Montesa 4Ride: El regreso de la Evasión

Montesa 4Ride: El regreso de la Evasión

Javi Millán

9 votos

Bienvenida al siglo XXIver galeríaMontesa 4Ride: El regreso de la Evasión

Veinticinco años después Montesa vuelve a resurgir la Evasión, aquella versión matriculable derivada de la Cota 310 y que en esta ocasión se llama 4Ride, aunque podría haberse llamado perfectamente Cota 258 -con el fin de revivir las denominaciones comerciales de antaño-. Pero no ha sido así y han decidido internacionalizar su apellido hacia un juego de palabras: 4 –four o “for”- y Ride, o que viene a ser: “para montar”. Un concepto de versatilidad implícito, dentro de un conjunto súper ligero y bien rematado que hemos podido probar durante la presentación internacional realizada en nuestro país. 

Es cierto que desde 1991 Montesa se centró en la producción de modelos puramente de trial donde las Cota 311, Cota 314R, Cota 315R o la Cota 4RT fueron protagonistas. Pero ahora es el momento de un nuevo cambio de rumbo y el equipo de desarrollo, junto con los departamentos de R&D de Honda en Japón, han trabajado para crear esta montura, un modelo más orientado al trial-excursión y que deriva de la Cota 4RT260 presentada en 2013. Lo mejor es que durante esta toma de contacto hemos visto a un personal de Montesa con caras de satisfacción, orgullosos del trabajo realizado y con las mirar puestas en un futuro más ambicioso.ver galeríaMontesa 4Ride: El regreso de la Evasión

Con la 4Ride el abanico de posibles usuarios se amplía enormemente, más allá de los puros aficionados al trial, aquellos que busquen polivalencia y divertirse por la montaña están de enhorabuena porque está homologada para llevarse con el permiso de conducción A2 a un precio de 7.200€. Todo ello para crecer dentro de un nicho de mercado muy limitado, siempre hablando de las motos de trial, que por otro lado están aumentando en adeptos y en continentes como el norteamericano. Cabe destacar que, al igual que las Cota 4RT260, Race Replica y la Cota 300RR, esta 4Ride se fabrica en exclusiva y para todo el mundo en las instalaciones de Montesa Honda, en Santa Perpètua de Mogoda, Barcelona. En dicha fábrica se realizan todos los procesos de soldadura, ensamblaje del motor, inyección de plásticos, la manufacturación del depósito de gasolina y el basculante, además de la producción de los bastidores de aluminio.

Nuevos horizontes

La base de trial es, sin duda, una de las características más importantes de la nueva 4Ride. Bien es cierto que existen otros modelos de marcas competidoras similares, también es cierto que aquellos derivan de motos de enduro mientras esta Montesa no. Como ya he comentado antes, el equipo de desarrollo ha trabajado sobre la base de la Cota 4RT260 pero adaptada a otro tipo de necesidades. Estéticamente está mucho más carrozada, el asiento es de verdad y la adopción del faro, intermitentes y portamatrícula la civilizan. Las compactas dimensiones ayudan a llegar al suelo con los dos pies, gracias también al hundimiento de las suspensiones. Otro detalle importante es el manillar con unas puntas más abiertas y a más altura. Por su parte, las estriberas son más anchas y ahora incorpora una palanca de arranque más larga, eso sí, manteniendo el selector de marchas de trial, algo que en principio puede resultar extraño a aquellos que vengan del enduro. Bajo el asiento -de desmontaje sin necesidad de herramientas- existe un pequeño espacio de carga donde guardar algunos objetos.ver galeríaMontesa 4Ride: El regreso de la Evasión

Pero volviendo a la parte ciclo, las suspensiones tienen mayor recorrido y los frenos reciben ligeras modificaciones. Así pues, la horquilla TECH es regulable y tiene 38 mm más de altura y 24 mm más de recorrido. Una de las barras de la horquilla aloja el hidráulico y la otra el muelle. Por lo que respecta a la suspensión trasera, es regulable en extensión y compresión de forma manual, sin necesidad de herramientas y, a pesar de mantener el mismo recorrido que la Cota 4RT260, se encuentra ahora 12 mm más alta. Los frenos están firmados por Braktec, los discos son en esta ocasión lobulados – el trasero pasa de 150mm a 180- y disponen de una pinza de cuatro pistones delantera y simple trasera.

Hasta 120 km

Con el fin de aumentar el rango de alcance una de las prioridades de este proyecto fue aumentar el tamaño del depósito de combustible que, en la 4Ride, es de aluminio sin pintar. Así pues, se ha pasado de los 1,9 litros a los 4,4 litros, que en teoría permiten realizar unos 120 km. La base de la moto de trial ha supuesto una ligereza muy destacable y situarla en 85 Kg con el  depósito lleno, hacen de la 4Ride muy manejable y viva. El motor de 258,9 cc 4T de las Cota 4RT260 y Race Replica cuenta con un escape de mayor volumen y más largo enfocado a una respuesta más suave y menos agresiva.ver galeríaMontesa 4Ride: El regreso de la Evasión

Por otro lado, la adopción de una bomba de combustible con mayor caudal de gasolina junto al desarrollo a un nuevo mapa de centralita electrónica supone una curva de potencia más llena a bajo y medio régimen. También se ha trabajado la reducción del freno motor al cortar gas con un sistema de descompresión de los gases del cárter, detalle que tuvimos la oportunidad de comprobar perfectamente. 

Resulta sorprendente que la 4Ride carece de batería, siendo el encargado de alimentar la inyección y la bobina de encendido un avanzado sistema eléctrico. También destaca el empleo de un sensor de inclinación que desconecta el encendido en el momento que esté tumbada en el suelo con una inclinación superior a 65º durante una fracción de tiempo superior a los 7 segundos. Un buen detalle que protege el motor, especialmente en situaciones en las que pueda quedar acelerado.ver galeríaMontesa 4Ride: El regreso de la Evasión

30 años después...

Recuerdo que una de las primeras motos que probé en mi vida fue una Montesa, concretamente una Cota 49. El año exacto no lo sé, pero posiblemente a mediados de los ´80. ¡Qué recuerdos! ¡Han pasado alrededor de 30 años y me he vuelto a subir en una Montesa! Pero esta vez no tiene tres marchas, sino cinco y su parte ciclo es la de una moto con eso, treinta años menos. Más joven, estilizada, modernizada y eficaz. Evidentemente con la Cota 49 no llegué a tocar la tierra, lo primero porque no era mía y lo segundo porque las vueltas a la manzana de la urbanización era lo más que podía pedir. 

Pero ya subido en la 4Ride se nota muy compacta y el asiento a pesar de estar a 885 mm del suelo, baja mucho gracias a las suaves suspensiones, algo que en mi caso agradecí enormemente. Al principio con ella te encuentras un poco descolocado, es tan liviana que parece más una bicicleta pesada que una moto ligera. Se aprecia una gran calidad de materiales, con todo en su sitio y un muy buen tacto, como las buenas Honda. El primer inconveniente es arrancarla pero tras unas instrucciones del expiloto cántabro Amós Bilbao -Campeón de España de Trial en 1996- la cosa me resultó más sencilla, bueno, a ratos, porque otro de los puntos a los que me tuve que acostumbrar fue la palanca selectora de marchas. Tan alejada de la punta de la bota que por momentos sientes que no podrás subir o bajar las relaciones del cambio…ver galeríaMontesa 4Ride: El regreso de la Evasión

Lejos quedaba aquella 49 y muy cerca esta 4Ride para la cual nos prepararon una bonita ruta por zonas de montaña repletas de caminos y senderos, similares a los que cualquier cliente podrá realizar, es decir, simulando el uso de la 4Ride en condiciones normales. Por ello salimos del hotel directamente y tras un breve recorrido por asfalto nos adentramos en la tierra. Ese es su verdadero hábitat y, aunque habrá que acostumbrarse a detalles ya mencionados como la palanca de arranque o el selector de marchas de tipo trial –están probando un sistema convencional- , por lo demás su funcionamiento es de lo más gratificante. No hay que ser un experto para solventar los obstáculos y jugando con el cuerpo, el embrague, el puño de gas y el freno, la diversión está asegurada.

Por asfalto puedes ir perfectamente en 5ª ya que, comparada con una moto de enduro, las relaciones del cambio son muy cortas y casi ni notas el salto entre las tres primeras marchas. Por momentos hice zonas en las que tenía insertada la 3ª por error, pensando que iba en 2ª y la 4Ride ni se inmutaba, dando un poco más de gas la aventura estaba solventada. Bien es cierto que el trial es una de las disciplinas más técnicas del mundo de las dos ruedas y una vez te plantas delante de una piedra de cuatro metros y te dicen que los Pro suben por ahí cual “cabras montesas”, lo ves inviable. Pero sí, lo hacen y con la 4Ride también se puede hacer, bueno ellos, porque en mi caso lo único que había hecho de trial anteriormente fue en un videojuego. Bromas aparte, con esta nueva 4Ride hay que tener confianza, incluso en zonas que puedan parecer complicadas, para ella no lo son y simplemente sentado aplicas el peso suficiente para obtener una tracción suficiente. ver galeríaMontesa 4Ride: El regreso de la Evasión

Única en su especie

En definitiva con la 4Ride Montesa vuelve a abrir el radio de acción Off-Road, el más aventurero entre el trial y el enduro. Es una motocicleta de gran calidad, con unos materiales de primera y en la tienen plena confianza de cara la expansión comercial. Un vehículo perfecto para salir de casa y disfrutar de una jornada tranquila, bueno tranquila dependiendo de cada uno… 

9 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...