Lés a Lés

Eduard Fernández Masó

14 votos

Lés a Lés, mototurismo por Portugalver galeríaLés a LésLes a Les

Habíamos oído hablar vagamente sobre el evento portugués, pero a principios de 2015 la cosa se puso interesante cuando en una presentación de Honda coincidimos con Carlos Cerqueira, responsable de prensa de Honda Portugal. El tema surgió hablando de un evento montado por BMW, el Punta a Punta, donde se recorre la Península Ibérica de una punta a otra con la excusa de recoger agua del Mediterráneo y tirarla al Atlántico. Carlos nos preguntó si conocíamos el Lés-a-Lés, que ya llevaban más de 16 ediciones y que era el evento motociclista más importante de Portugal. Nuestra respuesta fue que nos sonaba pero que no lo conocíamos demasiado, que en España no era muy conocido. Fue entonces cuando nos lanzó el reto. -Os invito a venir a Portugal y vivir en primera persona el Lés-a-Lés…ver galeríaLés a LésFotos: Eva Ruiz, Federación Motociclista Portugal, Motos.net

La proposición se quedó allí, no imaginábamos que la cosa fuese tan en serio y que pocos meses después la cosa cuajara. No terminamos de cerrar el tema hasta la presentación en Barcelona de la Forza 125 donde nos juntamos para cenar los periodistas españoles y los portugueses. Volvió a salir el tema Lés-a-Lés y Carlos confirmó su invitación, a lo que su homónimo en España Jose Peiró no ofreció dos monturas perfectas para tal aventura. ver galeríaLés a LésFederación Motociclista Portugal (FMP)Una VFR800X Crossrunner y una VFR1200X Crosstourer estarían a punto para ser recogidas en Porto para aquella aventura. No nos pudimos resistir a semejante tentación y les cogimos la palabra sin pensarlo. ¡Motos.net se va al Lés-a-Lés!     

Toda esta historia con la que un servidor ha empezado el relato, fue la que me contó David Remón, Jefe de Pruebas de este portal, quien me propuso a posteriori acompañarlo en tan interesante aventura. Como podéis imaginar, mi respuesta a la propuesta fue inmediatamente afirmativa, y es que en tema motos, un servidor se apunta a un bombardeo.

Empieza la aventuraver galeríaLés a LésFederación Motociclista Portugal (FMP)

Me subí a ese avión sin saber exactamente qué nos encontraríamos, sabía que lo organizaba la Federación Portuguesa de Motociclismo y que todo el mundo que me había hablado sobre el Lés-a-Lés lo había hecho muy bien.

Al llegar al aeropuerto de Porto nos recogió André, propietario de algunos concesionarios de motos de la ciudad, entre ellos del de Honda más importante de la zona. Nos llevó hasta el garaje donde guardaba las motos y allí mismo en la calle, David y yo nos cambiamos para “vestirnos de romano” y hacer nuestra primera etapa, particular hasta el hotel, con 150 km por delante y ya cayendo la noche arrancamos la aventura.El evento Portugués ya va por la 17º edición

Después de saltarnos la primera salida y tener que rectificar, por llevar un GPS un tanto antiguo con un anclaje aún más rudimentario, conseguimos dar con la autopista correcta que nos llevaría por vía rápida hasta aproximadamente 50 kilómetros de nuestro destino.  Ya con la noche encima y tas tener que parar de urgencias por un inoportuno insecto en el ojo de mi compañero, salimos de la autopista para abordar una carretera de curvas que de día y con viseras claras se hubieran disfrutado aún más.ver galeríaLés a LésFederación Motociclista Portugal (FMP)

Al llegar al pueblo en cuestión, se nos ocurrió preguntar a unos guardias municipales donde quedaba el Hotel, a lo que ellos respondieron –Síganme- y nos cruzamos todo el pueblo detrás del coche patrulla que nos acercó cómodamente hasta nuestro destino, nada como la amabilidad portuguesa.   

Después nos encontrarnos con el staff de Honda Portugal en un restaurante de la zona y nos contaron más detalles sobre tan peculiar evento. Al día siguiente al amanecer pudimos apreciar realmente la belleza de la zona donde estábamos. La zona en cuestión está situada en Peso da Regua, en la riba del  rio Duero una zona muy rica en viñedos y francamente interesante para hacer mototurismo.

ver galeríaLés a LésFotos: Eva Ruiz

Tras un ligero desayuno David y un servidor mapa en mano repasamos la ruta que nos tocaba hasta la población de Sabrosa, donde se efectuaba este año el banderazo de salida. El día era radiante y disfrutamos de una carretera de curvas preciosa que nos llevaría a Sabrosa y más concretamente al parque BB King.Realizamos mototurismo por el Portugal más autentico

Allí nos encontramos con centenares de moteros venidos de todos los puntos de Europa y dispuestos a retirar sus dorsales para seguidamente pasar por el arco de salida y empezar la primera etapa prólogo. Muy buen ambiente y muchos españoles venidos de toda la Península, pero también franceses, italianos algún alemán y algún nórdico.ver galeríaLés a LésFotos: Eva Ruiz

La variedad de motos es impresionante, hay de todo, desde las BMW R1200GS Adventure último modelos con mil y un accesorios hasta grupos de Vespas, pasando por customs y algún que otro scooter de 125cc. Todo vale para hacer el Lés-a-Lés y pasarlo en grande.

Nos volvimos a encontrar con nuestros amigos de Honda Portugal. Habían montado una impresionante carpa donde ofrecían a cualquier usuario de la marca Honda una bolsa de bienvenida con una camiseta, una tarjeta regalo de gasolina de 10€ y asistencia mecánica gratuita durante todo el evento. Nos quedamos francamente sorprendidos con este detalle de Honda Portugal con los usuarios de su marca, ya que fuera la Honda que fuera, grande o pequeña, nueva o antigua, te obsequiaban con este detalle.   

Fantástica organizaciónver galeríaLés a LésFotos: Eva Ruiz

Nos presentaron la plana mayor de la organización, desde el presidente de la Federación Portuguesa, el alcalde de Sabrosa desde donde partía el presente año y también el señor alcalde de la ciudad donde termina, en la localidad de Albufeira, además del máximo responsable del evento y muchas más personalidades, todas ellas moteras que recorrerían esa gran aventura del Lés-a-Lés.   ver galeríaLés a Lés

Tras ser debidamente identificados como “Press” con los petos de la organización y darnos la bolsa de bienvenida con un montón de cosas (Road-book, dorsal, camiseta, cantimplora, y todo tipo de información cultural de las regiones), nos dirigimos con nuestras monturas hasta el punto de salida.Unos 1500 participantes se dieron cita este año

Una vez realizada la foto de rigor procedimos a realizar la primera etapa “Prólogo” de 72 km con uno un nutrido grupo de “vips”. Todo este grupo de personalidades nos fueron explicando con todo lujo de detalles los rincones e historia de la comarca que bordea el Rio Duero (Douro). La tierra de Fernando Magallanes y del premio Nobel de literatura Miguel Torga nos encandiló y nos empezó a mostrar una cara de Portugal realmente fascinante.   ver galeríaLés a LésFederación Motociclista Portugal (FMP)

A medida que avanzaba el día personalmente quedaba más sorprendido de la efectividad con que la organización recibía y orientaba a los más 1500 participantes del Lés-a-Lés. Realmente cuesta de imaginar un evento de estas características en España en el que los motoclubs de todo el país se ponen de acuerdo y trabajan de una manera conjunta y muchas veces desinteresada, para que un evento así sea un éxito.  Aquel día ya nos fuimos a la cama pensando en las aventuras que viviríamos los dos días siguientes en el Lés-a-Lés.

Sabrosa- Castelo Brancover galeríaLés a LésFederación Motociclista Portugal (FMP)

El primer día nos esperaba una etapa de 351 km desde Sabrosa hasta Castelo Branco. Ya a primera hora nos encontramos con Eva Ruiz, moto aventurera donde las haya sobre su BMW K1600, esta vez conocedora de algunos fuera pistas se vino con su otra compañera de fatigas, una Honda Transalp. Nuestra especialista en reportajes fotográficos de grandes rutas nos presentó a sus amigos, un buen grupo de osados moteros con muchas experiencias sobre dos ruedas, con las que se podría escribir como poco un libro. Junto a ellos rodaríamos todo el viaje y ya serían algo más que compañeros de ruta en esta aventura.  

ver galeríaLés a Lés

El procedimiento a seguir es realizar el Lés-a-Lés por parejas y evitar los grupos que ralentizan el ritmo, pero en esta ocasión y teniendo en cuenta la categoría de los que formaban el grupo  nos lanzamos a la carretera en pelotón. El calor empezó a apretar a media mañana y ya no nos dejaría en toda la ruta.

Primera parada un pueblecito donde tocaba “sellar el pasaporte” básicamente te marcaban en una tira de lona la casilla por donde tocaba pasar. Tras desayunar los pasteles típicos de la zona que los lugareños habían elaborado para nosotros emprendimos otra vez la ruta. El Lés-a-Lés es así, por allá donde pasa la gente saluda, aplaude, te invitan a tomar algo, sin ninguna duda la organización se merece un 10 por fomentar el que se vean a los moteros como gente respetuosa y que van en moto por diversión y también por culto a la moto.ver galeríaLés a LésFotos: Eva Ruiz

En algún punto del recorrido nos dividimos y perdimos parte del grupo. Ningún problema ya que todo el mundo tiene que pasar por los mismos sitios tarde o temprano. El hambre empezó a dejarse notar sobre el medio día, un servidor apostaba por hacer parada y fonda, pero al no ir demasiado boyantes de tiempo nos tuvimos que conformar con un bocadillo rápido en un restaurante bar.

Mientras comía con gusto mi bacadillo de rebanadas de pan rústico de pueblo con queso sin aceite ni nada, veía a través del cristal los típicos currantes metiéndose entre pecho y espalda un menú de esos que lo recuerdas toda la vida, de lo bueno que está… en fin, temas de timing.  ver galeríaLés a LésFederación Motociclista Portugal (FMP)

Los  pueblos que íbamos pasando eran realmente bonitos: Armamar, Sernancelhe, Trancoso, Belmonte. En todos ellos entramos para comprobar que no hubiera algún punto de control donde sellar el pasaporte ya que en el road book no están contemplados los puntos, para evitar que la gente se pase de lista y vaya de un punto a otro sin hacer la ruta. También hay que esperar en algún punto de control si llegas demasiado rápido, es una medida para controlar a los más fogosos y de esa forma evitar sustos por exceso de velocidad.  En el pueblo de Peraboa no reagrupamos todos e hicimos la visita obligada al Museu do Queijo (museo del queso).ver galeríaLés a LésFederación Motociclista Portugal (FMP)

A media tarde llegamos a Castelo Branco, acalorados y cansados nos despedimos hasta el día siguiente. Nos encontramos con el team de Honda Portugal en el hotel, en esta ocasión y para mi felicidad el hotel contaba con uno de los mejores restaurantes de la zona… Pulpo a la feria, bacalao de todo tipo, pinchos de carne y un largo etc. Todo regado con un buen vino de la zona, la felicidad y el cansancio me invadió.

Hasta Albufeiraver galeríaLés a LésFotos: Eva Ruiz

El tercer y último día, quedamos algo más tarde para desayunar pensando que no hay prisa, tenemos muchos kilómetros por delante para recuperar… Tal fue así que cuando llegamos al punto de salida que estaba como a 60 km de nuestro hotel, allí no quedaba nadie…

Tiramos de road book y empezamos a recuperar. Pasada algo menos de una hora empezamos a adentrarnos en una especie de carretera secundaria tipo estepa australiana, con buen asfalto y unas largas rectas seguidas de curvas rápidas que nos hicieron disfrutar como hacía tiempo que no me lo pasaba en carretera. La montura que yo estaba montando, una fantástica VFR 800X Crossrunner, me permitió  descubrir una nueva dimensión de moto.ver galeríaLés a LésFederación Motociclista Portugal (FMP)

Con la base de la VFR 800 pero con una posición más erguida y con mayor comodidad pude disfrutar de su fantástica parte ciclo y de un motor que enamora. El nuevo sistema Vtec que como característica trabaja con la mitad de las válvulas de medio régimen para abajo y que permite exprimir un potente y equilibrado V4 de medio régimen para arriba, me convenció totalmente. Hacía mucho tiempo que no probaba una moto tan agradable y a la vez con tanta personalidad y tecnología como la Crossrunner.ver galeríaLés a LésFederación Motociclista Portugal (FMP)

En la actualidad poseo a nivel personal la otra moto que Honda España no dejó para esta experiencia, la VFR1200X Crosstourer pero yo la tengo con el cambio manual y la que usamos para el viaje era con cambio DCT. Fantástica también e ideal para rutas de grandes recorridos como el Lés-a-Lés, la Crosstourer es una gran desconocida en nuestro país, cosa que no ocurre en Portugal donde en este mismo evento pude contar por lo menos 25 unidades.

En uno de los grandes oasis que la organización monta para que los participantes puedan hacer un refrigerio (hasta 20 oasis montaron este año) nos encontramos de nuevo con Eva y todo el grupo. Ellos dormían en un hotel más próximo que el nuestro y habían madrugado mucho más. Un buen café, un par de botellines de agua y a punto para seguir. Desde allí nos dirigimos con un sofocante calor y por carreteras de tercer orden -como es tradición en la prueba- hasta los siguientes puntos donde sellar pasaporte.ver galeríaLés a LésFotos: Eva Ruiz

Tras un par de horas yendo a remolque por ir con algo de retraso y rodando muy alegremente con las “motos escoba“ llegamos a un puerto deportivo a la orilla de un gran lago. Allí y después de hacer un rato de cola, nos dieron la comida, un plato con arroz y un par de trozos de carne rustida, resultó estar todo riquísimo. La verdad es que si paras a pensar que en el precio de inscripción van incluidos todos los refrigerios, comidas y un par de cenas la verdad es que los 135€ parecen muy baratos.ver galeríaLés a LésFederación Motociclista Portugal (FMP)

Seguimos el viaje y en un par de pueblos nos perdimos y no fuimos capaces de encontrar el punto donde nos sellaban el pasaporte por lo que nos quedó un par de puntos por marcar.  Faltaba por llegar uno de los puntos más interesantes de la segunda y última etapa, la parte offroad. A mi juicio mucha gente se metió en la pista sin saber exactamente el grado de dificultad. Lo digo por alguno que se metió por la pista con custom, motos turísticas de 400 kg etc… alguno sudó tinta para salir del pedregal que contaba con unas subidas y bajadas nada despreciables.

Empolvorados hasta arriba ya solo nos quedaba un tramo de unos 50 km para llegar a Albufeira y fue un “pique sano” con los organizadores, que obviamente jugaban con ventaja por estar en terreno propio, el que nos llevó hasta allí. Nos divertimos todos mucho y la entrada final al pueblo turístico de la Albufeira con toda esa gente flipando de ver 1500 motos llegando hechos unos zorros, como si llegáramos del Rally Dakar, fue muy emocionante.ver galeríaLés a LésFotos: Eva Ruiz

Sin ningún tipo de duda repetiría el año próximo. La excelente organización, la belleza de los sitios visitados, las carreteras, la hospitalidad de sus gentes y un sinfín de cosas más me dejaron un excelente sabor de boca y ganas de animar a todo el mundo para que pasen 3 días apasionantes. ¡Nos vemos en el Lés-a-Lés!

La opinión de David Remón

Una experiencia para repetirver galeríaLés a LésLes a Les Llevo muchos kilómetros encima con tantos años de probador. Normalmente los que nos movemos en esta profesión aprovechamos destinos personales o profesionales para probarlas motos complementando a nuestras sesiones de fotos y pruebas. La experiencia que nos brindó Honda España y Portugal en poder participar en el “Lés a Lés” fue la perfecta excusa para poder saborear no solo las perfectas cualidades para viajar sobre una Crossrunner y Crostourer, sino hacerlo además sobre un bellísimo entorno y bajo la perfecta organización de un megalítico evento.

Mi experiencia en este tipo de eventos se limita a dos PunAPunta y un Rodibook y al lado de estas cuidadas reuniones la verdad es que lo que se monta en Portugal no tiene parangón… Se nota que la misma Federación Portuguesa coordinando clubs de todo el país está detrás de este montaje. Coordinar a más de 1.600 personas sin que se acumulen, sin que existan accidentes, saboreando la gastronomía y disfrutando de unos bellísimos paisajes, es algo que solo los 17 años que llevan realizándolo ha podido llegar a este nivel de perfección.

Entre lo que se me quedó en mi subconsciente está la camaradería entre los presentes, las visitas a museos y lugares pintorescos, la afición de los lugareños por las motos que nos esperaban en sus localidades para invitarnos a comer y beber. Me gustaría pensar que la Federación Española también entrase en un evento de estas características, porque no deja de ser un escaparate ideal para mostrar de la mejor manera posible nuestro país. En Lés a Lés habían muchos extranjeros, más de los que me esperaba…

Viajar es cultura y en moto, es vivir la experiencia como nadie. En Portugal lo saben y explotan, realizando un evento gastronómico-cultural impresionante, como bien lo definen ellos. Pasos de control horario para que nadie llegue antes y suban la media de velocidad es uno de los secretos, además de conseguir que uno se tome el evento de forma relajada que no despistada, como ha de ser.

Entre las curiosidades que me llamaron la atención, que llevásemos peto con dorsal, que además hacía de “babero”, donde se marcaba las comidas que pasábamos allí donde tocaba comer. El paso por los controles secretos se marcaba sobre una tarjeta plastificada, que además de resistir el agua se agujereaba con “herramienta de revisor de trenes”: cada control con una marca diferente. Curiosamente la cinta con la que se aguantaba la tarjeta de control de paso era una cremallera de larga longitud que se ajustaba a todas las medidas porque se ajustaba como una corbata… Me llamó también poderosamente la atención los médicos que rodaban en moto entre nosotros. Además del peto que los identificaba por delante y detrás, llevaban una escobilla pequeña representando su papel de coche escoba: por cierto, como rodaban de bien…ver galeríaLés a Lés

En este evento se ha de ir en pareja, es decir, dos motos. Yo tuve la suerte de ir con mi amigo y también compañero Eduard Fernández, quien firma el reportaje, pero allí los grupos se unen quedando de año en año. Tuve la suerte de encontrarme con Eva Costa, amiga e intréppida mujer donde las haya sobre dos ruedas. Ella se presentó con un grupo genial de amigos con los cuales rodamos, sin olvidar que la misma Eva nos deleitó con sus fotografías que en el mismo artículo encontraréis.

Sin duda si te gusta la ruta este es un destino que no os podéis perder. Pero no descubro nada nuevo, porque solo de españoles habían más que todos los participantes juntos del PuntAPunta: ¿será porque solo hay 15 años de diferencia entre ambos?. Yo creo que sí. Tiempo al tiempo.

        

14 votos

Los que han leído esta noticia, también han leído...