar, comentábamos que nos deberíamos de haber perdido otra vez, para llegar a los 1000 Km., pues nos quedamos en sólo 974 Km.

En el desvío para Antequera nos despedimos, y Alex y José Manuel siguieron rumbo a Málaga, mientras que nosotros continuamos en dirección a Antequera, donde buscaríamos un bar en el que comer, y refugiarnos del calor que estaba haciendo a esas horas.

Tras comer, aún con todo el peso de la calor, y con las temperaturas máximas del viaje, decidimos que lo mejor era salir, antes de empezar a tener sueño. Desde Antequera salimos dirección a Campillos, donde repostamos por última vez (nos quedaban unos 140 Km. a casa).ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TYa de vuelta, cualquier sombra se agradecía

Este último tramo, es sin duda el peor, un tramo de enlace sin ningún aliciente, y con las temperaturas bien altas, así que solo queda rodar, y llegar a casa. La ruta que tomamos es Campillos, Olvera, Algodonales, Villamartin, Las Cabezas de San Juan y Lebrija, llegando sobre las 18:30 a Lebrija, 48 horas después de haber partido.

Hacer 1000 kilómetros en moto en 48 horas, puede parecer una locura, y más aún si la moto es una Vespa, pero es algo totalmente factible y recomendable. Entre las motos que venían, hay varias 125, y una 150, totalmente de serie, del año 1967, por lo que solo hacen falta ganas para salir a pasar un buen fin de semana fuera.ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4T1000 impresionantes Km. de preciosas carreteras de curvas

En todo el camino, las paradas para repostar y descansar se han planeado en torno a los 100 Km., siempre buscando alguna gasolinera donde parar, y tomar un refresco o algo de agua. En general solemos encontrar gasolineras cada pocos kilómetros, pero en algunas zonas con poca población puede que nos llevemos alguna sorpresa, sobre todo si cae la noche, pues muchas gasolineras pequeñas cierran a las 21:00 o 22:00.

En esta ocasión la ruta era bastante conocida por algunos de los participantes, y aunque llevábamos algún GPS de apoyo, no es realmente necesario, las carreteras españolas están bien señaladas, y llevando claro la lista de pueblos principales por los que vamos a pasar (o llevando una chuleta de papel con estos pueblos), nos guiaremos siguiendo las indicaciones de la carretera.ver galeríaRuta en Vespa a Velefique: con 2 y 4TLos componentes de la ruta, una Vespa y muchas ganas es lo único necesario para realizar viajes como este

Los componentes del viaje y nuestras monturas fueron estos:

Salva (Vespa Club Granada) Vespa GTS 125, año 2012

Juan Carlos (Vespa Club Córdoba) Vespa GTS 300, año 2008

Meca Morales (Vespa Club Córdoba) Vespa TX 200, 

Joaquin Garrido (Vespa Club Cordoba) Vespa TX 200, año 1990

Mito Martin (Vespa Club Jaen) Vespa TX 200, año 1991

Alejandro Vargas (Vespa Club Málaga) Vespa  PX200, año 1999

José Manuel PG (Vespa Club Málaga) Vespa 150 Sprint, año 1967

José María Gómez , Yamaha XMAX 125, año 2012

David Fálcón Sanchez (Aventura Sur) Vespa PX125 T5, año 1987

Texto y Fotos: Jesús MF (Aventura Sur) Vespa PX125, año 2003

2 votos