MV Agusta F3 800 RC: Colores de guerra

MV Agusta F3 800 RC: El color de las carreras

Javi Millán

6 votos

Un valor añadidover galeríaMV Agusta F3 800 RC: Colores de guerraFotos: Sebas Romero (estudio) y Francesc Montero (acción)

Salón de Milán, año 2010, el momento había llegado. En el stand de MV Agusta aguardaba la gran novedad pendiente de ser desvelada por el Presidente, Claudio Castiglioni. Se trataba de la F3, la apuesta que tantos años de desarrollo había costado. La de construir una deportiva al alcance de más clientes, acercarles a la marca italiana, que tantos éxitos tuvo en competición en épocas pasadas.

Y allí estaba, casi en su versión definitiva. Trazos de la F4, pureza de líneas maestras ejecutadas por Adrian Morton en el centro de diseño de San Marino. ¿Lo más difícil y laborioso del proyecto? El depósito de combustible, una pieza que se alarga por debajo incluso del asiento. La F3 era una sucesión de detalles esculpidos como una obra de arte. Y además con un bloque de tres cilindros inédito que heredaba soluciones del mundo de la competición. Las tres salidas de escape así lo atestiguaban.

Aunque lejos quedaban las tricilíndricas utilizadas por el mismísimo Giacomo Agostini y con las cuales logró numerosos títulos mundiales de motociclismo, la vuelta al pasado en cuanto a configuración mecánica se refiere, supuso un valor añadido para la marca italiana. Crear este “Tre Pistoni” no fue tarea fácil y parte de su puesta en escena se retrasó debido a diferentes ajustes necesarios, casi imperativos antes de ponerla en la producción en serie. Dicen las malas lenguas que el motor no funcionaba como se esperaba, ¿falta de potencia, fiabilidad, problemas con los proveedores? Fuera lo que fuese la F3 llegó más tarde de lo esperado y más importante aún, retrasando sus ventas y por consiguiente la recuperación de la gran inversión realizada en el proyecto...ver galeríaMV Agusta F3 800 RC: Colores de guerra

La gota que colmó el vaso

Además del largo desarrollo y del retraso de su puesta en el mercado, la gota que colmó el vaso fue el fallecimiento de Claudio Castiglioni. Su hijo Giovanni debió tomar el control de la empresa y el proyecto. Un proyecto que debería estar en la calle pasado el verano de 2011 y que se retrasó unos meses más.

Finalmente en 2012 llegaron las primeras unidades a los concesionarios y en 2013 se puso a la venta la versión 800. En concreto 20 CV más potente respecto a la 675 que desarrolla 128 CV. El año de su puesta en escena también se presentó la versión Serie Oro y en 2014, como no podía ser de otra manera, la edición del gran Agostini. 

Pero aún continuaban las versiones y ya el pasado año pudimos ver la F3 800 Solar Beam-AMG, un ejercicio de estilo, escaparate de la asociación con la firma alemana y que muy probablemente no salga a la luz jamás, al contrario que nuestra protagonista, la RC o Reparto Corse, edición con los colores la bandera italiana que llevan en el mundial de Supersport los pilotos Lorenzo Zanetti y Jules Cluzel. Edición con los colores la bandera italiana que llevan en el mundial de SupersportFirmadas por los mismos pilotos, tanto de la 675 como de la 800 se fabricarán 350 unidades en total -100 de la 675 y 250 de la 800, cifra que quizás haya cambiado, ya que nuestra unidad de pruebas, la número 1, llevaba una placa donde aparecía el 300, en vez del 250 o el 350 si supiésemos que comparten numeración entre ambas cilíndradas.ver galeríaMV Agusta F3 800 RC: Colores de guerra

Exclusividad al alcance de pocos

Siempre es un auténtico placer poder subirse a una MV Agusta, pero si además eres consciente de que es una prueba exclusiva en nuetras tierras, todavía más… Tenemos que agradecer de forma especial el esfuerzo realizado por MV Agusta Italia por dejarnos esta unidad de pruebas. Andaba por tierras españolas motivado por la presentación internacional de Pirelli con sus Diablo Rosso III días antes a esta prueba y en este mismo circuito.

Compartan o no la numeración, está claro que las ediciones limitadas o especiales suelen ser más caras y en raras ocasiones nos encontramos con el caso contrario. Esta F3 RC no es la excepción y su precio sube unos cuantos miles de euros respecto a la versión estándar. Ese sobre precio de unos 2.000€ se centra en el tema estético, dado que técnicamente es idéntica a la de serie, pero realza de forma superlativa la ya bella silueta de una de las motos más bonitas del mercado. 

También es cierto que al ser una edición numerada su depreciación será algo menor y quién sabe si en un futuro su valor aumente. Evidentemente está destinada a los fanáticos de las carreras, ya que otros muchos no querrán llevar los logos de las diferentes marcas patrocinadoras del equipo de competición.

Ahí está en el garaje, a su lado Sebas Romero, mirándola a través de su cámara, como si de una modelo se tratase. La F3 800 RC luce como una estrella. Parece realmente una moto de carreras, con esa decoración, los dorsales, patrocinadores y por supuesto la firma a mano de sus pilotos estampada en ambos lados del depósito de combustible. Viene de serie con caballete y funda, además de un kit espejos retrovisores en aluminio anodizado, manetas de freno y embrague en ergal, el mismo material que se utiliza en las estriberas. También son exclusivos de esta versión el soporte de matrícula “Sport” y la tapa del asiento trasero en fibra de carbono.

Valga lo que valga, lo cierto es que luce espléndida y más en un box como el del circuito de Mortorland. No, no es una moto para todos, aunque sea una F3 con las que MV Agusta quería acercar sus productos más deportivos a los clientes. Esta es una versión especial. Sí, menos especial que la Agostini y sus cerca de 25.000€. Seis mil euros las separan..ver galeríaMV Agusta F3 800 RC: Colores de guerra

Retrovisores fuera

Pero a mi no me separa nada de ella. Después de su momento de estrellato estático ante la cámara y los focos no puedo dejar de tocarla, subirme en ella, comprobando una vez y otra la postura de conducción. Es súper compacta, en todos los sentidos. Incluso en la distancia entre ejes, solo 1.380 mm.

El ángulo de los semimanillares es bastante cerrado y te hace llevar los brazos más pegados al depósito que por ejemplo en cualquier Superbike de 1.000cc de las que haya probado últimamente. Me gusta. Al igual que la altura del asiento y la posición de las estriberas. Todo el triángulo te hace sentir una gran sensación de control, como me doy cuenta tras los primeros metros recorridos.Sus líneas son como una tentación ante los ojos, su sonido alienador

Y por supuesto, nada que nos sorprenda ya de este motor de tres cilindros, sinfonía orquestal pura y dura. No puedo decir nada al respecto que no se haya dicho durante los cuatro años que este modelo lleva en el mercado. Y tampoco puedo ocultarlo, la F3 ha estado siempre en mi lista de deseos, de esas motos que tendría en el garaje de mi casa (si tuviera garaje propio, claro). Sus líneas son como una tentación ante los ojos, su sonido alienador.ver galeríaMV Agusta F3 800 RC: Colores de guerra

Sí, una vez arrancada, el corazón se te acelera literalmente. Quitadme los retrovisores, quiero sentir la visión de los pilotos, sin temor a lo que venga por detrás, solo concentrado en lo que tengo por delante y en un circuito muy técnico como es este donde se celebran pruebas del mundial tanto de SBK como de MotoGP. Lo cierto es que esperaba encontrarme mas goma en la pista pero las lluvias caídas los días precedentes dejaron el asfalto ha estrenar. Eso sí, con unas temperaturas muy frías que me hicieron tomarlo con calma hasta calentar los novedosos Pirelli Diablo Rosso III que llevaba esta maravillosa, espectacular y llamativa MV Agusta F3 800 RC.

Fuego en las venas

Sus cerca de 150 CV dan para mucho, potencia que daban hace unos años las deportivas del litro de cilindrada. Ahora ya las 800 están ahí y es más que suficiente para ir muy rápido. Más si cabe cuando la electrónica te ayuda a maquillar cualquier defecto en tu conducción.ver galeríaMV Agusta F3 800 RC: Colores de guerra

Mientras iba saliendo de los boxes pensé en desconectar todos los sistemas de ayuda pero rápidamente pensé y me dije que no, un poco menos de control de tracción y el modo de potencia más contundente serían suficientes.

Es una moto muy ágil, muy ligera, da la sensación de moto de menor cilindrada por tamaño y lo mejor de todo es la ergonomía. En curvas lentas hay que hacer un poco mas de fuerza de contramanillar, lo justo para ayudar en trazada. Una vez tocas el ápice puedes abrir gas sin contemplaciones y aceleración en súper progresiva. Una vez tocas el ápice puedes abrir gas sin contemplaciones...El bufido percibido al subir de marchas te abduce. La pena es que nuestra unidad no llevase el software de las Brutale 800 RR que permite reducir marchas sin accionar el embrague. No hay problema, porque la progresividad del embrague anti-rebote y el sistema ABS que evita la elevación de la rueda trasera en frenadas son de gran ayuda. Sobre todo en pista. El tacto de los Brembo es muy bueno, puedes dosificarlos a tu antojo en cualquier momento sin que pierdan mordiente.ver galeríaMV Agusta F3 800 RC: Colores de guerra

Estable, asentada, muy asentada para una batalla tan ajustada. Incluso a alta velocidad, a fondo por la recta creo ver en el marcador digital los 279 km/h, algo más de los 269 km/h que declara la marca, pero siempre hay que tener en cuenta el error del velocímetro. La F3 enamora también en macha, sin duda. Porque es noble, divertida, con un motor muy lleno incluso a bajas revoluciones y que hasta el corte de encendido mantiene un gran empuje. Estoy seguro que la espera mereció la pena y el propietario de una de estás máquinas sabrá que tiene una parte de la historia de MV Agusta en formato moderno. Estoy volviendo a entrar en boxes, la diversión ha acabado. Ahora toca volver a mirarla en el garaje. Así me podría estar horas y horas, días y días...

Palabra de Rubén Xausver galeríaMV Agusta F3 800 RC: Colores de guerra

La F3 800 siempre la vi como una moto muy equilibrada, no solo de la gama de MV Agusta sino también dentro del mercado de las deportivas. Tiene un compromiso de equilibrio muy alto, estando muy a la par en chasis, motor y frenos.

Su potencia no es excesiva como para que se indigeste, pero más que suficiente para sentirte sobre una deportiva de altos vuelos. En comparación con la F3 675 , base con la que se corre en el Campeonato del Mundo de Supersport, esta responde mucho mejor en bajos y medios. Es más noble y fácil de entender en reacciones porque su cambio de carácter no es tan acusado como en la de menos cilindrada, siendo más descansada de pilotar para un cliente de calle.
ver galeríaMV Agusta F3 800 RC: Colores de guerra Creo que es la medida perfecta para el tandero por facilidad de uso, peso y potencia, porque las nobles reacciones que aporta al límite, influenciada  por su completa electrónica, te sorprende a medida que ruedas más con ella.

Con esta ligera moto no hay que arriesgar buscando la potencia para rodar rápido y más cuando la entrega es tan dosificable. Conseguir esa nobleza en todas las facetas es uno de sus mejores atributos, aunque en mi opinión y buscando un mejor rendimiento, los manillares los situaría más bajos, consiguiendo estar así más integrado en su carrocería bajando más el centro de gravedad.ver galeríaMV Agusta F3 800 RC: Colores de guerra

La MV Agusta F 800 RC es fácil de conducir y pilotar si ruedas en circuito, con un freno motor que aporta lo justo y necesario para ir rápido en las curvas sin sorpresas por excesos. Si además te inclinas hacia esta bonita versión RC (Reparto Corse), poca duda queda de que llevas la pasión de las carreras en las venas.

6 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...