Peugeot Metropolis 400 RX-R: Todo mejora

Peugeot Metropolis 400 RX-R: Todo mejoras

Jose María Marfil

4 votos

¿Tres mejor que dos?ver galeríaPeugeot Metropolis 400 RX-R: Todo mejoraFotos: María Pujol

Hoy vamos a probar a fondo el nuevo triciscooter de Peugeot. Unos vehículos singulares los triciscooter. Podrán gustar más o menos, todo es opinable, pero lo que no admite discusión es ese plus de seguridad que ofrecen en mojado. Lo constaté hace cinco años bajo un intenso aguacero en Cannes, sobre un Yourban, dibujando curvas a una velocidad e inclinación muy por encima de lo razonable. En ese momento entendí perfectamente el porqué de su éxito en zonas con tránsito complicado, lluvias persistentes y pavimentos adoquinados. Paris, sin ir más lejos.

Pero tienen más ventajas. La segunda es poder bloquear la dirección en parado. Un atributo que impide que se incline. Convertido en un triciclo convencional, desaparece el riesgo de caída y su manejo en parado es facilísimo. Interesante. Incluso para usuarios con alguna lesión o impedimento físico.

La tercera es que, a pesar de su cilindrada, se pueden conducir sin permiso de moto. Basta con tener el carné de coche. Aunque eso podría llegar a ser un regalo envenenado. Sin experiencia previa en el mundo de las dos ruedas, esos cerca de 40 CV y tantos kilos, pueden acabar metiendo en líos a más de un novato. Desde aquí os recomendamos que os fogueéis primero con un “ciento veinticinco”.ver galeríaPeugeot Metropolis 400 RX-R: Todo mejora

Y la cuarta es su polivalencia. Además de resolver eficazmente el problema de los desplazamientos/aparcamientos en la ciudad y desenvolverse a las mil maravillas por las vías rápidas de cualquier área metropolitana, puedes, si lo deseas, usarlo como un vehículo de uso lúdico y viajero, incluso con acompañante.

Inconvenientes

Raro es que a las partidas no le sigan las contrapartidas, y aquí no iba a ser distinto. Las más importantes son: el peso y el precio. De media estos triciscooters pesan un 20% más (40 kg) que un maxi de un solo cilindro y son un 25% más caros (cerca de 2.000 euros). Las referencias las hemos tomado del Xciting 400 y el X-Max 400. Nos hubiera gustado hacerlo con los maxis de Peugeot y Piaggio pero, curiosamente, ya no están en sus catálogos.ver galeríaPeugeot Metropolis 400 RX-R: Todo mejora

El problema del precio lo arregla la cartera. El del peso no tiene solución. Así que no queda otra que asumir sus limitaciones dinámicas (inercias, espacios de frenada, mayor esfuerzo en los cambios de dirección, consumo, etc.). Y eso va por este Metropolis y también por el MP3. El Tricity de Yamaha es otra historia.

Este Metropolis 2017 os la presentamos en enero. No volveremos a la descripción detallada de las mejoras introducidas por Peugeot. A modo de resumen decir que han incrementado el equipamiento y han mejorado el dinamismo con llantas delanteras de mayor diámetro, un nuevo sistema de frenada y ajustes en las suspensiones. Bueno, creo que ya va siendo hora de probarlo.

Vías rápidasver galeríaPeugeot Metropolis 400 RX-R: Todo mejora

Lo recogí en Sabadell, por lo que mis primeros kilómetros con el Metropolis transcurrieron por autopista de vuelta a Barcelona.

La protección aerodinámica, con la pantalla regulable en su posición más elevada, es más que correcta. El cuerpo queda libre del contacto directo con el aire, no así la parte superior del casco -mido 1,75- pero a velocidades legales no es problema. El escudo protege perfectamente las piernas. Los pies, gracias a la libertad de movimientos de la plataforma plana, quedan resguardados. Decir que la columna central de Piaggio MP3, no te deja esconderlos con tanta facilidad.

Ergonómicamente está bien resuelto. La distancia entre las rodillas y el escudo es generosa. Incluso puedes ajustar tu posición en el asiento moviendo el respaldo. La forma del manillar deja los brazos y el tronco en una postura natural. Hacer frente a largos desplazamientos no será un problema.ver galeríaPeugeot Metropolis 400 RX-R: Todo mejora

A 120 km/h, sobre las 6200 rpm, el ordenador fijó un consumo instantáneo de 4,9 l/100. Superados los 120 km/h, la transmisión engrana la “directa” para que el motor culmine su estirada final. Cerca de las 8000 rpm, el marcador supera holgadamente los 150 km/h.

Su estabilidad en línea recta es notable. Bien es verdad que es sensible al viento lateral, pero en ningún momento llegué a tener sensación de flaneo. Ofrece total confianza. Incluso me atrevería a decir que su pasar, a “alta velocidad”, es un poco más sereno que el del MP3.Entre curvas, la sensación de adherencia de sus ruedas delanteras no tiene parangón

Entre curvas, si te gusta mantener una conducción dinámica, la sensación de adherencia de sus ruedas delanteras no tiene parangón. Solo que, con tantas inercias, conviene conducir con cierta anticipación -mirando lejos- para evitar sorpresas. Y si, por una de esas, entras un poquito colado en alguna curva y necesitas “fregar” algo de velocidad, la solución pasa por recurrir al freno trasero que, haciendo de ancla, te ayudará a entrarla en la trazada.ver galeríaPeugeot Metropolis 400 RX-R: Todo mejora

El funcionamiento de la suspensión trasera es correcto aunque se muestra algo perezosa afrontando baches y resaltes. Sus reacciones son secas por no decir incómodas. Teniendo en cuenta el precio del vehículo, no hubieran estado de más unos hidráulicos de mayor calidad.

Entrando en la City

Entrando por la Meridiana doy con el primer semáforo. Aquí, mi objetivo se centra en llegar a la primera línea. No para salir primero, que también, si no para evitar arrancar rodeado de coches; siempre procuro moverme en espacios limpios, sin nadie al lado.

Y para conseguirlo, a veces, necesitas zigzaguear entre los coches parados. Y aquí, el Peugeot, me ha dado una cal y otra de arena. La de cal (la buena, creo) es una menor sensación al cabeceo -vencerse hacia los lados- que en el MP3; menor no significa que no tenga. La de arena es su escasa capacidad de serpenteo por culpa del reducido giro del manillar. Una pena, ya que el Peugeot es estrecho entre puntas.ver galeríaPeugeot Metropolis 400 RX-R: Todo mejora

La capacidad de giro en rotondas o cambiando de dirección ha mejorado respecto a la versión anterior, pero todavía está un paso por detrás del MP3. Sobre todo si aparecen baches en medio de la trazada. El sistema de Piaggio, con mayor independencia entre ejes y una suspensión delantera más refinada, reduce la llegada de traqueteos al manillar y ofrece una conducción más precisa, ágil y serena.

El sistema de frenos se ha renovado en su totalidad. Ahora el reparto de frenada (SBC) solo trabaja pisando el pedal y la precisión y potencia desde las manetas es muchísimo mejor. Me atrevería a decir que incluso superior a la del MP3. El ABS lo firma Continental.

La altura del asiento es contenida (780mm), tampoco es muy ancho, por lo que echar el pie a tierra no será un problema de tallas. No obstante, con la posibilidad de bloquear la dirección, deja de ser necesario bajar los pies al parar.ver galeríaPeugeot Metropolis 400 RX-R: Todo mejora

Al arrancar, el desbloqueo automático de la dirección acontece con absoluta naturalidad. Ni te das cuenta. La entrega de par motor arrancando es previsible y muy suave. Solo el desembrague (desenganche del motor a la transmisión) moviéndote a poca velocidad, entre 20 y 30 km/h, presenta pequeñas brusquedades. En cualquier caso, el tacto del motor es muy fino tanto si decides arrancar de forma suave como si lo haces con prisas. El par motor, a medio régimen, es contundente y las recuperaciones a media velocidad brillantes. Peugeot ha hecho un muy buen trabajo con este motor en todos sus rangos dePeugeot ha hecho un muy bien trabajo con este motor en todos sus rangos de utilización utilización.

El Metropolis no incorpora un sensor de presencia en el asiento. Si por un despiste aceleras sin estar sentado, o tocas el botón de desbloqueo la dirección con el contacto dado, podría llegar a desbloquearse y acabar con el Metropolis en el suelo.

Los retrovisores, con tratamiento esférico, ofrecen un campo y profundidad de visión excelente para moverse por la ciudad.ver galeríaPeugeot Metropolis 400 RX-R: Todo mejora

Dispones de dos espacios de carga. Uno bajo el portón trasero, en el que cabe cualquier casco integral y el otro bajo el asiento, en el que puedes guardar un casco semi-jet con pantalla o un ordenador portátil. Decir que el nuevo MP3 es capaz de guardar dos cascos integrales bajo el asiento. Aquí, Peugeot, deberá trabajar más.

El consumo promedio, con un uso al 50% ciudad/vías rápidas, ha sido de 5,1 l/100. Teniendo en cuenta que se trata de un motor con transmisión por variador, su peso y que he conducido sin racanerías, la cifra es buena y dice mucho y bien de la ingeniería aplicada por Peugeot. Con un depósito de gasolina de 13,5 l, la autonomía llegaría hasta los 260 km. Lo que no está nada mal. El consumo oficial es de 3,9 l/100.

Equipamiento de lujo

Lo mires por donde lo mires, el Metropolis rezuma lujo y refinamiento. Ahí está la llave inteligente de proximidad (Smart-key), la apertura del asiento y el maletero por botón, el tratamiento dado a los plásticos, el doble tapizado del asiento o la pintura de las llantas. Peugeot se ha esforzado en ofrecer un vehículo de calidad.ver galeríaPeugeot Metropolis 400 RX-R: Todo mejora

El equipo de seguridad tampoco es menor: indicador de presión de neumáticos (TPMS), luces LED diurnas (DRL), control de tracción (un poco brusco) y un sistema de encendido automático de las luces de emergencia ante fuertes deceleraciones. El sistema se activa al superar una deceleración superior a 6 metros por segundo, siempre que circules por encima de los 50 km/h.

El panel de instrumentos es completo y de fácil lectura. Destacar el singular cuentarrevoluciones de recorrido inverso. Un detalle que la marca del león reserva para sus vehículos más distinguidos. No podía faltar el ordenador de a bordo y la toma de 12V USB en la guantera lateral. También incorpora una guantera central de generosas dimensiones. Francamente no se le puede pedir mucho más.ver galeríaPeugeot Metropolis 400 RX-R: Todo mejora

La versión que veis en las fotos es la especial RX-R en color negro mate, detalles en rojo, piso plano con incrustaciones en aluminio y parabrisas ahumado. La versión Standard la encontrarás en colores Metallic Copper, Shining Titanium y Pearly White y la versión RS en Satin Technium y Titanium.

Conclusiones

Peugeot pide por este Metropolis 8.699 euros pero te regala un año de seguro a todo riesgo, con robo incluido, y te propone una interesantísima propuesta de financiación (TAE 5,17%). En frente está el MP3 500 por 9.949 euros, aunque Piaggio lo tienen en oferta con una rebaja directa de 1.000 euros. Están en guerra.

En estos momentos, el comportamiento dinámico del Piaggio está un paso por delante, es más de moto y ofrece una mayor capacidad de carga bajo el asiento. En el haber de Peugeot encontramos un motor más agradable y refinado, una mejor frenada y una propuesta económica francamente atractiva. Difícil elección.

4 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...