Piaggio MP3 500 Sport ABS/ASR

Piaggio MP3 500 Sport ABS/ASR

Jose María Marfil

11 votos

Más convalidado todavía

ver galeríaPiaggio MP3 500 Sport ABS/ASR

Este triciscooter que hoy probamos es la respuesta de los italianos a la irrupción de Peugeot en el mercado.

Y Piaggio no se han andado con chiquitas. La revisión ha sido profunda y se ha centrado en tres aspectos: la electrónica, la parte ciclo y la estética. En la primera destaca la incorporación del “ride by wire”, los modos de conducción (normal y ECO) y el control de tracción ASR. En la ciclo, han aumentado el diámetro de las llantas delanteras (pasan de 12" a 13"), han reducido la distancia entre ejes en 10mm (1540mm), han estrechado los neumáticos delanteros (120/70 a 110/70), han aumentado el diámetro de los discos de freno delanteros en 13mm (266 mm) y han incorporado el ABS. Estéticamente, adopta la elegante y moderna línea del X-10. Ah! y ahora ya caben dos cascos integrales bajo el asiento. A grandes rasgos estos son los cambios. Si quieres más detalles, Edu Fernández lo explicó todo acerca del MP3 tras asistir a su presentación. Aquí os dejo el enlace.

La incorporación del ABS y el ASR ha supuesto una importante mejora en materia de seguridad que facilitará las cosas a un mayor número de usuarios. Os recuerdo que es posible conducirlo con carné de coche. Aunque empezar en esto de las motos con un aparato de 40 CV y 260 kg, no parece una buena idea. Quizá podría serlo para no pocos “cocheros” convalidados, los que os pasasteis al 125 por practicidad, que habéis adquirido cierta experiencia sobre dos ruedas, que os ha gustado, que os empezáis a sentir moteros y que estaríais dispuestos a subir de cilindrada, si no fuera por el asunto del carné A2 (tiempo, trámites, dinero o, simplemente, por la pereza de afrontar el proceso). Vayamos ya a la prueba.

Nos vamos

ver galeríaPiaggio MP3 500 Sport ABS/ASR

Empiezo a andar por las calles de Barcelona. Su posición de conducción es como la de un scooter rueda alta. O sea, de moto. Si te gusta conducir modo “sofá”, con las piernas estiradas, el MP3 no podrá satisfacerte. Los brazos, los hombros y las muñecas no quedan nada forzados. Ergonómicamente está bien resuelto salvo por la presencia del pedal de freno que limita la libertad de movimientos del pie. La ancha columna tampoco facilita las cosas a los tobillos.

La transmisión trabaja con suavidad y el tarado del “ride by wire” es preciso. No tendrás problemas para controlar la llegada del par. Cortar y volver a acelerar en maniobras de parado, o casi, queda prácticamente exento de traqueteos e impertinencias. Es un auténtico placer moverte con él por entre los coches. Hay “trescientos” con el motor mucho más brusco e incómodo. Aunque si le buscas las cosquillas, las encuentras. Las arrancadas son fulgurantes. A poco que te cebes con el gas, el variador deja el motor girando a régimen de par máximo, sobre las 5.200rpm, y los brillantes 4,64 kgm te catapultarán hasta el próximo semáforo como se espera de un buen 500.

Acelerando con ímpetu, incluso en seco, hay veces que el Michelin City Grip no es capaz de aplicar tanta potencia al asfalto. Lo remedia el ASR cuyo funcionamiento es un poco tosco, por cierto.ver galeríaPiaggio MP3 500 Sport ABS/ASR

Maniobrando, sus contenidos 775 mm de anchura (clavadito al Yamaha TMAX) y no muy lejos del Honda PCX (740 mm) así como el fenomenal radio de giro, lo convierten en un aparato tanto o más ágil que cualquier otro Maxi scooter. Además, los nuevos neumáticos -más estrechos- han reducido el esfuerzo al mover el manillar. Ojo con el MP3: parece una barcaza pero se mueve como una Zodiac.

Despistando al enemigo: el peso

El único problema importante es el excesivo peso en parado. Sin embargo, un práctico sistema denominado “rool lock” casi consigue que desaparezca. Es un mecanismo que bloquea la dirección/suspensión impidiendo que pueda caerse hacia los lados. De hecho, lo convierte en un triciclo convencional. Desaparecido el riesgo de caída, moverla en parado se convierte en un juego de niños: un empujoncito y haces con él lo que quieres. Incluso parar en los semáforos sin sacar los pies de la plataforma. Útil en caso de lluvia. Cómodo y fácil. Ah, y subirlo al caballete apenas requiere esfuerzo. Un diez para los ingenieros por la estudiada colocación y forma del brazo de palanca.Ojo con el MP3: parece una barcaza pero se mueve como una Zodiac

El “rool lock” se acciona desde una palanquita situada en la piña del gas siempre y cuando vayas a menos de 10 km/h, con el gas completamente cerrado y el motor girando por debajo de 2.500 rpm. Un testigo en el tablier se enciende cuando cumples las tres condiciones.

El bloqueo se desactiva desde la misma palanquita o al echar a andar, cosa que sucede con exquisita naturalidad. Un sensor instalado en el asiento impide que la dirección se desbloquee al dar gas si no estás sentado encima.ver galeríaPiaggio MP3 500 Sport ABS/ASR

Mantenerlo derecho en parado sin el bloqueo, es como mantener cualquier otro Maxi Scooter. Si en un descuido el MP3 llega a vencerte, superados los 40º de inclinación –la máxima del paralelogramo deformable-, seguiría su camino hacia el suelo acabando con el eje de la rueda exterior en el aire. Ojo: se cae.

Carretera y manta

Si por ciudad me ha sorprendido gratamente, otro tanto me ha sucedido por autopista.

Llaneando a 120 km/h el motor va girando a unas descansadas 6.300rpm (la línea roja está por encima de las 8.000rpm) y el consumo, según el indicador instantáneo, ronda los 5,8 litros a los 100. Con 12 litros en el depósito tendrás para poco más o menos 200 km. Un poco justo.

Destaca la ganancia de aplomo por encima de los 120 km/hEl confort de marcha es de Gran Turismo con mayúsculas. La pantalla, a pesar de no estar en la posición más elevada –moverla requiere trastear con herramientas- procura bienestar. Con mis 1,75 el aire sólo llegó a impactar en la parte superior del casco. El cuerpo queda protegido. Solo te llega un hilillo de aire al cogote, la cola del rebufo supongo. Basta con ajustarse el cuello y calarse el “buff” para evitar que el frío te entre por la espalda. El acolchado del asiento es comodísimo, incluso en la zona del acompañante.

Es una opción perfectamente válida para hacer turismo que puedes mejorar con no pocas opciones: manta cubre piernas, pantalla de mayores dimensiones, puños calefactables, navegador, etc.ver galeríaPiaggio MP3 500 Sport ABS/ASR

Las recuperaciones entre 80 y 110 km/h son de primera. Por encima de ahí pierde algo de empuje. Con paciencia podrás llegar a ver los 160 km/h en el marcador (en condiciones favorables). Pero lo más destacable de este nuevo MP3, ha sido la ganancia de aplomo a “alta” velocidad. La sensación de ligera flotabilidad por encima de los 120 km/h del anterior MP3, prácticamente ha desaparecido. Quizá sea por las llantas de mayor diámetro.

Guiño a la diversión

Con el plus de adherencia y direccionalidad que ofrecen sus ruedas delanteras, es difícil no caer en la tentación de apretarle las clavijas por carreteras reviradas. Pero debes vigilar. Primero está la cuestión del peso. Las inercias son importantes. Y aunque puedas llegar frenando hasta la cocina -difícilmente perderás las ruedas por falta de adherencia- la dirección se “endurece” y corres el riesgo de entrar largo. Situación que debes afrontar con una severa inclinación que puede acabar con la rascada del caballete o, incluso, haciendo tope con la inclinación del cuadrilátero (40º). Lo notas porque deja de ganar giro, se vuelve rígido y empieza a abrir la trazada. Como los neumáticos todavía ofrecen un “grip” excepcional, lo solucionas fregando velocidad desde el freno trasero. Pero no tiene ningún sentido llegar tan lejos. Con una conducción razonablemente dinámica irás más rápido, te divertirás más y todo con un margen de adherencia y seguridad impresionante. Curveando es muy divertido y directo, casi como un scooter. No te aburrirás aunque vengas de la moto.

Curveando es muy divertido y directo, casi como un scooterDurante los días de la prueba apenas llovió, pero todavía recuerdo el comportamiento del Yourban 300, bajo un aguacero de espanto sobre las adoquinadas calles de Cannes. Frenado e inclinando sin contemplaciones, su magnífica estabilidad y sensación de control nos dejó a todos los periodistas hipnotizados. Y es cuando entendí el porqué de su éxito en las lluviosas ciudades del norte de Europa. Estabilidad que, con la incorporación del ASR y el ABS, alcanza un nivel superlativo.ver galeríaPiaggio MP3 500 Sport ABS/ASR

Y hablando de frenos, a pesar del aumento de diámetro en los discos, le sigue faltando mordiente. La potencia acaba apareciendo, pero debes esforzarte tirando de la maneta, y más con pasajero. No busques apoyo en el freno de pie. Su accionamiento retorna molestas interferencias en la maneta. Está ahí como mero trámite administrativo (homologación). El ABS está bien ajustado. Delante es difícil hacerlo saltar gracias a la adherencia de sus dos ruedas. Detrás es un poco miedoso. Salta antes de lo que esperas. Pero sigue siendo una muy buena ayuda en mojado o para novatos. La suspensión delantera funciona razonablemente bien. Detrás le falta algo más de progresividad, sobre todo al final del recorrido, momento en el que se vuelve excesivamente seca y dura.

Crematística

A 90 por hora el consumo se estabilizo en los 2,9 l/100 (según el medidor de consumo). A 120 –como ya hemos dicho, en 5,8 l/100 y en ciudad, a “full gas”, sobre los 7,1 l/100. Insertando el modo ECO el consumo deberá ser más razonable. Intenté comprobarlo pero le quitaba trapío al buen 500. Se volvió demasiado aburrido y no tardé en desconectarlo... así que no os puedo dar la cifra. Debería ser más profesional. Ya me disculparéis.ver galeríaPiaggio MP3 500 Sport ABS/ASR

El intervalo de mantenimiento acontece cada 10.000 km. Las operaciones de servicio incluyen: sustitución del lubricante del motor, filtro de aceite –el de aire se limpia-, correa de transmisión, rodillos del variador y bujía, además de las comprobaciones y engrases habituales. Cada 5.000 km Piaggio recomienda, inspecciones y engrases varios así como la actualización del software. Es un programa de mantenimiento razonable.

Los acabados son de primer nivel. No hay remate o terminación que no haya sido cuidada al detalle. Lo mires por dónde la mires rebosa calidad. El cuadro de relojes, al más puro estilo automovilístico, es completísimo. Coronando los relojes encontrarás los siguientes testigos: reserva, manta cubre piernas conectada (opción), presión de aceite, puños calefactables (opción), luz de carretera, intermitentes, warning, Led del inmovilizador, avería de inyección, ABS y el de ASR trabajando (destellos) o encendido si lo desconectas. Bajo el reloj del velocímetro está la aguja del nivel de combustible y bajo el tacómetro el de la temperatura del líquido refrigerante. Entre los relojes han colocado una pantalla digital con información para aburrir: reloj horario, temperatura ambiente, hielo en el pavimento, intervalos de mantenimiento, trip’s, consumo promedio, consumo instantáneo, range, etc. Información que podrás seleccionar desde un botón situado en el manillar. Perfecto ya que te evita soltarlo para cambiar de input. Los testigos del bloqueo de dirección y freno de mano están debajo del reloj. Lo dicho, de lujo.

¿Por qué no?

ver galeríaPiaggio MP3 500 Sport ABS/ASR

De acuerdo, son casi 10.000 euros, dos o tres mil euros más que cualquier modesto coche utilitario pero, si vives en la corona metropolitana y necesitas bajar al centro cada día, el MP3 se mueve con la misma solvencia que un coche por la autopista, es capaz de saltarse los atascos para después aparcar en el centro del centro como cualquier otro scooter –al menos en Barcelona- y, aunque llueva, no será motivo para dejarlo en casa. Su sistema de dirección y ahora la electrónica (ABS y ASR) le confiere un nivel de seguridad en mojado sin parangón.

El peso asusta pero en parado, con el bloqueo de la dirección, como ya hemos dicho, casi desaparece. En marcha no hay "tío páseme usted el río"; los 260 kg están ahí y tienes que aprender a lidiar con ellos. Eso es: Conducir con cierta anticipación y no emborracharte con el gas si vienen curvas. Por ciudad, es un auténtico placer. Su extraordinario ángulo de giro y la facilidad para girar el manillar, hacen que te olvides de las dos ruedas delanteras. Solo te acuerdas de ellas cuando, haciendo el “indio”, acabas rozando el neumático con el canto de los bordillos.

También puede ser un vehículo perfectamente válido para un uso turístico y de esparcimiento. Hay potencia (no deja de ser un 500). Ofrece una más que digna protección aerodinámica. Es cómodo –también con el acompañante- y dispone de una respetable capacidad de carga. Incluso puede llegar a ser útil para usuarios con alguna pequeña minusvalía gracias al bloqueo de la dirección.ver galeríaPiaggio MP3 500 Sport ABS/ASR

Piaggio, ha reforzado el equipamiento y la estabilidad en línea recta, los puntos débiles frente al Peugeot, y también la agilidad y la sensación de “moto” en los que el italiano ya era superior al francés.

Piaggio pide 9.279 euros (9.879 en versión ABS/ASR) y Peugeot 8.490 euros. Los dos anuncian estar en promoción pero, debido a la disparidad de las ofertas, será mejor que os acerquéis a los concesionarios para comparar precios llave en mano.

Resumiendo: estos triciscooters son una verdadera máquina de ganar tiempo y el coche, de perderlo. Y el tiempo, que no tiene precio, tiene lo que verdaderamente importa: valor.

11 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...