Nuevos exámenes prácticos de moto y ciclomotor

Escuela de campeones


Nuevo circuito

Es raro que últimamente tengamos motivos para elogiar la actitud de nuestros gobernantes, pero, después de pasar una tarde haciendo las pruebas prácticas que se han diseñado para los carnés de moto y ciclomotor, está claro: desde el 1 de octubre pasado, el que aprueba tiene todas las papeletas para ser un futuro campeón de motociclismo. Desde luego, no aprueba cualquiera. Y más de uno ya se ha hecho daño...

Me imagino que te has dado cuenta del tinte sarcástico de lo que digo, pero es que después de ver cómo se ha complicado el asunto para aquellos que quieren acceder a este mundo de la moto, junto con las demás 'manías persecutorias' que el Estado demuestra contra nosotros (puntos, radares, impuestos de matriculación, nuevos escalonamientos de los carnés, ciclomotores a los quince años, guardarrailes...) a uno le entra o la risa nerviosa o ganas de llorar.

Con el nuevo carnet se tiene que examinar de teórico, maniobras y circulación TODO EL MUNDO que quiera sacarse el carné A1 ó A. Para la licencia de ciclomotor te ahorrarás el de circulación. Hasta ahora sólo se examinaba de circulación aquel que no tuviera anteriormente ningún carné de conducir, por lo que ahora, simplemente por este hecho ya te costará un dinerito más y una nueva traba para sacarte el carné.

Pero lo que realmente nos sorprende más es el carácter del circuito de maniobras que han diseñado. Tiene dos partes, una primera, en la que saliendo desde parado tienes que pasar entre dos franjas pintadas a 25 cm una de la otra durante 6 metros de recorrido y que sustituye a la antigua 'barra'. Nada más salir, sin pisar esas líneas y en un espacio de 4 metros, empiezas un eslalom de 5 palos y, saliendo de éste, acelerar, meter segunda o alcanzar al menos 30 km/h -si es un vehículo automático- y frenar dentro de las marcas del suelo. Hasta aquí es la primera parte, que además servirá como examen de ciclomotor. Pero si vas a por el A1 ó el A, ahora empieza lo divertido. Te vas a otra marca en el suelo y te paras. Tienes por delante 90 metros de ida y otros 90 de vuelta y ¡25 SEGUNDOS! para hacerlo. En la ida, 5 conos a 40 metros de la salida, en los que entrando por la izquierda, hay que hacer un zigzag, lógicamente sin tocar ninguno. Frenada, curva de 180º en un espacio delimitado, gas hasta al menos 50 km/h y una curva delimitada por conos especiales (más bajos que los normales, parecidos a las 'chinchetas' que se utilizaban antes como control de velocidad) de 80 cm de anchura y que supone que simula un obstáculo en la vía, en el que te vieras obligado a cambiar de trayectoria y recuperarla. Termina frenando, otra vez, dentro de una zona delimitada. ¿Fallos? Ninguno. Y 25 segundos para hacerlo.

Me imagino que leído y visto en los croquis, el tema no parece grave. Pero lo preocupante es cuando pruebas a hacerlo a la velocidad normal o a la que a ti te parece que pasarías ese tipo de zigzag y 'obstáculos': te das cuenta de que te vas muy por encima de los 25 segundos. No es fácil bajar ese tiempo sin tocar ningún cono. Estuvimos probando tres personas, con dos motos, YBR 125 (carné A1) y una Suzuki TU250X (carné A).

Nadie, ninguno de los tres, con ninguna de las motos fuimos capaces de hacerlo a la primera, 'en los tiempos' (como se dice en las carreras) y sin derribar ningún cono. Yo tardé tres intentos con la 125 y 4 con la 250. La 125, a pesar de las menores prestaciones, es más estrecha y ligera, y por tanto puede hacerse más deprisa. Mi mejor tiempo final: 24 segundos, y alguno de los que estaban por allí 'alucinaban' con el ritmo que había que llevar para hacerlo. Para mí, una primera recomendación clara: cualquier persona, incluso aquellos que tengan experiencia previa en moto, tendrán que pasar por la pista, al menos, unas cuantas veces, aunque sea a 'entrenar para hacer los tiempos por vuelta' necesarios.

Está complicado en exceso. Nos comentaban los responsables de la pista que, con el antiguo examen, se hacía prácticamente con el motor a ralentí y ya había accidentes: aquellos que se ponían nerviosos y aceleraban, o no podían frenar, y acababan por el suelo con manetas rotas, manillares retorcidos o intermitentes rotos. Ahora, lógicamente, dicen que han aumentado los sustos. Oficialmente no hay alarma. El Gabinete de Prensa de Tráfico al que nos dirigimos para preguntarles por los accidentes que se hayan contabilizado en los centros de exámenes dice que no contempla ese tipo de estudios, pero nosotros hemos venido consultando algunos periódicos a nivel nacional, y sí hemos detectado un incremento de noticias sobre brazos y piernas rotas en las pruebas. Respecto a esto, resulta chocante el hecho de que ni siquiera es obligatorio que esté presente una ambulancia en las instalaciones, por si acaso. Por otro lado, también intentamos cruzar estadísticas comparativas de aprobados con el antiguo y el moderno sistema, a nivel oficial, pero de nuevo nos ha sido imposible conseguir información: el Gabinete de Prensa "no dispone de esos datos aún"... ¡casi un año después! Sin comentarios. Lo que sí es innegable es que, en la segunda parte del examen, las caídas son más peligrosas que antes debido a las prisas por llegar en el tiempo tan justo requerido. Esto no es un circuito, no hay escapatorias y la gente no suele ir vestida con protecciones adecuadas.

Estuvimos haciendo pruebas a lo que a nosotros nos parecía una velocidad lógica. Hacer el examen a un ritmo ligero, que demuestre que 'sabes' montar en moto, no que eres un campeón de gymkhanas, y entre 27 y 30 segundos parece un tiempo más razonable: obliga a usar el freno, cambiar de marcha varias veces arriba y abajo y no tienes que entrar 'mangado' en todos los obstáculos. A casi un año del nuevo examen práctico, la DGT no da su brazo a torcer y sigue manteniendo los 25 segundos. Eso sí, los días de lluvia, el examinador puede decidir que no hay exámenes, y no te la juegas.

La siniestralidad en moto es un tema muy grave y que requiere soluciones en varios campos: velocidades inadecuadas (que no limitadas por las buenas para 'recaudar', estado de la red viaria e infraestructuras, estado de los vehículos... Uno de ellos y muy importante es la formación de conductores y está claro que, mejorando ésta, mejorarán los datos de siniestralidad. Pero, ¿de verdad este examen está mejorando la formación de los nuevos motoristas? Yo no lo sé (aunque desde luego, y hasta que no me lo demuestren, no lo creo), pero a mí me da que este examen va más por la vía de encarecer, complicar y, por tanto, desanimar a aquellos que quieren montar en moto. Una forma más de poner 'zancadillas' desde la administración al mundo de la moto.

Consejos

Recurre a una autoescuela: son profesionales, conocen mejor que nadie 'los trucos' para aprobar y tienen experiencia enseñando gente desde cero. Tanto si ya sabes montar en moto para que te expliquen como aprobar, como si no sabes nada, es el camino más acertado.

Vete protegido para las prácticas. Con el nuevo examen se va muy deprisa para las condiciones en las que vas a rodar. Antes se podía ir tranquilamente en camiseta y casco jet. Ahora, chaqueta, botas, guantes y casco integral a lo mejor te salvan de hacerte daño si te pones nervioso.

Estudia el circuito primero a pie, aprende los giros, por dónde entrar y salir de los distintos obstáculos, dónde frenar y dónde y cómo abrir gas. Anota mentalmente referencias en los propios conos o rayas del suelo para cambiar, frenar y acelerar. De la pista donde hagas las prácticas a la del examen habrá diferencias en los alrededores, esas referencias no te valdrán.

"Vísteme despacio que tengo prisa". Incluso en las carreras, entrenar primero despacio sirve para coger mejor referencias. Después los tiempos 'salen solos'.

Tranquilidad. Muuuucha tranquilidad. Si consigues estar en la pista de prácticas a ritmos cardiacos de 'siesta' es posible que en el momento de la prueba no se te salga el corazón por la boca. Los nervios han suspendido a mucha gente que sabía. Ahora eso seguirá siendo igual. Pero además te puedes hacer daño.

El examen empieza cuando te llaman por tu nombre y empiezan a valorar que eres capaz de ponerte el casco, empujar la moto (a motor parado) hasta el punto de inicio y regular retrovisores. Que se note que lo haces. Y termina dejando la moto en punto muerto, motor parado y pata de cabra puesta. Ojo con los cambios, porque puede que no entre el punto muerto en parado. Para el motor con el embrague cogido. Si lo haces con naturalidad apenas se nota.

Texto y acción: Daniel Navarro "DaniRacing"


Presupuesto

Nunca ha sido barato sacarse un carné de conducir, pero ahora menos. Como pasa siempre cuando la administración hace cambios, éstos influyen tanto en la forma como en el fondo... del bolsillo. Una autoescuela te cobrará por cuatro conceptos: matrícula, clases de maniobras, clases de circulación y examen. La matrícula cuesta cerca de 300 € e incluye cinco clases en el circuito de practicas, lo cual hasta a aquellos que ya sepan montar en moto le vendrán muy bien para 'entrenar' y conseguir 'sacar los tiempos'. Cada clase es de 30 minutos, más de 30 minutos en el 'tramo cronometrado' debe ser desquiciante y no parece apropiado. A partir de ahí, cada clase te cuesta en torno a los 30 €, incluyendo casco, moto, profesor y pista. Ir al examen con la moto en que has hecho las practicas, la de la autoescuela (te la suelen llevar a la pista y te acompaña tu profesor) vale unos 70 €. Y una vez que has aprobado (¡Felicidades, campeón!): ánimo, ya sólo te queda un examen, el de circulación. Aquí cada clase cuesta 50 €, ya que pagas la moto, el coche que te sigue con el profesor y el 'pinganillo' que llevas al oído y por el que te van dando las órdenes que correspondan. Así que, un cálculo rápido para un alumno medio serán: 300 de matrícula más cinco clases, cinco clases prácticas más, 150, más examen de maniobras, 70 €, más cinco clases de circulación, 250 €, más examen de circulación, 70 €: Total: 840 €. Para el mismo perfil de conductor, con el antiguo examen, seguramente se hubiese ahorrado las 5 clases de más de prácticas, más las 5 de circulación si tenia previamente un carné, más los 70 € del examen de circulación, es decir, le hubiese costado 370 € tan sólo hace ocho meses. La diferencia da para una entrada de una moto nueva, desde luego.

Motos recomendadas

Hasta ahora, salvo los que iban por libre, las 'reinas' de la pista de prácticas eran las Vespa 125 para el A1 y las indestructibles Suzuki TU250X. Pero ahora las cosas han cambiado. Según la ley nueva, para ciclomotores sólo se hace referencia a que sean de dos o cuatro ruedas (un quad o un mini-coche) con diferencia en los exámenes, aunque no se especifican. Para el A1 sí que se autorizan expresamente motos automáticas (o sea, scooters) y, en cambio, no queda claro para el A. Pero, ¿qué motos son las más aconsejables en función del nuevo examen?

Ciclomotor

Peugeot Ludix Elegance: Visto que no se especifican caja de cambios ni medidas de rueda ni otras características, aconsejamos un ciclomotor automático, 2T, de rueda medio-alta y que 'aguante' batalla, duro y que no se rompa demasiado en caídas. Por eso, nuestro candidato para esta categoría es el Peugeot Ludix Elegance 14, un automático con rueda de 14 pulgadas cuya carrocería está metida dentro de los tubos del chasis y quedará protegida. También puede ser útil emplear un ciclomotor de marchas con buen giro y posición de conducción erguida. Nuestra experiencia nos inclina a la nueva Rieju Tango Motard. Bajita, resistente y trialera. Perfecta.

A1

Rieju Tango 125: Para el A1 sí se piden más requisitos. Lógicamente tiene que ser entre 75 cc y 125 cc, y no pasar de 15 CV y cumplir con una relación potencia/peso inferior a 0,11 kW/kg, es decir, una moto homologada para ser conducida con el A1. Visto que hay que ir ligeritos, propongo una Supermotard de las de verdad. Es decir, KTM, Husky, Gas Gas... Matriculada y con kit de SM, seguro que salen fáciles los tiempos. Pero a lo mejor no es lo más apropiado para aquellos que, de verdad, es la primera vez que se monten en una moto, amén de que es posible que alguien sospeche que está deslimitada si empiezan a caer 'vueltas rápidas', ¿no?. Una buena opción con la que seguro que aprueban más alumnos vuelve a ser la Rieju Tango, esta vez en versión 125, con motor Yamaha 4T, o la nueva Beta Urban, muy similar en todo a la Rieju. Asiento bajo, manillar ancho, buenos frenos y ligeras. Lo mejor para una 'gymkana' como es este examen. Pero estas son caras para las autoescuelas, que buscan (por ahora) algo resistente y simple: Yamaha YBR 125, Sym XS 125... motos básicas de 125.

A

Yamaha YBR 250: En el A se exige que sean superiores a 220 cc y como máximo 34 CV y 0,16 kW/kg de relación potencia-peso. Aquí caben las actuales TU250X que se usan casi universalmente, y cualquier 250 roadster puede valer. La Yamaha YBR 250 parece una buena opción y casi única hoy día, aunque podría mejorarse con un manillar más ancho y alto tipo 'cross' que le dé más control a la dirección. Ninja 250 y similares, descartadas: el valor de los carenados rotos subiría hasta límites preocupantes. Pero, ¿qué tal una 250 4T de supermotard, del estilo de la WR250X? Cara de comprar, pero a lo mejor resulta rentable.