Pirelli Rosso III: De la calle a pista

Pirelli Rosso III: De la calle a la pista

David Remón Paracuellos

2 votos

Cuando el compromiso está…ver galeríaPirelli Rosso III: De la calle a pistaCalafat fue el segundo test... Así, que, ¡al ataque! Foto: María Pujol (Calafat)

Cuando hablamos de neumáticos deportivos a todos nos pasa por la cabeza el rendimiento, pero también la durabilidad. Hoy en día las prestaciones de las motos están por las nubes y la exigencia a la que se les somete ha conseguido que los fabricantes hayan tenido que tirar de sus profundos conocimientos de la competición para poner en la calle productos de alto rendimiento. Los equipos que llevaban las deportivas hace menos de una década, hoy lo vemos como equipo de fábrica en motos no deportivas, incluyendo nakeds de alta y media cilindrada, por ceñirnos a una citación no de circuito.

La valoración que podemos realizar de neumáticos deportivos en las mismas presentaciones a las que somos invitados, por lo general es positiva. Con buenas motos de diferentes modelos, circuitos de primera, técnicos de fábrica pendientes del desgaste y temperatura, con cambio si fuese necesario, es difícil superarlo y a pocos desengaños puede llevarte sobre su calidad de funcionamiento.

Pero a veces no todo sale perfecto. Que se te vaya al traste una presentación solo depende a veces de la climatología… Coordinar motos, circuitos, staff y periodistas de todo el mundo, no es ni será la primera vez que se va al garete por la lluvia, aunque se venga a España pensando solo en el buen tiempo. Y eso es lo que ocurrió en la presentación de los Pirelli Diablo Rosso III en el circuito de Motorland: lluvia a mares que acabó en una tímida incursión por carretera y otra por el circuito mundialista. He de reconocer que, si por carretera los Pirelli Diablo Rosso III me quedó claro en comportamiento sobre piso mojado y a baja temperatura, en circuito no, simplemente porque no accedí al test viendo la que caía: alguno sí lo hizo, estrenando algo más que goma... Los argumentos técnicos hablaron de las enormes cualidades de la goma en seco, superando al predecesor Rosso II, pero no hablaba para nada de las cualidades deportivas en pista y lloviendo a mares. Así que sería mejor probarlos en buenas condiciones para saber la realidad de las prestaciones del producto y valorar también su durabilidad en condiciones de abrasión severa y su comportamiento ante el desgaste…

El comparativo, perfecta escusaver galeríaPirelli Rosso III: De la calle a pistaAsí de bien gastaba la goma, teniendo en cuenta que las suspensiones estaban de serie... foto: María Pujol (Calafat)

No hace falta decir que, si a mí personalmente me supo mal que todo se fuese al traste por la climatología, no cabe decir las caras de los responsables de la marca. Un esfuerzo tan grande para concentrar recursos e invitados y no se pudo mostrar las bondades de los Diablo Rosso III.
Con Pirelli habíamos coordinado a través de las marcas, propietarias de las motos de prueba que allí estaban, su entrega para el comparativo que realizamos con los invitados de excepción, Xavi Forés y Rubén Xaus, precisamente en el mismo circuito aragonés. Al final del evento y disponiendo de la verificación técnica del staff de Pirelli, dejamos instalados Pirelli SuperCorsa para todas las 6 motos del comparativo excepto para la CBR 1000 RR Fireblade que se quedó con estos Rosso III. Así que el comparativo de las SBK 2016 quedó equilibrado, porque era “mono goma” al más puro estilo MotoGP, hoy con Michelin antes con Bridgestone, o SBK, que sigue con Pirelli camino de la treceava temporada.

Justo en la partida del staff de Pirelli hacia su Italia natal, me hicieron entrega de un juego de Rosso III para poder montar en la moto que quisiera y así probarlos en mejores condiciones. Así que no se me ocurrió otra cosa que hacerlo sobre una exigente moto de 200 CV y os lo pregunté, en la misma presentación de los Rosso III sobre cuál de las Superbike os gustaría que los probásemos. Pensamos en SBK porque sería la que más exigiría a la goma y entre las tres escogidas, dada la medida de la goma que nos entregaron para la rueda trasera (190/55x17), salieron empatadas la Yamaha YZF-R1 y la Kawasaki ZX-10 R por encima de la BMW S 1000 RR. En vista de que la Yamaha no estaba disponible fus la Kawasaki, también una buena oportunidad para que Xaus la probara, puesto que fue la gran ausente del comparativo. Fuimos con ella a realizar el test por carretera y en dos circuitos, uno rápido y otro lento, pero lo importante es que en ambos casos era en el caluroso mes de julio. 

Un rodaje y algo másver galeríaPirelli Rosso III: De la calle a pistaUna vez más, gracias Rubén por estar con nosotros en el test. Su nivel pone al límite a todos los componentes de una moto... Foto: Félix Romero

Llamamos a Kawasaki España para comentarles la idea de poder testear estos neumáticos sobre su moto. Aprovecharía a rodar con ellos en dos cursos de conducción de Motos.net que sorteamos en nuestra red social de Facebook, el primero con Rubén y la escuela Freddie Spencer 4G Moto’s Riding School en el rápido circuito de Montmeló (Circuit de Catalunya), siendo el segundo en el más lento de Calafat con factoría RR… Así que pasamos de aquellas gélidas temperaturas de Motorland a unos sofocantes 40 y 50ºC en pista que derretían hasta el acero…

Lo primero fue rodarlos un poco por carretera, cogiendo el pulso a esas gomas que había probado en condiciones opuestas. Ahora mucho calor, todo bien seco y con grip de carreteras comarcales. Presiones de serie, con 2.4 kg delante y 2,7 kg detrás, como marca Kawasaki y el fabricante del neumático. En estas condiciones y sin rodar fuerte pero sí ligero, la moto se mueve muy rápido, cualidad que ya destaqué en su día en esta Kawasaki en su presentación en el circuito de Malasia donde se estrenó mundialmente (XXX). Si el argumento de esta goma es que se calienta rápido y que en poca distancia ya puedes rodar fuerte como nos demostró en la presentación, con esta elevada temperatura ni os cuento. Rápida en ese menester, su huella transmite confianza al momento y si es verdad que aprecias su agarre con celeridad, lo que me agradó es su comportamiento incluso con dos puntos más de presión (0’2 Kg) después de haber rodado ligero por carretera. Transmite la misma sensación de confianza, hasta el punto que, aun notando un poco de rebote, sigue siendo noble como pocas. Es tan fácil como rebajar un poco la presión para esquivar esas reacciones secas, pero entonces tendrás que volver a subirla si ruedas tranquilo o en condiciones más frías: es la virtud que esa sobre presión no le afecta tanto como cabe esperar en una goma de carcasa deportiva y compuesto blando.

Buena pistaver galeríaPirelli Rosso III: De la calle a pistaEmpezaba el desgaste de la rueda delantera... y todo parecía indicar que bien por la alta temperatura reinante.

Con tantos años rodando en Montmeló, desde la inauguración en el olímpico ’92 pasando por haber realizado 5 ediciones de las míticas 24h, acabando en todas ellas, hacía 8 años que no entraba… Será cuestión de que sus dirigentes se planteen algo, porque de ser relativamente fácil a los medios especializados, de pasar a ser receptivos, ya no se realizan presentaciones internacionales en esa pista como antes…Allí he estado por deportivas de Honda, Suzuki, Yamaha, neumáticos…etc.

Con Rubén y la escuela de Fredie Spencer tuve la oportunidad de volver allí. No puedo decir que no tenga recuerdos, porque los tengo y muchos, así que volver con esa moto a rodar allí me hacía especial ilusión. Era la segunda semana de julio con un calor insoportable, así que la prueba no podía ser mejor. Rubén estaba liadísimo coordinando a tanta gente y llevándolos de paquete en su Panigale Biposto o de guía en el rápido trazado catalán, así que me puse a rodar en una de sus tandas para empezar desentumecerme y para castigar los neumáticos.

Este es de los circuitos como Malasia, curvas de máxima inclinación donde sobre ellas se rueda por encima de los 160km/h con facilidad. En las primeras vueltas íbamos tomando el pulso a las gomas en comportamiento, porque a media pista calientes ya lo estaban. El control de tracción saltaba con demasiada facilidad, así que opté por dejarle margen de confianza a la rueda liberándolo de trabajo. Sentía que la moto cuanto más rápido iba, más se me complicaba y me costaba hacerla entrar en los virajes, con tendencia a levantarse rápido… Hasta que me di cuenta de un detalle. Las presiones. Estaba rodando con las de serie, las de rodar por la calle…ver galeríaPirelli Rosso III: De la calle a pistaMontmeló es una pista especial para mi...Aquí las gomas se ponen al límite en los rápidos pasos de curva...Foto: Félix Romero

Paré inmediatamente y me fui al box a medir a cuanto estaba y al volver, la moto ya no estaba. Rubén en un momento que tuvo, como bien habíamos quedado, se la llevó. ¡Horror! Pensé, porque si yo había tenido problemas, el recién bajado de la Panigale y subiéndose a la ZX-10R iba a alucinar. Me fui a pista a avisarle, pero pasaba tan concentrado y pasando a los tanderos, que no me veía. Con la fe de que sé que es un gran probador también, tuve claro que no tardaría en parar… y así fue.

Bajó diciendo que la moto iba fatal, que no tenía grip y que además no entraba bien a los virajes cuando la fama de esta moto era todo lo contario. Mientras me lo decía ya montado sobre otra Ducati para otra tanda, le expliqué lo ocurrido por las prisas y que no me había dado tiempo antes de que él saliese… Le pedí que la probara de nuevo cuando pudiese…

Miré las presiones y detrás después de la achicharrada de Rubén, estaba en 3,1Kg y la delante en 2,7 Kg… Lo que me sorprendió, es que ambos no hubiésemos tenido más problemas. Él en solo 2 vueltas ya se dio cuenta que algo no funcionaba… A sus correctas presiones, 2,2 Kg delante y 2,0 Kg detrás, volví a pista. Menudo cambio. Otra moto. Otra sensación. Parecida a la que tuve en las primeras vueltas al salir por primera vez. La moto giraba muy bien, me empezó a parpadear de nuevo el testigo de control de tracción, así que vuelta a quitarle puntos para liberar la rueda, para sentir mejor su grip. En esta tanda coincidí con Rubén, bueno, solo eso, porque el muy puñetero iba rapidísimo con el pasajero, tanto que lo perdí… No me extraña que los que se suben detrás de él en una superdeportiva, vean de nuevo otra manera de andar en moto: mirar las opiniones de nuestros invitados que lo hicieron…ver galeríaPirelli Rosso III: De la calle a pistaRubén a gassss!!! foto: Félix Romero

Rodé cómodo y al final rápido y no me dejaba de sorprender su buen agarre, la estabilidad y la ligereza que tenía el tren delantero en una moto ya divina en ese apartado para ser una cuatro cilindros.

Rubén bajó de la tanda y le comuniqué que todo estaba a punto para cuando quisiese. Tardó en coger la moto porque estaba muy liado, pero al cabo de una hora me comunicó que iba a rodar con ella. Así que salió como siempre, a fondo. Del tiempo en alcanzar la temperatura no me comentó nada, así que buena señal… Los Pirelli se los conoce muy bien, puesto que después de Michelin, cuando SBK pasó al monogoma, desde sus motos oficiales como la Ducati, BMW o Honda, compitió durante muchos años con la marca. Me sorprendió que tardara en entrar. Pensé que con el lio que tenía, tardaría poco en entrar. Pero me di cuenta que rodaba cada vez más rápido y que se lo estaba pasando bien. Era buena señal…

Bajó con otra cara y se sorprendió de cómo iba la moto de chasis, lo bien que entraba y la caja de cambios le encantó. Teniendo en cuenta que era una moto de serie, para un piloto de carreras era hablar muy bien. Aun habiendo frenado levemente las compresiones de la moto por la temperatura, para su peso y agresividad iba muy blanda, pero como es muy neutra y tampoco estaba buscando un buen cronómetro…; bueno, eso no me lo creo tanto conociéndolo, es muy competitivo siempre, pero lo importante es no tuvo queja. Y si hablaba así de la Kawasaki era porque las gomas funcionaban y muy bien. De hecho, lo único que me comentó que apretando faltaba grip, pero ya eran palabras mayores, dado que faltaba endurecer suspensiones, las temperaturas eran muy calurosas y la calidad de su pilotaje no es el de los usuarios de calle, aunque sean buenos tanderos…

La misma semanaver galeríaPirelli Rosso III: De la calle a pistaEstupenda y calurosas jornada, también en el segundo día de prueba de los Pirelli Rosso III: foto: María Pujol (Calafat)

Si la experiencia con Xaus fue la primera semana de julio, al final de la misma nos fuimos a Calafat… Las gomas habían sufrido las embestidas del ex piloto pero seguían en buen estado y lo que me sorprendió gratamente, es que estaban muy bien gastadas, sin macarrones, sin escalones en los laterales. Y eso con 200CV y Rubén encima con las suspensiones de serie, es todo un éxito.

Nos fuimos a Calafat a rodar todo el día sin parar, así que la prueba tampoco iba a ser floja y más con el espectacular día que hizo con temperaturas también de más de 40 grados… Las presiones las volví a poner en lo que marca Pirelli para correr con ellas en pista fuerte sobre motos potentes, o sea, lo mismo que realicé en Montmeló con Rubén.

Tuve tiempo de todo, rodar con los invitados a nuestro curso además de rodar solo unas cuantas vueltas fuerte y lo curioso es que los neumáticos no me mostraban un comportamiento mucho peor a pesar de las ruedas y de ser una circuito mucho más ratonero que el rápido mundialista.ver galeríaPirelli Rosso III: De la calle a pistaPrestaciones, estabilidad y desgaste uniforme sobre 210CV no es trabajo fácil y Pirelli lo consigue: foto: Félix Romero

Rodaron mucho menos tiempo fuerte aquí que en el otro circuito, pero no paró la moto, destacando siempre en funcionamiento. Al final del día, en la jornada de “patio” de la tarde, y pudiéndome centrar en las gomas, desconecté totalmente el control de tracción. Rodar como antes cada vez se pierde más, pero hacerlo además con tan poco peso y tanta potencia en una pista tan pequeña, te hace ver lo que bien les sientan los controles a las motos modernas. Aquí ya con la moto más desgastada sentía como el tren trasero buscaba perderse, adelantar la delantera, pero lógicamente uno no se apellida Xaus y el control de tracción que tenemos sobre los hombros, cada vez más intrusivo a medida que acumulamos años, me animaba a cortar… Aun así la nobleza de las gomas con ese potencial me dejó sorprendido.

La moto con un uso así de extremo, está claro que puede dejarte sin goma en 2.000 kilómetros, algo que creía que incluso sería menos ante tanta temperatura y circuito, pero no fue así. Lo que tengo claro es que hoy además de la seguridad que aportan los controles de tracción, la generación de motos que lo aportan también le dan más longevidad a las gomas, algo que siempre irá bien también a los bolsillos, además de la seguridad. Creo que también es por ello que el sílice está más presente en ellos, componente que si es verdad que porta más grip también hace que la degradación sea superior. Hoy por hoy estos Pirelli que me sorprendieron en las condiciones y frio que los probamos en invierno, con calor me han vuelto a sorprender.

2 votos